gREENWICH VILLAGE

Un sorprendente paseo por el barrio más bohemio de Nueva York

GREENWICH VILLAGE,  un paseo por el barrio más bohemio de NYC

La aldea asume el papel de zona bohemia en Nueva York. Las calles del Greenwich Village, donde siempre se ha vivido con más libertad que en el resto de la ciudad,  nunca llegaron a adaptarse a sistema de calles en cuadrícula que caracteriza al resto de la Gran Manzana y hoy son el lugar perfecto para pasear en un ambiente despreocupado y genuino.

Esta zona, en otros tiempos un símbolo de todo lo artístico, osado y bohemio, es conocida por los forasteros como Greenwich Village, aunque los neoyorquinos hablen de West village o, simplemente,  The Village a todo lo que hay al oeste del East Village

Whashinton Square, el corazón simbólico del barrio

El hecho de que en la aldea las calles sigan un curso totalmente aleatorio e irregular tiene su origen en la historia :

Cuando los holandeses llegaron a la ciudad, transformaron la zona pantanosa donde hoy en día se asienta este barrio en la mayor plantación de tabaco de la colonia.

Con la llegada de los ingleses la plantación se convirtió en una zona de pasto y al laberinto de calles que se creó a su alrededor lo llamaron Greenwich Village.

Poco a poco, ese barullo de casas de se fue convirtiendo en un próspero pueblo dedicado al comercio marítimo y creciendo como lugar de retiro rural para los neoyorquinos que buscaban huir de la agitación de la ciudad, del calor estival y de las epidemias.

Y es que, hacia 1822 , las miradas se posaron en el Village como refugio de aquellos pudientes neoyorquinos que huían de la fiebre amarilla y del cólera.

Un pueblo en la ciudad

El Village ya existía cuando en el año 1811 se decidió ordenar la isla de Manhattan con un entramado de calles y avenidas estructuradas en forma de cuadrícula.

Cuando el Ayuntamiento quiso imponer el proyecto, los vecinos se opusieron firmemente,  por lo que al oeste de la 6th Avenue las calles continúan siendo tal como eran en el s. XVII : estrechas y curvas.  Y a diferencia del resto de la isla, las calles de la aldea suelen tener un nombre en lugar de un número.

Así que por donde paseamos hoy es un vecindario histórico y encantador cuyas calles son radicalmente diferentes al patrón regular de la mayor parte de Manhattan por encima de la calle Houston Street.  

El caracter del Greenwich Village

La reputación del barrio como enclave idealista y creativo se remonta a principios del s.XX, cuando la alta sociedad del Village se trasladó a otros barrios residenciales de la parte alta de la ciudad.

Una sucesión de inmigrantes, intelectuales, escritores y artistas llegaron a la zona en busca de alquileres baratos y las enormes casas que dejaron atrás los antiguos residentes fueron el  terreno ideal para cultivar la emergencia del ambiente bohemio.  

Entre los residentes más célebres del s. XIX estaba Henry James, que utilizó la casa de su abuela en Washington Square como localización de la famosa novela del mismo nombre (1881).

Seguro de viaje Mondo, con cobertura COVID-19. 

No te tiene por qué pasar nada, pero tienes que saber que las facturas médicas en los Estados Unidos, incluso por el accidente más leve, pueden ser astronómicas, así que es muy recomendable contratar un seguro de viaje que, además, de cubrir eventualidades tipo retraso o pérdida de equipaje, cancelación de vuelos…, incluya una amplia cobertura médica. Aunque sólo sea para viajar tranquilo.

Mondo es una compañía especializada en seguros de viajes que te ofrece, al mejor precio, las coberturas que mejor se adaptan a tus necesidades y al tipo de viaje que tienes planificado.

La Generación Beat

Puede que los singulares inicios del barrio hayan sido la razón que haya atraído a un buen número de representantes de la contracultura norteamericana. El Village está lleno de esas historias. 

A finales de los  50, la Generación beat  tuvo su bastión en este barrio.

En esa época el Village se llenó de poetas, pintores, músicos, escritores y estudiantes que rechazaban el conformismo social y los valores clásicos estadounidenses. En general, de jóvenes que buscaban un lugar en el que poder ser ellos mismos y escapar de la realidad social de un país sometido a unas reglas demasiado rígidas.

Precursores del movimiento Beat, como Jack Kerouac (En el camino, 1957), Allen Ginsberg (El aullido, 1956) o William S. Burroughs (El almuerzo desnudo, 1959), tuvieron su inspiración aquí.

Músicos como Woody Guthrie u Odetta se convirtieron en la referencia de unos jóvenes que habían crecido con Elvis y que habían llegado al folk seducidos por la fuerza de las letras de unas canciones que reflejaban los problemas sociales existentes.

En el 567 de Hudson St está la White Horse Tavern, donde todavía puede hacerse lo que se llevó a la tumba a Dylan Thomas…

La segunda taberna más antigua de Nueva York originalmente fue un bar de estibadores que servía a los portuarios que trabajaban en los muelles del cercano río Hudson, pero fue en la década de los 50 cuando “The Horse” se hizo popular entre escritores y artistas.

Uno de ellos, el poeta irlandés Dylan Thomas, tomó su última copa aquí antes de desplomarse en noviembre de 1953. Se dice que sus últimas palabras fueron : “he bebido 18 vasos de whisky, creo que es todo un récord”. Tenía tan sólo 39 años. 

Una placa recuerda la mesa que el escritor solía ocupar.

Hacia finales de los años 50, la estética y la cultura de la Generación Beat fue absorbida por la población norteamericana.

Este movimiento social y literario simbolizaba la desesperación de una parte de la sociedad afectada por la depresión económica, la Segunda Guerra Mundial y la amenaza de la bomba atómica.

El movimiento beat  fue algo más que movimiento contracultural puntual. Esa manera de entender la vida, de una forma mucho más abierta de mente, el uso de las drogas, la libertad sexual y el estudio de la filosofía oriental dejó un legado incalculable para las generaciones posteriores. Tanto es así que sentó las bases del movimiento hippie en la década siguiente, fue el catalizador de los movimientos de la liberación de la mujer y la segregación racial,  e indirectamente ( por qué no? ), de la liberación de la comunidad  LGTBI.

Bob Dylan 

Aquel era el panorama en  1961, cuando un joven Bob Dylan llegó a la ciudad

En apenas dos años,  aquel muchacho que tocaba mal y cantaba peor, se convirtió en el referente de una generación que aspiraba a  cambiar el mundo. 

Con él, otras figuras musicales como Jimi Hendrix, Barbra Streisand, Simon&Garfunkel, Jackson Browne, Arthur Lee, Joni Mitchell, James Taylor, Joan Baez o The Velvet Underground dieron sus primeros pasos en algún local nocturno del barrio entre 1950 y 1970.

Más allá de la música, la lista de celebridades que han pasado por Greenwich Village es también enorme : Woody Allen, Andy Warhol, Bill Cosby, Jessica Lange, Dustin Hoffman o Al Pacino son sólo algunas de ellas.v

Los disturbios del Stonewall Inn

En 1969, aquí se inició simbólicamente el movimiento de liberación homosexual.

Por aquel entonces, los actos homosexuales eran ilegales en todos los estados, excepto Illinois. Bares y restaurantes podían ser cerrados por tener empleados o servir a clientes con esa orientación sexual. 

El Stonewall Inn, un bar situado en el 53 de Christopher Street, era un refugio para la comunidad gay, lesbiana y transgénero de la ciudad. 

Las redadas policiales eran habituales. Pero la noche del 27 de junio, los clientes de este bar decidieron defenderse. Lo que vino después fue un levantamiento que engendró nuevos tiempos de resistencia y revolución. 

Stonewall riots

Todo empezó el martes, 24 de junio, cuando la policia realizó  una incursión nocturna en Stonewall, arrestando a algunos de sus empleados y confiscando su alijo de licor ilegal.  La policía arresta a los empleados de Stonewall, confisca alcohol.

La policía de Nueva York planeó una segunda redada para el viernes siguiente con el objetivo de que el bar cerrara definitivamente.

El 27 de junio de 1969, día del entierro de Judy Garland, la policía realizó una violenta incursión para arrestar a sus ocupantes… Fue el último de los despropósitos contra la comunidad gay local. La multitud de Stonewall entró en cólera después de los arrestos y el maltrato a los clientes…

Se corrió la voz entre los bares de la zona y los que se unieron a la lucha sitiaron el bar. Durante 4 días se produjeron disturbios urbanos a favor del reconocimiento de los derechos de los homosexuales.

La revuelta terminó con multitud de policías heridos y varios arrestos. Fue una victoria simbólica puesto que fue la primera vez que el colectivo gay se enfrentaba en masa a los abusos policiales, sacudiendo a un movimiento que hasta el momento había estado silenciado y perseguido.

Gay Pride Parade

Un año más tarde, y para celebrar aquellos acontecimientos, se organizó el primer Desfile del Orgullo Gay . Desde entonces el último domingo de junio de cada año, la comunidad LGTB desfila para celebrar el tradicional «Gay Pride Parade» neoyorquino.  La comitiva baja de norte a sur por la Quinta Avenida para atravesar la pequeñas calles de Village y terminar en Christopher Street.

Greenwich Village, hoy.

Actualmente, la imagen del Greenwich Village como referencia de movimientos culturales, artísticos y sociales sólo perdura en la mente de visitantes y nostálgicos.

La realidad es que los únicos artistas que pueden permitirse el lujo de vivir aquí son los que han consolidado el éxito en cualquier modalidad creativa, ya que la zona se ha convertido en una tranquila área residencial y turística de precios muy elevados.  

Eso si, con una animadísima vida callejera. 

New York CityPASS, incluye SEIS atracciones principales :

  • Empire State Building
  • Museo de Historia Natural
  • Museo Metropolitano de Arte (Met)
  • 1.- A elegir entre mirador Top of the Rock® o Museo Guggenheim
  • 2.- A elegir entre Ferri a la Estatua de la Libertad y Ellis Island o Cruceros turísticos de Circle Line
  • 3.- A elegir entre Museo y Memorial del 11-S o Museo Intrepid del Mar, el Aire y el Espacio.

Tarjeta turística New York Explorer Pass y guía turística

El New York Explorer Pass es una manera fácil y cómoda de ahorrar dinero y de ver lo mejor de la Gran Manzana. Permite el acceso a las atracciones y recorridos que elijas, entre más de 50 atracciones.  Con el New York Explorer Pass puedes elegir entre 3, 4, 5, 7 o 10 lugares diferentes. ¿Quieres subir al Empire State o visitar el Museo de Arte Moderno (MoMA)? Solo tienes que ir allí y enseñar tu pase. Es fácil y cómodo. 

Guías Turísticas de Nueva York

UN PASEO POR GREENWICH VILLAGE

El mejor modo de recorrer el Village es a pie y el mejor punto de partida es el corazón simbólico del barrio y el mejor ejemplo de su singularidad : WASHINGTON SQUARE.

En torno a Washington Square

Creado en 1826 en el emplazamiento de un antiguo cementerio de pobres, Washington Square Park es el corazón del Village y de la bohemia neoyorquina.

Y el lugar perfecto para observar a la gente.

No es el lugar elegante al que Henry James homenajeó en su novela, pero basta con aterrizar aquí para descubrir que no le faltan encantos.

Lo más llamativo de la plaza es el Arco del Triunfo, que domina el parque desde 1892, cuando se construyó para conmemorar el centenario de la investidura de George Washington como primer presidente de la nación. 

Desde este Arco comienza su prestigioso recorrido una de las calles más famosas del mundo y la más importante de Manhattan : la Quinta Avenida. 

Tan pronto como llega el buen tiempo, el parque se transforma en una improvisada pista de atletismo, en un rincón donde anónimos guitarristas regalan lujosas interpretaciones de viejas canciones de Bob Dylan, en el escenario de un torneo de ajedrez o en un club social lleno de monopatines, perros y notas musicales. 

En esos momentos, no existe una plaza mejor en toda la ciudad.

Aquí también se reúnen estudiantes de la New York University, cuyos edificios se agrupan junto a la plaza.

En los alrededores de Washington square, las casitas que bordean las encantadoras callejuelas de  Washington Mews y MacDougal Alley eran antiguamente las caballerizas de las casas señoriales del norte de la plaza a mediados del s. XIX. Casas que no tenían nada que ver con sus vecinas del lado sur :  

«Satén y automóbiles en este lado, inmundicia y carretillas en el otro», en palabras de la escritora Djuna Barnes a principios del s.XX.

Christopher Street

«The Village» se ha convertido por méritos propios en un término genérico para denominar a un barrio de marcada tendencia homosexual.

Y Cristopher Street es su lugar más representativo. 

Con sus más de 200 años, presume de ser una de las calles más antiguas de la ciudad y de haber sido testigo del nacimiento de los movimientos pro derechos LGTB. 

Christopher St. representa uno de los tramos más icónicos y emocionantes de Manhattan. Como no podía ser de otra manera, sus acogedores cafés, restaurantes, sex shops y boutiques se mantienen estratégicamente  adornados  con la bandera  arcoíris.

McNulty´s Tea & Coffee   

En el 109 de Christopher St. se encuentra toda una institución en Nueva York:  la encantadora y maravillosamente aromática tienda de tes y cafés de McNulty,  suministradora de adicción a la ciudad desde 1895.

Recorrer el estrecho pasillo que rodea el escaparate central e impregnarse de los aromas de gran variedad de granos de café y más de 100 tipos de hojas de té, es una experiencia colosal.

Stonewall Inn

Independientemente de cualquier orientación sexual, un lugar que hay que visitar es el  histórico Stonewall Inn,  que sigue siendo un bar muy popular. 

En el 53 de Christopher Street se encuentra el Stonewall Inn, un bar gay recordado por ser el lugar donde empezaron los famosos disturbios de 1969, que representaron simbólicamente el inicio del movimiento de liberación gay en los Estados Unidos. 

Homenaje al Amor. En 1992, justo enfrente del Stonewall Inn, se levantó un conjunto escultórico que recuerda estos incidentes y rinde homenaje al Movimiento de liberación homosexual.

Gay Street

Gay Street nace como una bonita calle angulosa y corta que representa por sí misma todo el encanto del barrio. 

Pese a su ubicación ( en Greenwich Village y partiendo de Chistopher Street ), su nombre no tiene nada que ver con el movimiento LGTB.  Hay quien afirma que lo heredó de los Gay, una familia que vivía allí en la época colonial.

En 1983, Cyndi Lauper grabó las primeras tomas del video de «Girls Just Want to Have Fun»  en esta calle, y en 1996, Sheryl Crow hizo lo mismo para la canción «A Change Would Do You Good».

Jefferson Market Courthouse 

Muy cerca, donde Christopher St, se encuentra con la 6th Ave, se puede disfrutar del romanticismo victoriano de este pomposo edificio recuerda más a un castillo que a un Tribunal, que es para lo que se construyó inicialmente. No se ha utilizado como sala de justicia desde 1946 y, en la actualidad, sirve como anexo de la  biblioteca municipal, la NY Public Library.

Patchin Place

Patchin Place  es un pequeño callejón sin salida con diez casas de ladrillo rojo. Una de ellas fue el hogar de Marlon Brando y otra acogió a John Reed, quien escribió aquí Diez días que estremecieron al mundo (1919). La escritora Djuna Barnes  vivió en el número 5.

La mala noticia es que es privado y solo se puede admirar desde detrás de una verja. 

Bedford Street y alrededores

Bedford Street es una tranquila y codiciada calle del Village que esconde muchas sorpresas: 

En la década de los 90, Monica, Rachel, Joey y Chandler compartían piso en el número 90. Los inseparables amigos de la serie Friends.

86 de Bedford St. Si no se conoce  la dirección exacta es muy difícil saber que se ha llegado a Chumsley´s, una auténtica taverna camuflada que conserva el encanto de 1926, cuando nació como un autentico bar clandestino en el marco de la Ley Seca La reconoceréis por la rejilla metálica de su puerta.

En el  77  se encuentra la que tienen fama de ser la casa más antigua del Village, fechada en 1799. Ha sufrido varias reformas desde entonces  y ahora debe de costar una fortuna.

El edificio de al lado presenta la singularidad de ser la casa más estrecha de Manhattan, ¡2,85 m de ancho!. Eso explica  por qué que únicamente tiene media dirección 75 ½. 

Aquí al lado, no dejes de pasar por  Commerce St., una encantadora callejuela estrecha y curva que acoge el Cherry Lane Theatre. En pie desde 1924, se trata de uno de los teatros del off-Broadway más antiguos de la ciudad. 

Entre Bedford y Hudson encontrarás uno de los enclaves más escondidos y codiciados del Village: Grove Court. Un rincón residencial de seis casas únicas que comparten un pequeño y hermoso patio que parece haber salido de alguna novela clásica del s.XIX. Cuesta imaginarse que alguien pueda vivir en este maravilloso oasis.

Nosotros seguiremos soñando desde detrás de la verja,

Bleecker Street

Podría decirse que Bleecker Street es la calle principal del barrio, con la mayor concentración de tiendas, bares, restaurantes y gente que en cualquier otro punto de Greenwich Village.

En el número 278 se encuentra  una de las mejores pizzerias de la ciudad : John´s of Bleecker Street. De visita imprescindible, ya no sólo por sus pizzas, que son estupendas , sino por el local, que es muy auténtico.

Más sitios de interés

Los fans de Sexo en Nueva York tienen su santuario en el 66 de Perry Street, donde Carrie Bradshaw tenía su apartamento en la serie. Más allá de la ficción, la calle en sí no tiene desperdicio. 

Por los alrededores de Washington Square, hay varios locales de interés :

Cafe Wha? , en el 115 de Macdougal St. Uno de los míticos locales del Village, donde han actuado artistas de la talla de Jimi Hendrix Bob Dylan o Bruce Springsteen. Es un buen lugar para cenar una típica hamburguesa americana con música en directo. Los fines de semana se llena bastante por lo que no sería una imprudencia reservar con antelación desde la web.

Justo al lado, en el 113 está la histórica Minetta Tavern, abierta en 1922 como taverna clandestina. Unos cuantos años más tarde, se mantiene como bar restaurante decorado con fotos de las celebridades que han visitado el local. 

Entrando por el callejón de Minetta Street, en la fachada del local que ahora ocupa el Panchito´s Mexican Restaurant, estaba la descolorida señal del antiguo Fat Black Pussycat, donde en 1962 un joven Bob Dylan escribió e interpretó por primera vez Blowin´in the Wind. 

El dueño del restaurante se encargó de pintar de rojo el viejo cartel, eliminando para siempre cualquier vestigio de ese pequeño trocito de historia de la música. Una pena.

Otro lugar emblemático del barrio, muy cerca también de Washinton Square, en la 6th Ave, entre la West 3rd y la West 4th,  es «The Cage», donde se juega el mejor baloncesto urbano, con permiso de su homóloga de Harlem, Rucker Park, que viene a ser como la Meca del basket callejero en NYC. En verano se organizan torneos donde compiten los mejores jugadores de la ciudad, animados por multitud de personas que se agrupan alrededor de la «verja» que rodea la cancha.

Hasta aquí el repaso a uno de los barrios más encantadores y emblemáticos de Nueva York, el Greenwich Village.

Al otro lado de Broadway, el East Village es otro de los barrios que mantiene parte del encanto transgresor de tiempos pasados.  No te lo pierdas porque todavía pueden encontrarse pequeños detalles que demuestran que el barrio sigue siendo atrevido, rompedor y con un enorme potencial creativo, con calles repletas de boutiques, bares y restaurantes y algún que otro personaje bohemio.

¿Te ha gustado lo que has leído? Si es así, no dudes en dejar tu comentario y contarnos lo que piensas. 

Un saludo,

Xavi

Share This