Los liquidadores de Chernóbil

VISITA A LA ZONA DE EXCLUSIÓN DE CHERNÓBIL

Los liquidadores de Chernóbil, héroes a su pesar…

Con rigurosidad pero sin ninguna pretensión docente, lo que viene a continuación no es sólo una respuesta a la pregunta básica sobre qué pasó realmente en Chernóbil, sino que también es la historia de sus verdaderos héroes:

Historias como las de los bomberos que, entre vómitos y diarreas,  subieron al mítico tejado de la central para apagar desde ahí el incendio, los pilotos que detenían sus helicópteros justo encima del reactor abierto para vaciar sobre él los compuestos de arena y boro, los mineros e ingenieros que trabajaron en los túneles, los hombres que retiraron del tejado unos escombros furiosamente radioactivos, los que evacuaron a la población, los grupos especiales de caza que patrullaban las ciudades, el campo y los bosques con escopetas para matar a todos los animales de la zona, los que demolieron pueblos enteros casa por casa y sepultaron sus escombros, los que limpiaban por las noches las máquinas y los vehículos cubiertos de polvo radioactivo o los miles de trabajadores y arquitectos que levantaron el sarcófago alrededor de la central nuclear…

Esta fue la clase de hombres, y no pocas mujeres, que ataviados, en el mejor de los casos, con simples delantales de plomo cerraron aquella herida que amenazaba nuestro mundo. Con su valor pusieron freno a una catástrofe sin precedentes dejándose, literalmente, la vida o sufriendo los terribles efectos de enfermedades relacionadas directamente por la radiación. 

Sin los liquidadores, hoy Ucrania y Bielorrusia serían una zona muerta y puede que la mitad de la población europea hubiese tenido que desplazarse de sus hogares.

Estos fueron los liquidadores de Chernóbil

26 de abril de 1986, accidente de la central nuclear de Chernóbil

La madrugada del 26 de abril de 1986, a las 1:23, una serie de explosiones destruyeron el reactor nº 4 de la central nuclear de Chernóbil. Una prueba de seguridad mal ejecutada, culminó en el mayor desastre nuclear de la historia de la humanidad.

Central nuclear de Chernóbil

Vista aérea de la central nuclear de Chernóbil en una imagen tomada dos o tres días después del accidente. El reactor número 4 ardió durante 10 días, esparciendo hasta 200 toneladas de material radioactivo

Los liquidadores de Chernóbil

El mismo día del accidente se inició un proceso masivo de contención y descontaminación en el que se estima que participaron unas 600.000 personas, aunque no existe un registro oficial de todos los participantes.

El nombre oficial de la operación de limpieza fue «liquidación de las consecuencias del accidente de Chernóbil».  Y a los obreros se les conoció como liquidadores.

Y tenían un trabajo imposible. 

Las partículas radiactivas, que son invisibles y no tienen sabor ni olor, lo contaminan todo y no pueden ser destruidas. Sólo enterradas o selladas. Con esa finalidad, los liquidadores no sólo recogieron residuos radioactivos, sino que arrasaron cultivos, talaron bosques, mataron animales o enterraron pueblos enteros. 

Los primeros en llegar al reactor siniestrado fueron los bomberos y el personal militar de la central nuclear, junto con los bomberos de las ciudades vecinas de Prípiat y Chernóbil.

Para limpiar los residuos radioactivos que se encontraban dispersos por la zona, las autoridades soviéticas movilizaron personal militar y civil:  oficiales, soldados, reservistas, bomberos, científicos, tropas terrestres y aéreas, ingenieros de minas, geólogos, mineros del uranio y cualquier tipo de especialista de la industria nuclear.

También se reclutó a todo un ejército de voluntarios dispuestos a ayudar. 

Liquidador Chernóbil

Grupos de liquidadores limpiando las capas de polvo radioactivo que lo cubrían todo.

Héroes pero también víctimas

Muchos de los liquidadores se expusieron a dosis letales de radiación. Durante los meses posteriores a la catástrofe, los liquidadores desbordaron los hospitales de todo el país. Algunos murieron en horas o semanas… Otros asumirían algún tipo de discapacidad crónica.

No lo hicieron por el dinero, ni por la fama, de la que tuvieron bien poca. Lo hicieron por responsabilidad, por humanidad y porque alguien tenía que hacer ese trabajo. El resignado Boris Shcherbina de Chernobyl (HBO) apela a la responsabilidad de los 3 trabajadores de la central que tenían que vaciar las piscinas subterráneas:  “Porque hay que hacerlo…”

Un ejército que actuó con determinación y responsabilidad

Se ha escrito mucho sobre los liquidadores de Chernóbil. Muchas opiniones van en la línea de que fueron engañados con promesas o algún tipo de incentivo para ellos o sus familias. De que desconocían el riesgo que corrían.

En contra de los que muchos piensan, los liquidadores no eran, ni mucho menos, una pandilla de ignorantes que se limitaban a cumplir órdenes a ciegas. Es de ineptos  imaginar que un ejército así hubiera hecho un trabajo tan extraordinario con tanta determinación y responsabilidad. Esas personas sacrificaron sus vidas para que toda Europa no se convirtiera en un solar. Soportaron calor, hambre y sed para asegurar el fuego y contener la radioactividad que estaba en todas partes. Mataron animales ( el polvo radiactivo se podía almacenar en su pelaje y propagarse allá donde fueran. Sellaron casas y sepultaron pueblos enteros.

Y sí, conocían el riesgo que corrían, al menos en parte. Nadie en su sano juicio ignora los peligros de un reactor nuclear destrozado cuyo contenido ves brillar ante tus ojos. Los liquidadores acudieron, sabían lo que tenían ante sí, y a pesar de ello realizaron su trabajo de manera heroica hasta el estremecimiento.

Salvo a los soldados, sometidos a disciplina militar, a nadie se le prohibía coger sus cosas e irse si no quería seguir allí. Y casi nadie lo hizo. Es más, muchos de ellos llegaron como voluntarios desde toda la URSS, especialmente muchos estudiantes y posgraduados de las facultades de física e ingeniería nuclear.

La extinción del incendio

Testimonio de Ludmila Ignatenko, esposa del bombero fallecido Vasili Ignatenko.

“No vi la explosión. Sólo las llamas. Todo parecía iluminado. El cielo entero… Unas llamas altas. Y hollín. Un calor horroroso. Y él seguía sin regresar. El hollín se debía a que ardía el alquitrán; el techo de la central estaba cubierto de asfalto. Sobre el que la gente andaba como si fuera resina. Sofocaban las llamas y él, mientras reptaba. Subía hacia el reactor. Tiraban el grafito ardiente con los pies… Acudieron allí sin los trajes de lona; se fueron para allá tal como iban, en camisa. Nadie les advirtió; era un aviso de un incendio normal”.   

VOCES DE CHERNÓBIL, Svetlana Alexiévich

El primer paso para la liquidación del accidente fue controlar y extinguir el incendio en el reactor.

Los primeros en llegar fueron los bomberos y el personal militar de la central nuclear, junto con los bomberos de las ciudades vecinas de Prípiat y Chernóbil. Durante las primeras horas, desconocían que había estallado el reactor. Y no lo sabían porque nadie lo sabía. La misma lógica errónea de los responsables de la instalación que provocó el accidente les hizo creer que había estallado el intercambiador de calor, no el reactor, y así lo informaron tanto al personal que acudía como a sus superiores. 

Ignorando las causas del incendio, acudieron sin equipos de protección especial y se movieron libremente por toda la zona, absorbiendo dosis mortales de radiación. Vertieron millones de litros de agua sobre las entrañas ardientes del ruinoso reactor, lo que contribuyó a empeorar las consecuencias del siniestro, pues el agua se vaporizaba instantáneamente al tocar el núcleo fundido y salía disparada hacia la estratosfera en forma de grandes nubes de vapor que el viento arrastraba en todas direcciones.

Aún en esas condiciones, el comportamiento heroico de los bomberos durante las tres primeras horas del accidente evitó que el fuego se extendiera al resto de la central. Casi todos ellos murieron fulminantemente a las pocas horas. Ellos fueron los primeros liquidadores y los primeros héroes de Chernóbil. 

Carreteras Infinitas

Cuando alguien recibe una dosis masiva de radiación, lo primero que siente son dolores intestinales, náuseas, vómitos, diarrea y un intenso dolor de cabeza. Son los síntomas iniciales que preceden a un periodo de latencia en el que parece haber una mejoría física. Un tiempo después, aparecen síntomas más graves, como el deterioro de la médula ósea, la caída del cabello y unas terribles quemaduras que agujerean la carne hasta el hueso. 

Dos trabajadores de la planta murieron en la explosión del reactor. 29 personas más fallecieron en el hospital durante las primeras horas. Todos recibieron enormes dosis de radiación y tenían quemaduras potencialmente mortales.

DURANTE 15 AÑOS, LAS AUTORIDADES SÓLO RECONOCIERON AQUELLAS PRIMERAS 31 VÍCTIMAS. 

El primer acercamiento en helicóptero evidenció el panorama dantesco que se veía desde el cielo. En el núcleo, expuesto a la atmósfera, el grafito ardía al rojo vivo, mientras que el material combustible y otros metales se habían convertido en una masa líquida incandescente. La temperatura alcanzaba los 2.500 °C y en un efecto chimenea, impulsaba el humo radiactivo a una altura considerable.

Al tercer día, una flota de más de 800 helicópteros despegó de Moscú con la misión lanzar sobre el ardiente núcleo del reactor toneladas de boro y arena para enfriarlo. Debían sofocar el fuego y sellar el reactor para limitar las emisiones radioactivas que se expandían por el aire. 

Sólo entonces podrían empezar con el resto de las labores…

Carreteras Infinitas

Valeri Legasov es el primero que comprende lo que de verdad ha ocurrido. El reactor estaba abierto, emitiendo su carga letal a la atmósfera. También es el primero en solicitar con urgencia la evacuación inmediata de todos los seres humanos en 50 km a la redonda. 

No le harían caso. Amparándose en no alertar a la población, las autoridades deciden silenciarlo. 

La férrea burocracia y el KGB lo impiden y miles de mujeres, niños y ancianos permanecen un día y medio sometidos a la lluvia radioactiva. Juegan en los parques, se sientan en los bancos, toman el sol e incluso se montan en la noria del flamante parque de atracciones que aún está por abrir y que, aquel día, como una maniobra más de distracción abriría sus puertas. 

… Pero las fuertes corrientes de aire radioactivo procedentes de la central impedían sobrevolarlo con seguridad, así que se las tuvieron que ingeniar para lanzar acertadamente las 6.000 toneladas de arena y boro que tenían que sofocar el grafito ardiente y absorber los aerosoles radioactivos. 

Cada día se realizaban cientos de vuelos sin descanso. En uno de esos vuelos, un helicóptero chocó contra una grúa y cayó en el mismo boquete del reactor. Tanto el aparato como sus tripulantes continúan allí.

600 pilotos recibirían dosis letales de radiación. 

Pero, de nuevo, surgió un problema… No bastaba con cubrir el fuego en el agujero. La situación en el tejado del reactor era catastrófica.

El tejado de la central y los bio-robots

El techo estaba cubierto de trozos de grafito altamente contaminado y tenían que deshacerse de él antes de continuar con las demás labores de liquidación. Tenían que llegar acceder a él y sobrevolarlo de cerca era imposible. 

La radioactividad era tan alta en ese sector, que sólo se podían emplear artefactos por control remoto. Estos empujarían  los escombros con los pedazos de grafito hasta el suelo, 60 metros más abajo. Allí otros robots los recogerían y los enterrarían en zanjas.

Esa era la idea, utilizar robots inteligentes, aparatos diseñados para la exploración lunar que cuya función sería recoger muestras de grafito radioactivo y lanzarlos al vacío. 

Había un inconveniente. Alguien los tenía que llevar hasta allí primero. Se utilizaron rudimentarios camiones blindados con plomo cuyos conductores dejaron las máquinas a 20 metros del reactor destruido y volvían rápidamente a refugiarse. 

Carreteras Infinitas

El grafito envolvía las barras del reactor y salió despedido con la explosión. Uno sólo de esos pedazos emitía radiación suficiente como para matar a alguien en menos de una hora.

Y lo hicieron hasta que, de repente, los robots dejaron de funcionar. La radioactividad afectaba también a sus circuitos electrónicos, volviéndolos locos y paralizándolos. Incluso uno de ellos se precipitó al vacío.

Las máquinas ya no eran útiles. No había más remedio entonces que utilizar a hombres, que fueron bautizados como bio-robots.

Se pasaría de la tecnología punta de la época a personas de carne y hueso vestidas con toscos trajes de plomo que ellos mismos se fabricaban y armados solamente con una pala. Hombres que caminarían hacia una muerte segura.

El plomo y las máscaras conocidas como morros de cerdo eran su única defensa, su único escudo antes de adentrarse en el siniestro tejado del rector número 4. 

Su misión tan breve como peligrosa. Se colocarían aquellos trajes de 35 kg de peso, subirían a toda prisa hasta la azotea y allí esperarían su turno para salir corriendo hacia el exterior de aquel infierno invisible de radiación. Tres minutos de trabajo recogiendo y lanzando al vacío humeantes escombros. 

Carreteras Infinitas

Allí arriba, en el tejado, podía haber más de 10.000 roentgens/h, una cantidad demencial, absolutamente incompatible con la vida humana (la dosis letal era de 500 R/h). 

A muchos soldados se les permitió conmutar su servició militar, que era de dos años, por aquellos dramáticos 2 o 3 minutos en la azotea. Dos largos años en las trincheras de Afganistán a cambio de 3 minutos en el tejado de Chernóbil.

En esas condiciones, no fueron pocos los que accedieron. 

Carreteras Infinitas

LOS GATOS SOBRE EL TEJADO ardiente

Operaban al atardecer. Salían al tejado y medían la radiación. Comprobaron que esta no era homogénea, sino que se distribuía de forma caprichosa. A partir de la información obtenida trazaron unos mapas rudimentarios para que sus compañeros pudieran evitar aquellas manchas invisibles donde se podían alcanzar los 10.000 R/h. Permanecer a un metro de esas manchas era una muerte segura. 

Los liquidadores de chernóbil

Soldados trabajando sobre el tejado del reactor

Los liquidadores de chernóbil

Robots como este, quedaron inutilizables debido a la radiación.

Carreteras Infinitas

Cuando sonaba la sirena, los equipos de bio-robots se apresuraban a entrar en el tejado para recoger con una pala los escombros radioactivos con la mayor rapidez posible y lanzarlos al vacío. Los relevos se hacían cada 10 minutos y cada soldado sólo podía permanecer en el tejado unos 45 segundos, el tiempo justo para arrojar dos paladas de residuos cada vez. 

Lo más terrible es que estos hombres arriesgaron sus vidas para reducir la radiación en la azotea sólo un 35%.

Durante la operación aérea en Chernóbil, al menos 600 pilotos quedaron mortalmente contaminados por la radiación (algunos de ellos hicieron más de 30 vuelos en un mismo día). 

El infierno duró dos semanas y media y, según las autoridades, en la limpieza del tejado participaron unas 3.800 biorobots. Algunos subieron al tejado hasta 5 veces.

No sabemos si sobrevivió alguno de los que realizaron aquellas operaciones de 3 minutos sobre el techo del reactor, puede que no, pero nos quedamos con su determinación y su valentía. Su legado para la humanidad del futuro. Eso no podemos dejar que muera.

El  problema del agua estancada

Cuando el fuego quedó extinguido por fin, no sólo había pasado la contaminación al aire, sino que ahora tenían un gran problema en las piscinas de seguridad bajo el reactor: la gran cantidad de agua acumulada bajo el reactor. 

Una fotografía aérea reveló que había grietas en lo que quedaba del núcleo del reactor.  Y es que, a estas alturas del siniestro, el bloque de cemento que había por debajo de la masa incandescente surgida tras la explosión corría el riesgo de resquebrajarse y filtrar la lava hacia las aguas estancadas en el sótano del edificio. Básicamente, el peso del magma provocaría que la estructura del reactor cediera, empujando la lava radioactiva hacia las cámaras subterráneas, ahora inundadas.

Y en el edificio había suficiente cantidad de ambos materiales como para volar toda la planta de Chernóbil

Es decir, si el magma entraba en contacto con el agua se desencadenaría una reacción en cadena que podría causar una segunda explosión de vapor mucho más devastadora que la primera. Toda la radioactividad de la central nuclear más potente de Europa liberada. Una explosión que acabaría también con los otros tres reactores. Una detonacCapaz de expandir la contaminación radioactiva irremediablemente por todo el continente europeo y de cobrarse miles de vidas en cuestión de horas.

Si esto hubiera ocurrido, la zona de exclusión hoy no ocuparía un radio de 30 km, sino todo el continente. Los cálculos más dramáticos estiman que hubiera acabado con la vida de 50 millones de personas y que Europa entera hubiera quedado inhabitable durante los próximos 500.000 años.

Tras evaluar la situación, era necesario vaciar las piscinas subterráneas.

Y era una tarea suicida.

Carreteras Infinitas

La función de las piscinas de seguridad, o piscinas de burbujas, situadas en los dos niveles inmediatamente por debajo del reactor, era contener agua por si fuera necesario refrigerar el reactor y evacuar el vapor procedente del mismo en caso de emergencia. 

En condiciones normales no era una tarea complicada. Las esclusas se abrían con una sencilla orden al ordenador que gestionaba la central, pero con los sistemas de control destruidos, eso era imposible.

Así pues, la única manera de hacerlo era manualmente. El problema era que el sótano estaba inundado y las válvulas  dentro de la piscina, bajo el agua, cerca de un fondo lleno de escombros altamente radioactivos. Con este panorama, había que encontrar a tres voluntarios que entraran en los cimientos inundados del reactor, se adentraran en un oscuro pasillo lleno tuberías, válvulas y agua hasta las rodillas, localizaran la válvula que abriera las compuertas que dejaban pasar el agua acumulada y salvaran a Europa de poco menos que el apocalipsis. Y todo ello con un descomunal monstruo radioactivo sobre sus cabezas.

Los mineros

Una vez solucionado el problema del agua, había que aproximarse al reactor por la única vía posible, la subterránea. Ahora el país necesitaba mineros.

El 12 de mayo de 1986, los mineros de Tula, una población a 100km de Chernóbil, recibieron la visita de una representante del Kremlin con el encargo de excavar un túnel desde el bloque 3 al bloque 4 y luego construir una cámara para colocar un complejo dispositivo de refrigeración con nitrógeno líquido para enfriar el reactor.

En 24h se pusieron a trabajar, y en un mes llegaron 10.000 trabajadores de las regiones mineras de Rusia y Ucrania para construir el túnel.  Sus edades estaban comprendidas entre los 20 y los 30 años. 

Para reducir su exposición, los mineros tenían que llegar a los 12m de profundidad antes de iniciar el camino hacia el reactor incendiado. El túnel no tendría ventilación y en su interior se alcanzarían temperaturas de hasta 50°C, con una radioactividad de al menos 1 roentgen por hora. Tenían que trabajar muy rápido, sin equipos de protección, con falta de oxigeno y con un calor abrasador.

Los mineros cumplieron con su misión pero el sistema de refrigeración nunca se llegó a instalar. El espacio subterráneo para tal fin se llenó con cemento para reforzar la estructura.

Carreteras Infinitas

Oficialmente se dijo que cada uno de aquellos hombres recibió una radiación de entre 30 y 60 roentgens, pero se cree que, en realidad, podría haber sido hasta 5 veces superior. Una cuarta parte de ellos murió alrededor de los 40 años de edad. 2500 vidas sacrificadas que no aparecerían en ninguna estadística. 

El sarcófago

Ocho semanas después de la explosión, los liquidadores abordaron otro problema fundamental. El agujero finalmente se había cerrado, pero bajo el gigantesco tapón, seguía habiendo toneladas de combustible nuclear ardiendo.

Aunque a estas alturas el fuego en la central nuclear parecía estar bajo control, las ruinas del reactor y las toneladas de escombros altamente radioactivos todavía estaban expuestos a los elementos. Era extremadamente urgente que se cubriera la estructura y se limpiara la zona.

Los organismos oficiales soviéticos decidieron construir un sarcófago especial. Una colosal estructura de acero  y hormigón que aislara el reactor accidentado. Un reto monumental de 170 metros de largo t 66 de alto, blindado con 100.000 de hormigón, que había que levantar en un lugar dónde los trabajadores sólo podían permanecer unos minutos para no recibir una dosis mortal de radiación. Otra situación en la que había que improvisar y poner en riesgo nuevas vidas.  

A finales de octubre, la limpieza había concluido y el sarcófago hermético estaba terminado. Calcularon una vida útil de 30 años. En la operación participaron más de 5.000 personas, civiles y militares. Como acto simbólico se colocó una bandera de la URSS en lo alto del edificio. Una representación del triunfo sobre la radioactividad.

Una victoria agridulce, puesto que el país nunca se recuperaría.

Sarcófago Chernóbil

¿Cuántas víctimas dejó el desastre de Chernóbil?

Las víctimas directas fueron, sobre todo, los empleados de la central y los bomberos que trataron de contener el fuego.

Desde el momento del accidente hasta el año 2000, la cifra oficial era de 31 muertos, 2 trabajadores de la planta que murieron de forma instantánea a causa de la explosión y 29 personas más, entre bomberos y personal de la central, que morirían durante los cuatro meses siguientes a causa del llamado Síndrome Agudo por Radiación. Una cifra, por supuesto, manipulada.

La mayoría de los fallecidos fueron enterrados en el cementerio de Mitino en Moscú. Debido a la alta radiación, cada cuerpo permanece cerrado dentro de un ataúd de hormigón.

DURANTE 15 AÑOS, LAS AUTORIDADES SOVIÉTICAS SÓLO RECONOCIERON AQUELLAS PRIMERAS VÍCTIMAS. 

Muchos liquidadores recibieron dosis potencialmente mortales de radiación, pero las autoridades soviéticas obligaron a los médicos a relacionar las defunciones o las discapacidades con enfermedades anteriores de los pacientes. Nunca con Chernóbil.

Hay diversidad de opiniones en cuanto al número total de víctimas del accidente a largo plazo. Es imposible cuantificarlos a todos. No existen datos sobre la salud de la población en las regiones afectadas anteriores a 1986, no se conocen los niveles de radiación a los que estuvieron expuestos todos los individuos y no hay grupos de control con los que poder hacer comparativas.

Tampoco se ha podido determinar el número de casos de cáncer relacionados con el incidente de Chernóbil. No hay estudios científicos al respecto. La única excepción es el cáncer de tiroides entre aquellos que eran niños en el momento del accidente.  Entre 1992 y 2002 se diagnosticaron más de 4.000 casos, muchos de ellos debidos a la ingesta de leche materna contaminada. La mayoría fueron tratados y evolucionaron favorablemente, pero 15 fallecieron.

En 2006 Greenpeace recopiló informes propios de la ONU y de la OMS y sacaron a la luz la cruda realidad. Una cruda realidad parcial, dado que nunca se sabrá la cifra exacta. Según esta organización, desde 1986 entre 100.000 y 150.000 liquidadores habrían muerto por causas relacionadas con la exposición a la radiación.  Y se espera que hasta el año 2065 se diagnostiquen 150.000 nuevos casos de cáncer y que 16.000 personas hayan muerto por enfermedades relacionadas con el desastre. 

EN TOTAL, ENTRE HERIDOS, EVACUADOS, ENFERMOS, EVACUADOS, DESPLAZADOS… SE ESTIMA QUE UN TOTAL DE 10 MILLONES DE PERSONAS SE VIERON AFECTADAS POR EL DESASTRE DE CHERNÓBIL.

Además de las perdidas humanas, la flora de la zona se vio severamente dañada, acabando con bosques y áreas verdes. Una de las partes más afectadas fue el que hoy conocemos como Bosque Rojo, que hasta la fecha es una de las áreas más contaminadas del mundo. Todo rastro de vida animal que sobrevivió a la radiación fue perseguido como parte del programa  general de liquidación. 

El nuevo sarcófago seguro (NSS)

Treinta años después del accidente se inauguró el NUEVO SARCÓFAGO SEGURO, que pasaría a la historia por ser la mayor estructura móvil construida por el hombre hasta la fecha.

Su misión es sustituir a la estructura anterior, construida a contrarreloj por los liquidadores. Después de tres décadas de exposición, no sólo a la radioactividad, sino también a las nevadas, a las lluvias y a las ventiscas, su degradación era más que evidente.

El sarcófago, consistente en una descomunal bóveda con forma de arco, debe ser capaz de contener con mayor seguridad y garantías el reactor dañado. Además de evitar fugas de material radioactivo tiene que resistir a los elementos (incluyendo terremotos) durante al menos un siglo.

Nuestro recuerdo para todas aquellas personas que hicieron posible que este desastre no tuviera consecuencias planetarias. Hombres que hoy están enfermos, sino muertos,  y que han sido olvidados por aquellos que sí pusieron todos los medios para que la catástrofe no fuera conocida por el mundo. Héroes que sacrificaron sus vidas luchando contra el enemigo silencioso de la radioactividad. 

¿Qué pasó en Chernóbil?

el desastre de chernóbil

¿Qué pasó en Chernóbil?

Seguramente todos conocemos Chernóbil como el peor accidente nuclear de la historia hasta el momento. Pero sólo sabemos eso, que fue una fatalidad. 35 años después, Chernobyl, la excepcional miniserie de HBO, ha vuelto a traer a la actualidad el accidente que en 1986 conmovió al mundo y, para muchos, entre los que me incluyo, ha sido una auténtica revelación  que ha generado una curiosidad hipnótica sobre todo lo que tiene que ver con la explosión y sus consecuencias.

Con rigurosidad pero sin ninguna pretensión docente, lo que viene a continuación es un relato básico sobre lo que pasó realmente en Chernóbil.

Central nuclear de Chernóbil

Vista aérea de la central nuclear de Chernóbil en una imagen tomada dos o tres días después del accidente. 

Para empezar, hay que decir que la energía nuclear es una ciencia que escapa a la mayoría del conocimiento de las personas. Es muy difícil de comprender y lo que ocurrió aquella madrugada de abril sigue siendo, en parte, una incógnita debido al hermetismo soviético y a que la mayoría de documentos se destruyeron o se perdieron tras la caída del Muro de Berlín. 

Básicamente, lo que ocurrió aquella maldita noche del mes de abril en Chernóbil es que se hizo una prueba de seguridad que, además de no tener mucho sentido, se ejecutó de la peor forma posible, en un modelo de reactor nuclear con graves defectos de diseño.  Por decirlo de alguna manera, todo lo que pudo salir mal, salió mal.

Para entenderlo todo, lo mejor es empezar por el principio…

Cómo funciona una central nuclear?

Enrico Fermi descubrió la FISIÓN NUCLEAR nuclear cuando consiguió dividir el átomo del Uranio.

Cuando se lanza un neutrón contra un átomo de Uranio, este de divide en más neutrones que, a su vez, dividen más átomos, generando la aparición de más neutrones… Este proceso multiplicador es lo que se llama REACCIÓN EN CADENA.

Esta desintegración atómica libera energía

Desintegrando billones de átomos mediante la Reacción en Cadena pueden producirse cantidades astronómicas de energía, lo que, si no se frena, puede provocar una explosión (este el principio de funcionamiento de una bomba atómica). 

Central nuclear de Chernóbil

El núcleo que captura el neutrón incidente se vuelve inestable y, como consecuencia, se produce su escisión en fragmentos más ligeros, dando lugar a una situación de mayor estabilidad. 

Ahora bien, en una central nuclear, este proceso se utiliza de forma controlada para producir energía térmica, que a su vez se utiliza para producir electricidad.  Y para que este ciclo esté controlado y sea eficiente es necesaria la utilización de otros elementos para reducir la reacción en cadena, como unas varillas de control, fabricadas a base de componentes capaces de absorber los neutrones, y agua para enfriar todo el sistema. 

Carreteras Infinitas

CÓMO FUNCIONA UN REACTOR RBMK-1000 COMO EL DE CHERNÓBIL

Cuando los átomos del combustible nuclear se dividen y colisionan aumenta la reactividad. Eso se compensa con las barras de control y el agua, que la reducen. El agua se transforma en vapor, cuya fuerza mueve las turbinas necesarias para la generación de la energía eléctrica. El vapor aumenta la reactividad, por lo que hay que aumentar la temperatura del combustible para reducirla. 

Los operadores del reactor básicamente tienen que mantener este equilibrio.

La central nuclear de Chernóbil

Central Nuclear de Chernóbil

“La Central Nuclear de Chernóbil” recibió el nombre oficial de CENTRAL NUCLEAR VLADIMIR ILICH LENIN y fue construida en el margen derecho del río Prípiat, a 15 km de la ciudad de Chernóbil.

En el momento de la catástrofe, el complejo nuclear disponía de cuatro reactores activos y suministraba el 10% de la electricidad de toda Ucrania. En ese momento, era una infraestructura moderna, potente y bastante segura para los estándares de la Unión Soviética. 

El número 4, recién inaugurado, era el orgullo de la ingeniería nuclear soviética y convertía a Chernóbil en la central nuclear más potente de toda Europa. 

Dos reactores más, el 5º y el 6º, estaban en construcción y después del accidente se detuvieron las obras. Más adelante se tomó la decisión de no completarlos.

Carreteras Infinitas

el reactor número 4

El corazón del reactor número 4 de la Central Nuclear de Chernóbil,  un modelo MBMK-1000, es un cilindro octogonal de 14 metros de diámetro y 7 de anchura, con una tapa de 1200 toneladas de robusta cerámica. En su interior se encuentran 211 barras de grafito, por las que fluye el combustible nuclear. Estas barras son el motor de arranque, el acelerador y el freno del proceso de fisión nuclear. Si se suben las barras, la potencia aumenta. Si se bajan, el proceso se detiene.  

Aquella noche había 200 toneladas de dióxido de uranio, cuyos átomos chocan entre sí liberando una colosal fuerza energética a modo de pequeñas explosiones que se convierten en calor que, a la vez, se transforma en electricidad.

La prueba 

Esa noche iba a tener lugar una prueba de seguridad básica. Una prueba que llevaba posponiéndose 3 años.

Consistía en simular un fallo en el suministro eléctrico para comprobar si el reactor era autosuficiente, es decir, si era capaz de generar su propia energía y seguir funcionando en caso de un fallo total en el suministro de energía. Se trataba de comprobar si al bajar el rendimiento del reactor y eliminar el suministro eléctrico, la inercia de las turbinas era suficiente como para mantener la actividad hasta que se activara el generador de emergencia.

El ensayo había fracasado varias veces y el entonces director de la planta nuclear de Chernóbil, Viktor Bryukhanov estaba ansioso por completarlo, cosa que, de alguna forma, podría justificar el esfuerzo casi obsesivo de Anatoli Diátlov, responsable de la prueba, por llevarla a cabo. 

Carreteras Infinitas

tres años antes...

Tres años antes de la tragedia, los mandos del partido comunista presionaron a Bryukhanov, para que el reactor 4 entrara en funcionamiento lo antes posible. No se negó (si lo hubiera hecho, miles de trabajadores hubieran perdido unas bonificaciones que triplicaban el salario mensual que percibían) pero, bajo la promesa de que se completarían más adelante, inauguró la planta SIN HABER COMPLETADO TODAS LAS PRUEBAS DE SEGURIDAD NECESARIAS. 

Por muy insensato que pueda parecer, esa era una práctica habitual en el régimen soviético, ya que terminar un trabajo antes de lo programado era recompensado generosamente a todos los implicados.

Carreteras Infinitas

en 1986...

BRYUKHANOV asistió al Congreso del Partido Comunista, donde el Presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, pidió que se duplicara la producción de energía nuclear. Él es un hombre de partido y quiere causar buena impresión a sus jefes. Eso sí, no puede permitirse tener accidentes, por lo que tiene que efectuar la prueba de seguridad que no se hizo en su momento. NIKOLAI FOMIN, ingeniero jefe y único ingeniero nuclear en Chernóbil, también recomienda llevarla a cabo. 

Carreteras Infinitas

EL 25 DE ABRIL DE 1986...

Mientras se preparaban las condiciones para llevar a cabo esta prueba de seguridad surgió un imprevisto.

El controlador del suministro eléctrico de la cercana ciudad e Kiev llamó al teléfono de FOMÍN exigiendo que se retrasara la prueba hasta que hubiera pasado el momento de máximo consumo eléctrico de esa tarde/noche. En principio, eso significaba posponer una vez más el ensayo… pero, en lugar de eso, se decidió que fuera el turno de noche, mucho más reducido y menos preparado,  el encargado de realizarla.

26 de abril  de 1986, Sala de Control del reactor nº4

La tragedia ocurrió de madrugada.

Esa noche es Anatoli Diatlov, ingeniero jefe en funciones desde hace poco, quien dirige la central. Aleksandr Akimov está a cargo del turno nocturno y Leonid Toptunov, de 26 años, era el técnico principal, el encargado de manejar las barras de control. 

CRONOLOGÍA DEL DESASTRE DE CHERNÓBIL

A las 01:15, Toptunov hunde la mayoría de barras de grafito en el núcleo de la máquina hasta poner el reactor nº 4 al 20% de su potencia total, simulando así, de forma controlada, ese posible fallo en el suministro eléctrico. Empieza la prueba.

Todo transcurre según lo previsto hasta que a los 10 minutos, la potencia del núcleo del reactor, de por sí ya baja, comienza a descender hasta niveles demasiado bajos para seguir con el ensayo.

Toptunov tiene que elevar los niveles de energía lo antes posible, ya que está a punto de producirse un paro completo. En el manual de funcionamiento hay muchas instrucciones tachadas, así que no sabe qué hacer. Temeroso de complicar más las cosas llama por teléfono a otro técnico, que le recomienda seguir con las instrucciones tachadas porque en las modificaciones no hay ningún sello oficial. 

El ingeniero jefe, Anatoli Diatlov, acaba de ser ascendido y quiere causar una buena impresión a sus superiores, así que decide seguir adelante con la prueba según lo indicado. Akimov y Toptunov piensan que es demasiado peligroso y se oponen. Los niveles de energía son demasiado bajos y habría que cancelarla.

Diatlov está dispuesto a asumir todos los riesgos y ordena que se suban las barras de control, lo que significa incrementar la potencia del reactor. Toptunov eleva las suficientes barras como para aumentar la potencia del reactor, pero aún está al 7%, de su capacidad, muy por debajo del 20% necesario para que empiece la prueba definitiva. Necesitan subir más barras de control, pero para  ello hay que desactivar el mecanismo de detención automática, un sistema que evita que el reactor aumente a temperaturas de fusión y pueda explotar.

Toptunov insiste en que es muy peligroso. 

Carreteras Infinitas

En ese momento desconocen que en la tapa del reactor ha empezado a acumularse una peligrosa cantidad del isótopo Xenón-135.

Cuando el uranio se divide para liberar energía se convierte en un nuevo elemento, un subproducto del proceso de fisión nuclear que impide que fluya el combustible nuclear haciendo que baje todavía más la temperatura del reactor.

Cuando el núcleo funciona a plena potencia quema el Xenón antes de que pueda dar problemas. En Chernóbil, debido al retraso, el reactor llevaba funcionando a la mitad de potencia unas 10h, por lo que el Xenón se acumuló y envenenó el núcleo.

Deseoso de empezar con la misión que le han encomendado, es Diatlov el que, finalmente, desactiva el mecanismo de detención automática. Se retiran casi la mitad de las barras de control para compensar la potencia (a esas alturas, el envenenamiento por Xenón-135 impide que esta suba). El reactor parece estabilizarse. Han conseguido que la potencia aumente, pero aún se encuentra a un 12%. Todavía no hay energía suficiente como para ejecutar la prueba como es debido.

De las 211 barras de control del reactor, se retiran 205. Ya no hay barras de control ni sistemas de emergencia. Los únicos elementos que frenan el reactor son el agua y el Xenón. Aún así, Diatlov, responsable de llevarla  a cabo y, sin duda, presionado por las altas instancias para completar el ensayo, da la arriesgada orden de comenzar. Manda a Toptunov que eleve manualmente más barras y, este, contrariado, obedece.

Las bombas dejan de transportar agua por el reactor. El combustible de uranio ya no está controlado por el refrigerante ni por las barras de control. 

Es entonces cuando la potencia empieza a subir de manera espectacular.

Dentro del núcleo, el agua restante se convierte inmediatamente en vapor, que aumenta la reactividad que, a la vez, aumenta el calor que sigue produciendo vapor. En ese momento, el gas Xenón acumulado en el núcleo del reactor se disuelve y toda esa cantidad de energía contenida, comienza a generarse. Treinta y seis segundos después, a las 01:21, las alarmas empiezan a sonar en la sala de control. Los ingenieros no dan crédito a lo que ven. La potencia en el núcleo del reactor está desatada. En 4 segundos se pone 100 veces por encima del nivel de energía normal. Se ha disparado críticamente y está empezando a alcanzar temperaturas de fusión.

Los ingenieros detienen el proceso de inmediato, pero ya es inútil. Se ha producido una reacción en cadena. La temperatura y la potencia del reactor han superado su capacidad y sigue multiplicándose por segundos.

Toptunov, en un intento desesperado, corta el suministro eléctrico ( pulsa el botón AZ-5)  para que las barras de control caigan por su propio peso y dejen de producir energía, pero debido al calor extremo, estas se han dilatado y se han quedado encalladas, por lo que el reactor sigue recibiendo combustible nuclear. Es sólo cuestión de tiempo que no aguante más.

Carreteras Infinitas

El sistema de apagado (botón AZ-5)  tenía un error fatal, un fatídico defecto de diseño que, dadas las condiciones que habían creado, tuvo unas consecuencias devastadoras. 

Las barras de control estaban hechas de boro, que reduce la reactividad. No así sus puntas, que eran de grafito, el mismo moderador que, por su capacidad para acelerar la reactividad. se utilizaba en el núcleo del reactor. En cuanto todas aquellas puntas entraron en el reactor se disparó la producción de calor y de vapor. 

Este calor colapsó algunos canales de combustible impidiendo que las barras de control pudieran seguir avanzando. Las puntas de grafito quedaron atascadas en mitad del núcleo, acelerando ininterrumpidamente la reacción, convirtiendo el reactor nª4 en una bomba nuclear.

A la 1 horas 23 minutos se produce una primera detonación. En un instante todo el agua de refrigeración del interior del contenedor del núcleo se evapora, la presión se eleva repentinamente y se produce una explosión de vapor que hace saltar por los aires las 450 toneladas y 3 metros de espesor de la cubierta del reactor, dejando el núcleo al descubierto.  Dos o tres segundos más tarde se produce otra mucho más violenta cuando el  aire del exterior entra en la vasija y reacciona con el hidrogeno y las 2500 toneladas de grafito sobrecalentado del reactor. La catástrofe se completa. El edificio queda destruido y se expulsan violentamente a la atmósfera 50 toneladas de combustible nuclear, grafito y escombros radioactivos con el más que previsible destino de pasearse como una nube de la muerte por gran parte de Europa.

Carreteras Infinitas

un cúmulo de despropósitos

Ahora sabemos que el desastre de Chernóbil fue el resultado de un cúmulo de errores humanos sumados a un diseño deficiente de la central.

Ciertamente, en el momento en que se creó este modelo de reactor, sus diseñadores no fueron conscientes del defecto en las puntas de las barras de control pero, una vez ya lo sabían, admitieron no haberlo mencionado “por puro despiste”. En la construcción del reactor nuclear también pasaron por alto reforzar el edificio con muros de contención como los que sí tenían las centrales nucleares occidentales. 

Visto con perspectiva, resulta difícil comprender cómo se pueden obviar defectos de diseño tan graves, pero dentro del contexto social y cultural soviético era habitual escatimar costes, fomentar la rapidez, presumir de resultados y, sobre todo, no admitir errores. 

Una cuestión de orgullo.

El accidente también fue una coincidencia. Se suponía que el ensayo iba a ser realizado en el turno de día por un equipo especialmente entrenado para realizar ese tipo de verificaciones. Sin embargo, este se aplazó durante 10 horas por una serie de incidencias externas. El retraso hizo que el experimento se llevara a cabo durante el turno de noche por otro grupo de operarios que no había sido preparado específicamente para realizarla.

Carreteras Infinitas

“Me deja alucinado que el sistema diseñado esecíficamente para impedir la reacción de fisión no haga sino incrementarla en la más grave de las emergencias (ocasiones en las que es necesario pulsar el botón del sistema de parada de emergencia), puesto que la primera etapa de esa respuesta de emergencia, según este diseño, consiste nada menos que en introducir un moderador en el núcleo. Cualquiera que supiera algo sobre fisión debería haber previsto que, desde luego, aquella no era la manera de diseñar unas barras de control”

Alexander Leatherbarrrow, CHERNÓBIL 01:23:40. El accidente, pág 95. Ed. Duomo Nefelibata

La nube radioactiva 

En seguida asomó por la brecha abierta un resplandor de color azul que ascendió cientos de metros hacia el cielo. En Chernobyl (HBO), ese brillo azulado es, para Legasov, a su llegada en helicóptero a la zona cero, la dramática confirmación de que el núcleo de la central ha quedado expuesto. Y es que para el director adjunto del Instituto Kurchatov de Energía Atómica, no se trata de unas luces cualquiera, estaba observando el efecto Cherenkov.

Carreteras Infinitas

¿La explicación del efecto Cherenkov que menciona Dyatlov en la serie podría ser incorrecta?. Este artículo ofrece matices sobre la visión de HBO sobre este fenómeno.

La explosión esparció 700 dramáticas toneladas de material muy consistente en cuanto a daño potencial (sobre todo grafito), diseminándola por un área de varios quilómetros cuadrados y llegando a alcanzar una altitud de 1.5 kilómetros. El reactor número 4 ardió durante 10 días. Se estima que la liberación de partículas contaminante fue unas 500 veces superior a las que expulsó la bomba atómica de Hiroshima y que afectó a todas las formas de vida en un radio de 500 km alrededor de la planta.

Durante el 26 y el 27 de abril, la nube radioactiva recorrió más de 1000 km sobre suelo ruso, llegando a Bielorrusia y las repúblicas bálticas. Los vientos del sureste se encargaron de arrastrar la nube tóxica hasta Escandinavia, donde llegó el 28 de abril.

Los territorios más afectados fueron los de Ucrania y Bielorrusia, que decidieron evacuar partes de sus países de forma permanente, pero no hay lugar en el mundo donde, en un momento u otro, las nubes de Chernóbil no estuvieran presentes.

Los primeros héroes de Chernóbil

No se ha hablado mucho de las dos víctimas directas de la explosión nuclear, Valery Khodemchuk y Vladimir Shashenok, ni de las otras víctimas directas del accidente nuclear de Chérnobil.

El operador de calderas, Valeri Khodemchuk, de 35 años fue la primera víctima mortal. Esa noche se encontraba en la sala de máquinas para supervisar las bombas de agua del reactor e informar de los resultados de la prueba de seguridad a los operadores,  cuando le sorprendió de lleno la explosión. 

Su muerte fue instantánea y su cuerpo quedó sepultado bajo aquel infierno, haciendo imposible la recuperación del cuerpo.

Entre los trabajadores de la planta, hubo alguien que intentó rescatar a Khodemchuk. Su nombre era Valeri Perevozchenko, de 38 años y fue la primera persona en advertir de inmediato lo que había pasado ya que presenció atónito cómo saltaban las barras cilíndricas del núcleo del reactor antes de la explosión. Perevozchenko no sólo no pudo encontrar a su camarada, sino que consumió tanta radiación en el intento que murió un mes y medio más tarde en el  hospital número 6 de Moscú.

Memorial Valery Khodemchuk

En las entrañas de la Unidad 3/4 hay un monumento al héroe caído de Chernóbil, Valery Khodemchuk. Los empleados de la central la suelen decorar con flores frescas, dulces y cigarrillos. 

Flickr: atomicallyspeaking

Carreteras Infinitas

Khodemchuk no aparece físicamente en la serie de HBO Chernobyl, aunque se le hace alusión tanto en el primero  como en el último episodio.

En el capítulo 1 el personal de la central lo busca, sin éxito. En el último episodio, se descubre el trágico destino de este ingeniero en el discurso de Valery Legasov durante el juicio contra los directores de la planta de Pripyat.

Mientras tanto, dos hombres más fueron en busca de heridos. Uno de los que consiguieron rescatar, inconsciente entre las ruinas, pero aún con vida, fue Vladimir Shashenok, que sufrió graves quemaduras por todo el cuerpo cuando la explosión destruyó la sala en la que trabajaba.   

Shashenok, de 35 años y padre de dos niños, murió a las pocas horas en el hospital de Prípiat, víctima de horribles heridas y sin haber recuperado la consciencia. Fue el segundo y último hombre en morir aquel primer día. “Milagrosamente sus dos valientes rescatadores, pese a sufrir graves lesiones causadas por la radiación, incluyendo una quemadura radioactiva en la espalda de uno de ellos, en el punto donde se había posado la mano de Shashenok mientras lo sacaban, consiguieron sobrevivir al accidente” (Alexander Leatherbarrrow, CHERNÓBIL 01:23:40. El accidente, pág 95. Ed. Duomo Nefelibata). 

Carreteras Infinitas
Un periódico de la época llamado “Pravda” escribió un artículo sobre Khodemchuk explicando las razones por las que no se podría recuperar su cuerpo y afirmando que el “el cuarto bloque del reactor se había convertido en su ataúd”. El  mismo periodista también escribió que cuando bajara la radioactividad…tal vez, alguien escribirá en esas paredes que no es el reactor el que está enterrado ahí, sino Valery Khodemchuk.”

Y más o menos fue así. En 2015, cuando las condiciones radiactivas lo permitieron, se instaló un memorial para recordarlo. El memorial se encuentra entre los reactores 3 y 4 justo en la antigua sala de control.

Los trabajadores de la central fueron los primeros en hacer frente a las consecuencias inmediatas, y se comportaron, literalmente, como héroes. Pudieron salir huyendo y, sin embargo, no sólo se quedaron, sino que sus acciones impidieron una catástrofe todavía mayor. 

Aleksandr Lelechenko, de 47 años, estaba entre ellos. Comenzó a trabajar en la central nuclear de Chernóbil en 1975 y en el momento del accidente, era el subdirector del departamento eléctrico. Durante las primeras horas, organizó las labores de contención inmediatas para evitar una poderosa explosión de hidrógeno. 

Lelechenko no permitió que los empleados más jóvenes entraran en zonas peligrosas.

En medio de un infierno en el que la reactividad se situaba entre 5.000 y 15.000 roentgens por hora, él mismo atravesó todo tipo de escombros, restos de combustible y trozos de grafito del reactor para llegar al área de electrólisis y cortar el suministro de hidrógeno hacia los generadores de emergencia. Después con el agua hasta las rodillas intentó suministrar tensión a las bombas de alimentación de agua para evitar que el fuego se extendiera a unidades de energía no dañadas. 

Lo hizo todo manualmente porque todos los sistemas fallaban. 

La dosis total a la que se expuso fue de alrededor de 2500 roentgens, suficiente como para matarlo cinco veces, 

Alexander Lelechenko fue llevado a la Unidad Médica №126 de Prípiat pero incluso después de recibir tratamiento médico quiso regresar a la central, donde siguió colaborando en las tareas de liquidación hasta el 30 de abril.

Una semana más tarde murió en el hospital de Prípiat. Fue la tercera víctima del accidente.

Al personal de la central le siguió el de emergencias.

Las víctimas inmediatas, más de 200 sólo durante los 3 primeros días, fueron atendidas en el hospital de Prípiat. Muchos de ellos sufrieron una terrible agonía envuelta en insoportables dolores. Algunos llegaron con sus órganos prácticamente disueltos. 

Entre ellos había muchos bomberos que, impotentes, intentaban combatir las llamas sin saber que aquel fuego era diferente a los demás. A su alrededor, cientos de pequeños incendios tóxicos y un siniestro puzzle de miles de piezas de grafito ardiente con combustible radioactivo adherido. 

Sin saberlo, estaban en el lugar que arrojaba los registros más altos de radioactividad en toda la historia. Nadie vivo había estado tan cerca del epicentro de una fusión nuclear. 

Carreteras Infinitas

la radiación en chernóbil

En aquellos tiempos, la unidad que empleaba la URSS para medir la radiación era de un Roentgen. Los niveles atmosféricos normales se situaban alrededor de 23 microrroengents por hora (µR/h) o 0.000023 roentgens por hora (R/h). Se cree que el ser humano puede absorber hasta 0.3 roentgens de radiación al año sin verse afectado. Para el organismo, la exposición es mortal si supera los 400 roentgens (R). 

Aquel infierno arrojaba los registros más altos de radioactividad en toda la historia. Se calcula que en la sala del reactor número 4 en aquel momento se emitían 30.000 R/h, una cantidad que provoca una muerte instantánea. 

El volumen y la intensidad de las partículas arrojadas a la atmósfera aquella noche equivales a 10 bombas de Hiroshima, sin incluir las 700 toneladas de  material radioactivo (combustible y grafito) que se distribuyeron por los alrededores del reactor. 

A pesar de ello, varios retenes siguieron exponiendo sus vidas, intentando atajar los diversos focos que amenazaban a los otros tres reactores de la central y que podían desatar la mayor explosión de todos los tiempos. Muchos, en un alarde propio de la mentalidad soviética, dieron su vida sabiendo que aquellos serían sus últimos minutos.

Carreteras Infinitas

Gracias al comportamiento heroico de estos primeros liquidadores que actuaron inmediatamente, el número de víctimas no fue mucho mayor… Bomberos, médicos, personal militar…, sabían que iban a morir y, aún así, cumplieron con su deber, salvando quién sabe si millones de vidas. 

En seguida fueron trasladados al hospital número 6 de Moscú, el único en el que había una unidad especializada en dolencias y enfermedades relacionadas con una gran exposición a la radioactividad. Muchos de los heridos terminaron agonizando y muriendo por los efectos devastadores de la radiación.

Desde el momento del accidente hasta el año 2000, la cifra oficial era de 31 muertos, los 2 trabajadores de la planta de los que hemos hablado, y 29 personas más, entre bomberos y personal de la central, que morirían durante los cuatro meses siguientes a causa del llamado Síndrome Agudo por Radiación. Esta cifra está, por supuesto, manipulada.

La mayoría de los fallecidos fueron enterrados en el cementerio de Mitino en Moscú. Debido a la alta radiación, cada cuerpo permanece cerrado dentro de un ataúd de hormigón.

DURANTE 15 AÑOS, LAS AUTORIDADES SOVIÉTICAS SÓLO RECONOCIERON AQUELLAS PRIMERAS VÍCTIMAS. 

Estos son sólo unos pocos ejemplos, pero en aquellos días se sucedieron infinidad de comportamientos absolutamente heroicos que quedaran en el anonimatos para siempre.

Prípiat, tras el accidente

Al amanecer, Prípiat dormía. La central llevaba ardiendo más de cinco horas y la población todavía no tenía noticias del desastre. Los soldados, provistos de máscaras y uniformes de seguridad, se cruzaban con los más madrugadores, a los que nadie avisó sobre la amenaza de contaminación radioactiva.

20 horas después de la explosión los habitantes de Prípiat seguían sin  recibir información sobre el accidente y sus consecuencias. El silencio seguía siendo la consigna.

Durante todo este tiempo tenían que haberse quedado en sus casas, con las ventanas y las puertas cerradas. Y se les tendría que haber proporcionado pastillas de yoduro, que les hubieran ayudado a contrarrestar los efectos de la radiación.

Nada de eso ocurrió. 

Los últimos días de Prípiat

Carreteras Infinitas

La radiación no se puede ver, no se puede oler, no tiene sabor… Además, las personas no suelen presentar  síntomas de la enfermedad por radiación hasta que  ya es demasiado tarde. 

Carreteras Infinitas

la radiación en PRÍPIAT

En Prípiat, a primeras horas de la tarde, las lecturas estaban 15.000 veces por encima de lo normal… Al anochecer, 600.000.

Sólo en ese primer día, los habitantes de Prípiat recibieron una dosis 50 veces superior de la que se considera inofensiva. A ese ritmo, habrían estado expuestos a una dosis letal en 4 días.

La evacuación

La evacuación de Prípiat tuvo lugar durante la tarde del 27 de abril de 1986. Por fin, 36 horas después de la explosión se empezaron a tomar medidas, aunque muchos de los habitantes de Prípiat ya estaban fuertemente irradiados. A esas horas, habían estado expuestos a dosis tan altas de radiación que muchos de ellos padecerían graves secuelas en el futuro. 
Carreteras Infinitas

El 6 de Abril, 1986 a las 13:10, las autoridades hicieron el siguiente anuncio a través de los altavoces:

¡Para la atención de los residentes de Prípiat!  Estimados camaradas, el Ayuntamiento informa que debido al accidente en la central nuclear de Chernóbil, la radiactividad ha evolucionado a niveles adversos. Miembros del Partido Comunista y cuerpos de policía están tomando las medidas necesarias para combatir este problema. No obstante, para garantizar la absoluta seguridad y salud de la población, en especial, la de los niños, es necesario evacuar temporalmente a todos los habitantes de las ciudades más cercanas de la región de Kiev.

Por estas razones, el 27 de abril de 1986, a partir de las 14:00 horas, cada bloque de pisos tendrá un autobús a su disposición, supervisado por personal militar y  representantes  del comité ejecutivo del partido. Se recomienda llevar consigo: documentos, artículos de primera necesidad y comida para los primeros momentos. Los representantes de las instalaciones públicas e industriales de Prípiat han designado el personal que deberá quedarse para asegurar el normal funcionamiento de la ciudad. Durante el tiempo que dure la evacuación todas las viviendas estarán protegidas por personal militar.

Camaradas, al dejar temporalmente sus casas, por favor,  no olviden apagar la luz, desconectar los aparatos electrónicos y gas, cortar el agua y cerrar las ventanas.  Por favor, mantengan calma y orden a lo largo de este proceso de  evacuación temporal.

A los habitantes de Prípiat se les dieron unas pocas horas para recoger sus cosas y esperar junto a sus casas. Sólo podían llevar consigo lo imprescindible. Se les prometió que iban a volver a los tres días, pero la realidad era que no volverían jamás a sus hogares.. 

Las mascotas debían despedirse de sus dueños. Convertidos en objetos altamente radioactivos, todos los animales tenían que ser sacrificados a tiros.

El ejército movilizó 1200 autobuses, cientos de camiones, algunos barcos y varios trenes. En 3 horas y media, la ciudad estaba desierta. Las únicas personas que quedaron en aquella ciudad  fantasma fueron los militares y los miembros de la delegación de científicos, que se alojaron en el hotel Prípiat e, inconscientes del peligro, comieron, durmieron y trabajaron en la propia ciudad.

El éxodo no acabó en Prípiat. Más adelante se empezaron a evacuar a todos los pueblos alrededor del reactor. Primero Chernóbil y más tarde todas las localidades en un área de 30 km alrededor de la central.

Una zona que se delimitaría, se militarizaría y se olvidaría. Una región entera que permanecerá sin vida durante miles de años. Se le llamaría LA ZONA DE EXCLUSIÓN.

Evacuación Pripyat
Buses Chernóbil

La cola formada por los autobuses alcanzaba los 25 kilómetros.   En 3 horas la ciudad quedaría vacía para siempre. 

Carreteras Infinitas

A partir de entonces, una extensa región de Bielorrusia y Ucrania se mantendría aislada del resto del mundo. Sus 130.000 habitantes, muchos de ellos ya contaminados, quedaron absolutamente desarraigados. Sin tierra ni pertenencias. Todo un mundo que desapareció en unos pocos días a causa de un misterioso enemigo invisible.

Fuera de Prípiat, los militares rociaban las casas con un líquido denso.

En un momento, las viviendas quedaban completamente deshabitadas y regadas por aquella substancia que fijaba los radionucleidos a la superficie y que, tras endurecerse, permitía recogerlo todo sin levantar el polvo radioactivo. Si era necesario enterraban la casa entera, con sus libros, muñecas, bicicletas… Miles de vidas vencidas por los neutrones y  sepultadas para siempre.

Los más ancianos no querían irse. Para ellos, que habían sobrevivido al holodomor, a la ocupación nazi y a la Segunda Guerra Mundial, no ocurría nada. No había fuego ni disparos. 

Lo que no sabían era que cientos de aldeas iban a ser borradas de la faz de la tierra por los bulldozers del ejército soviético. Ni que unos cuantos pueblos quedarían soterrados bajo cinco metros de tierra.

Algunos dejaron carteles: 

Coro de soldados

“Querido buen hombre de paso: no busques objetos de valor. No los hay ni los hemos tenido. Haz uso de todo, pero no lo destroces. Regresaremos”. En otras casas he visto inscripciones con pintura de diferentes colores: “Perdónanos, querida casa nuestra” . Se despedían de la casa como  de una persona. Escribían: “nos vamos por la mañana” o “nos vamos por la tarde” . Anotaban la fecha, incluso la hora y los minutos. Notas con letra infantil sobre hojas de cuadernos escolares: “No maltrates al gato, las ratas se lo comerán todo”. O “No mates a nuestra Zhulka . Es buena”. 

VOCES DE CHERNÓBIL, Svetlana Alexiévich

En aquellos primeros días, bandas de saqueadores se colaban en aquellas tumbas de madera. Algunas desconocían que la radiación acumulada entre esas 4 paredes podía matar en sólo 5 minutos, otras, lo hicieron a sabiendas. Sea como sea, los ladrones robaron todas las pertenencias que quedaron en las casas. Y todas fueron a parar al mercado negro, pasando de mano en mano a pesar de estar fuertemente irradiadas.

No muy lejos de ahí, a apenas 500 metros del reactor 4, el bosque se volvió rojo. La nube radiactiva provocada tras el accidente sobrevoló esa zona, matando los árboles y tornando sus hojas de un macabro color rojo.  Hoy, ese suelo conocido como “Bosque Rojo” sigue emitiendo una radiación muy por encima de los niveles tolerables, e incluso algunas de sus áreas siguen siendo absolutamente intransitables para los humanos. 

Y mientras todo esto sucedía, el pueblo soviético seguía sin saber absolutamente nada.

El silencio de las autoridades soviéticas

La Unión Soviética, en los años ochenta vivía un momento de crisis económica y estaba muy cerca de una crisis política. La reacción de se dio en ese momento, en plena guerra fría fue tratar de evitar que occidente se enterara de que había habido un accidente de esas magnitud. En ese contexto, todo lo relacionado con el desastre fue manejado con absoluta discreción. Incluso ocultándolo a la propia población. 

No fue hasta dos días después de la explosión, que las autoridades soviéticas no informaron sobre el accidente en Chernóbil. Tuvieron que hacerlo público porque una planta nuclear sueca captó los altos niveles de radiación.

El 28 de abril de 1986, en la popular sección del tiempo del informativo nocturno, se leyó una breve nota que ocupó 14 segundos:  “Ha ocurrido un accidente en la central nuclear de Chernóbil y uno de los reactores ha resultado dañado. Se toman medidas para eliminar las consecuencias de la avería. Las víctimas reciben ayuda. Se ha creado una comisión gubernamental”.

Incluso entonces el mundo desconocía que más de 150.000 personas habían comenzado un penoso éxodo.

A esas horas, los rumores ya eran imparables. El primer secretario del partido ucraniano Vladimir Chervinsky, alarmado por la realidad del accidente de Chernóbil decide impedir el gran desfile del 1º de mayo, la fiesta más importante de la Unión Soviética, que se celebrará en kiev, a 150 km de la central. No le hacen caso. La consigna sigue siendo la misma. Que no cunda el pánico. 

Un millón de personas, muchas de ellas niños pequeños, tomarían las calles ese primer día del mes de mayo. 

Al tiempo, Chervinsky se suicidió. 

Por fin,  20 días después de la explosión, compareció Mijaíl Gorbachov para anunciar al mundo el desastre, la mobilización de tropas y la evacuación de la población en un radio de 30 kilómetros de Chernóbil.

Carreteras Infinitas

Los reactores 1, 2 y 3 se volvieron a poner en marcha, ya que la Unión Soviética no podía permitirse cerrar la planta. En octubre de 1991, el reactor nº 2 se incendió y posteriormente se cerró. Tras la presión de algunos gobiernos extranjeros, en 1996 se cerró el reactor nº 1. El reactor nº3 lo hizo a finales de 2000 y la central nuclear dejó de generar electricidad de forma permanente.

En abril de 2015, los reactores entraron en una fase de desmantelamiento.

Los responsables

Una vez cerrada la investigación, y según el informe oficial, fueron los empleados los que habían violado gravemente las normas de seguridad de la planta. El director de la central nuclear Víctor Briujanov, el ingeniero jefe Nicolai Fomin y el ingeniero jefe adjunto Anatoli Diatlov fueron condenados a 10 años de reclusión en un campo de trabajos forzados, como responsables del accidente.  fueron considerados por el tribunal como culpables de graves violaciones de las normas de seguridad de la planta, que provocaron la catástrofe.

Los otros tres condenados son el jefe del turno de noche, Boris Rogoski (5 años), el supervisor del cuatro reactor, Alexander Kovalenko (3 años), y el inspector estatal de la seguridad de la central, Yuxi Laushkin (2 años). 

Paradójicamente, el juicio tuvo lugar en la Casa Cultural de Chernóbil, que antes era una sinagoga. La Prensa internacional fue invitada a presenciar el primero y el último día del juicio, que duró 3 semanas.

Las cifras no dejan lugar a dudas.  Chernóbil fue una auténtica catástrofe creada por el hombre. Aquí se perdieron vidas, puestos de trabajo, se contaminaron ríos, lagos, miles de personas se quedaron sin hogar ni pertenencias, se tuvo que sacrificar animales, bosques y pueblos enteros … Los daños fueron incalculables. 

Hoy, más de 35 años después del accidente de Chernóbil, la zona de exclusión es un lugar inhóspito, insólito, un escenario apocalíptico olvidado por la mayoría… Un desierto de calma y paz donde una vez hubo naturaleza, pequeños pueblos y algunos edificios residenciales`.

¿Existe el átomo pacífico?

Los 11 mejores senderos en Bryce Canyon

PARQUES NACIONALES DE ESTADOS UNIDOS

Bryce Canyon National Park

Con más de 2.5 millones de visitantes en 2019, el Parque Nacional Bryce Canyon es el segundo más popular de los “Mighty 5”, los cinco increíbles parques nacionales del estado de Utah. Bryce es conocido por su geología única y sus impresionantes amaneceres. Con una oscuridad nocturna absoluta, también está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas.

Con caminatas y recorridos panorámicos para todos los niveles, es fácil pasar al menos 1-2 días en el Parque Nacional Bryce Canyon y pasarlo en grande. Hermoso en todas las estaciones, la mejor manera de explorarlo es caminando entre hoodoos por los numerosos senderos que ofrece el parque.  

Desde caminatas fáciles hasta desafiantes, esta guía de las mejores rutas a pie por este parque de místicas agujas de tonalidades anaranjadas, te ayudará a encontrar el camino perfecto a través de tu viaje por la concentración más grande de hoodoos del mundo. Además, te contamos cuál es el mejor momento para hacer senderismo y otras cosas que necesitas saber antes tu visita a Bryce Canyon

Sin duda, el Parque Nacional Bryce Canyon debería ser una de tus prioridades en tu visita por la Costa Oeste.

Bryce-Canyon

Thor´s Hammer

A pesar de su nombre, Bryce Canyon no es un sólo cañón sino una serie de anfiteatros naturales tallados en el borde de una meseta alta. El paso del tiempo ha dado lugar a miles de formaciones rocosas extrañas y frágiles que reciben el nombre de hoodoos, unos delicados pináculos de tonos sutiles rosa, blanco, amarillo, naranja y rojo que se extienden a lo largo del borde de la meseta más allá de los 30 km.

Más de dos millones de visitantes cada año vienen a experimentar la magia de esas maravillas geológicas que desafían cualquier descripción.  La mayoría le dedican al menos un día completo, que es lo mínimo si quieres pasear entre los miradores y recorrer algún sendero básico.

MAPA EN FORMATO PDF DE BRYCE CANYON, del National Park Service 

El agua es la responsable de crear las mágicas formas de las rocas de Bryce Canyon, sobre todo durante los largos y fríos inviernos. La lluvia y la nieve derretida que fluye por los acantilados ​​hacia el río Paria son las responsables de crear las agujas o pináculos conocidos como hoodoos. Y es que el agua helada se expande entre las grietas de las rocas erosionándolas cuando el hielo se derrite en primavera.

¿Por qué deberías visitar Bryce Canyon National Park?

Los hoodoos existen en todos los continentes, pero en Bryce Canyon se encuentra la concentración más grande en toda la Tierra. El Parque Nacional ofrece tanto recorridos panorámicos para observarlos desde arriba, como senderos para sentirlos de cerca y vivirlos personalmente.

Su proximidad a otros parques populares convierte a Bryce en la parada perfecta en un viaje por carretera a Utah. Muchos visitantes combinan una visita al Parque Nacional Bryce Canyon con el Parque Nacional Zion o el Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante.

Bryce-Canyon
Bryce-Canyon

La mejor época para practicar senderismo en Bryce Canyon

El mejor momento para practicar senderismo en este Parque Nacional de Utah es a finales de primavera o principios del otoño, cuando las temperaturas son moderadas y no está tan concurrido como en verano. Si, además de caminar, lo que quieres es hacer grandes fotos de hoodoos cubiertos de nieve, en invierno puedes andar con raquetas por algunos de los senderos. 

Las 10 mejores rutas de Senderismo en Bryce Canyon + 1 (para valientes)

La mayoría de los visitantes se detienen en primer lugar en el Anfiteatro Bryce, que se encuentra en los primeros quilómetros de la carretera. Aquí se encuentran los cuatro miradores más populares del parque: Bryce Point, Inspiration Point, Sunset Point y Sunrise Point.

Estos miradores también son el punto de inicio de algunos de los senderos más populares del parque. 

Las rutas están interconectadas entre sí y permiten varias caminatas en bucle, que pueden durar desde una hora hasta todo un día. Peekaboo, Queens Garden y Navajo son los más populares.  

Como ocurre con la mayoría de los parques nacionales, la mejor manera de apreciar Bryce Canyon es explorarlo desde dentro. Es relativamente pequeño en comparación con algunos de ellos,  por lo que la mayoría de senderos son bastante cortos. Debido a que muchos de estos están interconectados, las caminatas más populares son combinaciones de dos o más de estos senderos básicos.

Mapa de Bryce Canyon

Bryce Canyon

Mapa de Bryce Canyon
Bryce Anphiteather. El mapa también indica la ubicación de cada sendero.

CONSEJOS PARA PRACTICAR SENDERISMO EN BRYCE CANYON

  • EMPIEZA A ANDAR TEMPRANO. Los estacionamientos se llenan a media mañana entre el final de la primavera y principios del otoño. Para garantizarte el aparcamiento en esas fechas, hay que llegar a primera hora de la mañana. Además, podrás contar con la mejor iluminación en el Anfiteatro Bryce.
  • DISFRUTA DEL AMANECER. Si estás buscando una experiencia única en Bryce Canyon, tienes que ver el amanecer desde el Rim Trail, ya sea en Sunrise Point o Sunset Point. ¡Es la manera perfecta de empezar el día!
  • LLEVA MUCHA AGUA. Incluso en los días más fríos, es importante llevar mucha agua. A la altura de Bryce Canyon te puedes deshidratar más rápido de lo normal, así que asegúrate de traer al menos 0,5 litros de agua por persona por hora de caminata.
  • VÍSTETE CON CAPAS.  Las temperaturas fluctúan drásticamente entre el día y la noche. Incluso en primavera y otoño se alcanzan temperaturas nocturnas bajo cero.  Lleva ropa transpirable y viste adecuadamente en función de las temperaturas, teniendo en cuenta los cambios en el termómetro.
  • CONSULTA EL PRONÓSTICO DEL TIEMPO. Las tormentas eléctricas son comunes en Utah durante el verano, pueden aparecer en cualquier momento  y ser peligrosas para los excursionistas. Trae siempre un chubasquero en la mochila.
  • ANNUAL PASS AMERICA THE BEAUTIFUL. Si visita otros parques nacionales ( ¡en Utah hay 5! )  puedes ahorrar dinero comprando un pase anual para parques nacionales. Cuesta solo $ 80, es válido durante 12 meses y sirve para los 63 que hay en EE.UU. En caso de no tenerlo, deberás pagar la tarifa de entrada de $35 para ingresar en el parque.
  • BOTAS DE MONTAÑA. Cuida que el calzado sea resistente, cómodo y transpirable. Además, lleva calcetines gordos  para evitar las ampollas.
  • Y, por último, no te olvides documentar la caminata con una CÁMARA DE FOTOS o con el móvil
Guía-de-senderismo-Bryce-Canyon

Rutas de senderismo en Bryce Canyon. Las más populares son el Rim Trail, Mossy Cave, Navajo Loop, Peekaboo y Queens Garden.

Si has llegado hasta este remoto lugar de Utah, asegúrate de disfrutarlo al máximo recorriendo, por ejemplo, alguno de sus senderos. A Bryce Canyon no le faltan hermosas rutas para recrearte desde dentro, con senderos que discurren entre los hoodoos ofreciendo una mirada íntima a estas extrañas formaciones rocosas. 

Esta guía cubre los 10 mejores senderos en Bryce Canyon, que incluyen desde caminatas fáciles hasta otras más largas y desafiantes.

¿Y qué sendero es el adecuado para ti?

Tu mismo, todos ellos ofrecen una visión única del parque. En función del tiempo del que dispongas, tu nivel de preparación física, y los condicionantes meteorológicos puedes elegir entre una o diversas de estas rutas de un día…

  1. The Rim Trail
  2. De Sunset Point a Sunrise Point
  3. Navajo Trail 
  4. Queen’s Garden
  5. Queen’s Garden / Navajo Loop Trail
  6. Mossy Cave Trail
  7. Fairyland Loop
  8. Tower Bridge
  9. Peekaboo Loop
  10. Bristlecone Loop

… o de dos, si eres de los que te van los desafíos:

11. Under the Rim Trail 

Muchas de las formaciones que verás en Bryce Canyon han recibido nombres según su parecido, como el Tower Bridge, que se asemeja a uno de los puentes del Támesis en Londres o Thor´s Hammer, por el martillo del personaje.

Rim Trail

  • Distancia: Desde 1.7 hasta 18 kilómetros
  • Elevación acumulada: 359 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 1 a 7.5 horas
  • Comienzo del sendero: Fairyland Point o Bryce Point

El sendero más popular del parque es el Rim Trail que sigue el recorrido del borde de la meseta desde FAIRYLAND POINT hasta BRYCE POINT, ofreciendo vistas excepcionales desde arriba, especialmente al amanecer, cuando el sol de madrugada pinta los hoodoos en diferentes tonos de naranja. Una distancia total de casi 18 kilómetros, pero con varias entradas y salidas que permiten realizar caminatas más cortas entre diferentes ubicaciones. La sección más utilizada es la de 1.7 km entre Sunrise y Sunset Point, una parte del sendero que está pavimentada. 

Bryce Canyon

Sunset Point a Sunrise Point

  • Distancia: 1.7 kilómetros
  • Elevación acumulada: 10 metros
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 30 minutos
  • Comienzo del sendero: Aparcamiento del Sunset Point

Si no tienes tiempo de completar el Rim Trail, puedes optar por esta sección corta del sendero, la más asequible del parque y accesible para discapacitados. Se trata de un tramo pavimentado que habilita vistas a las partes más pintorescas del Anfiteatro Bryce Canyon.

Este caminata corta es perfecta para ver los tonos del amanecer bajo el sol de primera hora de la mañana. Además, está a sólo unos pasos del Lodge at Bryce Canyon, perfecto para tomar un café o un desayuno después de la salida del sol.

Navajo Loop Trail

  • Distancia: 2.2 kilómetros
  • Elevación acumulada: 168 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 1 hora
  • Comienzo del sendero: Sunset Point
Sunset Point. Bryce Canyon

Sunset Point

Sunrise Point. Bryce Canyon

Sunrise Point

Navajo Loop Trail

  • Distancia: 2.2 kilómetros
  • Elevación acumulada: 168 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 1 hora
  • Comienzo del sendero: Sunset Point

Navajo Trail  es una ruta corta y popular que comienza en Sunset Point y te lleva 160 metros cuesta abajo zigzagueando a través de un conjunto de curvas hacia un estrecho cañón parecido a una ranura conocida como Wall Street, que regresa por un empinado camino paralelo junto a más formaciones. Además, pasa por uno de los hoodoos más característicos y fotografiados, el esbelto Thor’s Hammer.

Este sendero suele estar muy concurrido, así que la mejor manera de evitar a la gente es recorrerlo justo después del amanecer.

Bryce-Canyon

Navajo Trail, en el mes de marzo

Queen´s Garden Trail

  • Distancia: 2.9 kilómetros
  • Elevación acumulada: 109 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 1-2 horas
  • Comienzo del sendero: Sunrise Point

Este es el sendero más fácil y más corto hacia la zona de hoodoos. Comienza en Sunrise Point y desciende hasta la base de una torre que se cree que se parece a la reina Victoria, rodeada por un semicírculo de elegantes formaciones, que se supone que es su trono.

Este sendero es de ida y vuelta, por lo que, aproximadamente a la mitad de la caminata, regresarás por el mismo camino por el que viniste. 

Pasado este punto, el camino continúa un kilómetro más para enlazar con el extremo sur de Navajo Loop Trail

Queen´s garden trail. Sunrise point

Una caminata por el sendero Queen’s Garden es la caminata perfecta después de ver el amanecer en Sunrise Point.

Queen´s / Navajo Combination Loop

  • Distancia: 4.6 kilómetros
  • Elevación acumulada: 183 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 3-4 horas
  • Comienzo del sendero: Sunset / Sunrise Point

Una de las caminatas más populares del parque nacional es el circuito que conecta Queen´s Garden y Navajo. Si sólo tienes tiempo para hacer una caminata este debería ser tu circuito. Verás los imperdibles de ambas rutas, incluidos el Queen Victoria, Wall Street o Thor´s Hammer

¡Este el mejor sendero con diferencia!

Comenzando tanto en Sunset como Sunrise Point, puedes caminar hasta conectar uno con otro, terminando el bucle a lo largo del Rim Trail en dirección al punto de inicio.

El mejor momento para recorrer este sendero es justo después del amanecer, cuando el sol pinta a los hoodoos con un cálido tono anaranjado… 

Bryce Canyon Sunrise

Amanecer en Sunrise Point. Hazte un favor y llega temprano antes de la salida del sol. ¡No te arrepentirás!. Foto: Kunal Chawla, de Getty Images

Mossy Cave Trail

  • Distancia: 1.3 kilómetros
  • Elevación acumulada: 61 metros
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 1 hora
  • Comienzo del sendero: 6 kilómetros al este del parque en la carretera 12.

El Bryce Canyon tiene dos senderos que comienzan antes de la entrada, por lo que se pueden caminar sin pagar la tarifa del parque: el Fairyland Loop y el Mossy Cave Trail, una ruta fácil que no se encuentra a lo largo de la carretera panorámica principal, sino a unos pocos kilómetros al este, en la UT 12, a mitad de camino entre Tropic Canyon y el desvío del parque en Ruby´s Inn (el camino está claramente señalizado en la carretera principal).

Este es un poco diferente al resto de senderos, ya que sigue un barranco poco profundo (water canyon) con un pequeño arroyo. Este cañón es bastante estrecho y lo suficientemente protegido como para que el hielo del invierno permanezca intacto hasta bien entrado junio. Finalmente, el camino llega hasta una bonita cascada y una cueva bordeada por cortinas de musgo (de ahí el nombre del sendero).

Mossy-Cave-Trail Bryce Canyon

El Mossy Cave Trail ofrece un cambio de escenario con respecto a los hoodoos secos y anaranjados del Anfiteatro y es perfecto para familias con niños pequeños:  corta, con un arroyo, árboles altos, hoodoos, una cueva y una cascada.

 

Fairyland loop Trail

  • Distancia: 13 kilómetros
  • Elevación acumulada: 523 metros
  • Dificultad: Difícil
  • Tiempo: 4-5 horas
  • Comienzo del sendero: Fairyland Point.

El Fairyland Loop Trail es uno de los mejores, más largos y extenuantes senderos de Bryce Canyon. Se trata de una ruta poco utilizada de 13 kilómetros que desciende profundamente por el paisaje erosionado desde el borde.

El sendero comienza en Fairyland Point, en la parte norte del parque, e incluye una parte del Rim Trail hasta Sunset Point. A partir de ahí serpentea a través de hoodoos, pinos Bristlecone y enormes vistas en dirección al cañón, ofreciendo una visión más íntima del parque, prácticamente en soledad.

Por su longitud y los múltiples cambios de elevación esta caminata puede resultar agotadora, así que si sólo quieres disfrutar de las vistas tendrás suficiente sólo con caminar una parte.

Tower Bridge Trail

  • Distancia: 4.8 kilómetros
  • Elevación acumulada: 245 metros
  • Dificultad: Moderada
  • Tiempo: 2-3 horas
  • Comienzo del sendero: Sunrise Point

Puedes ver el Tower Bridge a lo largo del Fairyland Loop Trail, pero si no tienes tiempo o ganas para la caminata más larga que comienza en Fairyland Point, este sendero va directamente al Tower Bridge y es una excelente alternativa).

El Tower Bridge Trail forma parte del Fairyland Trail que comienza en Sunrise Point y desciende al Fairyland Canyon y conduce a la formación Tower Bridge, un tramo erosionado que se asemeja al famoso puente de Londres. 

El sendero es de ida y vuelta, pasando puntos de referencia como el Chinese Wal

Peekaboo loop Trail

  • Distancia: 8.8 kilómetros
  • Elevación acumulada: 479 metros
  • Dificultad: Difícil
  • Tiempo: 3-4 horas
  • Comienzo del sendero: Bryce Point

Peekaboo Trail, una caminata empinada y espectacular por el corazón del parque en la que se atraviesa uno de los iconos del parque, el Wall of Windows. Más largo que otras caminatas entre los hoodoos, este sendero es perfecto para explorar Bryce Canyon sin multitudes.

El Peekaboo Loop también se puede combinar con otros senderos:

  • Navajo / Peekaboo. Circuito de casi 8 kilómetros que comienza en Sunset Point y cubre los senderos Navajo y Peekaboo.
  • Queen´s / Peekaboo / Navajo. Ruta de 10 kilómetros que comienza en Sunrise Point y cubre Queen’s Garden, Peekaboo y Navajo Trails, creando un circuito con forma de 8.
  • Travesía Bryce Amphitheatre. Caminata de 7.5 kilómetros de ida que comienza en Bryce Point y cubre Peekaboo y Queen’s Garden, terminando en Sunrise Point ( puedes usar el servicio de shuttle para regresar a Bryce Point).

Bristlecone loop Trail

  • Distancia: 1.6 kilómetros
  • Elevación acumulada: 61 metros
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo: 1 hora
  • Comienzo del sendero: Rainbow Point

El PINO BRISTLECONE es la especie de árbol más longeva de la tierra. Existen algunos han llegado a superar los 3.000 millones de años.  Los que vas a ver en Bryce Canyon sólo tienen unos 1.600 años.

Bristlecone Loop comienza en el punto más alto del parque, Rainbow Point (a más de 2.700 metros sobre el nivel del mar), una area mucho menos concurrida que las homónimas alrededor del Anfiteatro Bryce Canyon.

A lo largo del Bristlecone Loop vas a ver algo más que rocas. Durante su corto recorrido pasa por varios pinos Bristlecone, abetos y brinda grandes vistas sobre hoodoos y barrancos extensos.

+   UNDER THE RIM TRAIL

UNDER THE RIM TRAIL es la experiencia de mochilero más emocionante de Bryce Canyon. Esta travesía de ida de 37 kilómetros puede necesitar 2 a 3 días y requiere un permiso especial que debe obtenerse en persona en el Centro de Visitantes con hasta 48 horas de antelación. El sendero cubre la longitud del parque desde Bryce Point hasta Rainbow Point y, como su nombre indica, discurre por debajo del borde del anfiteatro.

Los excursionistas que deseen hacer este trail sólo podrán acampar en cualquiera de las 8 áreas designadas para hacerlo. Por seguridad y preservación del entorno del parque, sólo lo podrán hacer ahí.

El permiso especial requiere del pago de $ 5 y las reservas no se podrán hacer ni por teléfono ni por correo electrónico.

Esta es una caminata de ida, así que deberás organizar el transporte de regreso desde Rainbow Point. Lo más fácil es hacerlo con el bus lanzadera administrado por el parque, reservando el billete antes de salir de excursión. La forma más fácil de hacer esto es a través del recorrido en lanzadera Rainbow Point administrado por el parque.

¿Planificando tu épica aventura por Estados Unidos?  ¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones…

 

Entradas relacionadas

Bodie Ghost Town, el Oeste más Salvaje en California

BODIE STATE HISTORIC PARK

Bodie Ghost Town

Esto es Bodie, o más bien lo que queda de él, un auténtico pueblo fantasma que todavía conserva una muestra de lo que era hace más de 50 años, cuando se fueron sus últimos residentes. 

Nacida del auge de la fiebre del oro en la segunda mitad del siglo XIX, sólo sobreviven alrededor del 5 por ciento de los edificios que durante el apogeo de la ciudad, entre 1877 y 1881, albergaron una población de entre 7.000 y 8.000 personas, aunque lo que hace maravillosamente atractiva a esta antigua ciudad minera es el hecho de caminar por sus calles desiertas, cotillear a través de las ventanas de las casas y transportarse a los días en que Bodie era una próspera ciudad minera, imaginando cómo era la vida cotidiana en aquellos tiempos.

Bodie-California

La ciudad minera abandonada de Bodie, en 2019. La mayoría de viviendas sucumbieron víctimas del paso del tiempo, el fuego o los elementos.

Designado como Parque Estatal de California en 1962, Bodie se conserva en un estado de “DECADENCIA DETENIDA”. Esto significa que los techos, las ventanas y los cimientos de los edificios se reparan y estabilizan, no se restauran. Además, para preservar esta atmósfera, aquí no hay instalaciones comerciales, sólo una pequeña tienda/museo.

Bodie-Ghost-Town

Los interiores de las viviendas permanecen tal como se dejaron en su momento, con los enseres de la época y abastecidos de bienes. Es como si sus moradores hubieran abandonado su casa y sus pertenencias deprisa y corriendo para no volver nunca más.

LLEGAR A BODIE GHOST TOWN

La ciudad de Bodie está ubicado en el condado de Mono en las estribaciones de las montañas de Sierra Nevada, en la parte este del estado de California, cerca de la frontera con Nevada. A 30 km de la entrada a Yosemite desde Lee Vining por la U.S-395 hay que tomar el desvío hacia Bodie Road (Highway 270). En 16 kilómetros se llega al final del pavimento, donde hay que conducir 5 km más por un camino de tierra hasta llegar Bodie. Este último tramo es muy irregular, así que puede resultar un poco incómodo.

EL CLIMA DE BODIE

Situado a en una zona desértica, a unos 2.550 metros de altitud, Bodie está sujeto a fuertes vientos y a heladas que superan las 300 noches al año. El verano suele ser cálido con temperaturas que no suelen superar los 27 grados C. El invierno es impredecible, con temperaturas diurnas que no superan los 15 grados y bajo cero cuando desaparece el sol. Las nevadas pueden ser intensas hasta el punto de bloquear las carreteras de acceso. 

Historia de Bodie

Bodie representa una parte de la historia de la fiebre del oro que, a través de un flujo constante de pioneros y migrantes que se apresuraron hacia el oeste para forjar sus fortunas a partir de brillantes pepitas de oro, fue fundamental para la construcción del Estado de California. 

W.S. Bodey

El distrito minero de Mono County nació a partir de 1849, cuando la minería decayó a lo largo de la vertiente occidental de Sierra Nevada. Ávidos de descubrir nuevos yacimientos, los buscadores de fortuna cruzaron las montañas hacia las laderas orientales. Uno de ellos, Waterman S. Body o William Bodey , un explorador de Poughkeepsie, Nueva York, cuyo nombre sigue siendo incierto, tropezó con pequeñas cantidades de oro en las remotas colinas al norte del Mono Lake.

Él y su grupo resolvieron inicialmente mantener en secreto el prometedor hallazgo pero, con el tiempo, Bodey decidió salir del asentamiento. El 20 de noviembre de 1859, cuatro meses después de su descubrimiento, este murió en el transcurso de una tormenta de nieve, paradójicamente, sin ver la ciudad a la que dio nombre ni disfrutar de los millones de dólares en oro y plata que fueron extraídos de Bodie Hills.

Los huesos de Bodey fueron redescubiertos en 1879 y luego “extraviados” después del entierro. Ahora se cree que su lugar de descanso final está en algún lugar de la colina sobre el cementerio.

El auge de una ciudad minera en las montañas de Sierra Nevada que pasó a llamarse y a escribirse Bodie

En las décadas de 1860-1870, los progresos de la minería fueron lentos, siendo trabajadas por sólo un pequeño grupo de mineros. El colapso en 1875 de una pequeña mina, de nombre Bunker Hill, reveló un rico yacimiento de oro y plata, lo que llevó a su compra por parte de Standard Mining Company en 1877. 

Este descubrimiento de oro captó la atención de miles de buscadores de oro y durante los años siguientes, la gente acudió en masa a Bodie, transformando un pequeño asentamiento de 20 personas en una auténtica ciudad que llegó a acoger entre 7.000-8.000 personas (los registros del censo no reflejan los 10.000 habitantes registrados en algunos escritos de la época).

Entre 1877 y 1881, los años de gloria de Bodie, la Standard, rendía cantidades considerables de oro. De hecho, los 30 yacimientos de la ciudad producían centenas de miles de dólares mensuales en minerales que se procesaban en 9 molinos (en total, de aquí se extrajeron casi 10.000 toneladas de mineral precioso, con un rendimiento cercano a los $15 millones en 25 años).

No obstante, no faltaban los accidentes en las excavaciones ni los fallecimientos producidos por los crudos inviernos de Bodie. 

En las décadas de 1860-1870, los progresos de la minería fueron lentos, siendo trabajadas por sólo un pequeño grupo de mineros. El colapso en 1875 de una pequeña mina, de nombre Bunker Hill, reveló un rico yacimiento de oro y plata, lo que llevó a su compra por parte de Standard Mining Company en 1877. 

Este descubrimiento de oro captó la atención de miles de buscadores de oro y durante los años siguientes, la gente acudió en masa a Bodie, transformando la ciudad por completo. Partiendo de unas pocas docenas llegó a acoger entre 7.000-8.000 personas (los registros del censo no reflejan los 10.000 habitantes registrados en algunos escritos de la época).

Entre 1877 y 1881, los años de gloria de Bodie, la Standard, rendía cantidades considerables de oro. De hecho, los 30 yacimientos de la ciudad producían centenas de miles de dólares mensuales en minerales que se procesaban en 9 molinos (en total, de aquí se extrajeron casi 10.000 toneladas de mineral precioso, con un rendimiento cercano a los $15 millones en 25 años).

No obstante, no faltaban los accidentes en las excavaciones ni los fallecimientos producidos por los crudos inviernos de Bodie. 

La ciudad sin ley

Junto al crecimiento de la población se instalaron Saloons (más de 60), restaurantes, burdeles, salas de ópera y fumaderos de opio en el barrio chino. También circularon tres periódicos, y se construyeron iglesias, bancos y escuela.

Pero junto a mineros y comerciantes, Bodie también atrajo a forajidos y hombres de mala reputación, así que no eran extraños los crímenes y los comportamientos fuera de lugar, por lo que, en su día la ciudad de Bodie (una de las más ricas de California) fue conocida como el campamento minero más salvaje y duro del oeste. 

Bodie fue descrita en 1881 fue descrita por el Reverendo F.M. Warrington como : “… un mar de pecado, azotado por las tempestades de la lujuria y la pasión”

La ciudad sin ley

A medida que se construían alojamientos para los mineros y molinos para procesar los minerales, surgió la necesidad de un suministro constante de madera para hacer funcionar los molinos y calentar las casas, especialmente durante el crudo invierno.

Debido a la escasez de madera en los alrededores, se creó un ferrocarril para su transporte al pueblo. Para la instalación de los rieles fueron contratados ciudadanos chinos, por lo que muchos empezaron a instalarse en las cercanías del Mono Lake. 

Aunque no eran bienvenidos, varios cientos se instalaron en Bodie y crearon su propio barrio dentro de la ciudad para mantener sus propias costumbres y tradiciones. De  Chinatown emergieron tiendas, lavanderías, pensiones, salas de juego, salones y hasta un templo taoísta.

La caída de Bodie

El apogeo de Bodie duró poco. En el año 1881 empezó a decaer la actividad en las minas hasta que, finalmente, estas se agotaron. Las empresas mineras quebraron y con su bancarrota provocaron que la población empezara a emigrar, afectando a los demás negocios, que vieron disminuir considerablemente sus ingresos.

En 1886, la población de Bodie se había reducido a aproximadamente 1.500 personas.

A pesar de todo, en 1887 dos empresas se unieron para continuar operando en las minas. La introducción del procesamiento de cianuro en la década de 1890, y el uso de la electricidad como fuente de energía barata, hizo que la minería fuera rentable nuevamente, dando un impulso efímero a la ciudad (los yacimientos de Bodie fueron de los primeros donde se instaló la electricidad en el país).

En 1892 y 1898 varios incendios destruyeron casas y negocios.

Hacia 1915, el empresario James Stewart Cain abrió un negocio de madera a través del Mono Lake, además de obtener la propiedad de la Standard Company.

Finalmente, un fatal incendio en 1932 destruyó casi la totalidad de la ciudad, quedando en pie apenas el 10 por ciento de ella.

Bodie Ghost Town

La minería continuó agonizando hasta 1942, cuando cerró la última de las minas. En esa época murieron algunos de sus últimos habitantes y Bodie, finalmente, quedó reducido a un pueblo fantasma. 

En un esfuerzo por proteger la ciudad de saqueadores y vándalos, el entonces gran terrateniente James Stuart Cain contrató a vigilantes para cuidar de la ciudad.

Hacia 1962, la pequeña parte de la ciudad que sobrevivió al incendio de 1932 fue nombrada Parque Histórico Estatal y Monumento Histórico Naciona para preservar los edificios y restos históricos.

Bodie se convirtió en un pueblo fantasma durante la década de 1940

Un paseo por el viejo Bodie

Lo que queda del viejo Bodie permanece en un estado de “decadencia detenida”, que es el juego de palabras utilizado para designar el sistema de conservación en el que no se intenta mejorar una ruina, sino evitar que se deteriore más.

Todo permanece tal cual, como detenido en el tiempo…

La apariencia desierta y atormentada de Bodie es un sueño para cualquier fotógrafo ávido de retratar la extraña belleza de los paisajes desolados. Al pasear por sus calles despobladas uno se traslada a los días de la fiebre del oro en el salvaje oeste americano.

En lugar de deambular sin rumbo fijo, la mejor manera de sumergirte en el encanto de Bodie es tener cierta idea de lo que estás mirando. Por eso te hemos preparado una especie de guía que te ayudará a identificar los edificios más importantes, numerados tal y como lo hace el museo. 

Bodie-California
Bodie California

La guía que te ofrecen por $3 en la caseta de la entrada al parque te será muy útil

La calle principal de Bodie es Green St, que es atravesada por otras tres calles: Fuller St, Main St y Wood St. Aquí están la mayoría de edificaciones interesantes, por lo que no te costará demasiado encontrarlas. 

Disfruta del viaje. 

Mapa-de-Bodie-State-Park

Mapa de Bodie State Historic Park

Mc Donnell /Dolan House

Según el censo de 1920, Donald y su hijo Frank McDonnell eran mineros. La esposa de Donald, Mary,  fue una de las trabajadoras de correos. 

James Dolan, sheriff del Condado de Mono, fue asesinado en un tiroteo cerca de Mono Lake en julio de 1915. Le sobrevivió su esposa Cordelia Hays Dolan (1881-1943). Después de la muerte de James, Bert Dolan le sucedió como sheriff, sirviendo durante 20 años. 

La hija de James, la profesora Alice Dolan, vivió aquí brevemente desde 1935 hasta 1937.

Dolan-House-Bodie-Ghost-Town

McDonnell / Dolan House, desde el aparcamiento, al principio de Green St.

Junto al Mono Lake hay una placa que conmemora la muerte del sheriff James Dolan que reza lo siguiente:

En julio de 1915, la paz y la tranquilidad del condado de Mono se rompieron cuando el sheriff James P. Dolan murió como resultado de las heridas de bala recibidas mientras intentaba detener a dos forajidos que habían aterrorizado a los ganaderos a poca distancia de este lugar.

Indignados por el tiroteo del Sheriff Dolan, la ciudadanía del condado de Mono organizó rápidamente una batida que rastreó a los forajidos hasta un lugar cerca de Mono Craters. Se hizo justicia cuando ambos forajidos murieron en un tiroteo con estos vecinos.  La investigación del forense determinó “muerte causada por resistirse al arresto por representantes debidamente constituidos de la oficina del alguacil.

El alguacil Dolan, el decimoquinto representante de la ley en desempeñar ese cargo desde la formación del condado de Mono, hizo el máximo sacrificio con la determinación intrépida que le habían confiado los ciudadanos del condado de Mono”.

Iglesia Metodista

Esta iglesia, construida en 1882 es única que todavía permanece en pie en Bodie.  E.J Clinton, dueño de una compañía minera a finales de la década de 1920, la restauró con su propio dinero.

Methodist Church Bodie California

Iglesia metodista, en la esquina de las calles Green y Fuller.

Bodie-California-Methodist-church

Al mirar dentro desde la puerta, verás el púlpito, un órgano a un lado y los bancos de la iglesia.

D.V. Cain House

Construida en 1873, este fue el hogar de David Victor Cain, hijo de J.S. Cain. Como su padre, también se convirtió en un prominente hombre de negocios. En 1904 se casó con Ella M. Cody, una profesora que más adelante fundaría el Museo de Bodie.

Los Cain, últimos vecinos de la ciudad, vendieron la propiedad de Bodie a California State Parks en 1962.

D.V.Cain-House-Bodie-California

D.V.Cain, frente a la iglesia metodista, en la esquina de las calles Green y Fuller.

Miller House

Tom Miller nació en Canadá. Trabajó como camionero en Mono Mills, cerca de Mono Lake. En 1900, Miller y su esposa Jessie vivían aquí con sus dos hijos.

Tom-Miller´s-House

Tom Miller´s House, en la esquina de Green y Fuller St.

Bodie-California--Tom-Miller´s-house

El interior amueblado de la casa de Tom Miller puede visitarse En la pared, las fotos muestran diferentes épocas de Bodie. 

Bodie-California--Tom-Miller´s-house

James Stuart Cane House

Esta llamativa casa pertenecía a James Cain, hombre de negocios y principal propietario de la ciudad.

J. S. Cain se mudó a Bodie en 1879, con 25 años, y construyó un imperio. Como empresario empezó colocando barcazas en el lago Mono y transportando madera para Bodie, la misma madera que se necesitaba para sostener los pozos de la mina, alimentar las calderas que funcionaban con la maquinaria, construir los edificios, calentar las casas y cocinar la comida. La madera era un gran negocio en Bodie.

En 1888 se hizo banquero (mantuvo abierto el banco de Bodie hasta 1932) y en 1915, adquirió la propiedad de Standard Company. De pronto, se convirtió en el principal propietario de la ciudad.

Siempre creyó que las minas de Bodies volverían a prosperar.

Morgue

Si piensas que las decrépitas y torcidas viviendas y sus interiores son , echa un vistazo a través de las ventanas de la morgue, al final de Green St. La vida en Bodie era dura, incluso en los buenos (y salvajes) tiempos. Seguro que los trabajadores de la morque darían buena fe de ello.

Miners Union Hall

El Sindicato de Mineros de Bodie se organizó el 22 de diciembre de 1877 y su sede, fundamental para la vida social de Bodie,  se completó seis meses más tarde.

Además de servir como lugar de reunión para los miembros del sindicato, albergaba servicios religiosos, grandes bailes del día de la independencia o elegantes fiestas de disfraces.

Ahora, el edificio es un museo para la recreación de la historia de Bodie y una pequeña librería, además de punto de información sobre las actividades del parque, entre las que destacan los paseos turísticos por las antiguas minas.

I.O.O.F Hall y DeChambeau Hotel

El I.O.O.F. ( Independent Order of Odd Fellows Lodge) fue una de las muchas sociedades fraternales de Bodie. un salón de reuniones que más tarde se convertiría en el Bodie Athletic Club, algo parecido a un gym de la época, donde los miembros venían a ejercitarse con pesas y primitivas máquinas de ejercicios.

La oficina de correos se mudó aquí en 1879

El edificio de ladrillo rosa ubicó la oficina de correos en 1879 (observa el gran armario con ranuras para el correo). Más tarde, el edificio se convirtió en el Hotel DeChambeau y, en los últimos años de Bodie como ciudad, acogió el “Café Bodie”, uno de los últimos negocios de la ciudad.

Bodie-California

Los edificios del Hotel Dechambeau e I.O.O.F, en Main St. (todavía se pueden ver las siglas en la fachada.

Swasey (Swazey) Hotel

Horace F. Swasey, un ranchero de Nevada, compró este hotel de dos pisos en 1894. En años posteriores también albergó una tienda de ropa y un casino. Hoy en dia, este edificio situado en la esquina de Main St. y Green St., es muy popular, posiblemente por lo mucho que se inclina hacia un lado.

Dado que Bodie se encuentra en un “estado de deterioro detenido”, algunos edificios deben apuntalarse para evitar que se caigan. Este es uno de ellos.

Swazey-Hotel-Bodie-California
Swazey-Hotel-Bodie

Probablemente, el hotel Swazey funcionó  también como burdel. De un tiempo aquí, está visiblemente inclinado … ¿quién sabe cuánto tiempo permanecerá así? 

Boone Store and Warehouse

Situado en Green St. con Main St., este edificio de 1879, propiedad de Harvey Boone (primo lejano de Daniel Boone, un famoso pionero y colonizador estadounidense),  fue una de tantas General Stores en la ciudad. Todavía se conservan cientos de artefactos interesantes, que pueden ser vistos a través de sus ventanas. En 1884, casi fue destruido por un incendio que devoró muchos de los edificios de Green St.

De entre los muchos artefactos interesantes que todavía se conservan en la tienda, hay varias bombillas de luz originales de Edison o artículos de marcas conocidas hoy en día, como “Kellogg’s Tasteless Castor Oil (aceite de ricino)”, “St. Joseph’s Aspirin “,” preservativos Trojan “y” Pasta medicinal Colgate “.

Boone participó activamente en la comunidad, donde tenía muchos intereses, incluyendo la de ser presidente de la Bodie Water Company, que abastecía de agua a la ciudad para combatir incendios, supervisor del condado y administrador de la escuela.

Lottie and Eli Johl House

Este fue el hogar de Eli y Lottie Johl. Eli llegó a los Estados Unidos de América en 1865 desde Alemania Él y un socio, Charles Donnelly, montaron la carnicería Union Market en Bodie. Conoció a Lottie siendo bailarina y protituta en el barrio rojo de Bodie. Para disgusto de las remilgadas y correctas mujeres de la ciudad, consiguieron casarse, aunque debido al pasado de ella, la pareja fue rechazada por mucha gente. 

Tras la súbita muerte de Lotti (envenedada), Eli Johl tuvo que luchar mucho para poderla enterrar en el cementerio (el cementerio era para gente respetable, no para vagabundos, pistoleros o prostitutas). Todo lo que queda hoy de su tumba es una valla cerrada sin nombre. 

El 4 de septiembre de 1932, la oficina de correos se trasladó aquí. El tablero donde estaba el letrero, aunque desgastado por décadas de exposición al ambiente, todavía se puede ver en la fachada, por encima de la puerta.

Bodie-California

Interior de la  casa de Lottie y Eli Johl

Sam Leon´s Bar / Joe Hahner Barber Shop

El bar fue inaugurado en 1937 por Sam Leon, después de perder su hotel en el incendio de 1932.  Anteriormente, el fue un restaurante dirigido por la familia Hise.

Sam-Leon´s-Bar-Bodie-California

El bar de Sam Leon y la barbería de Joe Hahner, en Main Street. La peluquería contigua fue propiedad de Joe Hahner, el último barbero que trabajó en Bodie.

Sam-Leon´s-Bar-Joe-Hahner-Barber-Shop Bodie California

Firehouse

Esta es la única estación de bomberos que queda en pie en Bodie. En su momento hubo cuatro compañías de bomberos, pero se acabaron unificando en una sola por evidentes problemas de coordinación y autoridad.

Las empresas de bomberos voluntarios lucharon contra varios incendios a lo largo de los años. Los más importantes fueron el 25 de julio de 1892 y el 23 de junio de 1932.

El incendio de 1892 comenzó en North Main Street en un restaurante y consumió alrededor de 60 edificios. Los esfuerzos para combatir el incendio se retrasaron por el cierre fortuíto de una válvula. La falta de agua también afectó a quienes lucharon contra el incendio de 1932. En ese momento, la falta de mantenimiento del depósito provocó una acumulación de piedras y escombros en las tuberías del agua, que las obstruyó.

Firehouse-Bodie-California
Firehouse-Bodie-California

Wheaton & Luhrs

Wheaton-&-Luhrs-Bodie-California

En la fachada, si uno se fija bien, todavía pueden leerse las palabras BODIE HOTEL.

George H. Wheaton y Nicholas C. Luhrs construyeron una tienda aquí a principios de la década de 1880. El letrero de la fachada mostraba sus nombres, pero tras la muerte de este último, se cubrió con las palabras “Bodie Store”.  J.S. Cain compró la tienda en 1898.

Según su nuera Ella Cain, los edificios habían sido una Oficina de Tierras de Estados Unidos Entre 1885 y 1886, la oficina sirvió como Oficina de Tierras de Estados Unidos y en 1910 como oficina de la Power Company, la empresa hidroeléctrica que suministraba electricidad a la ciudad.

En sus últimos tiempos cumplió como el Bodie Hotel.

Wheaton-&-Luhrs-Bodie-California

Interior del BODIE HOTEL.

Schoolhouse

Schoolhouse-Bodie-California

La escuela, en la esquena de Main St. con Green St., es uno de los edificios más atractivos y llamativos de la ciudad.

En 1879 era la Casa de Alojamiento de Bon Ton, pero más adelante, después de que un joven delincuente incendiara el edificio de madrugada, este fue reconstruido y se le dio un nuevo uso como escuela.

Schoolhouse-Bodie-California
Schoolhouse-Bodie-California
Schoolhouse-Bodie-California

Mirando hacia el interior de la escuela, da la sensación de que los niños están en el recreo. La ciudad fue abandonada tan abruptamente, que miles de artefactos se quedaron por ser demasiado pesados o inútiles como para transportarlos a otro lugar. 

Gregory House

Al final de Green St., este fue el hogar de Nathan y Catherine Gregory, que aparecen en el censo de 1900 con sus 4 hijos. De ellos, el más joven, Spencer, fue ingeniero de minas y uno de los últimos residentes de Bodie.

Su casa, como otras en el parque, sirven como residencia para los empleados del parque.

McMillan House

A.E. McMillan fue secretaria del Bodie Miners Union en 1885. Su hijo Dan, que sólo tenía un brazo, fue entrenador del equipo de baseball de Bodie a principios del siglo XX. Al final de Green St.

Miller Boarding House

William y Annie Currie Miller se mudaron a Bodie desde Minnesota en los años de auge de Bodie y dirigieron esta pensión que proporcionaba alojamiento y comidas a mineros solteros.

Conway House

Thomas Robert Conway vivió aquí con su esposa Annie y sus tres hijos. Bob fue uno de los últimos residentes de Bodie. Y es que cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de los residentes de Bodie ya se habían ido. Él fue uno de los pocos que se quedó.

Conway´s Family House. en Green Street. Se decía que los lúpulos que crecían en la barandilla del porche eran las únicas plantas verdes que podían sobrevivir en Bodie.

Conway-House-Bodie-California

Quinville House

Frank Quinville vivió aquí algún tiempo después de mudarse a Bodie en la década de 1880. Trabajó para Standard Mill como herrero, y debió de hacerlo muy bien puesto que esta es una casa bastante bonita para un trabajador. Él y su esposa, Mary, tuvieron 5 hijos.

Quinville´s Family House, en Wood St. con Green St.

Quinville-House Bodie California

Standard Mill

Debido a que tanto los edificios de la Standard Mill como las áreas circundantes no son seguras, el acceso sólo está disponible a través de una visita guiada durante los meses de verano. La información sobre esta la encontrarás en el museo.

La Standard fue la más exitosa de las 30 compañías mineras que operaron en Bodie. Aquí, se rompían las rocas de cuarzo que contenían el oro y la plata para separar los metales preciosos de la roca triturada.

Standard Mill Bodie-California

Standard Mills Company, en las colinas de Bodie, es una de las minas mejor conservadas de California. Aquí trituraban la roca de cuarzo que contenía oro y plata de las minas.

Bodie Jail

La cárcel de Bodie se construyó en 1877 y, vistas sus dos únicas celdas, parece pequeña atendiendo al desorden que hubo en la ciudad durante sus años dorados.  

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • Bodie es un pueblo fantasma que se parece mucho a lo que era hace más de 50 años cuando se fueron los últimos residentes. Para preservar su esencia no hay instalaciones comerciales, gasolineras, ni ningún tipo de alojamiento. Hay una librería dentro del museo donde también puedes solicitar información sobre las visitas guiadas.
  • Aunque el folleto del parque estatal recomienda el verano como EL MEJOR MOMENTO PARA VISITAR BODIE, tanto la primavera (finales de abril a finales de mayo) como el otoño (mediados de septiembre a mediados de octubre) son buenas épocas para disfrutar de una experiencia más íntima, sin multitudes y sin el agobio de la calor. Si estás de visita en verano, planea llegar justo cuando abra el parque. En cuanto a las VISITAS EN INVIERNO, el clima en esta época suele ser impredecible. Son comunes las temperaturas bajo cero, los vientos fuertes, las nevadas intensas  y la acumulación de barro, que también puede ser un problema. Bodie está abierto todo el año.
  • Debido a su ubicación ( a 2.550 metros), puede que en épocas de frío sólo se pueda acceder con esquís, raquetas de nieve o motos de nieve, así que, antes de ir, asegúrate de revisar estado de las carreteras, ya que incluso los 4×4 con cadenas de nieve pueden quedar bloqueados ( y los servicios de remolque locales, cuando están disponibles, pueden ser costosos…). Ten en cuenta que la carretera se puede cerrar ya a finales de octubre.
  • Todo en Bodie es parte de la escena histórica y está completamente protegido. NADA puede ser tocado, recolectado o removido del parque. No se permiten detectores de metales. Los edificios y artefactos antiguos pueden estar en mal estado y ser frágiles. Hay que tener cuidado con las rocas, vidrios o astillas y procurar no entrar en los edificios que no están habilitados para su visita interior.
  • Bodie State Historic Park es  administrado por el Servicio de Parques Estatales de California (California State Parks), por lo que su acceso NO está incluido en el PASE ANUAL PARA PARQUES NACIONALES AMERICA THE BEAUTIFUL. Entrada: 8$ (2019) por adulto. El parque está abierto de 9 a 18 horas todos los días. El estacionamiento se limita al lugar designado.
  • Por seguridad, algunas áreas inestables del parque se anuncian como prohibidas y están cerradas a la entrada de los visitantes.
  • Los perros están permitidos en el parque, pero deben llevar correa en todo momento. No podrán acceder a la visita de Stamp Mill Company o al Museo.
  • Necesitarás al menos 2 o 3 horas para explorar el parque a fondo, así que planifica tu día en consecuencia. Es posible que veas carteles de “residencia de empleados” frente a las casas donde viven los empleados del parque estatal. Actúa según los criterios de intimidad que aplicas a los demás en relación contigo. No intentes mirar en el interior, por ejemplo.

  • No está permitido fumar fuera de los lugares habilitados.
Bodie-California

7 paisajes de otro planeta en Death Valley

parques nacionales de estados unidos

Paisajes de otro planeta en Death Valley

Death Valley National Park ( o parque nacional del Valle de la Muerte) es uno de los desiertos más solitarios y aislados de norteamérica. Una maravilla natural de múltiples y variados paisajes que, sin duda, merece una visita, aún en verano, cuando la condiciones meteorológicas son extremadamente duras.

Su nombre intimida, y no es para menos. En verano, esta maravilla natural de múltiples y variados paisajes es lo más parecido al infierno en la tierra…

Death-Valley . El Valle de la Muerte

El Death Valley National Park se encuentra en el suroeste de California, a unos 180 km de las Vegas, y a unos 350 de Los Angeles y está formado por dos valles, el Valle de la Muerte y la Cordillera del Panamint.

Con menos de 150 mm de precipitaciones al año, Death Valley posee un clima desértico. Y eso se debe a que la barrera que forman las cinco cadenas montañosas que lo separan del Océano Pacífico secan por completo las entradas de aire oceánico, portador de humedad. Las nubes vierten toda la lluvia sobre las cimas y el aire se va secando a medida que sigue su camino en dirección este. Este fenómeno explica el bloqueo de las precipitaciones que llegan del oeste y, en consecuencia, el calor y la extrema aridez del terreno.   

Bajo el sol, permanece un paisaje desolado que hace las delicias de cualquier aficionado a la fotografía

A pesar del calor y la sequía constante, en Death Valley sobrevive una gran cantidad de vida. Pinos, árboles de Josué, flores silvestres que crecen tras las raras tormentas, pájaros, reptiles, anfibios, peces diminutos que encuentran refugio en los exuberantes oasis,… O animales más grandes como coyotes, zorros, linces o pumas,… Todos ellos forman parte de la flora y la fauna del Parque.

El Valle de la Muerte es el lugar más seco y caluroso del país que, además, tiene en Badwater Basin, el punto más bajo de América del Norte. En contraste, allí mismo y con 3.368 m, Telescope Peak es el pico más alto del Parque Nacional (que se cubre de nieve en invierno) seguido muy de lejos por Dante´s View con 1.668 m.

El Valle de la Muerte obtuvo la categoría de Reserva de la Biosfera en 1984. En 1994 se convirtió en Parque Nacional, pasando a ser el más grande de EE.UU fuera de Alaska. Con 13.850 km² y casi 1.600 km de caminos que dan acceso a lugar muy remotos es un lugar absolutamente fascinante.

“Adiós, valle de la muerte”

La sabiduría popular cuenta, que en 1849, un grupo de exploradores atraídos por la fiebre del oro, se perdieron por el valle. Incapaces de dar con la salida, pasaron por grandes penurias hasta que, por fin, encontraron la salida. Parece que una miembro del grupo se despidió de aquel infierno con un eterno “adiós, valle de la muerte”.  De ahí su descorazonador nombre.

En tiempos de la fiebre del oro (alrededor de 1849) se abrieron muchas minas para obtener oro, plata y bórax, con la consecuente aparición de ciudades mineras como Panamint City (2.000 hab) o Rhyolite (12.000 hab), el poblado más grande de Death Valley. En 1910 ya no quedaba nada, sólo pueblos abandonados y minas abiertas sin explotación.

¿Cual es la mejor época para visitar el Valle de la Muerte?

¿Tiene mucho sentido visitar uno de los lugares más calurosos del planeta en pleno verano? Sobre el papel, la mejor época para visitar un entorno tan hostil debería ser aquella en la que las temperaturas son más suaves. Pero aunque cueste creerlo, esta parte insólita del desierto de Mojave, donde se alcanzan temperaturas que superan los 50°C en verano, atrae a numerosos turistas y excursionistas que obtienen un extraño placer en el hecho de freírse!

Como un huevo en el capó de un coche.

Si eres de esos, no te olvides de llevar protección solar, de beber mucha agua (incluso cuando no tengas sed) y de tener cuidado de no abusar de las caminatas.

Otra ventaja estival es la de visitar el parque en un ambiente relajado… Casi de intimidad.

El invierno tiene la ventaja de que las temperaturas son más agradables… Por contra, los días son demasiado cortos para abarcar un parque tan grande, sobre todo si quieres hacer senderismo.

La primavera y el otoño son buenas estaciones para visitar el Valle de la muerte, quizás las mejores para entretenerse en los miradores y recorrer algún sendero sin tanto agobio. Aún así, nadie te va salvar de los 30-35°C.

Llegando a Death Valley…

Viniendo desde Las Vegas por la Estatal NV-160 E, Death Valley Junction aparece de la nada, en mitad del desierto, tras 50 km en coche desde el pueblo más cercano, Pahrump, en la frontera de California con Nevada.

En Death Valley Junction, el edificio que destaca entre todos los demás es el AMARGOSA HOTEL, fundado a principio de los años 20 por una compañía minera que estuvo explotando los yacimientos de la zona durante toda la década.

Durante esos años, el pueblo prosperó. Tras el cierre de la mina en los años 30, el pueblo se hundió en una somnolienta decadencia… En 1967, Marta Becket, una bailarina que estaba de paso por la zona, se enamoró del lugar y alquiló el Corkhill Hall, el lugar que los trabajadores de la mina había utilizado como salón de baile y sala de fiestas. Lo transformó en un teatro, el Amargosa Opera House (una operación, sin duda, arriesgada, la de llevar la alta cultura, el ballet, al medio del desierto).

Hoy en día, con Marta Becket ya retirada, el Amargosa Hotel es un espacio decadente y encantador abarrotado de elementos decorativos y recuerdos de la vida de esta bailarina que ha pasado más de cuatro décadas en este oasis en mitad del desierto.

En la actualidad, el hotel, del que se afirma que está encantado, sobrevive como un destino popular entre los amantes de lo sobrenatural y turistas en busca de nuevas experiencias.

Dust Devil
Un film de Poppy Walker

Antes de lanzarte a recorrer estas tierras, asegúrate de llevar el depósito lleno de combustible y agua suficiente para ir bebiendo durante toda la jornada, asumiendo que vas a tener que andar unos mínimos.

Recorrer Death Valley National Park

Lo primero que hay que hacer antes de empezar la visita es dejar el miedo en el hotel. Es cierto que puede llegar a ser intimidante pero siguiendo las recomendaciones del parque no hay por qué tener problemas. O eso, o tener un poco de sentido común. Con eso bastará.

Dicho esto, para recorrer el Valle de la Muerte desde Death Valley Junction se coge la US-190 hasta la entrada. Allí no te esperará ningún ranger para pedirte el Pase Anual o el pago de la entrada. A diferencia de los otros Parques Nacionales, aquí sólo encontrarás una máquina expendedora y una caseta con mapas y la información necesaria para recorrer el parque de forma responsable.  En este sentido confían en la buena voluntad de la gente para abonar los 30$ de entrada de aquellos que no tengan el pase anual. Aún así, los rangers te pueden pedir la entrada y multarte si no la tienes.

Lo primero que tienes que hacer es atender a las muy básicas advertencias de seguridad, como la recomendación de no abandonar el coche en caso de avería. Hay que tumbarse bajo su sombra y esperar a que pase alguien o, de lo contrario, en pocas horas podrías estar muerto.

Unas amenazas poco creíbles hasta que bajas del coche y empiezas a respirar fuego. 

Furnace Creek Visitors Center 

En el Valle de la Muerte, el centro de visitantes está situado en Furnace Creek, una especie de Oasis en medio de la nada. Aquí puedes abonar la tarifa del parque, comprar el Annual Pass, bebida fresca, sándwiches, hablar con los rangers del parque, ver las exhibiciones en el “museo” o ver un documental de 20m muy interesante sobre Death Valley. Hay que entrar ¡aunque sólo sea por el aire acondicionado!…

Para LLEGAR A FURNACE CREEK  desde Death Valley Junction, hay que tomar la CA-190 y seguir la carretera durante 49 km. Desde Si vienes de Zabriskie Point sólo tendrás que conducir 7 km por la CA-190.

Valle-de-la-muerte-Furnace-Creek

Furnace Creek, un oasis en el Valle de la Muerte

Aunque algunos meteorólogos cuestionan la precisión de la medición de temperatura de 1913, Furnace Creek ostenta el récord de la temperatura más alta registrada jamás en el mundo: los 56,7 ° C  alcanzados el 10 de julio de ese mismo año. 

El parque se recorre perfectamente en coche en un día y los puntos más interesantes tienen su aparcamiento cerquita para que nadie se canse demasiado ni se asfixie de calor. En el Valle de la Muerte no te faltarán sitios para recorrer a pie y para hacer un gran reportaje fotográfico. Estos son algunos de los que no te puedes perder.

Siete paisajes de otro planeta en Death Valley

Dante´s Peak 

Siguiendo una ruta natural en coche, el primer punto importante para visitar es DANTE´S VIEW, el mirador principal del Valle de la muerte, que está situado a 1.668 metros.

A esta altura se obtienen unas vistas espectaculares del sur del valle.

Dante’s View Trail, que parte desde la terraza del aparcamiento, es un sendero corto (1.6 kilómetro de ida y vuelta) que asciende hasta la cima de Dante´s Peak, donde se observa una panorámica muy especial de salinas, dunas de arena y varias cadenas montañosas que se desvanecen en la distancia debido a la siempre presente neblina de calor.

En vertical, Dante´s View está relativamente cerca de Badwater Basin, el punto más bajo de América del Norte. Las pequeñas manchas oscuras que vienen y van a través de la salina son personas. Eso te dará una perspectiva auténtica de la inmensidad de Death Valley.  

Al otro lado del valle se eleva Telescope Peak (3.368m), el punto más alto del parque, puro contraste con los 86 metros por debajo del nivel del mar de Badwater.  Bajo la luz de primera hora de la mañana de un día despejado, las vistas son impresionantes en todas direcciones. Incluso se puede ver el Mount Whitney (4.421m), cumbre de los Estados Unidos contiguos, que se encuentra sólo a 120 km hacia el oeste.

Aquí, la elevación y el viento hacen que las temperaturas se suavicen bastante respecto a los demás puntos de interés, incluso se recomienda llevar algo de abrigo fuera de los meses de verano.

Mapa del Valle de la Muerte

Mapa del Valle de la Muerte

Death Valley

Las salinas de Badwater Basin desde Dante´s Peak

En Dante´s Peak es posible ver los puntos más alto y más bajo de los Estados Unidos contiguos desde un solo lugar. Y es que apenas 200 km por carretera separan los 4.421 metros del Monte Whitney de los 86 metros por debajo del nivel del mar de Badwater Basin.

Para LLEGAR A DANTE´S VIEW desde Death Valley Junction, hay que coger la CA-190 hasta la estación de pago (29 km). Justo después toma el desvío hacia Dante´s View. Después de 21 km habrás llegado.

Zabriskie Point

El paisaje erosionado de Zabriskie Point es uno de los enclaves más fotografiados del Valle de la Muerte. Su ubicación elevada ofrece la mejor plataforma para contemplar un paisaje plagado de montículos de tonos amarillos y marrones moldeados por la poderosa fuerza del agua.

Zabriskie Point, que debe su nombre a Christian Zabriskie, una figura prominente en el apogeo de la Pacific Coast Borax Company, es especialmente hermoso durante el amanecer o el crepúsculo.

Más allá de los montículos, las vistas de las salinas que cubren el suelo del Valle de la Muerte, siempre custodiadas por las Montañas Panamint elevándose por encima, son visibles desde aquí.

Otro de puntos más característicos de Zabriskie Point es Mainly Beacon. Este pico sobresaliente se eleva a una altura de 251 m y lleva el nombre de uno de los primeros 49ers (pioneros de la fiebre del oro) en visitar el área.

Además, Zabriskie Point ha servido como localización de películas de culto y de míticas portadas de discos. En el largometraje de Michelangelo Antonioni del mismo nombre, sus escarpados y amarillentos cañones acogen la espectacular y, en su momento, escandalosa orgía del último tramo del film, cuya banda sonora la firma Pink Floyd. Los mismos cañones, pero esta vez en un cuidado blanco y negro aparecen en la portada del emblemático disco de U2 The Joshua Tree.

Manly Beacon - Zabriskie Point

En el centro de la imagen, el Mainly Beacon

Para LLEGAR A ZABRISKIE POINT desde Death Valley Junction, hay que tomar la CA-190 y seguir la carretera durante 41 km. Desde Dante´s View tienes que volver por donde has venido hasta la CA-190. En el cruce, sigue en dirección Furnace Creek y en 11 km habrás llegado al área de estacionamiento. Desde aquí hay que superar una pequeña colina de 400 m para alcanzar el mirador.

Zabriskie Point
Valle-de-la-muerte-2
Zabriskie Point Death Valley

Si estás interesado en hacer una caminata entre estas tierras baldías, desde el estacionamiento de Zabriskie Point puedes tomar el moderado Badlands Loop, cuyo recorrido en bucle serpentea a través de coloridas elevaciones durante 4.3 km

Golden Canyon Trailhead

Desde Furnace Creek hay que tomar Badwater Rd para alcanzar Badwater Basin, que es otro de los imperdibles del Valle de la Muerte. De camino, a 5 km y a mano izquierda, te topas con el desvío hacia Golden Canyon.  Desde el área de estacionamiento ya puedes hacerte una ligera idea de los secretos del cañón. La increíble tonalidad amarilla de sus imponentes paredes (las que has visto de lejos en Zabriskie Point) invitan a la exploración de este pequeño trail de 3.2 km de ida y vuelta. Si te atreves a trepar y gatear por espacios rocosos puedes hacer 800 metros adicionales hasta las paredes estriadas verticalmente de un anfiteatro natural,  Red Cathedral

Red Cathedral - Death Valley

Red Cathedral, al final del Golden Canyon

Devil´s Golf Course

Siguiendo por Badwater Road, a 6 km de Golden Canyon, hay un desvío a la derecha para tomar West Side Road, por la que hay que hacer 4 km más hasta llegar a Devil´s Golf Course, una inmensa área de rocas de sal erosionadas por el viento y la lluvia hasta convertirlas en agujas dentadas. Tan duras que “sólo el diablo podría jugar al golf en ellas”.

Si escuchas con atención, podrás oír el desconcertante sonido de, literalmente, miles de millones de pequeños cristales de sal que se rompen a medida que se expanden y contraen con el calor.

Devil´s Golf Course

Una gran salina en el suelo del Valle de la Muerte

Natural Bridge Trail

Volviendo de nuevo a Badwater Road, e ignorando el desvío a la izquierda hacia Artist Drive (ya explicaremos por qué más adelante…), toma a tu izquierda, después de 12 km desde que has vuelto a coger esta carretera, Natural Bridge Road. En seguida llegas al estacionamiento del Natural Bridge Trail, una pequeña caminata de unos 3 km entre cañones que te dirigen hasta un espectacular puente natural de 15 metros de altura.

Natural-Bridge

Formaciones de roca roja en un estrecho cañón fluvial

Badwater Basin

Y, ahora sí, poco a poco, el paisaje lunar se va imponiendo a la vez que el termómetro del coche empieza a subir, llegando hasta el pico de 51 grados en Badwater Basin, una cuenca que destaca por ser un punto más bajo de Norteamérica y uno de los lugares más calientes del planeta.

Y es que con sus 86 metros por debajo del nivel del mar (dos veces la profundidad del Cañón del Colorado), Badwater es la atracción principal del parque. Sus vastas salinas, que cubren más de 500 km cuadrados, configuran un paisaje surrealista. 

Una pequeña charca de agua estancada es alimentada por arroyuelos de las proximidades. Pese a la transparencia, casi inocente, de esas aguas, la acumulación de sales la convierten en no potable. Aún así, a pesar de la alta salinidad del agua, algunos organismos sobreviven, como algunas plantas tolerantes a la sal, insectos acuáticos o el autóctono caracol de Badwater.

Se puede acceder perfectamente tanto a la piscina como al pequeño paseo que recorre la salina desde el estacionamiento de Badwater Road. Desde aquí, asegúrate de mirar hacia el acantilado más cercano, donde  verás (86 metros más arriba) un pequeño letrero en madera que indica el nivel del mar.

Tómate un momento también para distinguir el Telescope Peak ( 3.368 m) en la cordillera Panamint, que se encuentra a un poco más de 3 km por encima tuyo. En pocos lugares en el mundo se puede ver un relieve vertical tan espectacular a una distancia tan corta.

Death-Valley-Badwater-Basin

Badwater se ganó su nombre en tiempos de la fiebre del oro. Cuentan que es porque una mula se negó a beber de un abrevadero alimentado por agua de una charca. Y es que el agua de aquí tiene un exceso de sal que la hace imbebible.

Badwater Basin fue una vez un gran lago interior que se evaporó miles de años antes de la llegada de los buscadores de oro.  Al secarse provocó la acumulación de sedimentos y depósitos de sal.

Para LLEGAR A BADWATER BASIN desde el Centro de Visitantes sólo hay que tomar Badwater Rd hasta el final, a 25 km,  atravesando los desvíos hacia Golden Canyon, Devil´s Golf Course, Natural Bridge y Artist´s Drive. 

Artist Drive

De vuelta al Centro de Visitantes por Badwater Road, a 13 km aproximadamente del aparcamiento que acabas de dejar, está el desvío hacia Artist´s Drive, una carretera panorámica de unos 14 kilómetros que discurre entre las Montañas Negras y que incluye una parada en Artist’s Palette, un espectacular mosaico de tonalidades moradas, verdes, rojas y amarillas enclavado en una colina.

Esta curiosa paleta de colores es una consecuencia de la oxidación de los diferentes metales en la tierra.

Artist Drive es una carretera de un solo sentido que es mejor coger de vuelta de Badwater, cuando lo recorres en la misma dirección en la que vas. O seam tomas el desvío, haces el bucle de Artist Drive y, cuando vuelves de nuevo a la carretera, continuas tu ruta en la misma dirección. 

Artists-Palette

Una señal indica un pequeño aparcamiento para poder dejar el coche y visitar la zona tranquilamente.

INFORMACIÓN PRÁCTICA

  • El Parque Nacional del Valle de la Muerte recibe alrededor del millón de visitantes cada año.
  • Está abierto las 24 horas del día, los 365 días del año. 
  • No se permiten mascotas en ninguno de los senderos del Parque Nacional, incluso si se transportan. No hace falta decir que tampoco hay que dejar al animal en el vehículo. Habla con un guardabosques para saber los caminos habilitados donde puedes pasear a tu mascota.
  • Death Valley National Park es  administrado por el Servicio de Parques Nacionales, por lo que la entrada es gratuita si se dispone del PASE ANUAL PARA PARQUES NACIONALES AMERICA THE BEAUTIFUL. Entrada para turismos : 30$ (2019). Para vehículos particulares y sus pasajeros. Es válido para una semana. Entrada para motocicletas : 25$ (2019). Para motocicletas privadas y sus pasajeros. Entrada individual :  15$ (2019) por persona. Válido para una persona cuando entra a pie, en bicicleta, o como integrante de un grupo no comercial. Los menores de 16 años  no pagan  entrada.
  • Asegúrate de tener el tanque de gasolina cargado mucho antes de llegar, ya no al Valle de la Muerte, sino a los alrededores. El combustible se paga a precio de oro. 
  • En el Parque no hay mucha cobertura, así que descárgate todos los mapas o lo que necesites antes de entrar.
  • Lleva algo de comida y, sobre todo, agua. Y en verano, que esté bien fría.
  • Si no eres de los que te gusta sentir el calor abrasador en tu cuerpo, madruga para evitar en la medida de lo posible las sofocantes horas centrales del día. En verano, intenta evitar el senderismo en zonas de baja elevación. Las montañas son más frescas en esas fechas. Si lo haces, evita la deshidratación llevando un extra de agua.
  • Cuidado con la fauna del parque. Vigila dónde pones tus manos o tus pies. En cualquier sitio pueden aparecer serpientes de cascabel, escorpiones o viudas negras.
  • Atención a la lluvia o, como dicen allí, a las flash floods o inundaciones repentinas. En caso de lluvia o previsión de ella, evita los cañones. Si vas conduciendo, alerta con las caídas de agua sobre la carretera.
  • Más allá de deshidrataciones, calor extremo, serpientes venenosas,… la causa más común de muerte en el parque es la causada por los accidentes de coche. Las carreteras son muy seguras, pero cualquier despiste o imprudencia puede acabar con tu coche en la cuneta. Ve con cuidado.

 Además de los que hemos visto, en el Valle de la Muerte no te faltarán otros sitios atractivos para recorrer. Lugares como las Mesquite Flat Sand Dunes, unas hermosas dunas que se cubren de un sensual tono ocre al atardecer, el área de Devil´s Corn Field, donde crecen unas plantas raras que no son, precisamente, bonitas,  el escénico Ubehebe Crater, las siniestras ruinas del Barker Ranch, antiguo hogar de la familia de Charles Manson o  el pueblo fantasma de Rhyolite son algunos puntos de interés adicionales que no hemos visitado pero que aspiramos a hacerlo más pronto que tarde… Seguro que hay muchos más.

¿Planificando tu épica aventura por Estados Unidos?  ¿Quieres compartir tus pensamientos, sugerencias o consejos conmigo y con otros lectores? ¿Tienes preguntas sobre tu viaje? En Carreteras Infinitas valoramos mucho tu opinión, así que para cualquier cosa, dirígete a la sección de comentarios… 

No te pierdas estas publicaciones… 

Entradas relacionadas