En 1967, Kathrine Switzer, se convirtió en la primera mujer en inscribirse en la maratón de Boston, aunque no fue la primera que lo intentó. El año anterior, Roberta “Bobbi” Gibb había sido la primera en participar de forma no oficial.

Ninguna mujer había corrido jamás una maratón. Las dos desafiaron unas normas sexistas e injustas. Ambas cruzaron la línea de meta. Las dos hicieron historia.

Esta es la crónica de las gestas de dos mujeres que no se conformaron con ser valientes, sino que lucharon por cambiar la historia de la maratón y la vida de todas las corredoras del mundo.

leer más