Painted-Desert-Inn

CARRETERAS INFINITAS

HISTORIAS DE LA RUTA 66: PAINTED DESERT INN

Tanto el Parque Nacional del Bosque Petrificado, como esta sección de la Ruta 66 son imperdibles. Y uno de los lugares más especiales en la zona es el histórico Painted Desert Inn.
9 Nov, 2022
w

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti. A nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

Home 9 RUTA 66 9 HISTORIAS DE LA RUTA 66: PAINTED DESERT INN

HISTORIAS DE LA RUTA 66: PAINTED DESERT INN

por | Nov 9, 2022 | RUTA 66, ARIZONA

El Painted Desert Inn, ha sufrido muchos cambios desde que abrió en 1924. La posada original estaba hecha de madera petrificada.

La fachada de adobe que vemos hoy data de la renovación que sufrió el edificio en 1930.  

Painted-Desert-Inn

El Painted Desert Inn. Foto. Petrified Forest National Park Service. https://www.flickr.com/photos/petrifiedforestnps/33535732695/in/album-72157666268543919/ 

LA “STONE TREE HOUSE”

Herbert D. Lore construyó el “STONE TREE HOUSE” original en 1924, en medio del Desierto Pintado, cuando la National Old Trails Highway atravesaba la zona.

Estaba situado un poco al norte de la carretera principal, pero la promesa de grandes vistas sobre el desierto pintado era suficiente para atraer la atención de los viajeros para que se desviaran ligeramente de su camino.

Originalmente fue erigido con madera petrificada y concebido como atracción turística donde se pudiera comer, beber, comprar madera petrificada, artesanías indias o dormir en cualquiera de sus pequeñas habitaciones.

Painted Desert Inn

El Painted Desert Inn era un oasis en el Desierto Pintado. Lore también ofrecía recorridos de dos horas en automóvil a través del Desierto Pintado.

EL PAINTED DESERT INN

Por su ubicación, el establecimiento quedó enmarcado en los terrenos protegidos del Desierto Pintado, así que el Servicio de Parques Nacionales (NPS) le compró la propiedad del Sr. Lore en 1936.

La posada estaba mal diseñada y su mantenimiento era deficiente. Lore la había construido sobre una veta de arcilla. A medida que esta se hincha y se encoge como respuesta a los cambios de humedad, los cimientos se desplazan. Al principio, empezó mostrando grietas en las paredes y daños por humedad. 

Además, no tenía electricidad ni agua corriente. Un generador suministraba electricidad y se acarreaba agua desde Adamana, 16km. más al sur.

Debido a su graves problemas estructurales, el NPS empezó un proyecto para rehabilitar y modernizar el edificio, con una nueva apariencia de mampostería, paredes gruesas y tonos tierra.

La posada se reabrió el 4 de julio de 1940 como PAINTED DESERT INN, proporcionando a los viajeros de la Ruta 66 comidas, recuerdos y alojamiento. Unos buenos tiempos que terminaron con la Segunda Guerra Mundial, cuando la mayoría de los jóvenes fueron a la guerra y los viajes se vieron restringidos.

Painted-Desert-Inn

Volvió a cerrar en 1942 para volver a abrir cinco años más tarde bajo la dirección de la Fred Harvey Company, una empresa con vínculos importantes con el ferrocarril y el turismo por la Ruta 66. Su arquitecta y diseñadora de interiores Mary Elizabeth Jane Colter, se encargó de una nueva rehabilitación. Además de las reparaciones, creó una nueva combinación de colores y ordenó colocar nuevas ventanas de vidrio en las paredes para aprovechar la magnífica vista. Además, Fred Kabotie, un renombrado artista Hopi, fue contratado para pintar los murales y las paredes del comedor.

Colter no fue la única mujer que hizo historia con Fred Harvey Company. Cansada de alborotadores empleados masculinos, la Fred Harvey Company reclutó mujeres de diferentes pueblos y ciudades del este y medio oeste para atender a los clientes. Las jóvenes debían tener educación, un buen carácter moral, buenos modales y ser ordenadas y elocuentes. No podían casarse durante el período de empleo y debían cumplir intachablemente con todas las normas de la empresa.

Si eran contratadas, las mujeres recibían un pase de tren para llegar a su lugar de trabajo, un uniforme elegante, un buen salario,  alojamiento y comida. 

Pero, con el tiempo, las deficiencias estructurales continuaron. se formaban grietas en las  paredes, los marcos de puertas y ventanas se hinchaban y se torcían, la humedad amenazaba los hermosos murales de Kabotie y los cimientos siguieron causando problemas estructurales. 

El parque reservó fondos y programó la demolición del edificio para 1975. Debido a una campaña pública para salvar Painted Desert Inn, el edificio se incluyó en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1976 y se reabrió de forma limitada como Bicentennial Travel. Centro. Debido

La posada volvió a cerrar y el edificio se salvó del derribo gracias a una campaña pública para salvarlo que finalizó con su inclusión en 1976 en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

En 1987 se convirtió en Monumento Histórico Nacional.

EL PAINTED DESERT INN, HOY

El Painted Desert Inn sigue siendo un valioso testimonio del legado histórico del Parque Nacional del Bosque Petrificado, Entre 2004 y 2006 se realizaron unos trabajos de acondicionamiento de algunos de los elementos estructurales del edificio con los que se pretende mantener la estructura en los estándar de seguridad presentes, tratando de conservar dignamente la integridad histórica del edificio y de presentar la posada como fue en su apogeo a fines de la década de 1940 hasta la década de 1950. 

La posada continúa inspirando y encandilando a los visitantes. Está abierto todo el año con un horario más corto que el resto del parque. 

Hoy en día, el Painted Desert Inn funciona  sólo como museo, sin alojamiento ni servicio de comidas. Las exhibiciones en el interior destacan la historia del edificio, la Ruta 66 y el Cuerpo Civil de Conservación. También hay murales restaurados por el artista Hopi Fred Kabotie.

Con la “modernización”, el Parque Nacional del Bosque Petrificado está tratando de mantener la integridad histórica del edificio y de preservar la posada tal como lucía en sus mejores tiempos.

¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios…

No te pierdas estas publicaciones…

Entradas relacionadas