Oklahoma Ruta 66

CARRETERAS INFINITAS

RUTA 66

La Ruta 66 es una de las carreteras más legendarias de los Estados Unidos. Y aunque desde hace ya mucho tiempo dejó de ser una ruta rentable, su popularidad continua creciendo año tras año gracias a los miles de nostálgicos que intentan recuperar aquel espíritu aventurero de sus años.

Lucrativas comunidades mineras que desaparecieron casi de la noche a la mañana, ciudades o negocios sometidos a la tiranía del progreso, pequeñas comunidades agrícolas devastadas por la naturaleza o, simplemente unas pocas ruinas, cada uno de estos lugares es una auténtica cápsula del tiempo que te transporta a los tiempos de la expansión hacia el oeste americano.de esplendor. Los años en los que era conocido como la Calle Mayor de Norteamérica.

Enlaces de afiliación de Carreteras Infinitas

Los enlaces de afiliación que encontrarás aquí son las herramientas que nosotros utilizamos para preparar los viajes. Si reservas o compras algo a través de nuestros enlaces, podemos ganar una pequeña comisión sin coste adicional para ti. A nosotros nos ayudará a mantener la web actualizada.

CON CANCELACIÓN GRATUITA Y SIN PAGO POR ADELANTADO

Reserva tu alojamiento con Booking.com

CON COBERTURA COVID-19

5% de descuento en tu seguro de viaje con MONDO

TOURS, ENTRADAS, TRASLADOS…

CIVITATIS: Excursiones y actividades en EE.UU

Home 9 Categoría: RUTA 66

RUTA 66

EE.UU es un país de carreteras históricas. De rutas que bordean la costa desde el Canadá hasta la frontera mexicana, que atraviesan el país de costa a costa… La Ruta 66, sin embargo, destaca por encima de todas ellas porque fue el medio para muchas familias de alcanzar la tierra prometida, de llegar al oeste a través de las Grandes Llanuras para huir de la miseria y encontrar una vida mejor.

La comodidad de los automóviles modernos, las estaciones de servicio, los restaurantes, los moteles ubicados en la carretera substituyeron a las privaciones del ferrocarril y al peligro real de ser atacado…

Por primera vez, el Sueño Americano estaba al alcance de todos.

 La Carretera Madre

” La carretera 66 es la ruta principal de emigración. La 66, el largo sendero de asfalto que atraviesa el país, ondulando suavemente sobre el mapa, de Mississippi a Bakersfield, por las tierras rojas y las tierras grises, serpenteando montaña arriba hasta cruzar las cumbres, siguiendo luego por el deslumbrante y terrible desierto hasta atravesarlo, alcanzar la nueva cordillera y llegar a los ricos valles de California.

La 66 es la ruta de la gente en fuga, refugiados del polvo y de la tierra que merma, del rugir de los tractores y la disminución de sus propiedades, de la lenta invasión del desierto hacia el norte, de las espirales de viento que aúllan avanzando desde Texas, de las inundaciones que no traen riqueza a la tierra y le roban la poca que pueda tener. De todo esto huye la gente y van llegando a la 66 por carreteras secundarias, por caminos de carros y por senderos rurales trillados. La 66 es la carretera madre, la ruta de la huida “.

John Steinbeck, Las uvas de la ira

La Carretera Madre - Dust Bowl

El DUST BOWL, literalmente, “cuenco de polvo” está considerado como uno de los peores desastres ecológicos del s.XX. El fenómeno fue provocado por condiciones persistentes de sequía y años de explotación del suelo que lo dejaron a expensas de la acción del viento.

Despojado de toda humedad, el suelo era levantado formando grandes nubes de polvo y arena que llegaban a cubrir por completo el sol, como en esta imagen tomada en algún lugar de la Ruta 66 en los años 30.

El efecto Dust Bowl se prolongó al menos entre 1932 y 1939 y afectó a las llanuras y praderas que se extienden desde el golfo de México hasta Canadá. La dramática consecuencia fue el triste desplazamiento de tres millones de personas, la mayor movilización puntual de población en la historia de Estados Unidos.

 Un poco de historia de la Carretera Madre

A CYRUS AVERY, un hombre de negocios en Tulsa, Oklahoma, se le reconoce el mérito de ser el hombre que inspiró la creación de la Ruta 66. Avery vio la necesidad de mejores carreteras en su estado y, como presidente de la comisión estatal de carreteras, ayudó a planificar el sistema nacional de carreteras numeradas.

Su propuesta de una autopista de Chicago a Los Ángeles a lo largo de una ruta suroeste fue aprobada y designada como la U.S. 66 en 1926.

Desde entonces la Carretera Madre, ha visto pasar dos guerras mundiales, a oleadas de desplazados forzados a buscarse un porvenir lejos de casa y, en tiempos de mayor prosperidad, a mares de turistas que eligieron esta ruta en busca de playa y mejor clima.

Para satisfacer las necesidades de emigrantes, camioneros y turistas, a lo largo de la carretera surgieron pequeños pueblos-calle, moteles, cafeterías (los dinners que tanto hemos visto en las películas), antros de comida rápida, gasolineras, locales de espectáculos, puestos de venta de artesanía india … y cualquier tipo de extravagante atracción que se nos pueda ocurrir.

La ruta 66 alcanzó su máxima popularidad a mediados del s. XX cuando ya, totalmente pavimentada, se convirtió en un emblema nacional y en el motor económico de lugares que, hasta entonces, habían permanecido prácticamente aislados. Y es que durante las décadas de 1950 y 1960 se convirtió en una ruta de recreo para las familias que buscaban las maravillas del suroeste y de California.

La Carretera cayó en desgracia a partir del momento en que comenzaron a proyectarse autopistas alternativas, más modernas y eficaces que esta, muy deteriorada tras la Segunda Guerra Mundial.

Avery fundó la U.S. 66 Highway Association y acuñó el apodo de la ruta, “Main Street of America”, “LA CALLE PRINCIPAL DE AMÉRICA”. El nombre que eligió en 1952 para designar a la Ruta 66 fue el de WILL ROGERS HIGHWAY.

EN 1984 , LA RUTA 66 FUE DESCATALOGADA COMO CARRETERA FEDERAL

Desde ese momento, y gracias a la multitud de asociaciones que llevan luchando por ella desde entonces, se ha convertido en un icono de EEUU y en uno de los atractivos turísticos más importantes del país.

Y es que la nostalgia por el recuerdo de tiempos pasados, por recorrer lugares que vieron pasar a miles de personas en busca de una vida mejor y el placer por atravesar el paisaje estadounidense, tantas veces alimentado por películas, música o programas de televisión, mantiene vivo el espíritu de la Carretera Madre.

Ruta 66. Plaque-Santa-Monica

En la placa conmemorativa situada al final de la Ruta en el Palisades Park de Los Angeles se puede leer la siguiente dedicatoria:

WILL ROGERS HIGWAY

Dedicado 1952 a VILL ROGERS

Humorista – Viajero – Buen vecino.
La calle principal de américa la carretera 66 fue el primer camino que recorrió en una carrera que lo llevó directo al corazón de sus compatriotas.

ACTUALMENTE, LA RUTA 66 SIGUE VIVA, AUNQUE INCAPAZ DE COMPETIR CON AUTOPISTAS MUCHO MÁS RÁPIDAS

Aquellos que la recorren pueden disfrutar de todo tipo de reliquias del pasado, cafeterías familiares que todavía conservan el encanto de una época anterior a la comida rápida, redescubrir estaciones de servicio históricas que en su momento servían para algo más que para bombear gasolina, dormir en moteles al estilo de los 50 o explorar gigantes, museos u otras atracciones que aún existen en la actualidad.

La 66 son los habitantes de esos pueblos-calle, los dueños de los dinners, los de los antros, los de las tiendas de souvenirs, los que han luchado por mantener viva su esencia, los viajeros que, atraídos por la leyenda, apuestan por recorrer lo que queda de su trazado a bordo de una Harley Davidson, una bicicleta o un coche de alquiler… , pero también es un viejo tramo que se detiene abruptamente en un río, donde un viejo puente se desmanteló hace tiempo o aquellos descuidados caminos rurales que todavía sirven a cientos de pueblos o comercios que, ajenos a la fortuna de ciudades como Seligman, Williams u Oatman, se consumieron poco a poco, transformándose en reliquias cuyo valor sólo es reconocido por los pocos vecinos que todavía quedan en ellos.

TODOS ELLOS CONFORMAN UN VIAJE TREPIDANTE A LAS ENTRAÑAS DE LA CULTURA NORTEAMERICANA.

 La Ruta 66 a través de los diferentes estados

La Carretera Madre Ruta 66

Partiendo del parque Grant en Chicago hasta el Palisades Park en Santa Monica, atravesando los estados de Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo Mexico, Arizona y California, sus más de 3.200 km, nacieron en 1926 como una vía de esperanza para millones de estadounidenses que buscaban un futuro mejor cerca del Pacífico, sobre todo después del crack del 29.

Últimas entradas sobre la Ruta 66