CARRETERAS INFINITAS

HISTORIAS DE LA RUTA 66 : Two Guns

Hubo un tiempo en que Two Guns era una parada muy popular de la Ruta 66... Hoy es una parcela abandonada con mucha historia y un pasado aterrador
Two-Guns-Arizona
23 Nov, 2022
w
Home 9 RUTA 66 9 HISTORIAS DE LA RUTA 66 : Two Guns ( Page )

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti, y a nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

HISTORIAS DE LA RUTA 66 : Two Guns

por | Nov 23, 2022 | RUTA 66, ARIZONA

Two Guns exige una visita. El ahora pueblo fantasma tiene una historia asombrosa cuyo primer episodio se remota a mediados del s.XIX, con la masacre del Apache Death Cave, y finaliza con la construcción de la Interestatal, que acabaría abruptamente con las esperanzas de los negocios en el asentamiento. Entre uno y otro, venta de cráneos humanos, un asesinato, ataques de monstruos de Gila y turismo. 

El puesto comercial original aprovechó la magnífica ubicación junto al desfiladero de Cañón Diablo, así como y la leyenda de «Two Guns» Miller para prosperar como parada turística durante los días de gloria de la Ruta 66.

De todo aquello ya no queda casi nada, apenas unas pocas ruinas de piedra y un magnífico puente de piedra de 1915 que figura en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Aún así, todavía hoy sigue atrayendo a unos pocos aficionados a la fotografía y a las historias oscuras. 

Two-Guns-Arizona

Ruinas de Two Guns

Situado a unos 50 km al oeste de Flagstaff, la zona donde ahora se hallan las ruinas de Two Guns fue habitada por los indios nativos hasta que los colonos blancos reconocieron que era un lugar ideal para cruzar Canyon Diablo ( primero en carro y más adelante en automóvil ).

En 1880, a unos 5km al norte se estableció una ciudad ferroviaria llamada Canyon Diablo que se convertiría en una ciudad fantasma incluso antes de que naciera Two Guns. Hoy, solo queda un puente ferroviario que atraviesa el cañón y un cementerio solitario).

En 1912 abrió  la National Old Trails Road y tres años más tarde se construyó un puente de hormigón sobre Canyon Diablo Creek para abrirlo al tráfico.

Earle Cundiff y su esposa, Louise, tenían grandes planes de vida cuando compraron unas 130 hectáreas de tierra en la década de 1920. Una parcela que incluía Canyon Lodge, una tienda a pie de carretera para viajeros, pastores de ovejas e indios que Daniel B. Oldfield y su esposa habían abierto en 1914. Allí, en el lado oeste del Cañón, construyeron un edificio de piedra para un puesto comercial, un restaurante y un surtidor de gasolina.

En 1925, Henry Miller alquiló parte de las tierras a los Cundiffs y se hizo cargo del puesto comercial, que pasó a llamarse «TWO GUNS«. Miller afirmaba ser un Apache de pura sangre y se promocionó a los turistas como el «Jefe Crazy Thunder». El negocio, con la ayuda de su esposa y de los indios Hopi de la zona, evolucionó a lo largo de los años y llegó a incluir un “zoológico” con pumas, panteras, linces y otros animales del desierto. Además, Miller explotó comercialmente una cueva cercana a la que llamaban Apache Death Cave, de la que se decía, que años atrás, 42 indios Apache habían muerto quemados en un enfrentamiento tribal con los Navajo. Miller encontró y limpió los huesos de los indios para venderlos como souvenirs. También construyó ruinas falsas, colgó un poco de luz eléctrica y rehabilitó el espacio para que luciera como atracción turística.

el nombre: two guns

William Surrey Hart (1864 – 1846) fue una estrella del cine mudo que participó en unas 70 películas rodadas entre 1914 y 1925. Su papel de «Two Gun Bill» tenía fama mundial. Henry Miller aseguraba que en su día había trabajado con Hart y  adoptó su nombre para el pueblo como homenaje al actor.

APACHE DEATH CAVE

Cuenta la leyenda que, en 1878, un grupo de apaches atacó un campamento navajo situado en el cercano Desierto Pintado, asesinando a más de cincuenta hombres, mujeres y niños de la tribu, y tomando como rehenes a tres niñas que sobrevivieron a la masacre. 

Cuando los líderes navajos se enteraron del ataque, enviaron a 25 hombres para vengarlo. Estos  siguieron el rastro de las huellas de los apaches y bloquearon las fronteras de la región, aunque les perdieron la pista.

Al cabo de un tiempo llegaron noticias de que otro campamento Navajo cercano había sido asaltado. De nuevo, se enviaron exploradores, pero esta vez con más suerte. Descubrieron una fogata Apache en una cueva justo debajo de ellos. Una caverna lo suficientemente grande como para acoger a un numeroso grupo de indios Apache y sus caballos.

Los exploradores regresaron con la noticia de su hallazgo y los navajos se dirigieron hacia allí con sed de venganza. Reunieron arbustos, ramas,… cualquier cosa que pudiera arder, y prendieron fuego a la entrada de la cueva. Conscientes del ataque, mientras el humo entraba en su escondite, los apaches sacrificaron a sus caballos para utilizarlos como barrera para sellar la entrada. Con el agua que tenían intentaron sofocar las llamas.

Un apache escapó de la cueva y suplicó clemencia. Cuando los navajos le preguntaron por las tres niñas capturadas, el apache vaciló y confirmó los peores temores de los navajos: las niñas ya habían muerto. Enfurecidos, agregaron más leña al fuego, llenando la caverna de humo y sonido de muerte. Al día siguiente, los navajos atravesaron la barrera de caballos carbonizados y encontraron los cuerpos abrasados de 42 apaches. 

Apache-Death-Cave
Apache-Death-Cave
Apache-Death-Cave

Las ruinas de la entrada a la Apache Death Cave. Por encima del desfiladero aún se conservan los restos de alguna estructura de piedra. Las rampas y escaleras de madera que alguna vez condujeron a la cueva están enterradas bajo la runa. 

Se dice que ningún Apache ha vuelto a usar esa cueva, a la que todavía se conoce con el nombre de APACHE DEATH CAVE.

En 1926, la vieja National Old Trails Road se transformó en la flamante nueva Ruta 66 y TWO GUNS se convirtió en una de sus muchas paradas turísticas.  Por su parte, Miller no tuvo demasiado tiempo para disfrutar de los beneficios del aumento de tráfico. Cuenta la leyenda que, ese mismo año, en una acalorada disputa por los términos del contrato de arrendamiento, Miller disparó ( … y mató ) a Cundiff a sangre fría. Sorprendentemente (la víctima iba desarmada… ) fue absuelto cuando el jurado dictaminó que el acto fue en defensa propia. Al volver a Two Guns, Miller fue mutilado por un puma en dos ocasiones  y mordido por un lagarto venenoso de Gila, que lo hizo enfermar y abandonar la tienda. 

En 1929, un gran incendio arrasaría el puesto comercial. Cuando la viuda Cundiff trató de probar su propiedad sobre las tierras, Miller se negó a reconocérselas, alegando una descarada mentira: que la tierra era suya porque él estaba allí antes que ellos. Los 15.000$ en acciones judiciales no le sirvieron de mucho, pues ella logró mantener la propiedad de la tierra. Miller se iría poco después, no sin antes ser detenido por usurpar la tumba de Curdiff para borrar el epitafio: «asesinado por el indio Curdiff».

En 1934, la Sra. Cundiff se volvió a casar y abrió una estación de servicio Texaco en una nueva alineación de la Ruta 66. Con ella  también se abrieron una cafetería, alojamientos y un tienda de curiosidades que abrieron los indios Hopi en una casa de piedra en el borde lateral del cañón. Más adelante se reabriría  el “zoológico».

Como tantas otras paradas populares de la Ruta 66, la construcción de la I-40 se llevó rápidamente a los viajeros y a todo su dinero. TWO GUNS se desmoronó rápidamente y se abandonó por completo. Aún se pueden ver las ruinas del zoológico con las descoloridas palabras anunciando «Mountain Lions», el viejo puente de hormigón que cruza el Cañón Diablo, que fue inscrito en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1988, así como varios edificios de piedra totalmente desahuciados. Y todavía se puede ver la APACHE DEATH CAVE.

Visitando Two Guns

Una de las primeras estructuras visibles al salir de la I-40 es la de la antigua estación de servicio Shell ( la tercera y última de las construidas en Two Guns ). Todavía es muy reconocible puesto que se trata de unas instalaciones más modernas que sus predecesoras (de algún momento en los años 70), aunque sus tres islas de bombeo están desaparecidas. Hoy en día, está completamente cubierta de graffitis.

Dejando atrás la estación se encuentra la entrada al antiguo KOA Campground.

Two-guns-Shell-Station

Antigua estación de servicio Shell

Two-Guns-Arizona

Entrada al campamento. Las palabras «Two Guns. Welcome» en el viejo cartel fueron borradas hace tiempo.

Una fotogénica piscina abandonada llena de graffitis es lo único que queda del antiguo KOA Campground cuyo edificio principal, con sus llamativa estructura empinada a dos aguas con la palabra «KAMP» pintada en el tejado, todavía resistía en pie hasta hace unos pocos años. Ahora ya solo queda su recuerdo en un montón de escombros y en alguna foto antigua. De camino, los dos tanques de agua siguen en pie junto a la carretera.

Para para conocer el el auténtico TWO GUNS hay que volver de nuevo a la estación Shell. Desde aquí hay que tomar a la derecha un antiguo tramo de Ruta 66. 

Two-Guns-pool

La piscina abandonada junto a las ruinas del edificio del KOA Campground.

Allí donde termina el pavimento se encuentra la estación de servicio Two Guns Texaco de la década de 1940, aunque lo único que queda de ella son los dos pilares de piedra que sostenían la marquesina a dos aguas de la entrada. Esta fue la segunda Texaco en Two Guns ( la primera ya hemos dicho que se construyó más al oeste, al otro lado del Cañón ). 

Junto a esta quedan los restos de la cafetería y tienda que construyó Benjamin Dreher en la década de los 60.  El lugar se quemó en 1971, sellando su destino para siempre, pero el pequeño muro de piedra que lo precedía todavía está allí. 

Detrás de las ruinas de la Texaco se puede pasear por los restos del «segundo zoológico», que aún conservan las emblemáticas palabras «Mountain Lions» sobre en el muro de piedra ( el primer zoo quedó aislado de los visitantes cuando se realineó la Ruta 66 en 1939 ).

Two-Guns-Arizona

Estación de servicio Texaco de los años 40, abierta por la viuda de Cundiff. Sería la segunda de las estaciones Texaco que se abriría en Two Guns. Foto: 66postcards.com

Two-Guns-Arizona
Two Guns Arizona
Two-Guns-Arizona

Las ruinas del antiguo zoológico. Parte de sus alargada estructura de piedra a duras penas permanece en pie. Todavía se pueden imaginar sus «jaulas,  estructuras parecidas a hornos de ladrillo, mortero y alambre de gallinero que fueron construidas a lo largo del borde y la pared norte del cañón (foto central). A la derecha, una imagen antigua del zoo. Foto: 66postcards.com

A unos 300 metros del zoológico se encuentra la cueva donde tuvo lugar la masacre de Death Cave. A medio camino entre el zoo y las cavernas se llega a una pista que conduce al Puente Histórico de hormigón armado que cruza el Canyon Diablo Creek por la alineación de la Ruta 66 anterior a 1939. El puente se erigió en 1915 ( es 11 años más antiguo que la Ruta 66 ) como parte de la Carretera Nacional Old Trails. Posteriormente, la primera alineación de la Ruta 66 en la zona adoptó su curso.

Más allá del Cañón ( más allà del Canyon Diablo Bridge) hay más ruinas.  Nada más atravesar el puente, a la izquierda se encuentra la base de un edificio de piedra. Era un antiguo puesto comercial Hopi.

Canyon-Diablo-Bridge

El antiguo puente original que atraviesa Canyon Diablo Creek, de 45 metros de largo, conduce directamente a Two Guns.

Two-guns-ruins

Las ruinas del viejo puesto comercial Hopi. 

A unos 250 metros siguiendo el camino de tierra ( National Old Trail de 1915-26 / US 66 1926-1938 ) a mano izquierda hay otro conjunto de edificios en ruinas. Este era el complejo original construido por Miller en 1925: casa, tienda, estación de servicio Texaco y zoológico original. El edificio de roca con una torre cilíndrica era la gasolinera Texaco y la tienda dirigida por Miller. Detrás de esta, construyó su primer zoológico con monstruos de Gila, pumas, jabalíes y gatos salvajes.

Two-guns-ruins

Ruinas de Two Guns. En el centro de la imagen están los restos del antiguo zoológico. A la derecha, la torre cilíndrica que se corresponde con la primera gasolinera Texaco

Two Guns Arizona

Primer zoológico de Two Guns. Foto: 66postcards.com

Two Guns Arizona

Texaco original de los años 20, primero propiedad de los Cundiff y después de Henry «Two Gun» Miller. Foto: 66postcards.com

Sorprende que Two Guns haya resistido tanto tiempo al vandalismo y a las durísimas inclemencias del tiempo, aunque lo cierto es que se está deteriorando muy rápidamente. Los más fanáticos tendrán apresurarse a visitar esta peculiar parada de la Ruta 66 antes de que las pocas estructuras que todavía quedan en pie sufran más daños o desaparezcan por completo.