CARRETERAS INFINITAS

La ciudad de Chernóbil

En 1986, la ciudad de Chernóbil, que presta su nombre a todo el área de exclusión, tenía unos 13.000 habitantes. Hoy, oficialmente, no hay ninguno, pero no es una ciudad fantasma. Sigue estando parcialmente habitada, ya que está mucho menos contaminada que otros puntos.
Ciudad de Chernóbil. Monument of Those-who-saved-the-world
23 Ene, 2022
w

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

Home 9 Chernóbil 9 La ciudad de Chernóbil

Ciudad de Chernóbil

En 1986, la ciudad de Chernóbil, que presta su nombre a todo el área de exclusión, tenía unos 13.000 habitantes. Hoy, oficialmente, no hay ninguno, pero no es una ciudad fantasma. Sigue estando parcialmente habitada, ya que está mucho menos contaminada que otros puntos.

Ciudad-de-Chernóbil

La ciudad de Chernóbil

Curiosamente, la ciudad de Chernóbil está bastante más lejos de la central nuclear que Prípiat. 

Históricamente, Chernóbil ha sido la población más grande de lo que ahora es la zona de exclusión. El pacífico pueblo, que data del siglo XII fue una vez una vibrante ciudad judía, pero a principios del siglo XX muchos de sus habitantes fueron asesinados primero por el Ejército Rojo y luego durante la ocupación nazi. Con los años, la industria nuclear volvió a traer crecimiento y prosperidad a esta ciudad humilde históricamente castigada por la fatalidad.

En la entrada hay un memorial en forma de puesto de control. Una sencilla recreación histórica que se estableció por iniciativa del Departamento de la Policía Nacional en la región de Kiev y que está dedicada al coraje y sacrificio del personal encargado de hacer cumplir la ley durante la liquidación del accidente en el Central nuclear de Chernóbil.

Señal de Ciudad de Chernóbil
Ciudad de Chernóbil

Aparentemente todo está en calma, casi congelado. Parece una ciudad triste. Medio viva, medio muerta. Sin embargo, hay señales de vida. Aquí viven unas 600 personas,  la mayoría trabajadores de la planta energética. Son los liquidadores modernos de Chernóbil, que desmantelan la central nuclear. Se les permite permanecer en la zona durante 15 días, pero luego tienen que irse los 15 siguientes. Esa es la norma para no superar la exposición a la dosis de radiación. Mientras están aquí, viven en pisos o residencias abandonadas y compran lo que necesitan en las tiendas locales. 

En el centro hay un pequeño supermercado, con productos escasos, eso sí,  con los estantes llenos de alcohol.  Además, hay un hotel/restaurante donde comen y duermen los turistas y sus guías.

el hotel 10 o hotel Desyatka

El hotel 10 ( está a 10 km de la central nuclear) desafía toda lógica comercial. Su único reclamo es su ubicación,  en Chernóbil, dentro de la Zona de Exclusión. Este hecho, que disuadiría a cualquier turista normal, es otro de los incentivos de la visita.

Existen alojamientos mucho mejores en Kiev, pero para el turista oscuro, dormir en Chernóbil añade mucho valor a la experiencia.

Su página web ofrece un recibimiento acogedor: “Comparte con nosotros una experiencia inolvidable en Chernóbil”.

El hotel en sí mismo está bien, doy fe. Amabilidad, buena y abundante comida, conexión WiFi, una cama limpia y no pasas frío. Eso sí, el lavabo lo encontrarás en el pasillo.

Ciudad de Chernóbil
Ciudad-de-Chernóbil
Ciudad-de-Chernóbil
Ciudad-de-Chernóbil

Las casas fueron abandonadas inmediatamente después del desastre. La gente lo dejó todo. Algunas personas han regresado y han organizado nuevamente su vida para vivir aquí de forma modesta. 

Ciudad-de-Chernóbil
Ciudad-de-Chernóbil

 En Chernóbil las tuberías van por encima de la carretera y de las calles.  Cuando se construyeron a marchas forzadas en 1986, las nuevas tuberías no fueron enterradas para evitar el contacto con el suelo radioactivo, así que son visibles. A veces pasas por encima de ellas, pero la mayoría son ellas las que pasan por encima de ti.

La plaza central de la ciudad de Chernóbil: “Alley of Memory and Hope”, “Wormwood Star Memorial” y el “Museo”

En la plaza central de la ciudad de Chernóbil está el “Wormwood Star Memorial”, una estatua que representa el tercer Ángel de la Apocalipsis, un personaje bíblico que guarda una macabra relación con este lugar. Y es que, según la Biblia, cuando sonó esa trompeta, un astro de grandes dimensiones se precipitó sobre la tierra, contaminando las aguas y todo lo que encontró a su paso.

El nombre de la estrella en cuestión era Ajenjo, un dato que sería insignificante si no fuera porque ajenjo en ucraniano significa Chernóbil.

Carreteras Infinitas

Como pasa siempre en estos casos, hay quien atiende a la razón y quién busca respuestas en los malos augurios contenidos en las profecías bíblicas… Mientras los científicos culpan del accidente al diseño del reactor y los errores humanos que se cometieron durante aquella noche fatídica, los más creyentes, sin embargo, han querido atribuirlo a un suceso divino profetizado en los versículos del Apocalipsis de San Juan.

«El tercer ángel tocó la trompeta, y una grande estrella que ardía como una antorcha cayó del cielo, sobre la tercera parte de los ríos y sobre las fuentes de las aguas. Y esa estrella tiene por nombre Ajenjo» «Entonces, vi un águila volando alto y oí que decía con voz fuerte: “Desastres, desastres, desastres para los habitantes de la tierra. Comenzarán después de que los tres últimos ángeles toquen las trompetas”».

Apocalipsis 8:11-13 

Casualmente, chernóbil significa en ucraniano «hierba negra», y a menudo se traduce como «ajenjo», una planta de sabor muy amargo que, precisamente, es muy común en la zona, por lo que se otorgó ese nombre a la ciudad.

Ciudad de Chernóbil. Tercer-angel-de-la-apocalipsis

Wormwood Star Memorial, en la plaza central de la ciudad de Chernóbil. El cuerpo del ángel está hecho de acero, formando una silueta que sostiene una larga trompeta.

Justo delante de la Estrella de Ajenjo hay un memorial llamado “Alley of memory and hope”, una pequeña avenida con los nombres de las aldeas que fueron abandonadas o, simplemente, desaparecieron.

Hay más de 100.

En la misma plaza puedes entrar a un pequeño museo ( tendrás suerte si lo encuentras abierto, ya que sus horarios caprichosos ). 

Ciudad de Chernóbil
Ciudad de Chernóbil

Al pie de la estatua del ángel hay una gran losa de hormigón con forma de mapa. Es la parte ucraniana de la zona de esclusión. 

Aquí mismo, cada 25 de abril, al anochecer, residentes, trabajadores y visitantes se reúnen para conmemorar el aniversario de la catástrofe y rezar por los muertos. Un suceso tan complejo y con repercusiones tan duraderas que, más de 35 años después, aún cuesta entenderlo. En medio de una atmósfera emocionante, los reunidos sostienen velas mientras escuchan poemas o canciones locales. 

Memorial dedicado a “aquellos que salvaron el mundo”: Monument of those who saved the world.

En Chernóbil, hay un parque de bomberos operativo. En frente, un monumento recuerda a aquellos que, en la madrugada del 26 de abril de 1986 respondieron a la llamada de emergencia de la central nuclear. Entonces no sabían que allí librarían su última batalla.

El memorial muestra a unos hombres valientes enfrentándose a una muerte segura sin un equipamiento que les hubiera permitido tener, como mínimo, una oportunidad para sobrevivir.  Sus protagonistas son 7 bomberos de piedra gris que se afanan con sus mangueras y sus instrumentos alrededor de una figura central que representa a la central nuclear. Uno de ellos lleva un medidor de radiación y en su rostro se adivina que las lecturas que está obteniendo indican que nadie va a salir con vida de allí. Otro aparece arrodillado con evidentes síntomas de intoxicación radiológica. Detrás suyo se encuentra la figura de un médico que corre desesperadamente a atenderlo.

Sobre todos ellos, como presidiendo la escena, hay un globo terráqueo que simboliza el mundo que ellos salvaron esa noche. Y es que ellos, por encima de todos, impidieron que el desastre se multiplicara al impedir que el incendio se extendiera al cercano reactor número 3. 

La escena en sí es muy épica y logra de inmediato llenar de emoción el rostro del observador.

Ciudad de Chernóbil. Monument of Those-who-saved-the-world
Monument of Those-who-saved-the-world

Monument to Those Who Saved the World, uno de los monumentos más icónicos de la Zona. Se encuentra frente a la Estación de Bomberos No. 3, desde donde se enviaron equipos la noche del desastre.

Los recuerdan también sus familiares que, una vez al año les traen comida y bebida. Estos hombres y los que estaban de guardia en Prípiat fueron los primeros en llegar a la zona del accidente y sus primeras víctimas. Ninguno de ellos sobrevivió más de 4 meses.

Carreteras Infinitas

El memorial fue una iniciativa de los propios bomberos de la estación número tres de Chernóbil. Ninguna instancia oficial puso un sólo céntimo para levantarlo. Paradójimamente, esos mismos que se desentendieron de su financiación, ahora se enorgullecen de ella y presumen ante los visitantes extranjeros.

Monumento a Lenin

Debido a que permanece congelado en el tiempo, la zona de exclusión de Chernóbil es uno de los pocos lugares del país donde todavía se pueden ver hoces, martillos y … ¡estatuas de Lenin!. Pues sí, como si de un viaje en el tiempo se tratara, de repente nos situamos en la época soviética y encontramos algo inexistente en la Ucrania posterior a 1991: una estatua de LENIN.

Carreteras Infinitas

Las leyes de descomunización del gobierno pro occidental de Ucrania han dado cobertura legal a la destrucción de cualquier monumento en honor al fundador de la Unión Soviética. Al no ser Chernóbil una ciudad, en el sentido administrativo del término, no tiene autoridad local para tomar ninguna decisión al respecto.

Estatua-de-Lenin-Ciudad-de-Chernóbil

Estatua de Lenin en el centro de Chernóbil. Hoy vigila la calle principal, desde una desgastada plataforma frente a la casa de la cultura (donde se celebró el juicio por el accidente de la central nuclear).

Chernobyl Open Air Museum of Machinery

Los vehículos expuestos en el Museo de Mecánica fueron utilizados por los liquidadores para descontaminar la zona. Hay un pequeño robot (en la foto de la izquierda) que se utilizó para las tareas de limpieza del tejado del reactor.

Carreteras Infinitas

El tejado del reactor era un lugar absolutamente incompatible con la vida humana, por lo que se utilizaron robots teledirigidos para su limpieza. Sin embargo, la radiación allí era tan alta que, al poco tiempo, los operarios perdían el control sobre las máquinas y estas dejaban de funcionar. Algunas hasta se precipitaron del tejado. 

Minutos era lo que tardaba la radiación en convertir la tecnología punta de le época en chatarra.

Las señales de peligro no son un decorado. Todas las máquinas se limpiaron pero siguen siendo radioactivas. A una distancia segura, los dosímetros marcan unos niveles normales. En la ciudad de Chernóbil los resultados de la medición oscilan entre 0.12-0.14 μSv/h (microsieverts/h). Aquí rondan los 0.20-0.22 μSv/h. No es peligroso pero significa que estamos cerca de fuentes de radiación.

Open-Air-Museum-of-Machinery Chernóbil
Open-Air-Museum-of-Machinery Chernóbil

Iglesia de la ciudad de Chernóbil

La sencilla IGLESIA DE SAN ELÍAS, construida en 1877 es la única en funcionamiento en la zona de exclusión. Sus paredes son nítidas y blancas, con arcos de color azul y amarillo oro, como la bandera de Ucrania. Dos cúpulas doradas coronan el techo. El contraste entre la iglesia y los 30 km de escombros que la rodean, es muy llamativo y triste a la vez.

Antes de la reunión anual en la plaza central de Chernóbil, en la iglesia ortodoxa local se celebra una misa. Tras ella, los participantes tocan la campana de la memoria, en el patio de la iglesia. Una por cada año transcurrido desde el accidente. En 2022 sonará 36 veces.

La única iglesia abierta de la zona de Chernóbil muestra unos niveles mínimos de radiación. Según cuentan, muy por debajo de los parámetros de la zona de exclusión e incluso por debajo de los que hay en Kiev.

En palabras del presidente de la Unión Ucraniana de Chernobyl, Yury Andreyev  “incluso durante los días más difíciles de 1986, el área alrededor de la iglesia de St. Elijah estaba limpia de radiación, sin mencionar que la iglesia en sí también lo estaba”. Andreyev afirma también que el nivel de radiación en la ciudad de Chernóbil (mucho menor que en Prípiat y otras zonas circundantes) … “sólo se puede explicar por la voluntad de Dios”.

Pues eso. 

Iglesia-de-la-ciudad-de-Chernóbil
Iglesia-de-la-ciudad-de-Chernóbil

En la ciudad de Chernóbil la vida sigue. Lenta, inhóspita y con ropa de combate. Como si todavía siguieran en guerra contra ese enemigo invisible.

¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios…

No te pierdas estas publicaciones…

Entradas relacionadas

El puente de la muerte
El puente de la muerte

Antes de llegar a Prípiat, hay que cruzar el PUENTE DE LA MUERTE, uno de los lugares más legendarios y controvertidos de la zona de exclusión. Situado a la entrada de la ciudad fantasma y a apenas 2 km de la Central Nuclear, sobre él se extiende uno de los mitos más populares sobre Chernóbil, según el cual, la misma noche de la explosión del reactor, algunas personas, movidas a partes iguales por la ignorancia y la curiosidad  se acercaron al puente para ver el incendio de la planta…

leer más
Visita a la zona de exclusión de Chernóbil
Visita a la zona de exclusión de Chernóbil

La visita a la zona de exclusión es, sencillamente una experiencia única, casi mística. Tan empática y respetuosa con el sufrimiento de las víctimas que te obliga a imaginarte su dolor cuando compruebas cómo las ciudades y los pocos pueblos que aún quedan en pie mantienen edificios extemporáneos, abandonados y ruinosos que esperan pacientemente a que la maleza se apodere definitivamente de ellos.

leer más
La ciudad abandonada de Prípiat.
La ciudad abandonada de Prípiat.

Con una edad promedio de 26 años, Prípiat tenía todo lo que representaba el sueño utópico del desarrollismo socialista. Disponía de todos los lujos de una ciudad próspera: estación de trenes, puerto, hospital, centro de cultura, piscina, gimnasio, cine, hotel, estación de bomberos… y más de 10 guarderías. Hasta un parque de atracciones a punto de estrenarse.

La central nuclear Vladimir Ilich Lenin, a sólo 3 km, era una fuente de orgullo para los muchos residentes que se desplazaban hacia allí para trabajar.

El panorama pues, era próspero. Una prosperidad que muy pronto se vería truncada. El 26 de abril de 1986 las vidas de los casi 50.000 vecinos de Prípiat quedarían destrozadas para siempre.

leer más