La-Posada-Winslow

CARRETERAS INFINITAS

LA RUTA 66 EN ARIZONA. Tramo 1 : de Lupton a Winslow, 170 km

Salvaje y extensa, ARIZONA es de sobras conocida por su clima árido y sus paisajes desérticos. A su paso por este tramo, la Ruta 66 atraviesa reservas de los indios Navajo, el Parque Nacional del Bosque Petrificado, ciudades que han sobrevivido al progreso y lugares que han sucumbido al inevitable paso del tiempo.
13 Nov, 2022
w

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti. A nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

Home 9 RUTA 66 9 LA RUTA 66 EN ARIZONA. Tramo 1 : de Lupton a Winslow, 170 km

LA RUTA 66 EN ARIZONA. Tramo 1 : de Lupton a Winslow, 170 km

por | Nov 13, 2022 | RUTA 66, ARIZONA

Salvaje y extensa, ARIZONA es de sobras conocida por su clima árido y sus paisajes desérticos. A su paso por este tramo, la Ruta 66 atraviesa reservas de los indios Navajo, el Desierto Pintado, el Parque Nacional del Bosque Petrificado, algunas ciudades que han sobrevivido al progreso y otros lugares que han sucumbido al inevitable paso del tiempo. 

Painted-desert

El Desierto Pintado

A apenas un par de quilómetros más allá de la línea estatal, LUPTON es la primera ciudad de Arizona para los viajeros que circulan en en dirección oeste (y la última, obviamente, para los que van en dirección este). La Ruta 66 a estas alturas, o está muy dañada o directamente no existe, por lo que será mejor continuar por la I-40, como mínimo hasta WINSLOW.

Los espectaculares riscos rojos son particularmente pintorescos a estas alturas y sirven como telón de fondo para muchos de los puestos comerciales que se sitúan inmediatamente después de atravesar la frontera estatal. La mayoría de viajeros se dirigían al oeste, y muchos de ellos se aventuraban a tierras desconocidas, por lo que, para comodidad de esos conductores, y beneficio de comerciantes, la mayoría de los puestos comerciales y paradas turísticas se ubicaron en el lado norte de la Ruta 66.

A la sombra de uno de estos riscos, en la salida 359 de la I-40 se encuentra el YELLOWHORSE TRADING POST, un puesto de venta de souvenirs propiedad de los indios navajo. Además de alfombras y collares a precios modestos, en el interior de la tienda hay una buena colección de joyas y algo de cerámica india. 

Muy cerca, unos cientos de metros más atrás está el TEE-PEE TRADING POST, unos antiguos almacenes donde se pueden encontrar todo tipo de recuerdos y tesoros indios. Llevan abiertos nada menos que desde el nacimiento de la Ruta 66, así que no está de más entrar, aunque sólo sea para curiosear un rato.

CRUZANDO EL PARQUE NACIONAL DEL BOSQUE PETRIFICADO

Painted Desert Trading Post

Saliendo por la 320 de la autopista interestatal I40 se puede ver lo que queda de los antiguos almacenes PAINTED DESERT TRADING POST, quizás el más notable de los puestos comerciales del este de Arizona, y algo así como el santo grial de los más nostálgicos viajeros de la Ruta 66.

En 1942, Dotch Windsor levantó su puesto comercial en el lado norte de la Ruta 66 y al este del Monumento Nacional del Bosque Petrificado.  En 1956, la Ruta 66 se alineó más al sur, junto a la I-40, por lo que Dotch tuvo que cerrar, dejando la tienda a merced de los elementos.

Sus esqueléticos restos siguen en pie junto a una carretera desolada, lentamente devorados por el desierto que un día lo vio nacer. Su encanto es extraño y difícil de explicar, pero lo cierto es que muchas personas encuentran algo de hipnótico en el hecho de contemplar unas pintorescas ruinas en una vieja carretera olvidada en medio de la nada.

El edificio permaneció abandonado hasta 2019, cuando unos voluntarios decidieron restaurarlo. Y en ello siguen a día de hoy. 

Painted-desert-trading-post

Una vieja postal. No se conservan demansiadas fotos de los tiempos en que la Painted Desert Trading Post era un lugar de paso para los viajeros de la Ruta 66

Painted-desert-trading-post

Durante muchos años, la tienda ha permanecido abandonada y expuesta a las duras circunstancias climatológicas del este de Arizona.

Parque Nacional del Bosque petrificado

No se tarda en llegar a la salida 311, la del PETRIFIED FOREST NATIONAL PARK.

A primera vista, el Bosque Petrificado puede no parecer muy atractivo. Su reclamo principal es un montón de fragmentos de tronco de piedra esparcidos sobre unas tierras bastante remotas, pero al llegar allí se descubre que los troncos petrificados tienen unos colores intensos, brillantes e inesperadamente hermosos.

Resulta que el parque posee una de las mayores y más coloridas concentraciones de madera petrificada en el mundo, además de ruinas históricas, yacimientos de petroglifos de los nativos americanos, fósiles que cuentan con 225 millones de años de antigüedad y una bella porción de desierto rojizo: el pintoresco DESIERTO PINTADO, una suerte de decorado arenoso de tonos rojizos que se extiende más allá de donde alcanza la vista.

La Nacional Old Trails Highway, en primer lugar y luego la Ruta 66 cruzaron el Bosque Petrificado y una parte del Desierto Pintado, por lo que hoy en día, este es el único Parque Nacional que protege una vieja sección de la Ruta 66.  

Parque-Nacional-del-Bosque-Petrificado

Tronco petrificado

Desierto-Pintado-Parque-Nacional-del-Bosque-Petrificado

El Desierto pintado, en el Parque Nacional del Bosque Petrificado

Durante los días del Dust Bowl, miles de habitantes de esta región huyeron de la Gran Sequía hacia el oeste por la Ruta 66 en busca de una vida mejor.

Hollywood lo documentó en la película Las uvas de la ira (1940), donde aparecía el histórico PAINTED DESERT INN, una posada que data de 1924, cuando la National Old Trails Highway era la carretera principal de la ruta hasta California.

En medio del DESIERTO PINTADO, la original  “Stone Tree House” se inauguró en 1924 como una atracción turística donde se podía comer y, beber en la taberna, comprar artesanías indias o dormir en cualquiera de sus pequeñas habitaciones. Estaba al norte tanto de la antigua National Old Trails Highway como de la más moderna Ruta 66, pero la ubicación y la promesa de grandes vistas sobre el desierto eran reclamo suficiente como para convencer a los viajeros de abandonar la carretera principal y visitar el Inn.

Debido a graves problemas estructurales, la posada se rehabilitó con una nueva apariencia de mampostería y paredes gruesas en tonos tierra. Se reabrió en 1940, proporcionando a los viajeros de la Ruta 66 comidas, recuerdos y alojamiento. Unos buenos tiempos que terminaron con la Segunda Guerra Mundial, cuando la mayoría de los jóvenes fueron a la guerra y los viajes se vieron restringidos.

El Inn fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1987.

Painted Desert Inn

El Painted Desert Inn

Painted-Desert-Inn

En la actualidad, el renovado Painted Desert Inn ya no ofrece alojamiento ni comidas, funciona como Centro de visitantes y librería.

HOLBROOK

De nuevo en la I40 se llega a HOLBROOK, un pequeño pueblo impregnado de cultura nativa americano que se da a conocer como la puerta de entrada al impresionante PARQUE NACIONAL DEL BOSQUE PETRIFICADO, una de las paradas casi obligadas en la Histórica Ruta 66.

Como muchas de las ciudades por las que pasó la Ruta 66, Holbrook se fundó durante la construcción del Ferrocarril del Atlántico y el Pacífico en 1881, que más tarde fue absorbido por el Ferrocarril de Santa Fe. El asentamiento recibió su nombre del ingeniero jefe del ferrocarril, Henry Holbrook.

En su día, Holbrook era una de esas ciudades “sin ley”, con tan mala fama como Tombstone. De ella se decía que era un “ciudad demasiado dura para las mujeres y las iglesias“.

Holbrook Arizona

Cartel de Bienvenida a Holbrook

Holbrook estaba convenientemente bien ubicada entre las ciudades de Gallup, Nuevo Mexico y Winslow, Arizona, lo que la convirtió en una ciudad turísticamente activa durante las primeras décadas de la Ruta 66 para los viajeros que iban en dirección oeste.

Lo fue hasta 1979, cuando el desdoblamiento de la I-40 pasó por alto Holbrook.

Hoy en día, probablemente, el edificio más destacado de la ciudad sea el Palacio de Justicia del Condado de Navajo. Construido en 1898 e inscrito en el Registro Nacional de Lugares Históricos, alberga las oficinas municipales y el centro oficial de visitantes de la ciudad. Aquí se exhibe una celda de prisión prefabricada, enviada hace mucho tiempo por ferrocarril a Holbrook.

Hay, además, un pequeño vestigio del pasado que ofrece una pequeña idea de lo que en su día fue la Ruta 66. Igual que la carretera misma,  su propósito original ha trascendido hasta convertirse en un auténtico icono. Se trata del WIGWAM MOTEL, con sus habitaciones con forma de teepees, construido en 1950.  

Y es que uno de alicientes de parar en HOLBROOK es pasar la noche en alguno de los teepees del Wigwam Motel, un lugar emblemático de la Ruta 66 donde dormir tiene más que ver con la experiencia que con la calidad del alojamiento, ya que las habitaciones con forma de cono incluyen sólo lo básico: baños privados (solo duchas) y televisores.

Wigwam-Mote Holbrook

Holbrook Wigwam Motel

WIGWAM MOTEL

A lo largo de la Ruta 66 los moteles de carretera suelen tener el mismo aspecto, pero en Holbrook hay uno que no: el Wigwam Motel

Su historia se remonta a 1930, cuando Chester E. Lewis, que había construido algunos moteles en la ruta 66 en Arizona, visitó Cave City en Kentucky y quedó fascinado ante el primer Resort Wigwam, cuyas habitaciones en forma de teepee le daban un aspecto especial. El complejo pertenecía a Frank Redfort, quien había construido varios hoteles de esta forma, otorgándosele una patente por su ingenioso diseño. 

Lewis, interesado en obtener beneficios de la idea de Redford llegó a un acuerdo con él, a modo de lo que hoy llamaríamos franquicia. Las habitaciones de los hoteles Wigwam construidos por Lewis estarían equipadas con aparatos de radio que funcionarían con monedas, con las que este le pagaría.

Entre 1930 y 1950 se habían construido 5 resorts entre Florida y California. El de Chester Lewis, en Holbrook era el número seis, y empezó a destacar por estar en la Ruta 66, cerca de las reservas indias de los Navajos, Hopi y Apache. Constaba de 15 habitaciones individuales “Wigwam”.

La Ruta 66 fue sustituida por la I-40 y el motel tuvo que cerrar. Chester E. Lewis falleció en 1986, sin embargo, su viuda y sus hijos retomaron su idea y reabrieron las 15 habitaciones del motel en 1988 con sus muebles y servicios originales.

Actualmente, el Holbrook Wigwam es una atracción muy popular de la Ruta 66 y continua acogiendo a aquellos viajeros que buscan algo diferente más allá del clásico motel de carretera.

Es uno de los 3 moteles Wigwam que sobreviven en EE.UU y figura en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

WIGWAM MOTEL, 811 West Hopi Drive. Holbrook, Arizona 

JOSEPH CITY

Este pequeño pueblo no tendría nada de especial si no fuera por otro puesto comercial de leyenda: El JACK RABBIT TRADING POST (1949).

Cuando llegó la Ruta 66 a la ciudad, Joseph City era tan solo una parada de abastecimientos, pero al terminar la Segunda Guerra Mundial,  el tráfico a través de esta pequeña localidad aumentó. Fue en esta época cuando un hombre llamado James Taylor decidió abrir un pequeño puesto comercial.

A él se le atribuye la imagen del icónico conejo negro de orejas largas con el fondo amarillo. Y es que en 1949, compró un edificio en ruinas junto a la Ruta 66 y durante su rehabilitación, encontró un gran conejo negro al que exhibió en la puerta para que la gente pudiera sentarse en él y hacerse fotos. En el interior, llenó mostradores y estantes de piezas de madera petrificada, joyas y otros souvenirs de nativos americanos. Además, pintó motivos indios sobre la fachada, un enorme conejo en el lateral del edificio y distribuyó liebres de 30 cm a lo largo del borde del tejado. 

Así nació el Jack Rabbit Trading Post. Ese conejo finalmente se convirtió en el modelo para el letrero “HERE IT IS” que daba la bienvenida a los turistas. 

Para competir con los muchos establecimientos situados a pie de carretera, Taylor se unió a Wayne Troutner, propietario de los almacenes For Men Only , de Winslow, poniendo carteles a lo largo de toda la Ruta 66 en los que una pareja formada por un conejo y una bailarina animaba a los viajeros a detenerse en el Jack Rabbit y en el For Men Only Store.

Después de tanto anuncio, los viajeros no ya no podían obviar el cartel amarillo que exhibía un enorme  “HERE IT IS” (“AQUÍ ESTÁ”) junto a la ya conocida imagen de la liebre.

La táctica de Taylor tuvo éxito. El Jack Rabbit sigue en funcionamiento y ya hace mucho tiempo que se convirtió en uno de los iconos la Ruta 66. Uno de sus slogans avisa que “Si no has estado en el JACK RABBIT, no has estado en el suroeste”.

Tras algunos cambios de dueño, desde 1995 Cindy Y Tony Jaquez son los propietarios del establecimiento.

Jack-Rabbit-Trading-Post

Un enorme cartel amarillo recuerda dónde está el Jack Rabbit. 

WINSLOW

Hacia 1930, Winslow era una ciudad próspera que se beneficiaba de ser la sede central del ferrocarril de Santa Fe. En esas fechas abrió sus puertas en la ciudad, el hotel La Posada Harvey House, el último de los establecimientos de la que, por aquel entonces, era la famosa cadena de hoteles y restaurantes Harvey. 

Hasta la década de 1960, Winslow fue la ciudad más grande del norte de Arizona, pero de un día para otro todo se detuvo. En 1977, la construcción de la I-40, una vía mucho más rápida y cómoda que la vieja 66 tuvo consecuencias dramáticas para la ciudad. El turismo cesó y muchos negocios desaparecieron.

La-Posada-Winslow

La Posada abrió sus puertas en 1929 y estuvo en funcionamiento hasta la década de 1950 cuando cerro con la disminución del tráfico de viajeros por ferrocarril.

Algunos empleos locales permanecieron (Winslow era la base de operaciones para mil trabajadores del ferrocarril), pero  el centro de la ciudad se vio gravemente afectado por la afluencia de cadenas nacionales, como Walmart o McDonald’s, a lo largo de la nueva carretera interestatal.

A medida que las carreteras mejoraban y los automóviles se volvieron más asequibles, el número de pasajeros de los numerosos trenes de Estados Unidos iría disminuyendo en la misma proporción.

En 1994 el ferrocarril anunció sus planes de abandonar Winslow y se fechó la demolición de La Posada, pero la ciudad unió sus fuerzas para salvar el antiguo hotel y restaurar el deteriorado casco histórico.

En 1997, la Posada fue reabierta y actualmente, se mantiene como un buen sitio donde quedarse a comer o a dormir, ofreciendo de nuevo sus servicios a una nueva generación de aventureros de la Ruta 66.

La inclusión del Distrito Histórico de La Posada en el Registro Nacional de Lugares Históricos sirvió como un primer paso hacia el despertar de la ciudad.

Aunque los famosos comedores, restaurantes y hoteles de HARVEY HOUSE eran anteriores a la Ruta 66, hubo muchas décadas en las que los dos coexistieron felizmente. Pero el cambio era inevitable e, irónicamente, la Ruta 66 fue, en parte, responsable de la muerte de esta famosa cadena.

La-Posada-Winslow

El hotel La Posada es ahora un exclusivo hotel en Winslow.

Winslow también le debe mucho a los Eagles.

Standin´on the Corner Park fue inaugurado en 1999 como pequeño homenaje a la inspiradora canción que volvía a poner en el mapa a Winslow.

Decidida a fomentar el turismo, la Fundación Standin ‘on the Corner se formó para velar por el renacimiento de Winslow aprovechando la mención de la ciudad en Take It Easy, el gran éxito de los Eagles.

El parque contiene un enorme mural de John Pugh y una estatua de bronce de tamaño natural de un hombre que está parado en una esquina con una guitarra a su lado. El parque está rodeado por paredes de ladrillos cada uno de ellos con el nombre de un donante.

Winslow-Arizona

Standin´ on the Corner, Winslow

Superado Winslow, en la salida 233 de la I-40 hay una nueva e interesante parada: el METEOR CRATER.

¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios…

No te pierdas estas publicaciones…

Entradas relacionadas