Chloride-Arizona

CARRETERAS INFINITAS

CHLORIDE, UN PUEBLO INCLASIFICABLE EN EL NORTE DE ARIZONA

Un auténtico museo al aire libre, con una colección maravillosamente extraña de arte basura que puede pasar desapercibida si uno se conforma sólo con visitar Cyanide Springs y comer una hamburguesa en el Yesterdays.
23 May, 2021
w

CHLORIDE, UN PUEBLO INCLASIFICABLE EN EL NORTE DE ARIZONA

por | May 23, 2021 | PUEBLOS FANTASMA, RUTA 66

Durante el viaje por la Ruta 66 se puede tomar un desvío de 37 km para descubrir Chloride, una ciudad original del lejano oeste convertida en un extravagante pueblo con muy pocos habitantes, pero de lo más pintoresco.

Chloride, Arizona

A un corto trayecto en coche desde Kingman, en plena Ruta 66,  Chloride puede parecerse a cualquier otro pueblo kitsch del salvaje oeste reconvertido en una trampa para turistas, pero si se dedica un poco de tiempo en explorarlo rápidamente se descubre que lo que queda del campamento minero más antiguo de Arizona es un pequeño pueblo muy extravagante, tranquilo y lleno de encantos, como Cyanide Springs, los murales frente a petroglifos nativos, las inclasificables muestras de arte jardinero de los patios vecinales, el cementerio más raro que se haya visto jamás, un restaurante con recuerdos nostálgicos por todas partes y las hamburguesas en el Yesterdays.

Chloride-Arizona

Una muestra de arte basura en Chloride

Chloride se encuentra en la carretera 125 del condado, a la que se llega por la U.S. 93, aproximadamente a 37 km de Kingman o  140 de Las Vegas. Se puede visitar el sitio web de la ciudad para obtener más detalles.

Técnicamente, Chloride no es un pueblo fantasma, pero tiene muy pocos habitantes y apenas se dejan ver, pero es un lugar muy peculiar al que todavía no ha llegado el turismo masivo… Uno de esos sitios en el que, por momentos, se tiene la sensación de estar completamente solo.

HISTORIA DE CHLORIDE

Chloride está considerado como el pueblo minero habitado más antiguo de Arizona. Se fundó en 1863 con el nombre de las minas de cloruro de plata que se encuentran en el área. En sus días de gloria tuvo una población que rondaba las 5,000 personas y mantenía en funcionamiento más de 75 minas, de las que se extraían minerales como el oro, la plata y la turquesa.

A finales de la década de 1920, cuando algunas de las minas ya se estaban agotando y la población ya se había reducido considerablemente,  se propagó un incendio que (casi) acabó con la ciudad. En 1944, con la devaluación de la plata las minas cerraron y, a la práctica, Chloride se convirtió en una ciudad fantasma.

Actualmente es el hogar de unas 350 personas, algunas de las cuales son talentosos artistas y artesanos que trabajan en algunos de sus edificios históricos. Además, cuenta con atracciones tan variadas como simulacros de tiroteos, jardines basura, la oficina de correos más antigua de Arizona o la única compañía de “lucha con armas de fuego” exclusivamente femenina del mundo. 

Experiencias cercanas
 Grand Canyon West Rim
El Gran Cañón en helicóptero

detalles

Gran Canyon West Rim
Entrada al gran Cañón West

DETALLES

Entrada al Gran Cañón West + paseo en helicóptero y barco

detalles

Disfruta de un día inolvidable con un paseo en barco por el río Colorado y un paseo en helicóptero sobre el Gran Cañón West. ¡Visitarás además sus famosos miradores!

PLANES PARA PASAR UN DIA PERFECTO

Cyanide Springs

Para los nostálgicos de las películas del Salvaje Oeste, los pueblos fantasma son lugares para soñar, para fantasear con antiguas ciudades mineras del siglo XIX  en tiempos en los que el mundo parecía estar patas arriba y donde muchos vivían al margen de la ley. 

Los Immortal Gunfighters of Chloride, un grupo de recreación histórica, construyeron Cyanide Springs en 1997, una destartalada réplica de una ciudad del Viejo Oeste en medio de Chloride que ofrece a los fanáticos de John Wayne la oportunidad de vivir algo parecido a un sueño. Entre los edificios representados hay una cárcel, la oficina del alguacil, un banco, un salón y un consultorio médico junto a una funeraria. 

Los Longcoats and Lace Gunfighters” y las “Wild Roses”, otro grupo de recreación, pero exclusivamente femenina, ofrecen sus espectáculos de recreación de escenas de tiroteos cada sábado al mediodía, alternándose uno y otro. En julio y agosto, las Wild Roses se toman un descanso, así que las performance se llevan a cabo el primer y el tercer sábado del mes.  

Chloride-Arizona
Chloride-Arizona
Chloride-Arizona

Cyanide Springs está muy logrado, pero Chloride tiene otras joyas singulares que pueden pasar desapercibidas si uno se pierde entre tanto decorado y tiroteo. 

El Arte Basura

Chloride-Arizona
Chloride-Arizona

La gente de Chloride  recicla las cosas que la mayoría de la gente tira, las coloca de manera creativa en sus patios y lo llama “Arte de Jardín”. El concepto, basicamente consiste en crear esculturas con pedazos de chatarra inservibles.

Cada una de las 20 residencias habitadas de Chloride presenta alguna muestra de Arte Basura. 

En cada calle, en cada patio, se puede ver algún tipo de ejemplo de esta extraña disciplina : un flamenco hecho de un tanque de gasolina, un hombre de hojalata con un sombrero azul, un árbol de chatarra hecho con objetos oxidados que cuelgan de las ramas, una araña metálica junto a una oruga hecha de canicas… ¡Incluso las tumbas del cementerio de la ciudad están rematadas con teléfonos antiguos!

Los Murales

Durante el período de contracultura de la década de 1960, una banda de hippies liderada por un hombre llamado Roy Purcell acampó en las colinas de Chloride. Durante su estancia, Roy pintó lo que hoy se conoce como los “Murales de Chloride“.

Una destartalada carretera de 2 km que pasa por antiguas minas abandonadas y antiguos petroglifos nativos llega hasta “The Journey”, que es como llamó el proyecto.  Se puede conducir hasta allí si se dispone de un 4×4, de lo contrario, mejor ir andando tranquilamente.

Los murales, cuyos colores han resistido el duro clima del desierto durante casi cuatro décadas, cubren una superficie de unos 185 metros y representan pinturas cargadas de simbolismo, como un yin yang, una serpiente roja gigante que atraviesa varias rocas y una diosa de la fertilidad.

La oficina de correos y otros edificios históricos

En 1873, el Departamento de Correos de los Estados Unidos abrió una oficina en Chloride, que lleva funcionando continuamente desde 1893. Eso la convierte en una de las oficinas de correos en activo más antiguas del estado de Arizona.

La ciudad también se enorgullece de la preservación de otros edificios históricos como el Museo Jim Fritz, la antigua cárcel o la vieja estación de tren. Además, el Departamento de Bomberos Voluntarios de Chloride, el más antiguo de Arizona, muestra con orgullo su camión de bomberos Ford de 1939 a los visitantes.

Digger Dave´s Food & Sprits

Digger Dave’s Food & Sprits también está lleno de “arte”. Sólo hay que verlo. Tanto por dentro como por fuera está lleno de recuerdos nostálgicos. Hasta en el techo hay cosas. ¡Y todo está a la venta!.

Comer una hamburguesa en el Yesterday´s y alojarte en el Shep´s Miner´s Inn 

Para comer hay que ir al Yesterday’s. Y si se llega con sed, además de comer una buena hamburguesa, se puede elegir entre más de 150 tipos diferentes de cerveza. 

El Shep’s Miner’s Inn es el pequeño hotel donde poder alojarse en Chloride. Está construido en arena y barro (adobe) y data de finales de 1800, cuando se construyó como una posada para alojar a viajeros. La decoración es rústica y simple y cada habitación es diferente. Las habitaciones son cómodas, con aire acondicionado, tienen baños privados y las tarifas son bastante asequibles. 

Chloride - Yesterdays

El Cementerio de Chloride

Las rarezas del cloruro no se limitan a los vivos. Las tumbas de “arte casero” del cementerio son tan raras como los patios de los residentes. Algunas tumbas serias, otras caprichosas, pero todas son creativas y parecen reflejar genuinamente la personalidad del difunto.

Chloride no es para todos. Los turistas de paraguas se aburrirán con tanta rareza. 

El secreto es dejar el coche, caminar, explorar libremente, hablar con la gente, con las camareras del Yesterday´s y dejar que “pasen cosas”…  

 

Ruta 66 por Arizona. Tramo 3: de Seligman a Oatman (frontera con California)