Guía para visitar el Parque Nacional Bryce Canyon

Con más de 2.5 millones de visitantes en 2019, el Parque Nacional Bryce Canyon es el segundo más popular de los “Mighty 5”, los cinco increíbles parques nacionales del estado de Utah. Bryce es conocido por su geología única y sus impresionantes amaneceres. Con una oscuridad nocturna absoluta, también está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas.

Con caminatas y recorridos panorámicos para todos los niveles, es fácil pasar al menos 1-2 días en el Parque Nacional Bryce Canyon y pasarlo en grande. Hermoso en todas las estaciones, el Parque Nacional Bryce Canyon debería ser una de tus prioridades en tu visita por la Costa Oeste.

Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber antes de dirigirte a este impresionante Parque Nacional.

Bryce Canyon Amphitheater

Bryce Amphitheater desde Sunset Point

BRYCE CANYON NATIONAL PARK

A pesar de su nombre, Bryce Canyon no es un cañón sino una serie de anfiteatros naturales tallados en el borde de una meseta alta. El paso del tiempo ha dado lugar a miles de formaciones rocosas extrañas y frágiles que reciben el nombre de hoodoos, unos delicados pináculos de tonos sutiles rosa, blanco, amarillo, naranja y rojo que se extienden a lo largo del borde de la meseta más allá de los 30 km.

Más de dos millones de visitantes cada año vienen a experimentar la magia de esas maravillas geológicas que desafían cualquier descripción.  La mayoría le dedican al menos un día completo, que es lo mínimo si quieres pasear entre los miradores y recorrer algún sendero básico.

MAPA EN FORMATO PDF DE BRYCE CANYON, del National Park Service 

LA EROSIÓN. El agua es la  responsable de crear las formas de las rocas de Bryce Canyon, sobre todo durante los largos y fríos inviernos. La lluvia y la nieve derretida que fluye por los acantilados ​​hacia el río Paria son las responsables de crear las agujas o pináculos conocidos como hoodoos. Y es que el agua helada se expande entre las grietas de las rocas erosionándolas cuando el hielo se derrite en primavera.

POR QUÉ DEBERÍAS VISITAR BRYCE CANYON NATIONAL PARK

Los hoodoos existen en todos los continentes, pero en Bryce Canyon se encuentra la concentración más grande en toda la Tierra. El Parque Nacional ofrece tanto recorridos panorámicos para observarlos desde arriba, como senderos para sentirlos de cerca y vivirlos personalmente.

Su proximidad a otros parques populares convierte a Bryce en la parada perfecta en un viaje por carretera a Utah. Muchos visitantes combinan una visita al Parque Nacional Bryce Canyon con el Parque Nacional Zion o el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante.

Bryce-Canyon
Bryce-Canyon

¿CUANTO CUESTA LA ENTRADA A BRYCE CANYON?  

35$

Las TARIFAS de entrada actuales (2022) son de $35 por vehículo o $20 por persona, el mismo que otros parques nacionales de la categoría del Gran Cañón, Yellowstone o Zion Canyon.

No te olvides de comprar el PASE ANUAL ($80) si tienes pensado visitar varios parques.

¿CÓMO LLEGAR A BRYCE CANYON?  

A Bryce Canyon se llega por la carretera panorámica UT 12, que atraviesa el parque de norte a sur durante casi 30 km. Dispone de 14 miradores (ver mapa), de los cuales Bryce Point es el más famoso y el que ofrece la mejor perspectiva de la extensión y variedad de las formaciones rocosas.

El primer mirador es Fairyland Point, un bonito valle lateral que es como una versión a pequeña escala de lo que es el parque. Los mismos hoodoos rosados y anaranjados y las mismas vistas que otros puntos más populares, sólo que en pequeño. Se llega antes de la caseta de la entrada, por lo que se puede ver sin pagar (aunque sólo está señalizado de salida del parque).

¿CUANDO VISITAR EL PARQUE?  

Las temperaturas en Bryce Canyon son siempre más bajas que en otros parques en el sur de Utah debido a la gran elevación (2.400 metros en el centro de visitantes y casi 2.800 metros en Rainbow Point, en el extremo sur de la carretera del parque). Como pasa con la altitud, el aire es escaso y hay menos oxígeno. La nieve suele estar presente durante seis meses al año y aunque el parque está abierto todo el año, la sección inferior del recorrido panorámico puede estar cerrada. 

Su altitud hace que, incluso en verano, el parque sea frío por las mañanas.

El parque es especialmente hermoso al amanecer, cuando los juegos de luces y sombras hacen que el paisaje parezca aún más mágico. Las puestas de sol no son tan auténticas, ya que la cresta principal protege el parque desde el oeste.

A diferencia de otros Parques Nacionales, la nieve del invierno no apaga a Bryce. De hecho, muchos visitantes, entre los que me incluyo, prefieren visitar el Parque Nacional Bryce Canyon en invierno. El contraste entre el tono rojo anaranjado de los hoodoos  y la nieve que los cubre es un regalo para la vista.

Si está buscando hacer largas caminatas entre hoodoos, es mejor que visites Bryce Canyon a finales de primavera o principios del otoño, para evitar las multitudes del verano. Si lo que quieres es hacer grandes fotos de hoodoos cubiertos de nieve o caminar con raquetas de nieve a lo largo del borde, visítalo entre diciembre y febrero.

CÓMO MOVERTE POR EL PARQUE NACIONAL  

Shuttle Bus

Bryce Canyon se encuentra en un lugar remoto y no te quedará otra que llegar a él en automóvil o motocicleta. Una vez dentro del Parque Nacional, hay un servicio de BUS LANZADERA destinado a reducir la congestión en los miradores más populares, aunque su uso no es obligatorio. El servicio de transporte opera desde principios de abril hasta mediados de octubre (2021). Toda la información actualizada sobre el Bryce Canyon Shuttle Service, visita la página web.

El servicio de transporte estándar del parque no llega hasta Rainbow Point, pero si quieres ir hay una excursión de 3,5h disponible dos veces al día, que se puede reservar con antelación en el Ruby’s Inn, Ruby’s Campground, en el área de estacionamiento del servicio de transporte o llamando directamente al parque.

Conducir y aparcar en Bryce Canyon

El Shuttle es una buena opción para visitar el parque con calma, sin preocuparse por el estacionamiento, pero personalmente prefiero la flexibilidad de tener mi propio vehículo.  

Durante los meses de verano sólo hay 1 lugar de estacionamiento para cada 4 coches que visitan el parque. Sobre las 9 o las 10 de la mañana ya empieza a ser difícil aparcar en los más aparcamientos más populares, como el Centro de Visitantes.

… Y puestos a llegar pronto, es mejor hacerlo antes del amanecer, para disfrutar de las vistas y los colores de la salida del sol desde la parte norte del parque, explorando a fondo el Anfiteatro. Guarda para más adelante la parte sur, hacia Rainbow Point, que está menos concurrida. 

QUÉ VER Y QUÉ HACER DURANTE LA VISITA AL PARQUE  

La mayoría de los visitantes se detienen en primer lugar en el Anfiteatro Bryce, que se encuentra en los primeros quilómetros de la carretera. Aquí se encuentran los cuatro miradores más populares del parque: Bryce Point, Inspiration Point, Sunset Point y Sunrise Point. Si sólo vas a estar unas horas en el parque, esta es la mejor área para ver de cerca y maravillarte con los hoodoos

Sunset Point, por su situación, es quizás el que tiene las mejores vistas

Estos miradores también son el punto de inicio de algunos de los senderos más populares del parque, por ejemplo, los puntos Sunset y Sunrise lo son para el popular circuito combinado Queen’s / Navajo de 4.6 km.

Las rutas están interconectadas y permiten varias caminatas en bucle, que pueden durar desde una hora hasta todo un día. Peekaboo, Queens Garden y Navajo son los más populares.  

Mapa de Bryce Canyon

Bryce Canyon

Mapa de Bryce Canyon
Bryce Anphiteather. El mapa también indica la ubicación de cada sendero.

Más allá del Bryce Anphiteather, hay otros miradores que se encuentran a lo largo de lo que queda de carretera principal, que asciende por el borde de la meseta hasta las cotas más altas, en el sur del parque (2,743 m).

Como ocurre con la mayoría de los parques nacionales, la mejor manera de apreciar Bryce Canyon es explorarlo desde dentro. Es relativamente pequeño en comparación con algunos de ellos,  por lo que la mayoría de senderos son bastante cortos. Debido a que muchos de estos están interconectados, las caminatas más populares son combinaciones de dos o más de estos senderos básicos.

LAS MEJORES RUTAS DE SENDERISMO  

Guía-de-senderismo-Bryce-Canyon

Rutas de senderismo en Bryce Canyon. Las más populares son el Rim Trail, Mossy Cave, Navajo Loop, Peekaboo y Queens Garden.

Si has llegado hasta este remoto lugar de Utah, asegúrate de disfrutarlo al máximo recorriendo, por ejemplo, alguno de sus senderos. A Bryce Canyon no le faltan hermosas rutas para recrearte desde dentro, con senderos que discurren entre los hoodoos ofreciendo una mirada íntima a estas extrañas formaciones rocosas. 

Esta guía cubre los 10 mejores senderos en Bryce Canyon, que incluyen desde caminatas fáciles hasta otras más largas y desafiantes.

¿Y qué sendero es el adecuado para ti?

Tu mismo, todos ellos ofrecen una visión única del parque. En función del tiempo del que dispongas, tu nivel de preparación física, y los condicionantes meteorológicos puedes elegir entre una o diversas de estas rutas de un día…

  1. The Rim Trail
  2. De Sunset Point a Sunrise Point
  3. Navajo Trail 
  4. Queen’s Garden
  5. Queen’s Garden / Navajo Loop Trail
  6. Mossy Cave Trail
  7. Fairyland Loop
  8. Tower Bridge
  9. Peekaboo Loop
  10. Bristlecone Loop

… o de dos, si eres de los que te van los desafíos:

11. Under the Rim Trail 

Muchas de las formaciones que verás en Bryce Canyon han recibido nombres según su parecido, como el Tower Bridge, que se asemeja a uno de los puentes del Támesis en Londres o Thor´s Hammer, por el martillo del personaje.

Bryce-Canyon

Navajo Trail, en el mes de marzo

DÓNDE DORMIR CERCA DEL PARQUE  

BRYCE CANYON CITY

Bryce está a las puertas de la entrada al parque y a solo 5 minutos en coche del centro de visitantes. Además, el servicio de transporte del parque y los recorridos hacia Rainbow Point comienzan desde aquí. Este pequeño paraíso turístico fuera del parque ofrece hoteles, restaurantes, campings y entretenimiento para todos, por lo tanto es una alternativa muy a tener en cuenta tanto para dormir como para comer.

Nosotros hemos estado (… y recomendamos) :

TROPIC

Si estás dispuesto a sacrificar la proximidad del parque por una opción más económica, considera alojarte en Tropic. A solo 15 minutos del parque, ofrece moteles sencillos y económicos. 

THE LODGE AT BRYCE CANYON

Para los que buscan la comodidad de permanecer en todo momento dentro del parque, la opción del albergue es inmejorable, ya que está  a unos pasos de Sunrise Point, el lugar perfecto para ver el amanecer y el cielo nocturno. Lo malo es que sólo dispone de 114 habitaciones, por lo que es imprescindible reservar con mucha antelación

ACAMPAR EN BRYCE CANYON

El Parque Nacional Bryce Canyon dispone de dos campings: North Campground y Sunset Campground, con aproximadamente 100 plazas cada uno. North Campground está abierto todo el año y se asigna por orden de llegada. Sunset Campground acepta reservas con 6 meses de anticipación a través de Recreation.Gov de mayo a octubre. Sunset Campground está cerrado en invierno. 

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE BRYCE CANYON  

¿Qué es lo que no debería perderme en Bryce Canyon?

No te pierdas el Queen’s Garden / Navajo Loop Trail, ver el amanecer en Sunrise o Sunset Point y conducir por la carretera panorámica del parque hasta Rainbow Point.

¿Qué puedo hacer en Bryce Canyon en un día?

En un día, lo imprescindible es ver el amanecer, hacer todo el senderismo que puedas, empezando por el Queen’s Garden / Navajo Loop a primera hora de la mañana y recorrer en coche la carretera panorámica que te lleva hasta Raimbow Point, sin perderte las vistas panorámicas que encontrarás por el camino.

¿Puedo hacer Bryce Canyon y Zion Canyon en un día?

Estos dos parques nacionales están a menos de 2 horas el uno del otro, por lo que, estrictamente, es posible hacer ambos parques en un día. Puedes levantarte pronto, caminar por el sendero Queen´s Garden / Navajo Loop y hacer el recorrido panorámico principal de Bryce Canyon y, por la tarde,  hacer una breve excursión por Zion.

A la práctica, es mejor recorrer tranquilamente ambos parques en uno o dos días.

¿Cuánto tiempo debería pasar en Bryce Canyon?

Deberías pasar almenos 1 día entero en el parque. Con 2 días tendrás mucho tiempo para caminar por los senderos más populares y hacer el recorrido panorámico en coche. 

¿Cuánto tiempo dura el recorrido panorámico en coche por Bryce Canyon?

El recorrido panorámico por Bryce Canyon es de 61 km (ida y vuelta). Parando en todos los miradores puedes tardar tranquilamente  3 o 4 horas 

ANTES DE IR TIENES QUE SABER…

Las MASCOTAS solo están permitidas en senderos pavimentados (la sección de 800 metros de Rim Trail entre Sunset y Sunrise Points y el carril bici de uso compartido son los únicos senderos pavimentados dentro del parque), miradores, carreteras, campamentos y áreas de picnic. Las mascotas deben estar atadas en todo momento y, obviamente, se tienen que limpiar los desechos.

Hay que seguir los senderos señalizados y no subirse a los hoodoos. Las caminatas fuera de estos caminos no están permitidas. Es una práctica que contribuye a la muerte de las plantas, la erosión agresiva y los enfrentamientos entre visitantes y vida silvestre, incluidos aquellos con serpientes de cascabel. ¡No hostigues ni provoques a la vida salvaje!. ¡Tampoco les des comida!

Las BICICLETAS solo están permitidas en superficies pavimentadas.

Llevar mucha AGUA y protección solar en verano para soportar 4 o 5 horas andando bajo el sol. También es importante el calzado, sobre todo en invierno. Con la nieve y el agua helada, el suelo resbala mucho y es innegociable llevar buenas zapatillas de montaña con buen agarre y soporte para los tobillos. Junto con las enfermedades relacionadas con la altitud, las lesiones de tobillo son la principal lesión del parque. En invierno, se recomiendan crampones y bastones de esquí.

La ALTURA del parque oscila entre los 2.100 y los 2.800 metros, por lo que puedes cansarte más de lo que esperas. Incluso un esfuerzo leve puede hacer que sientas mareado y con náuseas. Recuerda que la mayoría de las caminatas comienzan con un descenso y terminan con un ascenso, así que guarda un poco de energía para la vuelta.

RESPETA a a los demás y mantén bajo el nivel de ruido.

Los rayos son un peligro durante todo el año, ¡especialmente durante las tormentas de verano! Si escuchas un trueno, quiere decir que hay un rayo a menos de 16 km. En ese caso, debes buscar el refugio de un edificio o un coche de inmediato.

Recuerda que, en última instancia, eres el responsable de tu propia seguridad.

Monument Valley, el corazón de la Nación Navajo

Monument Valley condensa alguna de los paisajes más asombrosos de la Costa Oeste. Hogar de indios navajo, sus obras maestras de arenisca están coronadas por un sol que acentúa los magníficos colores de los elegantes pináculos rocosos y los quilómetros de meseta que los envuelven. Todo ello se combina armoniosamente para conformar uno de los paisajes naturales más extraordinarios de Estados Unidos y una experiencia sensorial maravillosa.

Monument-Valley

Las enormes vistas desde Artist Point, uno de los mejores miradores de Monument Valley.

MONUMENT VALLEY

En realidad, Monument Valley no es un valle, sino una amplia extensión de superficie desértica situada a una altitud media de unos 1.600 metros en la que sobresalen unas enormes formaciones de roca rojiza, que no son más que el sublime resultado de millones de años de caprichosa erosión.

Los materiales erosionados de las primeras montañas rocosas depositaron capas y capas de sedimentos que elevaron lo que un día fueron unas tierras bajas. Esta débil arenisca se erosiona fácilmente con el viento, la lluvia, las heladas y el calor, elementos naturales que han ido perfilando pacientemente este paisaje hasta darle el aspecto actual que tanto fascina a los viajeros de todo el mundo. 

Monument Valley no es un Parque Nacional como sus vecinos Canyonlands o Grand Canyon, sino que está catalogado como Parque Tribal de la Nación Navajo y, por lo tanto, son los herederos de esta importante tribu nativa los encargados de gestionarlo. 

Aquí los turistas son bien recibidos y son una buena fuente de ingresos, pero no hay que olvidar que los indios relativizan la influencia que pueda tener Hollywood en la tremenda popularidad de este lugar y que, para ellos, Tsé Bii’ Ndzisgaii (el valle de las Rocas) es territorio sagrado,  y que una cosa es autorizar un rodaje o promover el turismo y otra que los visitantes comprendan que pisan suelo sagrado. 

El Parque se halla en el centro de la NACIÓN NAVAJO, que está situada entre Nuevo México y los estados que albergan Monument Valley: Arizona y Utah. Con una población de unos 350.000 indios navajo, la Nación Navajo ocupa una superficie tan grande como dos Catalunyas y es la mayor área territorial en manos de una tribu nativa en EE.UU. 

MONUMENT VALLEY Y EL CINE

Para cualquier cinéfilo, esta visita es una experiencia tan emocionante como difícil de explicar en palabras. 

Hogar durante generaciones de los indios navajo, Monument Valley había sido ignorado por el colono blanco hasta que John Ford rodó «La Diligencia», la película que llevó al estrellato a un joven John Wayne en 1939 e inauguró una tradición fílmica que convirtió el Valle de los Monumentos en un territorio legendario ligado para siempre al imaginario audiovisual de cualquier amante del cine.

Los Goulding

Harry Goulding y su esposa Leone fueron los primeros en establecerse como comerciantes en esas tierras. En 1923 compraron a los indios 258 hectáreas de su reserva tribal y abrieron un negocio: el Goulding’s Trading Post and Lodge.

Con la llegada de la Gran Depresión, sus ingresos descendieron y cuando se enteraron de que la United Artists buscaba localizaciones para un Western, los Goulding acudieron a Hollywood con muy poco dinero y un álbum de fotos para convencer al estudio de que Monument Valley era el emplazamiento ideal para la película. 

Con un poco de suerte y perseverancia, Harry conoció a John Ford, al que habían entusiasmado las fotos de Monument Valley, y a los pocos días, el director y su equipo se desplazaron hasta allí para empezar a filmar «La Diligencia»

Por su propuesta, los Goulding se llevaron una recompensa de 5.000 dólares y el encargo de alojar a todo el equipo de rodaje de La Diligencia.

Con el tiempo, la pareja continuaría albergado equipos de filmación, artistas y turistas, y expandiendo sus instalaciones para acomodar a su, cada vez mayor, número de invitados.

De aquellos días, se conserva la casa de Harry y Mike Leone Goulding, donde Ford se alojó en cada rodaje y donde también durmieron John Wayne o una joven Natalie Wood.

Los Goulding ya fallecieron, pero el Goulding´s Lodge todavía acoge a visitantes de todo el mundo que vienen a disfrutar del paisaje y del encanto de Monument Valley . Y es que gracias a su espíritu pionero, este territorio indio se ha convertido en uno de los iconos más reconocibles y visitados del oeste americano.

La Diligencia

«La Diligencia» (1939), no fue la primera película que se rodó allí, pero sí la primera de éxito. Tampoco fue el único western.

El film supuso el inicio del idilio del realizador con Monument Valley, que aparecería en unos cuantos largometrajes más dirigidos por él. Y es que durante los años siguientes, Ford rodaría las célebres Fort Apache (1948), la legión invencible (1949), Río Grande (1950), Centauros del desierto (1956) o la Conquista del Oeste (1962), siempre con John Wayne como protagonista.

Monument-Valley

Una vista parcial desde John Ford´s Point

Más allá de John Ford

Monument Valley es uno de los lugares más fotografiados del planeta y uno de los que han aparecido de forma más recurrente en películas, videoclips o anuncios, sobre todo del género Road Movie.  

Easy Rider, Vacaciones de una chiflada familia americana, Regreso al futuro III o mil maneras de morder el polvo son algunos de los títulos más populares, pero no son los únicos.

Thelma y Louise y Forrest Gump también gozaron de una excelente panorámica desde la US-163, que pasa junto al Parque.

MONUMENT VALLEY NAVAJO TRIBAL PARK 

Para rentabilizar el paisaje más allá de Hollywood, en 1958 Monument Valley pasó a ser el Monument Valley Navajo Tribal Park, que se puede visitar todo el año excepto el 24 de diciembre, el 1 de enero y el día de Acción de Gracias (el cuarto jueves de noviembre).

Dónde está Monument Valley y cómo llegar hasta allí

El Parque está situado justo en la frontera entre Arizona y Utah, pero pertenece a la Nación Navajo, la reserva india más grande de Estados Unidos. Las ciudades más próximas son Phoenix (500km) y Las Vegas (650 km). El Borde Sur del Gran Cañón se encuentra a 290 km,  y Antelope Canyon y el Horseshoe Bend, en Page, a 200 km. 

Para llegar, tanto si vienes del norte como del sur, tendrás que tomar la US-163, catalogada como carretera panorámica. En medio, y un poco alejado de todas partes, se encuentra Monument Valley.

¡Ojo! Monument Valley se rige por el horario de Utah. Si llegas por el norte (Utah) no hay cambio de hora, pero si vienes del sur (Arizona) después de visitar, por ejemplo, el Gran Cañón o Antelope Canyon tendrás que añadir una hora al reloj (o restarle si vas en dirección contraria).

La entrada para visitar Monument Valley es válida para el día en que se paga y el siguiente, y cuesta:

  • 20$ por vehículo hasta 4 personas (10$ por persona adicional).
  • 10$ entrada individual, por si llegas andando, en moto o en bicicleta.

El acceso incluye un mapa informativo básico para recorrer el área a tu aire.

Ten en cuenta que, puesto que se trata de un Parque Tribal, el pase anual de Parques Nacionales aquí no sirve.

El mejor momento para visitar Monument Valley

Estadísticamente los meses en que menos llueve son los de abril, mayo y junio. Son también los meses con temperaturas más suaves. 

Lo de la lluvia es importante porque el recorrido panorámico no está asfaltado y con mucha agua se vuelve impracticable.

Los meses de verano, julio, agosto y septiembre, son los más calurosos, lluviosos e inestables. 

Monument Valley se encuentra a 1.670 metros de altura, por lo que en invierno la nieve cubre con facilidad el paisaje. El contraste del blanco con el color anaranjado de las formaciones rocosas del parque es hermoso y fotogénico.

Pero si lo que de verdad te apetece es recorrerlo en soledad, la mejor época para hacerlo es a principios de primavera y finales de otoño. 

CÓMO VISITAR MONUMENT VALLEY NAVAJO TRIBAL PARK

A Monument Valley puedes ir a pasar el día…, pero mucho mejor si aprovechas para dormir allí y presenciar los espectáculos del atardecer y el amanecer. Y es que antes y después de que el cielo se llene de estrellas, los reflejos del sol sobre las arenas rojizas despliegan todo su abanico de tonalidades ocre y anaranjado en una exhibición fascinante de colores cálidos.

Y eso, como comprenderás, se te queda grabado en la memoria para siempre.

El parque puede visitarse por libre, conduciendo por un recorrido escénico señalizado  de 27 km o contratando una visita guiada a cualquiera de los operadores turísticos Navajo para hacer un tour en jeep, a caballo o a pie. 

Si decides hacer el recorrido panorámico por libre serán suficientes cuatro horas para disfrutar de las vistas, parar en los diferentes puntos de interés señalizados y hacer todas las fotos que hagan falta. Con eso te quedarás más que satisfecho con la visita pero si, además, quieres acceder a lugares más escondidos como Mistery Valley, Ear of the Wind u otros puntos de referencia, lo tendrás que hacer a través de las visitas guiadas.

En la página web del parque hay mucha información sobre los tour operadores, que son dirigidos por guías navajo y realizados en todoterreno 4×4. Además de contar con sus explicaciones, podrás acceder a lugares donde no podrás hacerlo con tu vehículo privado. Los precios, eso sí, pueden ser elevados. Calcula de 70$ para arriba.

Los horarios de la pista que recorre el valle son:

Del 1 de abril al 30 de septiembre : de 6:00 a 20:00
Del 1 de octubre al 30 de mayo : de 8:00 a 17:00

Si decides hacer la visita por tu cuenta, ten presente que la pista tiene muchos baches y algún desnivel, sobre todo al principio. Si el tiempo lo permite, la ruta se puede hacer en un turismo, pero mucho mejor si vienes con un SUV o un 4×4.

En condiciones normales no debería haber más problemas que un constante y cansino balanceo, pero si ha llovido o nevado puede que la carretera esté impracticable para vehículos con poca altura de bajos. En ese caso, la única opción será contratar una visita guiada. 

La visita por libre

Si pensabas que lo habías aprendido todo sobre geología en el Gran Cañón del Colorado, espera a ver las formas que la caprichosa naturaleza ha preparado para ti en Monument Valley.

El paseo empieza desde el centro de visitantes, donde hay una vista panorámica espectacular del Merrick Butte y la pareja formada por los Mittens (el del este y el del oeste) que, por su forma de manopla apuntando al cielo, tienen un gran significado espiritual para los navajo.

Monument-Valley

La visita comienza junto al Centro de Visitantes, con unas vistas que, por si mismas, ya justifican el precio de la entrada: las manoplas de West & East Mittens y Merrick Butte.

A partir de aquí comienza el Scenic Loop Road, con  27 kms alrededor de los imponentes peñascos que tanto hemos visto en el cine o en las revistas. 

Hay 11 puntos señalizados  para admirar unos promontorios que los indios se han encargado de bautizar según su “parecido”, como, Elephant Butte o Camel Butte, o su imaginación, como Three Sisters, unas formas rocosas que, según cuentan, se asemejan a una monja aleccionando a sus pupilas… 

Aglgunos de los sedimentos modelados por el tiempo tienen formas mágicas, como la extraordinaria aguja del Totem Pole, de más de cien metros de altura.

North Window, es otro rincón que no te puedes perder.

De todos ellos, además de las vistas desde el Centro de Visitantes, el John Ford´s Point (el enclave favorito del cineasta) y el Artist Point, son los miradores más celebrados por fotógrafos e instagramers de todo el mundo.  Y es que las vistas desde ahí son sublimes. 

Monument-Valley-John-Ford´s-Point

John Ford´s Point, el enclave preferido del realizador

Una de las normas del parque es que no se permite pasear más allá de 90 metros de las pistas marcadas ni de los miradores. Y ya hemos dicho que, en general, tampoco se puede practicar senderismo por libre.

El único sendero que podrás recorrer por tu cuenta es el Wild Cat Trail, un recorrido circular de unos 6 km por los alrededores del West Mitten Butte. No presenta una dificultad excesiva pero si decides hacerlo, vigila con las temperaturas, sobre todo en verano, ya que pueden ser muy altas.  

Monument-Valley-Artist-Point

Artist Point, el mirador favorito de muchos

DÓNDE DORMIR EN MONUMENT VALLEY

Aquí no hay cadenas hoteleras. Monument Valley está dentro de la reserva de los indios navajo y ellos lo gestionan todo, así que si quieres dormir aquí ( ¡y es muy recomendable! ) tendrás que hacerlo en uno de estos dos hoteles ( y ninguno de ellos es económico, precisamente ):

EL principal reclamo del The View son las vistas de ensueño desde todas sus habitaciones. Está junto al Centro de Visitantes y del comienzo del recorrido escénico. También dispone de unas cabañas de madera separadas de las instalaciones del hotel: un lujo para vivir el amanecer desde la cama. 

El Goulding´s Lodge, junto a la US-163, en las afueras del parque, es un hotel con un gran peso histórico.

Ya hemos dicho que Harry Goulding se estableció en estos territorios al abrir un puesto comercial y que, tras presentarse en Los Angeles con una serie de fotografías del lugar, convenció a John Ford para que lo escogiera como localización para su película. Desde entonces, Ford y su equipo se alojaron allí durante los rodajes en Monument Valley, así que el hotel, además de habitaciones, parcelas de camping y una tienda de recuerdos con artesanía navajo, acoge un interesante museo, de entrada libre, con una buena colección de fotografías y recuerdos de aquellos días de rodaje.

Una alternativa más asequible es el Desert Rose Inn & Cabins,  en Bluff, a 40 minutos de Monument Valley.

FORREST GUMP POINT

Otro de los puntos de interés de Monument Valley, aunque estrictamente esté fuera de sus límites, es el lugar donde Forrest Gump termina abruptamente su particular ultra-maratón por Estados Unidos: el «Forrest Gump Point»,  que recuerda el punto donde el inagotable Forrest decide parar después de haber corrido durante 3 años, 2 meses, 14 días y 16 horas.

Forrest-Gump-Point

El Forrest Gump Point es un lugar mágico para los fans de la película, pero también un paisaje perfecto para los que, simplemente, les guste tomar buenas fotografías panorámicas. 

Monument Valley Forrest Gump point
La US-163, a su altura por Monument Valley es una de las localizaciones más especiales de la historia del cine.

El lugar exacto donde ocurre esta inolvidable secuencia se encuentra en la milla 13 de la carretera panorámica US-163, a unos 20 km de Monument Valley. Para que nadie se pierda, al borde de la carretera, alguien dejó una señal que indica que:

“FORREST GUMP ENDED HIS CROSS COUNTRY RUN AT THIS SPOT”  

Forrest-Gump-Point

Te puede interesar

Monument Valley Forrest Gump point

Forrest Gump Point

En cualquier lista de lugares para ver durante un viaje por la Costa Oeste, o al menos para la de los cinéfilos, debería estar el lugar donde Forrest Gump termina abruptamente su particular ultra-maratón por Estados Unidos: el Forrest Gump Point.

¿Planificando tu épica aventura por Estados Unidos?  ¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones…

 

Entradas relacionadas

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

Chloride, un pueblo inclasificable en el norte de Arizona

CHLORIDE, un pueblo medio fantasma de lo más pintoresco  

DURANTE TU VIAJE POR LA RUTA 66 PUEDES TOMAR UN DESVÍO DE 37 km hacia Chloride, una ciudad original del lejano oeste convertida un extravangante pueblo con muy pocos habitantes. 

Chloride, Arizona

A un corto trayecto en coche de Kingman, Chloride puede parecerse a cualquier otro pueblo kitsch del salvaje oeste reconvertido en una trampa para turistas. Pero si dedicas un poco de tiempo a explorar este pequeño legado del Salvaje Oeste, verás que lo que queda del campamento minero más antiguo de Arizona es un pequeño pueblo muy extravagante, tranquilo y lleno de rarezas.

Te encantarán Cyanide Springs, los murales frente a petroglifos nativos, las inclasificables muestras de arte jardinero de los patios vecinales, el cementerio más raro que hayas visto jamás, el restaurante con recuerdos nostálgicos por todas partes y las hamburguesas en el Yesterdays.

Chloride-Arizona

Una muestra de Arte Basura en Chloride

Chloride se encuentra en la carretera 125 del condado, a la que se llega por la U.S. 93, aproximadamente a 37 km de Kingman o  140 de Las Vegas. Visita el sitio web de la ciudad para obtener más detalles.

Técnicamente, Chloride no es un pueblo fantasma, pero tiene muy pocos habitantes y apenas se dejan ver, pero es un lugar muy peculiar al que todavía no ha llegado el turismo masivo y en el que, por momentos, tendrás la sensación de estar completamente solo.

HISTORIA DE CHLORIDE

Chloride está considerado como el pueblo minero habitado más antiguo de Arizona. Fue fundado en 1863 con el nombre de las minas de cloruro de plata que se encuentran en el área. En sus días de gloria tuvo una población que rondaba las 5,000 personas y mantenía en funcionamiento más de 75 minas, de las que se extraían minerales como el oro, la plata y la turquesa.

A finales de la década de 1920, cuando algunas de las minas ya se estaban agotando y la población ya se había reducido considerablemente,  se propagó un incendio que (casi) acabó con la ciudad. En 1944, con la devaluación de la plata las minas cerraron y, a la práctica, Chloride se convirtió en una ciudad fantasma.

Actualmente es el hogar de unas 350 personas, algunas de las cuales son talentosos artistas y artesanos que trabajan en algunos de sus edificios históricos.

Y cuenta con atracciones tan variadas como simulacros de tiroteos, jardines basura, la oficina de correos más antigua de Arizona o la única compañía de “lucha con armas de fuego” exclusivamente femenina” del mundo. 

PLANES PARA PASAR UN DIA PERFECTO

Cyanide Springs

Para los que nos gustan las películas del Salvaje Oeste, los pueblos fantasma son lugares para soñar. Nos encanta ver antiguas ciudades mineras del siglo XIX para fantasear con tiempos en los que el mundo parecía estar patas arriba y donde muchos vivían al margen de la ley. 

Los Immortal Gunfighters of Chloride, un grupo de recreación histórica, construyeron Cyanide Springs en 1997, una destartalada réplica de una ciudad del Viejo Oeste en medio de Chloride que le ofrece a los fanáticos de John Wayne la oportunidad de vivir algo parecido a un sueño. Entre los edificios representados hay una cárcel, la oficina del alguacil, un banco, un salón y un consultorio médico junto a una funeraria. 

Los Longcoats and Lace Gunfighters” y las “Wild Roses”, otro grupo de recreación, pero exclusivamente femenina, ofrecen sus espectáculos de recreación de escenas de tiroteos cada sábado al mediodía, alternándose uno y otro. En julio y agosto, las Wild Roses se toman un descanso, así que las performance se llevan a cabo el primer y el tercer sábado del mes. 

Chloride-Arizona
Chloride-Arizona
Chloride-Arizona

Cyanide Springs está muy logrado, pero Chloride tiene otras joyas singulares que pueden pasar desapercibidas si te pierdes entre tanto decorado y tiroteo. ¡No dejes de verlas!

El Arte Basura

Chloride-Arizona
Chloride-Arizona

La gente de Chloride  recicla las cosas que la mayoría de la gente tira, las coloca de manera creativa en sus patios y lo llama “Arte de Jardín”. El concepto, basicamenteconsiste en crear esculturas con pedazos de chatarra inservibles.

Cada una de las 20 residencias habitadas de Chloride presenta alguna muestra de Arte Basura. 

En cada calle, en cada jardín puedes ver algún ejemplo de esta extraña disciplina : un flamenco hecho de un tanque de gasolina, un hombre de hojalata con un sombrero azul, un árbol de chatarra hecho con objetos oxidados que cuelgan de las ramas, una araña metálica junto a una oruga hecha de canicas… ¡Incluso las tumbas del cementerio de la ciudad están rematadas con teléfonos antiguos!

Los Murales

Durante el período de contracultura de la década de 1960, una banda de hippies liderada por un hombre llamado Roy Purcell acampó en las colinas de Chloride. Durante su estancia, Roy pintó lo que hoy se conoce como los “Murales de Chloride“.

Una destartalada carretera de 2 km que pasa por antiguas minas abandonadas y antiguos petroglifos nativos te llevará por la colina hasta “The Journey”.  Puedes conducir hasta allí si dispones de un 4×4, de lo contrario, tendrás que ir andando tranquilamente.

Los murales, cuyos colores han resistido el duro clima del desierto durante casi cuatro décadas, cubren una superficie de unos 185 metros y representan pinturas cargadas de simbolismo, como un yin yang, una serpiente roja gigante que atraviesa varias rocas y una diosa de la fertilidad.

La oficina de correos y otros edificios históricos

En 1873, el Departamento de Correos de los Estados Unidos abrió una oficina en Chloride, que lleva funcionando continuamente desde 1893. Eso la convierte en una de las oficinas de correos en activo más antiguas del estado de Arizona.

La ciudad también se enorgullece de la preservación de otros edificios históricos como el Museo Jim Fritz, la antigua cárcel o la vieja estación de tren.

Además, el Departamento de Bomberos Voluntarios de Chloride, el más antiguo de Arizona, muestra con orgullo su camión de bomberos Ford de 1939 a los visitantes.

Digger Dave´s Food & Sprits

Digger Dave’s Food & Sprits también está lleno de “arte”. Sólo hay que verlo. Tanto por dentro como por fuera está lleno de recuerdos nostálgicos. Hasta en el techo hay cosas. ¡Y todo está a la venta!.

Comer una hamburguesa en el Yesterday´s y alojarte en el Shep´s Miner´s Inn

¡Buena comida en un pueblecito encantador! Sin duda, para comer, me quedo con el Yesterday’s. Y si vienes con sed, además de comerte una buena hamburguesa, podrás elegir entre más de 150 tipos diferentes de cerveza. 

El Shep’s Miner’s Inn es el pequeño hotel donde poder alojarte en Chloride. Está construido en con arena y barro (adobe) y data de finales de 1800, cuando se construyó como una posada para alojar a viajeros. La decoración es rústica y simple y cada habitación es diferente. Las habitaciones son cómodas, con aire acondicionado, tienen baños privados y las tarifas son bastante asequibles. 

Chloride - Yesterdays

El Cementerio de Chloride

Las rarezas del cloruro no se limitan a los vivos. Las tumbas de “arte casero” del cementerio son tan raras como los patios de los residentes. Algunas tumbas serias, otras caprichosas, pero todas son creativas y parecen reflejar genuinamente la personalidad del difunto.

Chloride no es para todos. Los turistas de paraguas se aburrirán con tanta rareza. La clave es dejar el coche, caminar, explorar libremente y dejar que te “pasen cosas”…  Habla con la gente, con las camareras del Yesterday´s… ¡Seguro que te explican cosas geniales!

¡Y nos lo cuentas todo! nos encantará saber cómo te ha ido y qué es lo que te gustó más… En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones… 

Entradas relacionadas

Ruta 66 en Arizona: Oatman, algo más que burros salvajes

OATMAN, una de las estampas más curiosas de la Ruta 66  

EN SEGUIDA NOTARÁS QUE OATMAN ES UNO ESOS DESTINOS ESPECIALES, PUES LOS VECINOS MÁS FAMOSOS DE LA CIUDAD SON, EN REALIDAD, BURROS SALVAJES QUE PASEAN TRANQUILAMENTE  JUNTO A RESIDENTES Y TURISTAS.

Oatman fue en su día un próspero pueblo minero que, como tantos otros, fue abandonado tras agotarse la mina y condenado a la desaparición después de construirse el desvío por la autopista I-40 en 1953. Podría haber sufrido el mismo destino que muchas ciudades mineras de Arizona y haberse desvanecido en una ciudad fantasma si no hubiera sido por la nostalgia de la Ruta 66 y el filón turístico que supone tener a un montón de simpáticos asnos salvajes campando a sus anchas a lo largo de la estrecha calle principal.

LO QUE QUEDA DE AQUEL POBLADO MINERO ES UNA PEQUEÑA LOCALIDAD CON CURIOSAS TIENDAS ALINEADAS A LO LARGO DE SU ÚNICA CALLE Y HABITADA POR MÁS BURROS QUE PERSONAS. 

Oatman

Burros descansando a la sombra de la cubierta de una tienda

Oatman está situada en las Black Mountains, en la frontera entre Arizona y California, y sólo se llega después de sortear las pendientes más empinadas y las curvas más estrechas y cerradas de toda la  Ruta 66, a través de una antigua sección que todavía conserva su aspecto original.

Welcome-to-Oatman
Oatman

HISTORIA DE OATMAN

La historia de este simpático pueblo empieza en la década de 1860, cuando se encontró oro en las montañas cercanas. No fue hasta principios del siglo XX cuando el campamento inicial se convirtió en una bulliciosa ciudad que llegó a tener una población de 3.500 habitantes. Entre 1900 y 1940 fue el hogar de más de 10,000 personas.

EN 1921, UN INCENDIO ARRASÓ LA CIUDAD DESTRUYENDO LA MAYORÍA DE EDIFICIOS DE OATMAN Y EN 1924 LA MINA MÁS GRANDE CERRÓ.

Después de que Estados Unidos se involucrara en la Segunda Guerra Mundial, las minas fueron cerrando ya que en ese momento sólo interesaba la extracción de minerales útiles para la guerra. La consecuencia directa fue una disminución importante de la población.

Pero Oatman no llegó a desaparecer del todo. La Carretera Madre atravesaba el corazón de la ciudad, sosteniendo un negocio turístico que se mantuvo saludable entre 1926 y 1952, atendiendo y acomodando a los viajeros antes de que entraran en el desierto de Mojave, ya en California.

LOS BURROS QUE DEAMBULAN LIBREMENTE POR LAS CALLES DE OATMAN SON LOS DESCENDIENTES DE LAS BESTIAS DE CARGA DE LOS ANTIGUOS MINEROS.

El auge del turismo no duró mucho en Oatman. La Interestatal 40 pasó por alto Oatman a principios de la década de 1950. En 10 años, toda el área quedaría prácticamente abandonada.  

Un interés revitalizado en la histórica ruta 66 salvó a Oatman de la desaparición. Aunque a menudo se refieren a Oatman como una ciudad fantasma, eso no es del todo exacto. La población humana actual de Oatman, Arizona ronda las 130 personas. La de burros se acerca a los 2000.

PLANES PARA PASAR UN DIA PERFECTO EN OATMAN

Oatman Arizona

BURROS SALVAJES, TIROTEOS AL ESTILO SALVAJE OESTE Y UN PUEBLO POLVORIENTO EN UN TRAMO DESOLADO DE LA CARRETERA FAVORITA DE ESTADOS UNIDOS. BIENVENIDO A OATMAN, UNA CURIOSA PARADA DE TU VIAJE POR LA RUTA 66 EN ARIZONA.

En seguida os darán la bienvenida los habitantes más amigables y pacíficos del pueblo: los asnos, que campean a sus anchas y se acercan a los turistas para que les den las zanahorias que previamente han comprado en cualquiera de las tiendas de la calle principal. Después de años de recibir comida de los turistas, son extremadamente amables con los visitantes.

Los asnos fueron abandonados en su día por los mineros y estos son sus auténticos descendientes, que han continuado viviendo por los alrededores del pueblo, al que vienen en busca de alimento. Pero ¿Vale la pena un viaje a la casi ciudad fantasma de Oatman para per burros salvajes? ¡Vamos a averiguarlo!

Estas adorables criaturas son sólo una de las razones para visitar este pequeño pueblo. Puede que no sea tan próspera como en los tiempos de la fiebre del oro, pero Oatman tiene mucho que ofrecer a los visitantes que buscan ese lado kitsch de la cultura americana.

Pero antes de todo, estaciona el coche en el aparcamiento principal del pueblo. 

Oatman

Medio día es todo lo que necesitarás para explorarlo a fondo, pero si tienes tiempo, pasea por las pocas calles secundarias. Te podrás llevar alguna sorpresa, como esta casa extravagante casa-tienda- museo.

El mal llamado pueblo fantasma de Oatman recibe a más de 500.000 visitantes al año. Main Street, la calle que atraviesa el pueblo, es pequeña, con sólo un puñado de tiendas de recuerdos y restaurantes que dependen por completo de los dólares de los turistas.

El hotel Oatman

El edificio de dos plantas del antiguo hotel Oatman data del 1902 y es el más antiguo de los construidos con adobe en el condado de Mohave. Originalmente se llamó Hotel Durlin, por su constructor, John Durlin, pero hoy es conocido como el Hotel Oatman, y es una atracción de visita obligada en Oatman. Y no sólo por el exterior : ¡De puertas adentro está cubierto de billetes de un dólar!

Hotel Oatman

Resulta que el hotel de ocho habitaciones hizo negocio con los mineros locales, que tomaron por costumbre cubrir las paredes y el techo con billetes de un dólar firmados y fechados. Esa práctica todavía está muy viva y son muchos los turistas que dejan su billete con dedicatoria como recuerdo.

El hotel ya no alquila sus habitaciones, pero sigue manteniendo la suite que ocuparon en su día Clark Gable y Carole Lombard cuando se casaron en Kingman en 1939. Esa habitación sigue siendo una de las principales atracciones del hotel. El propietario asegura que la pareja tuvo tan buen recuerdo de su paso por el hotel que se negó a abandonarlo definitivamente. Muchos lugareños afirman que  a menudo se les oye susurrar y reír en la habitación vacía. Pero el célebre matrimonio no es el único Poltergeist en el hotel. Se cree que otro fantasma, Oatie, es el espíritu de William Ray Flour, un minero irlandés que murió detrás del hotel.

El Hotel Oatman fue incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos en 1983.

Olive Oatman´s

El Olive Oatman’s es un pequeño y buen restaurante que sirve desayunos, sándwiches y helados. Su decoración recuerda a un antiguo salón del oeste y su reclamo es, sobre todo, el helado, que no sienta nada mal cuando estás en medio del desierto. 

¿Vigila! a los burros les encantan los conos de helado y te lo robarán en cuanto te despistes.  ¡Sobre todo si mides menos de un metro de altura!

OLIVE OATMAN

Si quieres saber quién fue la chica que dio su nombre al pueblo y conocer su apasionante y reveladora historia de vida, échale un vistazo al siguiente artículo:

Olive Oatman, la mujer del tatuaje azul y del doble cautiverio.

Ver a los pistoleros en Main Street

La ciudad se enorgullece de mantener el vínculo con el salvaje oeste a través de unos cuantos edificios de madera, unos tiroteos que se celebran puntualmente todos los días a las 13:30 y un montón de tiendas kitsch.

¿Listo para retroceder en el tiempo hasta el salvaje oeste? Todos los días al mediodía el tráfico se detiene en Oatman, Arizona para una performance de los Oatman Ghost Riders, el grupo de pistoleros más antiguo de Arizona. ¡Tienen hasta su propia web!.  El espectáculo combina historia, teatro y comedia, y puede durar una media hora. ¡A tus hijos les encantará!

Comprar caramelos en Gold Rush Candy Shop

Si te gustan los dulces no te la pierdas porque será una de las sorpresas agradables de tu visita a Oatman. En verano, ni se te ocurra comprar chocolate a menos que te lo vayas a comer en seguida.

Freir huevos en la acera

Dicen que en Oatman, Arizona, hace tanto calor que puedes freír huevos en la acera. ¿Quieres intentarlo? El 4 de julio se celebra en el pueblo el Oatman Sidewalk Egg Fry. Los concursantes tienen 15 minutos para freír sus huevos usando solo energía solar. Todo el mundo está invitado, así que…

Nosotros hemos estado en julio y la verdad es que no hace frío precisamente. Pero, si no tienes problema de salud relacionados con las temperaturas altas, vale la pena darte un largo paseo para visitar todos estos sitios. Y si tienes la suerte de estar en Oatman para el Egg Fry anual cuéntanos qué tal te fue.

Oatman, Arizona
Oatman, Arizona

Durante años, los turistas han alimentado a los burros con zanahorias y un “burro chow” especial que podían comprar en casi todas las tiendas. En los últimos años, la Oficina de Administración de Tierras ha comenzado a desalentar la alimentación de los burros de Oatman. Consideran que permitirles pastar en las colinas es más saludable y seguro, tanto para los burros como para los visitantes.

¿Planificando tu épica aventura por Estados Unidos?  ¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones…

Las primeras mujeres en correr la Maratón de Boston

DOS MUJERES VALIENTES EN LA MARATÓN DE BOSTON 

Maratón de Boston de 1967.

Una joven corredora con el dorsal 261 es atacada por uno de los organizadores, que intenta sacarla a la fuerza de la carrera por ser mujer. Un año antes, en 1966, otra atleta quiso enfrentarse a los que consideraban que las mujeres no eran fisiológicamente capaces de correr grandes distancias y se “coló” en la Maratón de Boston.

Probablemente conozcas mucho más la historia de Kathrine Switzer que, en 1967, se convirtió en la primera mujer en inscribirse en la maratón de Boston, aunque no fue la primera que lo intentó. El año anterior, Roberta Bobbi” Gibb había sido la primera en participar de forma no oficial. NINGUNA MUJER HABÍA CORRIDO JAMÁS UNA MARATÓN. LAS DOS DESAFIARON UNAS NORMAS SEXISTAS E INJUSTAS, AMBAS CRUZARON LA LÍNEA DE META, LAS DOS HICIERON HISTORIA. 

LA DIFERENCIA ÚNICA DIFERENCIA ES QUE UNA LLEVABA DORSAL Y LA OTRA NO. 

Esta es la crónica de las gestas de dos mujeres que no se conformaron con ser valientes, sino que lucharon por cambiar la historia de la maratón y la vida de todas las corredoras del mundo.

Maratón de Boston. Kathrine Switzer

Kathrine Switzer, asaltada por el director de la prueba Jock Semple

¿SABES QUIÉN FUE LA PRIMERA MUJER EN CORRER UNA MARATÓN? 

La respuesta tiene sus matices. Oficialmente, KATHRINE SWITZER corrió en 1967 inscribiéndose con un nombre ambiguo, aunque un año antes ROBERTA GIBB había hecho lo mismo, pero sin haberse registrado. Vamos a verlo.

Kathrine Switzer

. A sus 19 años, Kathrine era una estudiante de periodismo de la Universidad de Siracusa, en Nueva York, que entrenaba en el equipo masculino de atletismo (en aquellos tiempos no estaba contemplado el atletismo de fondo para mujeres). En ese contexto era habitual escuchar frases del tipo «Ninguna mujer puede correr un maratón». 

Ella sabía que eso no era cierto y se veía capaz de conseguirlo, aunque ni siquiera su entrenador confiaba en que fuera posible. Y es que en 1967 las mujeres no tenían permitido participar en muchas pruebas deportivas y la Maratón de Boston no era una excepción.  En aquellos tiempos a la mujer se la consideraba incapaz de completar los 42 kilómetros corriendo.

Pero Kathrine estaba dispuesta demostrar al mundo que una mujer podría correr un maratón e hizo un pacto con su entrenador:  si era capaz de conseguir correr esa distancia en un entrenamiento, él mismo la llevaría a Boston.

Y lo hizo.

Ahora sólo faltaba inscribirse en la carrera. Las normas de la competición no prohibían explícitamente correr a la mujer, simplemente no existía esa posibilidad, así que hizo la solicitud firmando como K.V.Switzer un nombre que fonéticamente sonaba masculino.  

Cuando llegó a la zona de salida notó cómo el resto de participantes la miraban pero, lejos de molestarse o sorprenderse, le deseaban suerte.

Y fue así como, con el dorsal 261, una sudadera y unos pantalones largos se lanzó a las calles de Boston.

Hacia el tercer kilómetro ser valiente no fue suficiente. En una sociedad sexista y misógina, a las mujeres se les exige más. Uno de los directores de la carrera,  Jock Semple, intentó sacarla por la fuerza, al grito de: ¡Fuera de mi carrera! ¡Dame ese dorsal! Otros corredores, su entrenador y su novio defendieron su derecho a seguir corriendo.  

Esa escena fue captada por el autobús de prensa en una secuencia de imágenes que ha quedado para la crónica anecdótica del atletismo y para la historia del deporte femenino. Al pobre Semple le salió muy mal la jugada, no sólo no pudo sacar a Kathrine de la carrera sino que partir de ese momento, ella monopolizó toda la atención del autobús, que decidió seguirla.

Por ella misma, por todas las mujeres que no tuvieron la oportunidad de hacerlo y por el deporte femenino en general, Kathrine debía terminar la maratón.

Y el día 19 de abril de 1967, con los pies doloridos y llenos de ampollas,  Kathrine Switzer traspasó la línea de meta. Tras 4 horas y 20 minutos, pasó a la historia como la primera mujer en correr una maratón con dorsal.

Su proeza dio la vuelta al mundo. Prácticamente sin quererlo, se convirtió en un icono del feminismo y de la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.

Roberta “Bobby” Gibb

Ahora volvamos a 1966.

En febrero de ese año, ROBERTA “Bobby” GIBB, una joven deportista nacida en Boston presentó una solicitud de inscripción para la maratón de la ciudad que la vio nacer. En ese momento ella vivía en San Diego y su entrenamiento incluía más de diez kilómetros diarios, que corría sin problemas.

La carta que acompañaba el rechazo a su solicitud exponía, básicamente, que era fisiológicamente imposible que una mujer pudiera correr una maratón.

Lo que comenzó como un desafío personal se había convertido en una cuestión de orgullo: lejos de conformarse, se propuso correrla de todas formas.  

En vísperas de la carrera, Bobby, pasó tres noches y cuatro días en un autobús desde California hasta casa de sus padres, en Boston. Y el día del Patriota de 1966, su madre le acompañó hasta la salida, en Hopkinton.

Vestida con unas bermudas de su hermano y con su pelo rubio escondido bajo una capucha, se calzó unas zapatillas de hombre y, sin permiso, una vez la mitad del pelotón ya se había puesto a correr, se unió al grupo. Los corredores rápidamente se dieron cuenta de que era una mujer y la apoyaron. A partir de ese momento, se quitó la sudadera y siguió corriendo con alivio.

Para entonces, la radio ya había empezado a informar sobre su progreso hacia Boston.

Con el apoyo de corredores y público, Bobbi Gibb llegó a la meta con un tiempo de 3 horas, 21 minutos y 41 segundos. No sólo consiguió terminar la carrera, sino que ¡más de 2/3 de participantes llegaron tras ella!.

Maratón de Boston: Kathrine Switzer fue la primera mujer en inscribirse y correr una maratón – BBC News.

Maratón de Boston: Bobby Gibb, la primera mujer en completar una maratón. CBS Boston.

LA MARATÓN FEMENINA DESDE 1967 

El ejemplo de Bobbi llegó a oídos de Kathrine Switzer, de quien ya hemos dicho que al año siguiente consiguió con astucia inscribirse oficialmente en la maratón. En 1967 volvió a correr sin dorsal , finalizando en 3 horas y 27 minutos, casi una hora por delante de Switzer, que se había inscrito oficialmente con arreglo a las reglas de la carrera. Esta última fue asaltada varias veces por la organización para persuadirla de salir de la carrera, mientras que Gibb, que corría sin dorsal, no fue molestada de la misma forma.

En 1968 ya fueron cinco las que corrieron la maratón y tuvieron que pasar otros 4 años más para que, oficialmente se permitiera a las mujeres competir en el maratón de Boston.

Hasta 1984 el maratón femenino no se reconoció como disciplina olímpica.

Hoy, el 45% de los participantes de la maratón de Boston son mujeres. Switzer y Gibb desafiaron las normas y despejaron el camino. Corrieron contra los prejuicios y vencieron, haciendo visible la discriminación a las mujeres.

Las dos cambiaron la historia de la maratón y de la vida de todas las corredoras del mundo.

ENTREVISTA DE KATHRINE SWITZER 

BBVA, en colaboración con El País : entrevista a Kathrine Switzer , la mujer que cambió la historia del maratón para siempre.

¿Planificando tu épica aventura por Estados Unidos?  ¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones…