Two-Guns-Arizona

CARRETERAS INFINITAS

HISTORIAS DE LA RUTA 66 : TWO GUNS

Hubo un tiempo en que Two Guns era una parada muy popular de la Ruta 66... Hoy es una parcela abandonada con mucha historia y un pasado aterrador
23 Nov, 2022
w

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti. A nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

Home 9 RUTA 66 9 HISTORIAS DE LA RUTA 66 : TWO GUNS

HISTORIAS DE LA RUTA 66 : TWO GUNS

por | Nov 23, 2022 | RUTA 66, ARIZONA

Earle Cundiff y su esposa, Louise, tenían grandes planes de vida cuando compraron unas 130 hectáreas de tierra en la década de 1920. Una parcela que incluía Canyon Lodge, una tienda a pie de carretera para viajeros, pastores de ovejas e indios que se había abierto en 1914.

Allí construyeron un edificio de piedra para un puesto comercial, un restaurante y un surtidor de gasolina.

Two-Guns-Arizona

El flamante puesto comercial Two Guns Texaco

En 1925, Henry Miller alquiló parte de las tierras a los Cundiffs y se hizo cargo del puesto comercial, que pasó a llamarse “TWO GUNS”. Miller afirmó ser Apache y se promocionó a los turistas como el “Jefe Crazy Thunder”. Abrió un “zoológico” con pumas, panteras, linces y otros animales del desierto y empezó a explorar una cueva cercana a la que llamaban APACHE DEATH CAVE, en la que 42 indios Apache habían muerto quemados en un enfrentamiento tribal con los Navajo. En la cueva, , Miller encontró y limpió los huesos de los indios para venderlos como souvenirs. También construyó ruinas falsas, colgó un poco de luz eléctrica y rehabilitó el espacio para que luciera como atracción turística.

APACHE DEATH CAVE

Cuenta la leyenda que, en 1878, un grupo de apaches atacó un campamento navajo situado en el cercano Desierto Pintado, asesinando a más de cincuenta hombres, mujeres y niños de la tribu. Cuando terminaron con la masacre y el saqueo, sólo quedaban tres niñas, que fueron tomadas como rehenes.

Cuando los líderes navajos se enteraron del ataque, enviaron a 25 hombres para vengar el ataque. Los guerreros navajos siguieron el rastro de las huellas de los apaches y bloquearon las fronteras de la región, pero les perdieron la pista.

Al cabo de un tiempo llegaron noticias de que otro campamento Navajo cercano había sido asaltado. De nuevo, se enviaron exploradores, esta vez con más suerte. Dos de los apache se vieron sorprendidos por una ráfaga de aire caliente, descubriendo que este provenía de una fogata Apache en una cueva justo debajo de ellos. Una caverna lo suficientemente grande como para acoger a un numeroso grupo de indios Apache y sus caballos.

Los exploradores regresaron con la noticia de su descubrimiento, y los navajos se dirigieron hacia allí con sed de venganza. Reunieron arbustos, ramas,… cualquier cosa que pudiera arder, y prendieron fuego a la entrada de la cueva. Conscientes del ataque, mientras el humo entraba en su escondite, los apaches sacrificaron a sus caballos para utilizarlos como barrera para sellar la entrada. Con el agua que tenían intentaron sofocar las llamas.

Un apache escapó de la cueva y suplicó clemencia. Cuando los navajos le preguntaron por las tres niñas capturadas, el apache vaciló y confirmó los peores temores de los navajos: las niñas ya habían muerto. Enfurecido, el navajo agregó más leña al fuego.

El humo y el sonido de la muerte llenaron el aire. 

Al día siguiente, cuando el humo se hubo disipado, los navajos atravesaron la barrera de cuerpos de caballos carbonizados y encontraron los cuerpos abrasados de 42 apaches. 

Se dice que ningún Apache ha vuelto a usar esa cueva, a la que todavía se conoce con el nombre de APACHE DEATH CAVE.

En 1926, la vieja National Old Trails Road se transformó en la flamante nueva Ruta 66 y TWO GUNS se convirtió en una de sus muchas paradas turísticas.

Ese mismo año, en una acalorada disputa por los términos del contrato de arrendamiento, Miller disparó a Cundiff a sangre fría. Y aunque, sorprendentemente, Miller, fue absuelto en el juicio, lo acabó pagando con el karma: fue mutilado por un puma en dos ocasiones distintas y mordido por un lagarto venenoso de Gila.

En 1929, un gran incendio arrasaría el puesto comercial. Cuando la viuda Cundiff trató de probar su propiedad sobre las tierras, Miller protestó, alegando una descarada mentira: que la tierra era suya porque él estaba allí antes que ellos. Los 15.000 dólares en acciones judiciales no le sirvieron de mucho, pues Cundiff logró mantener la propiedad de la tierra.

Miller se iría poco después.

Cundiff se volvió a casar y en 1934 abrió la estación de servicio TWO GUNS TEXACO en una nueva alineación dela US-66, pero, como otras tantas paradas populares de la Ruta 66, la construcción de la I-40 se llevó a los viajeros y su dinero. TWO GUNS decayó rápidamente y, finalmente, se vendió en la década de 1950 para ir siendo alquilada y abandonada en numerosas ocasiones.

Ahora, TWO GUNS es un lugar totalmente abandonado. Aún se pueden ver las ruinas del zoológico con las descoloridas palabras anunciando: “Mountain Lions”. La gasolinera y varios edificios abandonados siguen en pie. El puente de hormigón que cruza el Cañón Diablo fue inscrita en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1988.

Y todavía se puede visitar la APACHE DEATH CAVE, muy cerca de las ruinas.

Two-Guns-Arizona

Las ruinas del zoológico

¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios…

No te pierdas estas publicaciones…

Entradas relacionadas