La Estatua de la Libertad y Ellis Island  

 

Probablemente no exista otro monumento en el mundo tan célebre y simbólico como la ESTATUA DE LA LIBERTAD. Esta gigantesca escultura, antorcha en mano, ha sido durante décadas, la primera imagen del Nuevo Mundo para millones de inmigrantes que asociaron su visión a la esperanza de una vida mejor en una tierra libre.

Si Lady Liberty es la gran metáfora sobre el inicio de una nueva vida, … la visita a ELLIS ISLAND es un potente recordatorio de que Estados Unidos es un territorio de inmigrantes… Y es que más de 12 millones de personas pasaron por sus instalaciones, la gran puerta de entrada de los inmigrantes en América.

La Estatua de la Libertad era la primera imagen que los antiguos emigrantes tenían al llegar a Nueva York. Para ellos, su visión significaba una doble alegría : el final de una larga y dolorosa travesía por el atlántico y el comienzo de una nueva vida en «la tierra de las posibilidades infinitas»… 

Aunque, hoy en día, lo más probable es que lo primero que veáis a vuestra llegada a Estados Unidos sea el aeropuerto, lo cierto es que ver a Lady Liberty sigue siendo un acontecimiento emocionante y difícil de olvidar.

Extraordinarias vistas sobre la ciudad, un magnífico viaje en ferry, la visita a la madre de todos los símbolos sobre esperanza y libertad,  y un emocionante tributo a los emigrantes que entraron a EE.UU por Ellis Island…  justifican sobradamente la larga cola en taquilla y la inversión de casi un día entero, que es lo que necesitaréis para no perderos detalle de esta soberbia excursión.

No dejaréis de sentiros emocionados.

Monument Valley

Guía para visitar uno de los parajes naturales más famosos de Estados Unidos Ninguna ruta por el oeste americano estaría completa sin una visita a Monument Valley. Con enormes colinas de arenisca, grandes mesetas y vistas panorámicas espectaculares, Monument Valley es...

Visita al Horseshoe Bend en Page, Arizona.

Una de las etapas imprescindibles en cualquier ruta completa por la Costa Oeste es Page, una pequeña población del norte de Arizona, que no tendría demasiado interés turístico si no fuera porque acoge dos maravillas naturales que merecen una visita : Antelop Canyon ,...

Ruta y presupuesto por la Costa Oeste

RUTA Y PRESUPUESTO POR LA Costa Oeste  california, arizona, nevada Y utahEl Lejano Oeste, Malibú, Beverly Hills, el Golden Gate, el Gran Canón, Alcatraz, los vigilantes de la playa, Forrest Gump, Hollywood, los westerns … y así, seguiríamos con una interminable lista...

Death Valley

El infierno en la tierra Death Valley El valle de la muerte intimida con sólo pronunciar su nombre ...  Aquí está el lugar más profundo del Hemisferio Norte : Badwater, a 85.5 metros por debajo del nivel del mar, ... y rincones donde la sensación térmica supera...

Chloride, AZ

un HISTóRICO PUEBLO fantasma, VIVIENTE, EN ARIZONA           Chloride  La histórica ciudad de Chloride se encuentra en el condado de Mohave, aproximadamente a 37 km al norte de Kingman y 80 km. al sur de Las Vegas por la US-93, por lo que es una parada muy interesante...

El Gran Cañon del Colorado ( South Rim )

Durante millones de años, el Río Colorado, con la complicidad del viento, la lluvia y el hielo han ido puliendo una de las formaciones geológicas más espectaculares del mundo… : el Gran Cañon del Colorado. El South Rim, la ladera sudeste del segundo Parque Nacional...

Bodie, el salvaje oeste a través de un pueblo fantasma de California

el salvaje oeste a través de un pueblo fantasma de california                Bodie  Entre 1877 y 1882, este antiguo pueblo minero de mala reputación produjo más de 35 millones de dolares en oro y plata, llegando a contar con cerca de 9,000 residentes y más de 60...

48 horas en Los Angeles

cuarenta y ocho horas en... Los Angeles  ciudad de mitos y excesosRodeada de playas y montañas, Los Angeles es el paradigma del televisivo y utópico  American way of life. Una megaurbe de más de 1200 km²,  con barrios casi tan famosos como la propia ciudad y lugares...

Barstow / Calico Ghost Town

  A sólo 5 km de Barstow se encuentra Calico Ghost Town un viejo pueblo minero ubicado en el Condado de San Bernardino, a unos 200 km al este de Los Angeles. Es otra de las poblaciones surgidas durante la fiebre del oro que cayeron en el abandono una vez se...

Big Sur y la Pacific Coast Highway

El big sur  y la... Pacific Coast Highway  La Pacific Coast Highway, o Highway 1,  recorre el litoral de California a través de acantilados y bonitas poblaciones de costeras... Entre pueblos bohemios y grandes ciudades, se puede disfrutar de playas ocultas, animales...

Los billetes para el ferry se pueden comprar en las taquillas de Castle Clinton, en Battery Park, a través de la web oficial de Statue Cruises  o tenerlas incluidas si disponéis de un pase de atracciones. En cualquier caso, tenéis que pasar por Castle Clinton para canjear la entrada. 

El viaje incluye las visitas a la Isla de la Libertad y a la vecina Ellis Island.

Hay cuatro tipos de entradas en función del tipo de visita, con PRECIOS a partir de 19,25$ (2020): 

  • Entrada BÁSICA para visitar la Estatua de la Libertad, que comprende el ferry de ida y vuelta, la visita a la Isla de la Libertad con audio tour y la visita a la Isla de Ellis y al Museo de la Inmigración.

Los siguientes billetes hay que cogerlos con antelación porque las plazas son bastantes limitadas. El acceso a la Corona, sobre todo, está muy restringido y la única forma de visitarla es comprando la entrada con mucho tiempo de adelanto. 

  • Entrada para visitar el PEDESTAL, que incluye la Entrada básica + Acceso al Pedestal y al Museo de la Estatua de la Libertad. 
  • Entrada para visitar la CORONA, que incluye la Entrada para visitar el Pedestal + Acceso a la Corona.  
  • Entrada HARD HAT, que incluye la Entrada Básica (sin acceso al interior de la Estatua) + Tour guiado de 90m por el Hospital del Inmigrante de Ellis Island + Acceso a la exposición Unframed – Ellis Island.

SE EMBARCA POR ORDEN DE LLEGADA, ASÍ  QUE  PARA EVITAR LARGAS Y CALUROSAS COLAS EN TEMPORADA ALTA, ES BASTANTE RECOMENDABLE MADRUGAR Y LLEGAR PRONTO A  LAS TAQUILLAS. 

(aunque sólo sea para saberlo todo, tenéis que saber que durante los meses de verano, el ferry a Ellis Island desde el Liberty State Park de Nueva Jersey está menos concurrido). 

Booking.com

Lady Liberty  es Monumento Nacional de EEUU desde 1924 y desde 1984 es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si bien el trayecto en ferry sólo dura 15 minutos, la excursión a la Estatua de la Libertad y Ellis Island ocupa todo un día, así que los que zarpen más allá de las 13.00 NO podrán visitar ambas islas.

«¿¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres,

Vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad,

El desamparado desecho de vuestras rebosantes playas.

Enviadme a estos, los desamparados,

sacudidos por las tempestades a mí,

¡ Yo elevo mi faro después de la puerta dorada!» 

The New Colossus, Emma Lazarus (1883) . Estas palabras fueron escritas en el pedestal de la Estatua de la Libertad en 1903, más de 15 años después de la muerte de la autora. 

Primera parada : LA ISLA DE LA LIBERTAD   

Nada relaciona más a Nueva York con el mundo que la Estatua de la Libertad

Aunque la mayoría de la gente la conoce como tal, lo cierto es que este nombre no es más que un apodo: estrictamente, deberíamos hablar de LA LIBERTAD ILUMINANDO AL MUNDO  que es la denominación con la que fue concebida.

A pesar de no tener inicialmente una función específica, más allá de ejercer como figura alegórica de la amistad franco-estadounidense que es la idea original para la que fue creada, la historia concedería a Lady Liberty un papel mucho más determinante:

Para el agotado emigrante de principios del s.XX, el avistamiento de la Estatua de la Libertad equivalía al final de un penoso viaje hacia la tierra prometida.  De esa idea general nació un simbolismo aún más general: la estatua representa la libertad en sentido amplio, la libertad de los pueblos contra sus opresores.

La libertad rompiendo cadenas e iluminando al mundo con su antorcha.

La propia estatua está cargada de metáforas: por un lado, la antorcha ilumina al mundo, por otro, la tabla que sostiene está inscrita con “JULY IV MDCCLXXVI”, fecha de la Declaración de Independencia de Estados Unidos. 

Su cabeza sostiene una corona con siete picos que simbolizan los siete continentes (América del Norte, América del Sur, África, Asia, Europa, Oceanía, Antártida) y los siete mares (Pacífico Norte, Pacífico Sur, Atlántico Norte, Océano Índico, Océano Ártico, Océano Antártico) , mientras que las cadenas de debajo de su pie izquierdo representan la liberación de la opresión

Hasta su posición es simbólica: en la entrada al puerto de Nueva York, que fue la puerta de entrada a los Estados Unidos durante décadas. 

Finalmente, debéis saber que en la base hay una piedra hueca que contiene una copia de la declaración de independencia de los Estados Unidos, sellada el 5 de agosto de 1884 y un cofre que contiene varios objetos de los participantes en la inauguración del pedestal, en 1886.

Con tanto simbolismo, no es de extrañar que los norteamericanos hayan olvidado su origen francés y la hayan convertido en la imagen más representativa de los Estados Unidos.

Recorrido por el cuerpo del gigante.   

El breve paseo en ferry ofrece magníficas vistas sobre el horizonte de Manhattan, que se va alejando poco a poco, y de la enorme Estatua de la Libertad, que aparece sobre los muros de Fort Wood.

Al bajar del ferry, una vez se supera la avenida ajardinada y el centro de visitantes, se llega a la Estatua. Con la entrada básica, sólo se puede llegar hasta aquí, que no es poco, ya que el paseo es muy agradable y las fotos que vais a hacer van a ser espectaculares. 

Tras penetrar en el pedestal, puede visitarse el museo, que repasa la historia de la Estatua y los detalles de su construcción. 

Un ascensor que se coge en el vestíbulo lleva hasta lo más alto de la base, un balcón de cuatro vertientes que ofrece grandes vistas. 

Los más afortunados podrán subir, por una estrecha escalera de caracol, los empinados 354 escalones que conducen hasta la corona, con ventanas abiertas sobre el océano que recompensaran el esfuerzo con unas vistas increíbles sobre la ciudad y el puerto. 

Lady Liberty en datos.   

El monumento mide 46 metros de altura ( 93 metros, incluyendo su pedestal), pesa 225 toneladas y está cubierta por una capa de cobre de 2,38 milímetros de espesor que le da un reconocible color verde claro. El dedo índice que sostiene la antorcha mide 2,5 metros, las manos alcanzan los 5 metros y su brazo derecho tiene una longitud de 12,80 metros y una anchura de 3,6 metros. Su cabeza, desde el mentón al cráneo 5,2 metros. 

Lady Liberty  ¡No siempre ha sido verde!

La estatua de la Libertad está hecha de cobre, y el cobre, cuando se oxida, se vuelve verde. Durante sus primeros años de existencia, con las placas de cobre en buen estado, la estatua tenía el color rojo anaranjado del cobre. Con el paso del tiempo y la exposición a los elementos, ha ido adquiriendo su característico color verde. 

Tablilla de la estatua

La antorcha que ilumina al mundo fue cubierta con finas láminas de oro de 24 quilates durante la restauración de 1986. La original se encuentra en el museo.

 «LA LIBERTAD QUE ILUMINA AL MUNDO»

Originalmente, la Estatua de la Libertad no fue concebida como «madre de los exiliados» sino como un gesto de amistad franco-americana para celebrar la alianza de ambas naciones para conseguir la independencia de EE.UU. 

Así es: ¡Lady Liberty, el principal símbolo del país, es de fabricación francesa! Y es que la dama que ha dado la bienvenida a millones de inmigrantes es también una forastera… aunque hoy ya nadie se acuerde de ello.

Su historia se remonta a una cena en una casa de campo de Clatigny, Francia en la primavera de 1865.  El anfitrión era Edouard René Lefebvre de Laboulaye, profesor de Derecho en el Collège de France y admirador del modelo de libertad del sistema de gobierno norteamericano. Sus invitados eran opositores al régimen autoritario de Napoleon III.

Ante la perspectiva de la conmemoración del centenario de la independencia Norteamericana, propusieron hacer un regalo como muestra amistad entre ambos países y como símbolo del esfuerzo común en favor de las libertades en el mundo … Y de paso, sonrojar al propio régimen.

Uno de los comensales era un joven y ambicioso escultor de 31 años llamado Fréderic-Auguste Bartholdi, que ya disponía de unos bocetos para un faro con forma de figura femenina que pretendía ser inaugurada durante la apertura del Canal de Suez en 1869: Egypt bringing the light to Asia, debía de ser situado sobre un pedestal en el acceso al Canal… pero el dinero de los Egipcios no llegó y el proyecto quedó vacante para reconvertirse en Liberty enlightening the world

La idea inicial se modificó para convertir a Lady Liberty en un símbolo de «la verdad y la justicia». Su brazo en alto no enarbolaría ni armas ni estandartes, sino una antorcha… «Pero no una antorcha que prenda fuego, sino un fanal que proporcione luz sobre un candil«, escribiría Laboulaye a Bartholdi en 1876.

El escultor se inspiró en el arte de la Grecia Clásica para confeccionar los pliegues de la toga y escoger la simbología de la corona : las siete puntas que aluden a los «siete mares», que consistían en el mar Egeo, el mar Negro, el mar de Mármara, el mar Jónico, el mar Rojo, el mar Tirreno (… o Mediterráneo Occidental) y el mar Mediterráneo Oriental … que adaptados al mundo moderno serían el Pacífico Norte, el Pacífico Sur, el Atlántico Norte, el Océano Índico, el Océano Ártico y el Océano Antártico.

Esa inspiración no fue gratuita : A Grecia se le atribuye el origen de los sistemas democráticos del mundo actual. Como modelo para el rostro de la libertad, Bartholdi escogió el de su madre Charlotte. 

El primer viaje de Bartholdi a EE.UU fue en 1871 y en seguida encontró el emplazamiento desde la que la gran dama de 46 metros de altura llamaría poderosamente la atención: Bedloe´s Island, una pequeña isla en el puerto de Nueva York que a partir de 1956 pasaría a llamarse Liberty Island. 

Para la realización de la estructura consiguió los servicios del ingeniero más reputado de Francia : Eugène Emmanuel Viollet-le-Duc, a cuya muerte en 1879 le sucedió un tal Gustave Eiffel (que entre 1887 y 1889 levantaría su propia obra maestra en París)

La estatua se terminó en 1884, con ocho años de retraso respecto al centenario.  Fue desmontada rápidamente en 350 piezas y empaquetada en 214 cajas que iniciarían la travesía del Atlántico en la primavera de 1885. 

Ironías de la vida : Lady Liberty, mediadora en el acercamiento entre naciones, fue transportada en un barco de guerra.

La verdad es que los americanos recibieron el regalo con indiferencia. En un principio ni tan siquiera desempaquetaron la estatua. Y es que el presente tenía un inconveniente : los  homenajeados tenían que poner el dinero para construir el gran pedestal sobre el que descansaría la gran dama. 

Para recaudar fondos, se organizaron eventos, funciones de teatro, exposiciones, subastas o combates de boxeo… pero el americano de a pie no estaba muy interesado. recaudación de donativos por

Finalmente, el dinero para la  construcción del pedestal se obtuvo gracias a la iniciativa y el ingenio de Joseph Pulitzer, un inmigrante judío procedente de Hungría, que convirtió su periódico «The World» en el foro de un llamamiento a la desesperada:

El 15 de marzo de 1885 invitó a todos los norteamericanos a realizar un donativo para el pedestal,a la vez que lanzaba un pequeño reproche a los ricos por no rascarse el bolsillo y a la clase media por esperar que estos pusieran todo el dinero: «El pueblo francés (trabajadores, artesanos, comerciantes…) ha aportado los 250.000 dolares que ha costado la estatua. Dejad que respondamos de igual forma. No esperemos la aportación de los millonarios. Donad algo, por poco que sea, y enviádnoslo. Nosotros nos encargaremos de publicar el nombre de cada uno de los donantes, independientemente de la cantidad que haya donado». 

El éxito de la llamada fue inmediato. Al Sr. Pulitzer, el del prestigioso premio, le salió bien la jugada: no sólo llegaron los donativos, sino que, además,  la tirada del periódico aumentó considerablemente. 

Por su parte, la escritora Emma Lazarus contribuyó a la financiación componiendo en 1883 un poema para una subasta literaria, cuyo título era  The New Colossus

¡Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres,

vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad,

el desamparado desecho de vuestras rebosantes playas.

Enviadme a estos, los desamparados,

sacudidos por las tempestades a mí,

¡ Yo elevo mi faro después de la puerta dorada!» 

Desde entonces, el texto se ha asociado al monumento y a su relación con los emigrantes recién llegados. En 1903, más de 15 años después de la muerte de Lazarus, el poema se puede leer en una placa de bronce situada en la base.

El día de la inauguración de la estatua tuvo lugar el 28 de octubre de 1886, veintiún años después de la decisiva cena de Clatigny.

Durante una jornada gris y lluviosa, Lady Liberty  fue descubierta por Bartholdi, que tiró del cordel que envolvía la estatua mientras el presidente Grover Cleveland pronunciaba las siguientes palabras : «Desde este lugar, la luz de la libertad debe alumbrar la oscuridad de la ignorancia y de la opresión, hasta que la libertad ilumine al mundo entero».

Nueva York declaró festiva la jornada y un monumental desfile con 20.000 participantes recorrió las calles de Manhattan. Una flota de barcas atravesó el puerto. Entre ellas se encontraba una pequeña goleta fletada por un grupo de feministas que, micrófono en mano, expresaron sus protestas en contra de la discriminación de las mujeres en la sociedad norteamericana. No les faltaba razón. Y es que entre los más de 600 invitados a la inauguración apenas se contaba con 2 mujeres… Y ello a pesar de que el motivo de la celebración tuviera un carácter indiscutiblemente femenino. 

Estatua de la Libertad, obra en proceso. 1884. (Foto: Wikipedia commons)

La gran estatua de Bartholdi, LA LIBERTAD ILUMINANDO AL MUNDO: el regalo de Francia al pueblo estadounidense”.  (Foto: Wikimedia Commons)

The New Colossus, Emma Lazarus – U.S. National Park Service (Foto: Wikipedia Commons)

Lady Liberty está simbólicamente asociada con la inmigracion gracias a The New Colossus, el soneto escrito por la poeta Emma Lazarus. Concretamente, estas seis líneas de la izquierda resumen de alguna manera lo que representa la estatua. 

A mediados de la década de 1980 la estatua estuvo un tiempo cerrada para ser restaurada. Y en 1986 más de 10 millones de personas celebraron su centenario en Manhattan. 

Tras la visita a la Isla de la Libertad, el ferry hace una segunda para justo al lado, a tan solo unos minutos: en Ellis Island, la primera parada para millones de inmigrantes que llegaron con la esperanza de prosperar en Estados Unidos y donde hoy, en su memoria, está el Museo de la Inmigración. 

CityPASS Nueva York, seis atracciones principales , que incluye

  • Entrada prepagada al Empire State Building
  • Entrada prepagada al Museo de Historia Natural
  • Entrada prepagada al Museo Metropolitano de Arte (Met)
  • Opción 1: a elegir entre mirador Top of the Rock® o Museo Guggenheim
  • Opción 2: a elegir entre Ferri a la Estatua de la Libertad y Ellis Island o Cruceros turísticos de Circle Line
  • Opción 3: a elegir entre Museo y Memorial del 11-S o Museo Intrepid del Mar, el Aire y el Espacio.

Tarjeta turística New York Explorer Pass y guía turística

Permite el acceso a las atracciones y recorridos que elijas, entre más de 50 atracciones.  con el New York Explorer Pass. Puedes elegir visitar entre 3, 4, 5, 7 o 10 lugares diferentes. ¿Quieres subir al Empire State o visitar el Museo de Arte Moderno (MoMA)? Solo tienes que ir allí y enseñar tu pase. Es fácil y cómod. El New York Explorer Pass es una manera fácil y cómoda de ahorrar dinero y de ver lo mejor de la Gran Manzana.

Guías Turísticas de Nueva York

Segunda parada : ELLIS ISLAND, la isla de las lágrimas.   

Historia de Ellis Island : la inmigración en Nueva York

Hasta 1a década de 1850 no hubo control sobre el inmigración en Nueva York. Con la aparición de los inmigrantes irlandeses que huían de la gran hambruna de 1846 y los alemanes y escandinavos que hacían lo propio por  las revoluciones fallidas de 1848, las autoridades federales se vieron obligadas a abrir una estación de inmigración en Castle Clinton, en Battery Park. 

Unos ocho millones de inmigrantes pasaron por sus instalaciones, en la que se convirtió en la primera gran ola de inmigrantes en establecerse en  los EE. UU.

Hacia finales de siglo, la dureza de la situación en el este y el sur de Europa, la crisis económica en el sur de Italia y la persecución religiosa en Rusia obligó a millones de personas a abandonar el continente.

Los Estados Unidos, por aquel entonces, empezaba a experimentar sus primeros éxitos de la Revolución industrial y, por toda Europa corrieron las noticias sobre las oportunidades que ofrecía en Nuevo Mundo. 

Y así fue como se impulsó la que sería la mayor migración humana de la historia.

El centro de inmigración de  Castle Clinton no estaba preparado para asumir semejante llegada masiva, por lo que el gobierno federal empezó a construir una nueva estación de inmigración en la isla de Ellis. 

El 1 de enero de 1892, las nueva instalaciones de Ellis Island comenzaron a recibir inmigrantes. Annie Moore, una adolescente de Irlanda, acompañada de sus dos hermanos menores, hizo historia como la primera inmigrante en ser procesada en Ellis Island.

En los siguientes 62 años, más de 12 millones de inmigrantes llegarían a los Estados Unidos a través de Ellis Island.

El Museo de la Inmigración, dentro de un imponente edificio de estilo Beaux-Arts, dispone de tres plantas con exposiciones permanentes y temporales sobre el proceso de inmigración, las condiciones de vida de los emigrantes y sus recuerdos. 

El procesamiento en Ellis Island

En Estados Unidos, unos 100 millones de personas tienen antepasados inmigrantes que entraron al país por Ellis Island.

Esta isla es todo un símbolo para los descendientes de aquellos que en el pasado llegaron a Ellis Island y hubieron de inscribirse en su enorme edificio, sede del principal centro de inmigración de Nueva York de 1892 a 1954.

Allí examinaban a más de 10.000 personas a diario en un proceso que comprendía un pequeño control médico, la asignación de nombres nuevos si los propios eran demasiado difíciles de pronunciar y la obtención del permiso para comenzar sus nuevas, esperanzadoras y a menudo muy difíciles vidas en la fértil Nueva York.  

las condiciones eran, en general, seguras e higiénicas, sobre todo para los pasajeros de primera y segunda clase, cuyos trámites se llevaban a cabo a bordo de los barcos.

Sólo los pasajeros de tercera clase quedaban expuestos a las condiciones de procesamiento de  Ellis Island.

Y, entre tanto trámite, los estafadores se hacían las ingeniaban para sacar partido de tanto caos, robando el equipaje mientras era revisado o ofreciendo cambio de moneda a un interés exagerado…

Finalmente, eran conducidos a trenes que iban en hacia el oeste o a Nueva York, donde se establecían en vecindarios étnicos. 

La sala de registro, con su hermoso techo abovedado y sus 102 metros de longitud. Hoy en día, recorrer esta sala llena de luz no tiene nada que ver con la realidad a la que se enfrentaban los miles de emigrantes que llegaron durante los años de apogeo del centro.

Declive y abandono…

Al estallar la Primera Guerra Mundial, la isla se utilizó como hospital bajo el control del ejército.

En 1924, se normalizó el control sobre la inmigración y se hizo mucho más estricto. Con el cambio de legislación,  la inmigración descendió y el recinto transformó en un centro de reclusión para extranjeros sospechosos o ilegales.

Las instalaciones cerraron sus puertas definitivamente en  1954 y fueron abandonadas.

Los edificios permanecieron en ruinas hasta 1984, cuando se iniciaron las labores de restauración.

El museo de la inmigración, una larga reivindicación desde 1952, fue inaugurado en 1990.

El museo de la inmigración

El edificio central reabrió sus puertas en 1990 como  el Ellis Island Museum of Immigration, que forma parte del conjunto de la Estatua de la Libertad.

Su uso, esta vez, sería exclusivamente turístico.

Se trata de un proyecto ambicioso que consigue captar el espíritu del lugar, con exposiciones, fotografías y grabaciones que documentan la celebración de EE.UU como la nación de los inmigrantes. 

Está muy logrado y no es demasiado comercial, teniendo en cuenta lo fácil que hubiera sido tocar la fibra sensible y convertir el lugar en una trampa para turistas.

Cualquiera que se embarque en el ferry a la isla, puede hacerse una idea bastante ilustrativa de la experiencia vivida por aquellos primeros emigrantes gracias al impresionante Immigration Museum que alberga el colosal edificio de ladrillo rojo. 

La visita al restaurado Centro de Acogida de Inmigrantes, el Ellis Island National Monument, es una experiencia conmovedora. Presenta la historia de la isla a través de una serie de galerías interactivas que ponen de manifiesto que, contrariamente a la creencia popular, la mayoría de los emigrantes llegados en barco, desde países como Rusia, Italia, Irlanda o el Imperio Austrohúngaro, eran registrados en un plazo de 8 horas y que las condiciones eran, en general, seguras e higiénicas, sobre todo para los pasajeros de primera y segunda clase, cuyos trámites se llevaban a cabo a bordo de los barcos.

Las exposiciones interactivas de los tres pisos recrean la experiencia de los inmigrantes en Ellis Island y rinden tributo a la esperanza, el júbilo y, en ocasiones, a la amarga decepción de los millones de personas que llegaron aquí para empezar una nueva vida.  

Entre ellos estaban el húngaro Erik Weisz (Harry Houdini), el italiano Rodolfo Guglielmi (Rodolfo Valentino) y el británico Archivald Alexander Leach (Cary Grant).

Las exposiciones del Museo se distribuyen en 3 plantas y conviene hacerse con una de las audioguías gratuita (disponibles en el vestíbulo) para seguir el circuito propuesto.

Quien quiera prescindir de la guía puede descolgar los teléfonos junto a los modulos y escuchar los conmovedores recuerdos explicados en primera persona.

Otra opción es reservar una visita guiada de 45 minutos.

En la PRIMERA PLANTA destaca la exposición Peopling of America, en la antigua taquilla del tren, que ofrece datos estadísticos sobre la historia de la inmigración en EE.UU. En esta misma planta, el American Family Inmigration History Center ayuda  a quien quiera, a buscar a sus antepasados con la ayuda de las últimas tecnologias.

Como hacían los inmigrantes, hay que subir por las escaleras hasta la SEGUNDA PLANTA donde se llega al silencioso Hall de la Sala de RegistrosNada que ver con el alboroto de aquellos días de primeros de siglo, cuando el número de recién llegados era el doble del que podían asumir y miles de voces en diferentes idiomas resonaban en esta sala. 

Durante la primera parte del nuevo siglo, el número de recién llegados era el doble del que podían asumir … La actividad era frenética y caótica.

La mayoría de familias llegaba sucia, hambrienta, sin dinero y sin hablar el idioma del país al que los acogía. 

Los inmigrantes eran numerados y obligados a esperar durante 1 día, durante el cual eran asistidos, sondeados y examinados.

Las familias eran separadas: los hombres a una zona y las mujeres y los niños a otra. Era una experiencia muy angustiosa para aquella gente que venía de cruzar el Atlántico dejando atrás gran parte de su vida hasta aquel momento. 

Los inspectores y sus intérpretes interrogaban a los adultos y a los niños con edad suficiente como para decir su nombre. Les formulaban las mismas 29 preguntas que ya les habían hecho en el barco, que incluían algunas sobre afiliación política, el lugar donde pensaban alojarse y los familiares que les esperaban aquí. Si las respuestas no coincidían eran retenidos e interrogados más a fondo. 

Los inmigrantes tenían que demostrar que eran fuertes, inteligentes y capaces de conseguir un empleo. Polígamos, indigentes, criminales, anarquistas o  «indeseables» eran devueltos a sus países de origen.

Los médicos examinaban a los recién llegados en busca de enfermedades contagiosas, degradación moral o signos de enfermedades mentales. Los que no lograban pasar el examen médico eran marcados con una cruz blanca a la espalda y enviados al hospital o devueltos al barco de donde procedían (algunos de ellos saltaron del barco o se suicidaron antes de tener que regresar a su país).

Ahora, los visitantes rinden homenaje a aquellos inmigrantes en este lugar, hoy silencioso.

En el ala oeste hay una exposición que reproduce los trámites que tenía que seguir cada inmigrante. En el ala este, las fotografías y recuerdos reflejan las esperanzas y expectativas de los recién llegados. También se pueden escuchar relatos del proceso de llegada de primera mano. 

… Pero una de las mejores experiencias en la Isla de Ellis es asistir a una proyección de Island of Hope, Island of Tears (isla de la esperanza, isla de lágrimas), un documental de 30 minutos con un fascinante material de archivo que cuenta la conmovedora historia de aquellas familias soñadoras que dejaron sus hogares y se aventuraron en un viaje al Nuevo Mundo en busca de una vida mejor.

Las entradas para ver el documental se recogen de forma gratuita en el mostrador de información, … y  hay que pedirlas nada más entrar porque se agotan rápido. 

Island of Hope, Island of Tears The story of Ellis Island. The American immigration experience. National Park Service Film by Charles Guggenheim With Gene Hackman. Youtube: PublicResourceOrg

CRONOLOGIA

La Isla de Ellis lleva el nombre de su propietario, Samuel Ellis, quien la compró en 1785.

Más tarde, en 1808, la compró el Gobierno Federal básicamente para fines militares.

Se convirtió en fuerte en la guerra de 1812 contra los ingleses.

En 1890 se convirtió en la principal aduana de la ciudad, se estima que pasaron por allí unos doce millones de personas.

 

En la TERCERA PLANTA, los emotivos retratos y objetos donados por los inmigrantes y sus descendientes conmoverán al más frío de los temperamentos: ropa, joyas, reliquias familiares, un vestido de novia… Todos ellos reflejan el enorme sacrificio de una gente desesperada por iniciar una nueva vida y prosperar.

Aunque Ellis Island recibió el apodo de isla de las lágrimas, lo cierto es que la enorme mayoría recibía el pase que les permitía entrar en EE.UU. 

Los inmigrantes tenían que pagar precios abusivos por sus primeros billetes de tren, de forma que muchos no les quedaba otra que comenzar su nueva vida en la pobreza de los bloques de viviendas (tennements) más miserables de la ciudad.

En el exterior del edificio se encuentra la mayor escritura escrita jamás en un muro,  el American Immigrant Wall of Honor, con grabados de más de 700.000 nombres de inmigrantes, cuyos descendientes donaron un mínimo de 100$ para el proyecto de restauración de Ellis Island. 

Se trata de un homenaje a todos los que pasaron por la isla huyendo de la persecución y el hambre, de la pobreza y la desesperanza.

American Immigrant Wall of Honor, en Ellis Island. Una fotografía histórica, con las Torres Gemelas asomando por detrás del muro. La foto está fechada a finales de agosto de 2001, unos días antes de que cambiara todo para siempre…

Me esmerado bastante para que quede claro que la doble visita es imprescindible. Si, aún así, no estáis convencidos, echar un vistazo a estas fotos porque tanto desde el ferry como desde las islas, se obtienen unas vistas excepcionales sobre Manhattan.

Sólo con eso ya se amortiza el día…  

Aquí os dejamos unos links a las páginas web que nosotros mismos usamos para organizar nuestros viajes a los EE.UU. Hacer clic en estos enlaces no os generará un sobrecoste y a nosotros nos generan unos pequeños ingresos que nos ayudarán a seguir alimentando la  web con información basada en la propia experiencia . 

 

Ahora, a organizar vuestro viaje…. 

Booking.com

Contrata tu seguro de viaje con las mejores coberturas, al mejor precio con Mondo

No te tiene por qué pasar nada, pero tienes que saber que las facturas médicas en los Estados Unidos, incluso por el accidente más leve, pueden ser astronómicas, así que es muy recomendable contratar un seguro de viaje que, además, de cubrir eventualidades tipo retraso o pérdida de equipaje, cancelación de vuelos…, incluya una amplia cobertura médica. Aunque sólo sea para viajar tranquilo.

Mondo es una compañía especializada en seguros de viajes que te ofrece, al mejor precio, las coberturas que mejor se adaptan a tus necesidades y al tipo de viaje que tienes planificado.

 

Haciendo clic en el banner conseguiréis un 5% de descuento en tu seguro de viaje.

Share This