CARRETERAS INFINITAS

HISTORIAS DE LA RUTA 66: La Ballena Azul de Catoosa

Ballena Azul de Catoosa
24 Abr, 2023
w
Home 9 RUTA 66 9 HISTORIAS DE LA RUTA 66: La Ballena Azul de Catoosa

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti, y a nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

HISTORIAS DE LA RUTA 66: La Ballena Azul de Catoosa

por | Abr 24, 2023 | RUTA 66, OKLAHOMA

Hugh Davis construyó la Ballena Azul de Catoosa como regalo de 34 aniversario de bodas para su esposa Zelta. Aunque en un principio se instaló en una propiedad privada, las agradables aguas del lago donde se posó y su llamativa sonrisa pronto llamaron la atención de los viajeros y de las familias de la zona, que la convirtieron en una atracción muy popular.

Hoy, más de cincuenta años después de terminarse, este cetáceo de 25 metros sigue dando la bienvenida a una de las atracciones más reconocibles de a lo largo de la Ruta 66. Y aunque ya no se exhiben animales ni se permiten chapuzones  en el agua,  se anima a los visitantes a darse un paseo por las instalaciones y capturar con nostalgia los recuerdos del ayer.  

Blue-Whale-Catoosa-Oklahoma

La adorable Ballena Azul de Catoosa que sigue recibiendo al visitante con una gran sonrisa es una de las atracciones más queridas de la Ruta 66. Un icono de la Carretera Madre nacida del amor de un hombre por su esposa y su comunidad.

Hugh Davis y Zelta Vitura Whitlock

Hugh Davis siempre estuvo rodeado de animales. A finales de los años 20 entró en el recién fundado zoológico de Tulsa, donde trabajó durante 36 años, los últimos 31 como director. Y entre los corrales y estanques de este zoo floreció el romance entre Hugh y Zelta Whitlock.

Casi al mismo tiempo en que Hugh y Zelta compraron una propiedad a las afueras de Catoosa, el cuñado de Hugh, Wayne Henry «Chief Wolf Robe» Hunt, un indio Acoma conocido por sus pinturas y por ser un orfebre cualificado, andaba buscando una ubicación para una abrir un puesto comercial junto a la carretera. Con ese fin, las dos familias decidieron asociarse y abrir el CATOOSA INDIAN TRADING POST cerca de la casa de los Davis.

Más adelante, cuando la Ruta 66 partió la propiedad por la mitad, Hugh y Zelta decidieron vender su parte del negocio al jefe indio y construir algo nuevo al otro lado de la carretera.

El futuro empezó a tomar forma en los 60, poco después de que se jubilara Hugh. Cuando dejó de trabajar, Hugh dedicó todos sus esfuerzos a desarrollar proyectos relacionados con la naturaleza salvaje. Aprovecharon el estanque que había en su propiedad para abrir una instalación (una especie de arca de Noé de madera)  destinada a la cría y exhibición de reptiles y anfibios llamada A.R.K (Reino Animal Reptil).

Luego crearon el  Nature´s Acres, al que los residentes de la zona simplemente llamaron Catoosa Alligator Ranch, con caimanes, animales de granja y senderos naturales.

Hugh Davis Catoosa Oklahoma

Hugh Davis, en el Animal Reptile Kingdom

En aquellos tiempos, Hugh asumió la dirección del Alligator Ranch. Y todo salió bien hasta que un dia, un caimán desapareció. El desorientado reptil fue capturado meses después por dos adolescentes de Tulsa que cazaban conejos a orillas del río Verdigris. Fue entonces cuando la pareja decidió que los caimanes tenían que marcharse. Los animales fueron soltados en un pantano de Arkansas y Nature’s Acres  finalmente se convirtió en un estanque donde el chapuzón se cobraría a cincuenta centavos. Así nació la atracción que completó el parque, el Fun and Swim Blue Whale

Catoosa-Oklahoma

Zelta Davis en el  Nature´s Acres.  Con el tiempo, el estanque se convirtió en el hogar de la sonriente Ballena Azul de Catoosa, el sorprendente regalo de aniversario con el que Hugh quiso recompensar su amor por Zelta y su pasión compartida por los animales.

A principios de los 70, a Hugh se le ocurrió sorprender a su esposa Zelta por su 34 aniversario de bodas. A Zelta se fascinaban los cetáceos y tenía una gran colección de figuritas de todo tipo de ballenas, así que decidió construir para ella una ballena azul gigante, a la que situó en el borde del estanque.

Su construcción contó con la colaboración desinteresada de su amigo Harold Thomas, un soldador que le ayudaría a completar la estructura interior de hierro de aquel mastodonte de 6 metros de alto y 24 de largo.  Juntos tardaron dos años en construir aquella enorme criatura de 6 metros de alto y 24 de largo. Y al finalizarse en 1972, Hugh ya tenía 72 años y sufría de una artritis paralizante. 

Zelta Davis nunca sospechó de los planes de Hugh: «Comenzaron a poner toda esas tuberías en el lago. Hugh sabía exactamente lo que iba a construir, pero no me lo dijo. Si le preguntaba, simplemente sonreía y me decía: ‘Estoy trabajando en eso», dijo en una entrevista en 1997. También describió a la ballena como el mejor regalo de aniversario de bodas que jamás había recibido:  “Me encantaban los animales”, explicó.  “Mi esposo, Hugh, quería regalarme el animal más grande que había. Y me dio la ballena”.

Los años dorados

Resultaba difícil esconder la enorme ballena de las miradas curiosas de los que no dejaban de preguntarse qué demonios era aquello. Aunque en un principio se trataba de una propiedad privada, había quien se colaba para disfrutar en silencio del estanque y de sus agradables aguas.

Las demás atracciones continuaban abiertas, así que los lugareños comenzaron a disfrutar de Blue Whale durante el verano de 1972 incluso antes de que se pintara de azul. Su amplia sonrisa y su espíritu juguetón en seguida capturó los corazones y la imaginación de todos los niños que querían saltar de su cola, deslizarse por toboganes y mirar a través de los agujeros de su cabeza. 

blue Whale Catoosa Oklahoma

Durante todo el tiempo que duró la construcción de la Ballena Azul de Catoosa, Zelda no supo nada del plan de Hugh. 

Finalmente, y por decisión de Zelta, la Ballena se pintó de Azul. Y en cuanto cogió un poco de color, la llamativa obra fue visible desde la carretera, por lo que pronto llamó la atención de los viajeros de la Ruta 66.

Con el tiempo, Davis trajo toneladas de arena para crear una playa artificial, colocó mesas de picnic a su alrededor, contrató socorristas, puso barcas en el agua y la nueva atracción se abrió al público en general, con lo que se acabó de consolidar como una atracción muy popular.

Lo que siguió fueron años en los que niños de todas las edades, cautivados por el tamaño, la sonrisa y el llamativo color  de la Ballena Azul acudían en masa para acceder a su boca abierta y deslizarse por sus aletas tobogán o para saltar en trampolín hacia las aguas frescas el estanque. La cabeza, coronada con una desconcertante gorra, tenía en su parte superior unas claraboyas por las que discretamente observaban el panorama desde el interior.

Mientras tanto, las familias disfrutaban de un entorno divertido y seguro, con mesas de picnic, arena artificial para tomar el sol y barcas proporcionadas en Nature’s Acres.

Durante los 16 años siguentes, la sonriente ballena se convirtió en uno de los lugares más reconocibles de la Ruta 66, sin embargo, se avecinaban tiempos difíciles. El éxito de la gran Ballena Azul duró muchos años, pero al final, la luz que una vez brilló en Catoosa, acabó por apagarse. Y es que en 1988, obligado por su delicada salud, Hugh tuvo que cerrar el parque acuático… 

Blue-Whale-Catoosa-Oklahoma

En The Fun and Swim Blue Whale los niños nadaban en el estanque y se deslizaban por la cola de la ballena. La obra de Hugh se convirtió en una impagable contribución a la comunidad.

Experiencias cercanas
 Experiencia única en Nuevo México
Paseo en globo por Alburquerque

detalles

Gran Canyon South Rim
Paseo en avioneta por el Gran Cañón

DETALLES

Flagstaff, Williams y el Crand Canyon
Ruta 66 y el Gran Cañón

detalles

Recorre la Ruta 66, uno de los símbolos de Estados Unidos, Descubre la cultura de Arizona y admira el Cañón del Colorado. 

¡Un paseo por la “Calle principal de América”! 

Cierre y deterioro

En 1988, los Davis no pudieron seguir administrado la atracción. Hugh tenía 78 años y una artritis incapacitante. Esto, unido a la pérdida de visitantes, en parte debido a la generalización del uso de piscinas en las casas particulares, hizo que la familia cerrara la vieja atracción.

Cuando Hugh murió dos años más tarde, el parque quedó a expensas del abandono, el clima y los actos vandálicos, por lo que se deterioró rápidamente. Sin mantenimiento, la pintura se desmoronó lentamente, la naturaleza de apoderó del paisaje y el estanque se volvió turbio. Las instalaciones se degradaron y todo lo que podía ser robado, fue robado.

A pesar del deterioro, la Ballena Azul de Catoosa nunca desapareció del todo. Había dejado de ser una atracción, pero pasó a convertirse en un lugar de culto para muchos viajeros nostálgicos de pasado olvidado de la Ruta 66, que deseaban contemplar quién sabe si por última vez, su tierna sonrisa.

Este patrón de deterioro se repitió en muchos pueblos y atracciones a lo largo de la Ruta 66, cuando las autopistas interestatales obviaban gran parte de los pequeños pueblos que vivían del paso de vehículos por su calle principal.  Afortunadamente,  la gente de Catoosa se unió para ayudar a devolver su ícono a su antiguo esplendor…

Resurgimiento

Una década de abandono más tarde, Dee Dee y Blaine Davis,  hijos de Hugh y Zelta, se hicieron cargo de la propiedad de sus padres. Por su parte, la Cámara de Comercio de Catoosa, la Asociación de Voluntarios de la Ruta 66 en Catoosa y los trabajadores del Hampton Inn decidieron recaudar fondos y unir esfuerzos para limpiar las instalaciones y devolver su antiguo esplendor a este icono de la Ruta 66. Muchos de ellos eran niños que habían crecido con aquella atracción y tenían un interés especial en salvar aquel recuerdo de su infancia. Incluso el gobernador de Oklahoma en ese momento, Frank Keeting, quiso contribuir pintando la deteriorada pupila del ojo del animal.

En 2001, mientras todo esto sucedía, Zelta Vitura Whitlock Davis murió a la edad de 81 años.

En verano de 2011, la Ballena Azul recibió una nueva capa de pintura, devolviéndole su antigua sonrisa. Restaurada y pintada de nuevo con su azul brillante original, volvió a abrir al público, incluyendo también el área de picnic, que también fue renovada.

Presente y futuro

Aunque la Ballena Azul no ha vuelto a lucir tanto como cuando abrió, sigue conservando parte del atractivo que la hizo tan popular y, desde luego, sigue siendo un lugar digno de ver.

Desafortunadamente, el arca donde se alojaba el terrario no formó parte del proyecto de restauración, así que se abandonó a su suerte. Aún así, sus restos, aunque deteriorados, todavía permiten imaginar como era este lugar cuando era el destino favorito de las excursiones de la escuela local.

El resurgimiento de la Ballena Azul de Catoosa es una tendencia cada vez mayor en atracciones y pequeños pueblos  a lo largo de la Ruta 66, con cientos de voluntarios que trabajan desinteresadamente para preservar una parte importante de la historia  y ofrecer algo de nostalgia a las nuevas generaciones.

Blue-Whale-Gatoosa-Oklahoma

En la actualidad, aunque sí que se puede disfrutar de un estupendo picnic con vistas,  está prohibido bañarse  por motivos higiénicos y de salud pública ( básicamente, el fondo de la laguna está demasiado sucia ).

La Ballena Azul de Catoosa
Animal Reptile Kingdom Catoosa Oklahoma

La sonriente Blue Whale de Catoosa, coronada por una divertida gorra blanca. A la iaquierda, lo que queda del Animal Reptile Kingdom (las siglas ARK todavía se pueden ver en la proa del arca), donde se exhibían todo tipo de reptiles. Fotografías cortesía de Brent Moore, en Flickr: https://www.flickr.com/photos/brent_nashville/52315025957/in/photostream/

Por suerte, el final de la Ballena Azul todavía no ha llegado. El regalo que Hugh Davis construyó hace ya muchos años para su esposa continua vivo gracias a la nostalgia y generosidad  de un grupo de ciudadanos concienciados.

A día de hoy, los curiosos se siguen deteniendo en Catoosa,  pero las almas románticas siempre la querrán por lo que es, una enorme muestra de amor, un gran corazón azul, compartido por dos almas que fueron de la mano hacia donde se encontraba la vida salvaje.