Final de la Ruta 66 Santa Monica

CARRETERAS INFINITAS

LA RUTA 66 EN CALIFORNIA: SANTA MONICA, EL FINAL DE LA TRAVESÍA

La Ruta 66 toca a su fin en el Palisades Park, junto al famoso muelle de Santa Monica, donde es obligatorio rematar el histórico viaje que acaba de terminar dando un paseo con vistas a las aguas del Pacífico mientras se contempla la caída del sol. Después de casi 4.000 kilómetros y cientos de anécdotas, y con el paseo marítimo de Santa Monica como colofón, la Ruta 66 ha llegado a su fin. A estas alturas, no hay duda de que tendrás la cámara llena de fotos y la mente colmada de recuersos que te acompañarán para siempre.
20 Oct, 2022
w

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti. A nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

Home 9 RUTA 66 9 LA RUTA 66 EN CALIFORNIA: SANTA MONICA, EL FINAL DE LA TRAVESÍA

LA RUTA 66 EN CALIFORNIA: SANTA MONICA, EL FINAL DE LA TRAVESÍA

por | Oct 20, 2022 | RUTA 66, CALIFORNIA

La Ruta 66 toca a su fin en el Palisades Park, junto al famoso muelle de Santa Monica, donde es obligatorio rematar el histórico viaje que acaba de terminar dando un paseo con vistas a las aguas del Pacífico mientras se contempla la caída del sol.

El-final-de-la-Ruta-66-Los-Angeles

ETAPA FINAL, LLEGADA A LOS ANGELES

Desde San Bernardino hasta el muelle de Santa Monica, gran parte de la vieja Ruta 66 desapareció conforme las carreteras fueron cambiando y los barrios residenciales de Los Angeles se fueron urbanizando y expandiendo.

Cuando se construyó la Ruta 66 estos barrios eran pequeños pueblos llenos de restaurantes familiares, moteles y tiendas de variedades que aparecían junto a la carretera. Con la masiva llegada de gente que huía del Dust Bowl en busca de un buen clima y nuevas oportunidades, el área metropolitana de Los Angeles creció bastamente y todo eso desapareció. 

Entre semáforos y fastidiosos atascos, hoy resulta casi imposible recorrer con algo de sentido los viejos trechos de carretera original que recorren los distintos distritos residenciales de Los Angeles hasta llegar al muelle de Santa Monica.  Lo mejor es tomar la I-10 desde San Bernardino y llegar directamente hasta llegar al punto final. 

En San Bernardino se puede ver o dormir en el otro HOTEL WIGWAM de la Ruta, que sigue dando la bienvenida a los que que por alguna razón han decidido ignorar las autopistas y han decidido seguir escrupulosamente el viejo trazado de la Ruta 66.

EL FINAL DE LA RUTA 66

Originalmente, el final de la Ruta 66 se encontraba en el cruce entre las calles Seventh y Broadway, en pleno centro de Los Angeles, un lugar que no tendría mayor interés si no fuera por los rascacielos, algunas muestras de arquitectura de los años 20, la mayor gran concentración de cines anteriores a la Segunda Guerra Mundial en EE.UU o el misterioso Hotel Cecil, que adquirió fama gracias a  “Escena del crimen”, el documental de Netflix.

En 1935, la Ruta se amplió hasta Santa Monica, en la intersección de Santa Monica Boulevard y Ocean Avenue. Allí mismo, en el Palisades Park, una placa conmemorativa recuerda el lugar exacto donde acaba la Carretera Madre.

No hay que confundir el final de la Ruta 66 con el letrero que hay en el Santa Monica Pier.  Oficialmente, esta termina en el cercano Palisades Park, en el 1400 de la Ocean Avenue, donde hay una modesta placa dedicada a Will Rogers, el humorista y músico que la ensalzó.

Ruta 66. Plaque-Santa-Monica

Will Rogers Highway es el nombre que eligió en 1952 la U.S. Highway 66 Association para designar a la Ruta 66. 

Ruta-66-End-of-the-trail

El famoso cartel del final de la Ruta 66 en el muelle de Santa Monica

PUNTOS DE INTERÉS

A través de Los Angeles

Todo aquel que llega a Los Angeles lo hace en busca de lugares míticos y de un barrio, Hollywood, casi tan famoso como la propia ciudad. Allí se pueden visitar numerosas atracciones, como Hollywood Boulevard, por ejemplo, que alberga el famoso Paseo de la Fama y el Chinese Theatre, donde cada mes de marzo se celebra la gala de los Oscars y frente al cual están grabadas en cemento las huellas de destacad@s artistas (incluyendo el Pato Donald)… El icónico cartel de HOLLYWOOD en lo alto del Monte Lee, es visible desde muchos puntos de la ciudad. En Hollywood también se encuentran los Estudios Universal

Pese a los coches y atascos, el resto de la ciudad no carece de atractivos.

En el lujoso Beverly Hills, uno puede gastarse el dinero en cualquiera de las elegantes tiendas de Rodeo Drive o simplemente dejarse llevar por el continuo vaivén de gente y conformarse con mirar los escaparates. Los que intenten hacerse con un mapa y buscar las mansiones de las estrellas, seguramente se van a llevar una decepción, ya que lo único que van a conseguir ver serán altos muros.

Otro de los mayores atractivos de Los Angeles es, por supuesto, Disneyland, que se encuentra en Anaheim.

La ciudad también esconde alguna perla, como el Echo Park y cuyas vistas sobre el Downtown angelino son antológicas. 

Los-Angeles-Echo-Lake-Park

No es lo más conocido de Los Angeles, pero las vistas desde el Echo Park son fantasticas

El Muelle de Santa Monica

Allá donde la playa se funde con el Pacífico se encuentra uno de los destinos de entretenimiento más emblemáticos del sur de California:  el Pier de Santa Monica, uno de los iconos de la costa de Los Ángeles y auténtica muestra de la cultura del sur de California. Un centro de ocio familiar que se adentra en el mar y que contiene un antiguo y popular parque de atracciones, un acuario, algunas tiendas de souvenirs, restaurantes exclusivos y otros puestos de comida más modestos, la famosa señal que indica el punto final de la icónica Calle Principal de America, entretenimiento callejero y extraordinarias vistas sobre la línea de la costa.

Además, es un lugar mágico para cazadores de crepúsculos…  Con el muelle de fondo, la noria iluminada, la playa, el atardecer en el muelle de Santa Monica es un escenario memorable para aquellos a los que les gusta ver hermosas puestas de sol. 

Santa Monica - End of the Trail
Final Ruta 66 Santa Monica

En el muelle, donde está el famoso cartel del final de la icónica Ruta 66  hay una pequeña tienda dedicada a su leyenda y a otros productos típicos de  EE.UU. 

Pier-Santa-Monica

El pequeño parque de atracciones del muelle es todo un reclamo cuando se encienden sus luces a la caída del sol. En ese momento, la noria brilla sobre la playa, haciendo de este lugar un enclave enormemente fotogénico.

El Palisades Park

Si una de tus metas en Santa Monica es llegar hasta el final oficial de la Ruta 66 y hacerte una foto junto a la placa homenaje a Will Rogers, entonces, pásate por el Palisades Park. Además, obtendrás un extra disfrutando con tranquilidad de hermosas vistas sobre la playa y el Océano Pacífico. 

Ocean Front Walk y Venice Beach

SANTA MONICA tiene un hermoso paseo marítimo por el que se puede caminar, correr, patinar o ir en bici y, como en todas las playas de California, donde el culto al cuerpo es una ley no escrita, está llena de gente haciendo deporte al aire libre. Durante sus 4 kilómetros de larga pasarela junto al mar se mezclan turistas y locales, personalizando el contorno de la playa hasta el colorido Venice Beach Boardwalk, un paseo lleno de encanto y excentricidad presentado como una hermosa combinación de gente de lo más variopinta, tiendas extravagantes, artistas callejeros, casas bajas de colores vivos o llamativos murales tributo. Y todo con impresionantes vistas de la playa y de su fina arena.

Los-Angeles-Santa-Monica

El paseo se puede hacer a pie, en bici, en patines o en patinete. Por los alrededores no faltan negocios donde poder alquilar cualquier medio de transporte.

VENICE BEACH, al final del paseo, es un colorido y brillante vecindario de aire bohemio y residencias exclusivas que es famoso por su excentricidad, diversidad cultural y mentalidad abierta. 

Después de casi 4000 kilómetros y cientos de anécdotas, y con el paseo marítimo de Santa Monica como colofón, la Ruta 66 ha llegado a su fin. A estas alturas, no hay duda de que tendrás la cámara llena de fotos y la mente llena de recuerdos que te acompañarán para siempre. 

¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios…

No te pierdas estas publicaciones…

Entradas relacionadas