Seleccionar página

Forrest Gump Point, en Monument Valley

Si hay un referente en el mundo del running, ese es Forrest Gump. 

Un día, sin una razón aparente, sale a correr. 3 años, 2 meses, 14 días y 16 horas más tarde,  Forrest decide terminar abruptamente su particular ultra-maratón por Estados Unidos. Y lo hace en el mejor lugar posible.

Forrest Gump, la película

Forrest Gump es uno de los personajes más queridos de la historia del cine. A través de una mirada pura e inocente, nos enseña algo más que anécdotas en su particular relato de algunos de los acontecimientos más importantes de la historia reciente de Estados Unidos.  

Todos recordamos a Forrest, en un banco cerca de una parada de autobús dispuesto a hablar con cualquiera; a la maravillosa Jenny gritando «¡Corre, Forrest, corre!»,  o los siete minutos que cambiaron la historia del running para siempre. 

Y es que la película está llena de momentos mágicos como estos.

Forrest Gump
Forrest-Gump-Point

El Forrest Gump Point

En cualquier lista de lugares para ver durante un viaje por la Costa Oeste, o al menos para la de los cinéfilos, debería estar el lugar donde Forrest Gump termina abruptamente su particular ultra-maratón por Estados Unidos.

Con la misma lógica que lo impulsó a empezar a correr, y después de haber corrido durante 3 años, 2 meses, 14 días y 16 horas, simplemente dejó de hacerlo.  

 

En mitad de una carretera, ante un buen grupo de atónitos seguidores y con Monument Valley como telón de fondo, sólo dijo: «estoy muy cansado, creo que iré a mi casa».

La secuencia acaba con la voz del Forrest narrador, que dice : «Y así, sin más, mis días de correr terminaron. Y me fui a mi casa. A Alabama». 

Pues bien, el lugar exacto donde ocurre esta inolvidable secuencia se encuentra en la milla 13 de la carretera panorámica US-163, a unos 20 km de Monument Valley. Para que nadie se pierda, al borde de la carretera, alguien dejó una señal que indica que:

«FORREST GUMP ENDED HIS CROSS COUNTRY RUN AT THIS SPOT»  

El momento en el que aparcas el coche y de repente tienes ante tus ojos este célebre paisaje, ese instante en el que realidad y ficción se fusionan, es, literalmente, memorable.

¿Por qué corre Forrest?

Señor, por qué corre ¿Lo hace por la paz mundial? ¿Por la gente sin hogar? ¿Lo hace por los derechos de la mujer? ¿Por el medio ambiente? ¿Por los animales? ¿Por las armas nucleares?»

Forrest insiste a los periodistas en que no tiene un motivo especial para hacerlo: SIMPLEMENTE TIENE GANAS DE CORRER, pero lo cierto es que sí tenia una razón.

«Mamá siempre decía que tienes que dejar atrás el pasado antes seguir adelante. Creo que fue por eso que corrí tanto”. 

Esa mañana, Jenny, el gran amor de su vida, se había marchado y Forrest quedó destrozado, así que la manera que encontró para aliviar su dolor fue correr. Y no sólo por Jenny, también lo hizo para huir de los abusos y las burlas de sus compañeros de colegio o para ahogar el sufrimiento por la ausencia de un padre.

De repente, correr dio sentido a su vida.

La escena

«Aquel día, sin ningún motivo, decidí salir a correr un poco». 

El cine se ha acercado muchas veces al mundo del running, pero nunca de la forma en que lo hacen los siete minutos que convirtieron al entrañable Forrest Gump en un referente para cualquier corredor de fondo. Los 3 años, 2 meses, 14 días y 16 horas que se mantuvo corriendo se han convertido en un auténtico estímulo para salir a correr.  

Una lección de vida

En realidad, Forrest nos da una lección a todos. Además de llenar nuestros corazones, nos enseña algo muy importante: A SER FELICES Y HACER FELICES A LOS DEMÁS.

Con esa inocente y tan particular forma de ver el mundo, Forrest siempre consigue ver el lado bueno de las cosas y contagiar ese optimismo a todos los que le rodean.

Forrest-Gump-Point

El Forrest Gump Point es un lugar mágico para los fans de la peli, pero también un paisaje perfecto para los que, simplemente, os guste tomar buenas fotografías panorámicas. 

En Forrest Gump, EL CORRER NO ES MÁS QUE UNA METÁFORA VITAL DE SUPERACIÓN que viene a decir algo así : no importa lo oscuro que lo veamos todo a nuestro alrededor. Con un poco de esfuerzo y capacidad de superación, se puede hacer frente a cualquier adversidad. Y es que antes o después, la vida nos deparará momentos inolvidables que marcarán el resto de nuestros días.  Como dice 

Ese día, estábamos caminando como siempre, y luego, así como si nada, alguien paró la lluvia, y el sol salió.”

Descarga nuestra Guía gratuita 

y descubre los beneficios del Running Trip

¿Te ha gustado lo que has leído? ¿Tu también alucinas con Forrest Gump? ¿Tienes alguna historia que contarnos?… En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión y estamos abiertos a comentarios y sugerencias, así que para cualquier cosa, escríbenos un comentario. 

Por cierto, si te ha gustado lo que has leído entonces también te interesará nuestro artículo sobre las dos mujeres que hicieron historia en la maratón de Boston.