Santa-Fe Nuevo México

CARRETERAS INFINITAS

LA RUTA 66 EN NUEVO MÉXICO. Tramo 4. De Santa Rosa a Alburquerque ( Vía Santa Fe), 295 km.

18 Ene, 2023
w

LA RUTA 66 EN NUEVO MÉXICO. Tramo 4. De Santa Rosa a Alburquerque ( Vía Santa Fe), 295 km.

por | Ene 18, 2023 | RUTA 66, NUEVO MÉXICO

 Cuando la Ruta 66 se trazó por primera vez en 1926, la nueva carretera se diseñó siguiendo el sendero Old Pecos desde Santa Rosa hasta Santa Fe, a través de Dilia, Romeroville y Pecos. Desde aquí, continuaba en dirección Alburquerque a través de La Bajada Hill, un tramo especialmente problemático de estrecha carretera zigzagueante con una desnivel muy pronunciado. Tanto, que a menudo los viajeros tenían que contratar a residentes de la zona  para conducir sus vehículos.

Y aunque se supone que este trazado permanecería así para siempre, finalmente no fue así debido a una maniobra política:

  En 1937, el entonces gobernador de Nuevo México, Arthur T. Hannett, perdió la reelección y atribuyó las culpas a los políticos de Santa Fe. Como venganza, decidió abrir una ruta alternativa a Albuquerque que pasara por alto a los negocios y a los políticos de la capital del estado.

En una carrera contrarreloj, sin permisos de obra y expropiando tierras tanto públicas como privadas sin ofrecer compensación alguna, el proyecto se acabó antes de que el nuevo gobernador jurara el cargo. La nueva carretera se terminó y los automóviles circularon por una nueva ruta que acortaba casi 150 km la distancia entre Santa Rosa y Albuquerque. Desde el punto de vista lógico, la nueva alineación era más cómoda y directa. Además evitaba algunos de los obstáculos peligrosos de una de las secciones más problemáticas de la Ruta, como el tramo de La Bajada Hill.

Finalmente, cuando se pavimentó la carretera en 1938, este segmento se designó oficialmente como Ruta 66, la misma ruta que seguiría la nueva Interestatal-40 años después. 

santa-fe-loop

En rojo, la alineación pre 1927 y en azul, el tramo posterior a esa fecha

DE SANTA ROSA A SANTA FE (SIGUIENDO LA ALINEACIÓN DE ORIGINAL DE 1926)

Al salir de Santa Rosa por al Ruta 66 se cruza el río Pecos y se avanza por la I-40 hasta la salida 256 en dirección 84 Norte, siguiendo el recorrido de la Route 66 original, la alineación de 1926-1937, hoy totalmente enterrada bajo los cimientos de la autopista. Se atraviesan algunos poblados sin demasiado interés turístico, como Dilia, Apache Springs, Los Montoyas o Romeroville, donde se enlaza con la Interestatal-25 para ir avanzando sin perder demasiado el tiempo en paradas (teniendo en mente que la pequeña carretera que discurre jutno a la autopista era la antigua Ruta 66. Después de pasar por Bernal se pueden ver las montañas que conforman el lado sur de las Rocosas. 

Poco más hasta llegar hasta SANTA FE, capital de Nuevo México. 

SANTA FE, “LA CIUDAD DIFERENTE”

Santa Fe es, como indica su sobrenombre, “diferente”.  La capital del estado de Nuevo México es la segunda ciudad más antigua creada por colonos europeos en Estados Unidos (sólo St. Augustine, en Florida, que data de 1565, es anterior) y  penas se pone un pie en la ciudad, uno se da cuenta de que no hay lugar en Estados Unidos que se le parezca.

Situada a 2.196 metros de altitud, allá donde las grandes llanuras se encuentran con las montañas rocosas, Santa Fe está entre las ciudades más peculiares e interesantes del país gracias, en parte,  a la riqueza histórica legada por las culturas indígena, española y mexicana.

Santa-Fe-Nuevo-México

UN POCO DE HISTORIA…

 Los españoles exploraron Nuevo México a mediados del siglo XVI cuando Francisco Vásquez de Coronado nombró a los nativos “Pueblo”.

Los españoles se establecieron por primera vez en Santa Fe durante el invierno de 1609-1610 mientras buscaban “civilizar” el continente norteamericano y expandir su imperio en el Nuevo Mundo.  Eligieron el emplazamiento por ser un sitio seguro, alejado de las hostilidades de los indios Pueblo (o anasazi ), con mucha tierra disponible y abundante agua.  Su primer gobernador, Pedro de Peralta, llamó a la nueva ciudad ” la Villa Real de Santa Fe de San Francisco de Asís”

Como muchos otros asentamientos coloniales españoles de la época, la colonia en Santa Fe era un fuerte defendible con un pueblo ubicado alrededor de una plaza central que ejercía como centro comercial, social y político de la comunidad. En ella podrían caber «1000 personas, 5000 cabezas de ovejas, 400 cabezas de caballos y 300 cabezas de ganado sin amontonarse». La planificación de la ciudad incluía un palacio como sede del gobernador y la administración, una cárcel y una capilla.  Por temor a los ataques de los indios Pueblo locales, muchos funcionarios y ciudadanos españoles de alto rango construyeron sus casas alrededor de la plaza por ser un área más segura.

A medida que Santa Fe prosperaba, el asentamiento original alrededor de la plaza se expandió para incluir suburbios en crecimiento en el lado opuesto del río Santa Fe, como el barrio de Analco. Hacia 1620, la Capilla de San Miguel ya estaba construida.

Los colonos y misioneros españoles trataron de someter y evangelizar a los más de 100.000 indios Pueblo que vivían en la zona. En 1680, después de años de trabajos forzados e insistencia en la conversión católica, estos se rebelaron, matando a casi 400 colonos, expulsando al resto y destruyendo la mayoría de edificios de Santa Fe, salvándose de la quema el Palacio de los Gobernadores y, parcialmente, la Capilla de San Miguel.

Los colonos españoles y la mayoría de sus sirvientes indios tlaxcaltecas huyeron de Santa Fe a El Paso. Los indios Pueblo ocuparon la ciudad hasta 1692, cuando los españoles, bajo el mando de Diego de Vargas,  volvieron a restablecer el dominio español, tras lo cual se empezó a reconstruir Santa Fe y el Barrio de Analco.

Santa Fe se mantuvo como provincia española hasta 1821, año en que México obtuvo la independencia de España

En 1821, William Becknell abrió la senda de Santa Fe, de más de 1.600 km de longitud, lo que atrajo a nuevos pobladores a la zona.

El 18 de agosto de 1846, el ejército estadounidense tomó Santa Fe y, dos años más tarde México firmó el tratado de Guadalupe Hidalgo, por el que cedía Nuevo México y California a Estados Unidos.

En 1862, durante la Guerra Civil americana, las tropas confederadas ocuparon Santa Fe durante 27 días, hasta que las tropas unionistas les obligaron a retirase. En 1912, Nuevo México se convirtió en el estado número 47 de la Unión y Santa Fe se convirtió en su capital. En ese momento, los planificadores de la ciudad decidieron preservar la ciudad histórica y construir una ciudad armoniosa utilizando estilos y métodos tradicionales.

Con la llegada del ferrocarril en 1880, Santa Fe y Nuevo México experimentaron una revolución económica sin precedentes.

A partir de 1937, la Ruta 66 se realineó más al sur, cuando se “acortó” la carretera para tomar un rumbo este-oeste desde Santa Rosa a través de Moriarty hasta Albuquerque, sin pasar por la capital.

Santa Fe, que hoy cuenta con algo más de 88.000 habitantes (2021), es una de las ciudades más icónicas y pintorescas de la Ruta 66. Las artes, la artesanía, la comida y una intensa vida al aire libre son el reflejo de la combinación de la cultura de la colonia española/mexicana con la de los nativos americanos, que ha sido preservada a través de una ley de 1958 que protege el estilo arquitectónico tradicional en los distritos históricos.

Santa-Fe Nuevo México

Tipicos edificios de adobe en Francisco St., centro histórico de Santa Fe.

Experiencias cercanas
 Experiencia única en Nuevo México
Paseo en globo por Alburquerque

detalles

Gran Canyon South Rim
Paseo en avioneta por el Gran Cañón

DETALLES

Flagstaff, Williams y el Crand Canyon
Ruta 66 y el Gran Cañón

detalles

Recorre la Ruta 66, uno de los símbolos de Estados Unidos, Descubre la cultura de Arizona y admira el Cañón del Colorado. 

¡Un paseo por la “Calle principal de América”! 

COSAS QUE VER EN SANTA FE

Santa-Fe Nuevo México
Santa-Fe Nuevo México

Las ciudades coloniales españolas en América se establecieron siguiendo estrictas reglas establecidas por el Rey y su Consejo de Indias. Los principales edificios de la comunidad se disponían alrededor de una plaza central y, generalmente, estaban ubicados junto a un río o arroyo (el río Santa Fe, en este caso). Así, un recorrido lógico por la ciudad debería empezar en la plaza principal y las sinuosas calles del distrito histórico, que incluye construcciones de adobe, galerías de arte, museos y coloridos mercados al aire libre.

Los fanáticos de la Carretera Madre no se pueden perder la señal de tráfico de la Ruta 66, situada en el cruce de Old Santa Fe Trail y Water St.

Por último, cruzando el río Santa Fe, un pequeño arroyo, sin más, se llega la calle Vargas para visitar la Capilla y la casa más antiguas de Estados Unidos, ubicadas en el histórico barrio de Analco, un pequeño distrito por el que merece la pena dar un romántico paseo para ver sus estructuras originales de Adobe.

La Plaza

La Plaza de Santa Fe se remonta a principios del s.XVII y fue construida por Pedro de Peralta como prisión. Durante más de 400 años ha sido el epicentro de la ciudad y su centro comercial, donde a lo largo de los años se han llevado a cabo negocios de todo tipo.

Hoy, es una atracción internacional donde bandas, eventos artísticos y artesanales, vendedores y tiendas de nativos americanos se alinean alegremente.

La-Plaza-Santa-Fe-Nuevo-México

Catedral Basílica de San Francisco de Asís

Catedral-Basílica-San-Francisco-de-Asís-Santa-Fe-Nuevo-México

La Catedral Basílica de San Francisco de Asís es la sede de la Archidiócesis Católica de Santa Fe. Situada en el centro de la ciudad, la catedral fue construida por el arzobispo Jean Baptiste Lamy entre 1869 y 1886 en el lugar que ocupaba La Parroquia, una iglesia de adobe  de 1717 que fue desmantelada una vez que la nueva construcción se completó (sólo se conservó una antigua capilla que está situada en el lado norte de la catedral). 

Lamy, nacido en Francia, diseñó la catedral al estilo neorrománico francés, en contraste con las estructuras de adobe que la rodean.

Palacio de los Gobernadores

Este edificio de adobe situado al norte de la histórica Plaza de Santa Fe,  fue erigido por los españoles entre 1610 y 1612 para la administración de la vida colonial. A lo largo de los años, también ha sido testigo de la Revuelta Pueblo (1680–1692), de un breve período de dominio mexicano (1821–1848) y del asentamiento de Santa Fe como territorio estadounidense (1848–1912).

Desde 1912 administra el estado de Nuevo México y se conserva, aunque su estructura se ha ido modificando a lo largo de los años en función de las necesidades cambiantes y los intereses estilísticos, como el edificio público ocupado continuamente más antiguo de los Estados Unidos.

Santa-Fe-Palacio-de-los-Gobernadores

En reconocimiento a su importancia histórica y arquitectónica, esta modesta estructura de adobe de un piso ha sido designada Monumento Histórico Nacional. 

En 1909, el edificio fue designado como sede del Museo de Historia de Nuevo México y, para reforzar sus conexiones con culturas anteriores, se reacondicionó al estilo de renacimiento español-pueblo, que ayudó a influir en el carácter arquitectónico de Santa Fe y gran parte del estado.

Muchos visitantes de Santa Fe, visitan el Palacio por el mercado de arte de indígenas estadounidenses ubicado bajo su entrada. Allí,  los artesanos nativos venden joyas hechas a mano y otras artesanías.

Hotel la Fonda

No hay que dejar de ver el Hotel La Fonda on the Plaza, que ofrece descanso a los viajeros desde 1920, Según los registros históricos de Santa Fe, su verdadera historia se remontaría 400 años atrás, ya que se encuentra en el mismo lugar que ocupaba primera posada de la ciudad, abierta cuando los españoles fundaron la ciudad en 1607. De ser cierto, La Fonda se convertiría en el establecimiento hotelero más antiguo de América.

A lo largo del siglo XIX, La Fonda se convirtió en la opción de alojamiento preferida entre cazadores, soldados, buscadores de oro, jugadores o políticos. A medida que fueron pasando los años, la estructura de adobe cambió de propietario varias veces, superando acontecimientos históricos como la Guerra Civil, la expansión del ferrocarril o la condición de estado de Nuevo México.

En 1925, el edificio volvió a cambiar de manos cuando fue adquirido por Atchison, Topeka & Santa Fe Railway, que lo arrendó a Fred Harvey, un empresario hostelero reconocido por el agudo sentido de la hospitalidad de las posadas de su propiedad, las famosas Harvey Houses, conocidas por sus altos estándares de calidad, excelente comida y, por supuesto, sus “Harvey Girls”, excepcionalmente bien preparadas para ejercer su labor como camareras.

Las estrecheces económicas llevaron a su venta en 1968, no quedando ni rastro de esa etapa.

Santa-Fe Nuevo México
Santa-Fe Nuevo México

El arte en Santa Fe está muy presente en la vida cotidiana de la ciudad. 

Santa-Fe Nuevo México

Barrio Histórico de Analco

El barrio de Analco en Santa Fe, declarado Monumento Histórico Nacional, es uno de los barrios residenciales más antiguos de los Estados Unidos. Los españoles lo levantaron en 1620, pero sufrió una gran destrucción durante la revuelta de los indios Pueblo de 1680. 

Tras la reconquista española, los residentes de Analco reconstruyeron el vecindario, convirtiéndose en el suburbio elegido por  sirvientes, comerciantes, indígenas no Pueblo que servían a los españoles y artesanos calificados, básicamente, zapateros, sastres, músicos, plateros, herreros, albañiles, adobes, albañiles y carpinteros.

La palabra indígena tlaxcalteca, “Analco”, significa “el otro lado del río”.  Así se distinguía este barrio del que crecía alrededor de La Plaza, donde residían los funcionarios del gobierno y otros ciudadanos destacados.

A través de los siete edificios de adobe que conforman el barrio histórico de Analco, los visitantes se pueden hacer una idea de cómo vivían los colonos españoles de clase trabajadora y observar la fusión de los estilos de construcción españolas, indias y, finalmente, estadounidenses. Además de la Misión de San Miguel y la Casa más antigua de los Estados Unidos, hay 5 edificios más que son interesantes a nivel histórico. Son los siguientes:

Dormitorio de St. Michael o edificio Lamy. 413, Old Santa Fe trail.
Casa Gregorio Crespín. 132 E, De Vargas St. 
Casa Roque Tudesquí. 129-135 E. De Vargas St.
Casa Boyle. 327 E. De Vargas St.
Casa Adolfo Bandelier. 352 E. De Vargas St.

Canyon Road es una de las calles más bonitas de  Estados Unidos Canyon Road. Está ubicada como la continuación de East Vargas Street y reune la mayoría de las galerías de arte de Santa Fe, que abarcan todo tipo de piezas, desde las propias de los nativos americanos hasta el arte más vanguardista. 

Misión de San Miguel

Ubicado en la esquina de E. Vargas St. y Old Santa Fe Trail, se encuentra la MISIÓN DE SAN MIGUEL, o capilla de San Miguel, cuya construcción comenzó en 1610 y terminó en 1625, lo que la convierte en la iglesia más antigua de los Estados Unidos.

El edificio, que fue construido en adobe, con techo plano y gruesos muros, resultó dañado durante la revuelta de los indios Pueblo de 1680, pero se reconstruyó después del regreso de los españoles (1692 – 1710). 

El retablo de madera, que incluye una imagen de San Miguel fue tallada en 1709 y añadida a la iglesia en 1798.

Iglesia-de-San-Miguel-Santa-Fe-Nuevo-México

La Capilla de San Miguel (Misión de San Miguel), ubicada en el histórico barrio de Analco está catalogada como Monumento Histórico Nacional de Estados Unidos. En su interior todavía se celebran misas los domingos,

LAS MISIONES

La capilla de San Miguel fue construida siguiendo el “Camino Real de Tierra Adentro”, un sendero histórico que recorre 650 kilómetros desde México, atravesando Nuevo México y Texas, hasta llegar hasta Ohkay Owingeh Pueblo, en Santa Fe. A lo largo del camino, a una distancia de un día a caballo entre una y otra, se iban constituyendo las misiones con el fin de evangelizar a los nativos. 

La casa más antigua de los Estados Unidos fue construida sobre los restos de un antiguo Pueblo Indígena habitado desde 1200 hasta 1435.  Durante la sublevación de los indios Pueblo la casa fue dañada pero tras la reconquista en 1692 se reparó, siendo la residencia del Gobernador Marqués de Peñuela en 1709.

La casa ha permanecido ocupada hasta la década de 1920. Ahora contiene un pequeño museo con artículos del s.XVIII y una tienda de regalos.

Santa Fe Oldest house

La casa más antigua de Estados Unidos

Museos

Una de las singularidades más evidentes en Santa Fe es su notable población nativa y el respeto por su cultura. Sólo hay que pasear por sus calles para percibir que está muy presente. Hay museos que se centran en el arte y la cultura de los nativos americanos, como el MUSEO DE ARTE NATIVO CONTEMPORANEO y el MUSEO DE HISTORIA DE NUEVO MÉXICO, que están en la plaza, o el MUSEO DE ARTE Y CULTURA INDIAS, que está en Museum Hill. 

No son los únicos museos que hay en Santa Fe. Junto a la Plaza también se encuentran el MUSEO DE ARTE DE NUEVO MEXICO o el GEORGIA O´KEEFFE MUSEUM , que exhibe el trabajo de la artista  Georgia O’Keefe, que  vivió en Santa Fe y Abiquiu,  Nuevo Mexico. En Museum Hill también hay otros museos, como el MUSEO DE ARTE POPULAR INTERNACIONAL, con arte popular, juguetes y textiles o el MUSEO DE ARTE COLONIAL ESPAÑOL, un viaje a la América colonial española

LOS PUEBLOS NATIVOS DEL NORTE DE SANTA FE

Un tour de un día completo desde Santa Fe a Taos Pueblo visitando los pueblos nativos que hay de camio es un viaje de ida y vuelta memorable. Estos son ocho pueblos indígenas ubicados en las montañas entre Santa Fe y Colorado, en los que se pueden comprar recuerdos y experimentar la cultura y la comida nativas. 

REGLAS DE COMPORTAMIENTO DURANTE LA VISITA A LAS TIERRAS TRIBALES PUEBLO

Los pueblos a visitar se encuentran en tierras tribales y se deben respetar las costumbres, la religión y las tradiciones locales.

Los líderes tribales pueden restringir el acceso a ceremonias privadas, por lo que hay que verificar que el acceso esté permitido. Tomar fotos también puede estar prohibido o se puede requerir un permiso para ello. Incluso si tiene un permiso, es mejor solicitarlo antes de tomar una foto de un miembro de la tribu. 

No tirar basura. No llevar ni consumir alcohol ni drogas.

Se deben respetar los letreros de “Fuera de límites”. No mover artefactos o fragmentos de cerámica expuestos.

No acelerar y respetar las señales de tráfico.

Respetar a la gente local. Los bailes no son un espectáculo, son una ceremonia. Hay que mostrar respeto y permanecer en silencio en todas las ceremonias.

Los cementerios, las salas ceremoniales… Hay lugares sagrados donde no se permite la entrada a personas que no sean Pueblo.

Tesuque

10 km. al norte de Santa Fe por US 84.

Tesuque Pueblo, el “lugar del árbol de álamo”, es conocido por su cerámica, pintura y escultura, particularmente, los dioses de la lluvia, unas figuritas diseñadas para los turistas alrededor de la década de 1880. 

Hay que visitar el mercadillo de Tesuque, donde los visitantes pueden comprar una increíble variedad de artículos nuevos y antiguos de artesanos y comerciantes de todo el mundo.

Las festividades anuales incluyen la Danza del Maíz y la Bendición de los Campos (primer sábado de junio) y el Día de la Fiesta de San Diego (12 de noviembre). 

Desde Tesuque, en dirección norte por la U.S. 84  se llega hasta Pojoaque.

Pojoaque

24 km. al norte de Santa Fe por US 84.

La guerra y las enfermedades casi acaban con el pueblo, pero los residentes que regresaron en la década de 1930 lo reconstruyeron y lo hicieron prosperar gracias, en parte, a su Centro Cultural y al Museo Poeh, que ofrece instrucción artística  y exhibiciones  de arte y cultura contemporáneos y tradicionales. El Pueblo también opera uno de los complejos turísticos de lujo más grandes del estado, el Hilton Santa Fe Buffalo Thunder Resort & Casino, que cuenta con restaurantes, campos de golf y spa, dos casinos  y que exhibe un gran colección de bellas artes nativas americanas. 

Las festividades anuales incluyen el Día de la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe el 12 de diciembre, en honor al santo patrón del Pueblo.

https://pojoaque.org/

En dirección este por la NM-503 y después de 2 millas, se llega a Nambé Pueblo.

Nambé

29 km al norte de Santa Fe por U.S. 84/285 y N.M. 503

La historia de Nambé Pueblo, cuyo nombre significa “Gente de la tierra redonda”se remonta a la década de 1300, cuando desempeñó un papel fundamental como centro de cultura y religión. Debido a su importancia como centro social y económico, los conquistadores españoles que comenzaron a llegar a fines del siglo XVI intentaron destruirlo y casi lo lograron. Hoy en día, Nambé es conocido por la cerámica, la joyería y la escultura tradicionales de micáceo y también por su hermosa ubicación en las montañas Sangre de Cristo, donde una espectacular cascada , un lago y un campamento conforman el popular Área Recreativa de Nambé Pueblo.

El Río Nambé, cuyas cabeceras comienzan en lo alto de las montañas y fluye a través del Pueblo, que está muy boscoso en áreas, y eventualmente desemboca en el Río Grande. El Pueblo tiene fuertes tradiciones agrícolas, una variedad de búfalos y ofrece recorridos organizados con anticipación.

Los eventos anuales incluyen una celebración del fin de semana del 4 de julio en Nambé Falls, bailes del domingo de Pascua, 3 de octubre (Vísperas vespertinas a la luz del fuego), fiesta anual de San Francisco de Asís, 4 de octubre y 24 de diciembre (baile del búfalo después de la misa de Nochebuena).

http://www.nambepueblo.org/

Ahora hay que regresar a Pojoaque y desde allí tomar la NM-502 hacia el oeste durante 11 km hasta llegar a San Idelfonso Pueblo. 

San Idelfonso

37 km al norte de Santa Fe por la U.S. 84/285 y luego al oeste en la N.M. 502.

Los nativos se mudaron aquí a fines del siglo XVI y lo llamaron “Po-Who-Ge-Oweenge” que significa “donde el agua se abre paso” y hoy es el hogar de muchos artistas conocidos, incluida la fallecida y renombrada alfarera María Martínez, que desarrolló su famosa cerámica negra sobre negro presentada al mundo por María en la Feria Mundial de 1904 en St. Louis. Muchos alfareros continúan creando ese mismo estilo. San Ildefonso sigue siendo hoy una importante comunidad artística donde los visitantes pueden comprar obras directamente en las casas de los artistas en esta floreciente comunidad. 

https://sanipueblo.org/

No hay que perderse la fiesta del 23 de enero con danzas de búfalos o venados ni la Natividad el 10 de septiembre con la danza del maíz.

Hay que dirigirse hacia el oeste por la NM 502 y luego hacia el norte por la NM-30 para llegar a Santa Clara Pueblo después de 19 km. De camino, se puede parar en Puye Cliffs.

Santa Clara

42 km al norte de Santa Fe por US-84 E/US Hwy 285 S.

Debido a la sequía alrededor de 1550, los Puye Cliff Dwellers abandonaron sus hogares y se mudaron a Santa Clara Pueblo, a unos 32 km. de distancia. En la actualidad, los artistas de Santa Clara, como la escultora de renombre mundial Roxanne Swentzell, de la familia de alfareros Naranjo, son aclamados por su cerámica pulida negra y roja, que incluye jarras nupciales de doble cuello y figuras de animales negros moldeadas a mano, así como cestas de sauce, calabazas decoradas y ropa.

El Pueblo también es propietario del campo de golf de 27 hoyos Black Mesa, The Santa Claran Hotel & Casino y Puye Cliff Dwellings Visitor Center & Museum, que ofrece una visión de la vida y las costumbres antiguas a través de la estructura de las ruinas. 

El evento imperdible es el Día de la Fiesta de Santa Fe Clara con Buffalo, Harvest o Corn Dance el 12 de agosto. 

https://www.santaclaran.com/

11 km. al norte de Santa Clara se llega a Ohkay Owingeh:

Ohkay Owingeh

47 km. al norte de Santa Fe por US 84 y la NM 68

Cuando el conquistador Juan de Oñate estableció la primera ciudad española en Nuevo México en 1598, fue en la tierra de Ohkay Owingeh Pueblo, anteriormente conocida como San Juan Pueblo. Su nombre significa “Pueblo de la Gente Fuerte” y la leyenda cuenta que sólo con los nacidos aquí, se podía declarar la guerra a todos los indios Pueblo. .  Tiene viviendas en los acantilados.  

Hoy, Ohkay Owingeh es el hogar de San Juan Lakes, un popular lugar de pesca, el Consejo de los Ocho Pueblos Indios del Norte y el Arts and Farmers, un mercado donde se exhibe el arte de los ocho pueblos del norte todos los sábados de julio a octubre. Los artistas de Pueblo producen principalmente cerámica roja, joyería, pintura, tejido, bordado y canastas de sauce. El Río Grande atraviesa el Pueblo, que está rodeado de árboles inusualmente altos. Durante el verano, esta es una zona muy exuberante.

Visite Native Arts of the Rio Grande Gallery & Cooperative, donde podrá ver y comprar obras de artistas locales de Pueblo. Los eventos anuales incluyen el Día de la Fiesta de San Juan Ohkay Owingeh con Comanches y Bailes de Búfalo que se lleva a cabo del 23 al 24 de junio, el famoso baile híbrido indio-español Matachines en Nochebuena y el día de Navidad, y el amado Baile de las Tortugas el 25 de diciembre, que marca el comienzo del nuevo año para los miembros de la tribu.

Picuris

82 km. al norte de Santa Fe por US-84 W/US Hwy 285 N y High Rd to Taos (se ubica en la carretera entre Okhay Owingeh y Taos, a 48 km. al este de la primera).

Las tradiciones artísticas aún florecen en Picuris, famosa por la cerámica micácea que se exhibe y vende en el Museo Picuris Pueblo. 

El evento anual más importante es la fiesta de San Lorenzo (10 de agosto), con bailes, escalada de postes y una carrera a pie. Los visitantes también pueden ver la manada de bisontes del pueblo.

http://www.picurispueblo.org/

Taos

109 km. al norte de Santa Fe por US-84 W/US Hwy 285 N y NM-68 N. (hay 98 km desde Okhay Owinge hasta Taos a través de Picuris, 72 km sin pasar por Picuris).

El “lugar de los sauces rojos”, una de las aldeas ocupadas continuamente más antiguas de América del Norte, es el último destino del circuito por los asentamientos Pueblo del norte de Santa Fe.

Taos es un destino turístico en sí mismo.  Está incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos y su monumento más famoso, Taos Pueblo, una villa de varios pisos de adobe habitada durante más de un milenio por la tribu indígena de Taos fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Taos-Nuevo-México

La arquitectura comunal de adobe de varios pisos con el telón de fondo montañoso es la estampa más característica de Taos. Aquí empezó la Revuelta Pueblo en  1680.

Además del apartado histórico, Taos también es conocida por una comunidad artística muy activa. Algunos artistas locales venden su cerámica de arcilla micácea, joyas, pintura o mocasines desde sus hogares familiares reconvertidas en mini tiendas. No hay nada más auténtico.

Si se puede, no hay que perderse la Fiesta de San Gerónimo (30 de septiembre) con escalada de postes y feria de artesanías o el Taos Pow-wow (segundo finde semana de julio), que reúne a naciones indígenas de todo el país.

https://taospueblo.com/

Desde Santa Fe, la Carretera Madre continuaba en dirección Alburquerque por un tramo especialmente problemático a través de La Bajada Hill, una estrecha carretera zigzagueante con un desnivel tan pronunciado que a menudo se contrataba a residentes de la zona para que condujeran los vehículos. 

Hoy esa pista sin asfaltar es impracticable y está cerrada al tráfico, aunque si se dispone de un vehículo lo suficiente alto de bajos, tipo todo terreno,  uno se puede acercar bastante para apreciar las vistas.

Lo más práctico es olvidarse por un tiempo de la Ruta 66 y coger la I-25 hasta llegar a Alburquerque…