LOS PARQUES DE BOSTON: EL COLLAR DE ESMERALDAS

LOS PARQUES DE BOSTON: EL COLLAR DE ESMERALDAS

Los parques de Boston son un orgullo para la ciudad y toda una referencia para la arquitectura del paisaje y urbanística mundial. Sus casi 900 hectáreas de espacios verdes se abren camino por centro de la ciudad y sus alrededores.

La joya de la corona del extenso sistema de parques es la cadena de nueve parques unidos por senderos y vías fluviales que discurren desde el corazón de Boston hasta Brookline, el histórico sistema de parques Emerald Necklace, que sirve como patio trasero para los residentes de la ciudad y sus visitantes, conectándolos con la naturaleza tal como pretendía el arquitecto paisajista Frederick Law Olmsted cuando lo diseñó hace más de 100 años… 

Collar-de-Esmeraldas-Boston

Los parques de Boston que forman el Collar de Esmeraldas. Descarga los mapas aquí.

FREDERICK LAW OLMSTED Y EL COLLAR DE ESMERALDAS

Frederick Law Olmsted (1822-1903) es una de las figuras clave en el nacimiento de la arquitectura del paisaje y el cerebro que hay detrás de Central Park y Prospect Park, en Nueva York o el Golden Gate Park en San Francisco.

Su gran aportación en el campo del diseño de los parques públicos es la integración del ecosistema natural en la disposición urbana. A partir de su idea de armonizar el crecimiento urbano con los espacios verdes, los grandes parques se convertirían en una de las principales herramientas urbanísticas para la organización de las ciudades, ofreciendo una gran variedad de experiencias: desde momentos de tranquilidad en un banco con sombra hasta actividades recreativas como vela, senderismo, golf o rutas en bicicleta.

A finales del s.XIX, diseñó en Boston un anillo verde que rodeaba toda la ciudad y que complementaba el avance de las nuevas estructuras de la ciudad : EL COLLAR DE ESMERALDAS. Este entramado de NUEVE PARQUES que se extienden por el centro de Boston, Brookline y Jamaica Plain dio cobertura a la necesidad de naturaleza de los habitantes de Boston.

Si bien el Boston Common, el Public Garden y el Commonwealth Avenue Mall son parte del Emerald Necklace, no fueron diseñados por Olmsted (estos tres parques se remontan a la época colonial ), Olsmted quiso integrarlos con los nuevos para que se unificaran en un solo sistema de parques.

Hoy en día, es el Collar de Esmeraldas es el único parque lineal intacto que queda diseñado por Olmsted y está incluido en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

El Boston Common ( 1634 )

El parque público más antiguo de los EE.UU ha evolucionado desde sus primeras formas como terreno común… Durante sus dos primeros siglos de existencia a sido utilizado para el pastoreo de vacas y ovejas, como lugar de acampada y entrenamiento para las tropas británicas durante la Guerra de la Independencia (desde aquí partieron las tropas hacia las históricas batallas de Lexington y Concord), como sede de ahorcamientos públicos, como cementerio ( muchos británicos fueron enterrados aquí durante los años de ocupación ) o a modo de anfitrión para visitas ilustres como la de Martin Luther King en 1965 o la del Papa Juan Pablo II en 1979,…

… Hasta lo que conocemos hoy, 20 hectáreas de espacio verde de uso recreacional que disfrutan tanto los turistas como los bostonianos amantes del ver-la-vida-pasar.

Este remanso de paz en medio de la ciudad  Fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1987.

Boston-Common

El parque incluye campos de béisbol, pistas de tenis, paseos y diversas áreas de juegos para niños. Su mayor atracción es el Frog Pond, donde los niños se refrescan en los meses de verano y los patinadores practican el frogging durante el invierno aprovechando que el estanque se congela con la llegada del frío.

EL BOSTON COMMON ES UN BUEN SITIO PARA EMPEZAR A VISITAR LA CIUDAD, ESTÁ EN MEDIO DE CASI TODO Y, ADEMÁS, ES EL PUNTO DE INICIO DEL FREEDOM TRAIL.

El Freedom Trail arranca oficialmente desde el FREEDOM TRAIL VISITORS CENTER que está en una caseta cuya dirección es 139 Tremont St, aunque físicamente está dentro del parque. Aquí te darán toda la información que necesites sobre los tours guiados o para que vayas por tu cuenta.

Boston Public Garden ( 1637 )

Si eres de los que cree en las primeras impresiones, empieza tu visita a Boston desde aquí y te enamorarás de la ciudad. Y es que en este coqueto parque botánico, el más antiguo del país, hay algo más que flores.

Boston-Public-Garden

El Boston Public Garden es una de las grandes atracciones de la ciudad. En contraste con el Boston Common, mucho más práctico, el Public Garden, se creó como un jardín puramente decorativo y ornamental.

El espacio que ocupa no es muy grande, pero hay muchas cosas para ver, como la estatua del general George Washington que, con el trasfondo de los jardines y el downtown forman un retrato memorable de la ciudad, las figuras de bronce del “Make way of Duckings“, una familia de patos que recuerdan el célebre cuento ilustrado de Robert McCloskey, o el bonito puente colgante de hierro que atraviesa el lago, conectando el sendero principal desde la entrada de Arlington Street hasta Charles Street, en el lado opuesto.

Public-Garden-Boston

Desde hace más de cien años, circula una atracción turística muy popular por el lago artificial: una pareja de botes a pedal adornados con cisnes blancos llamados Swan boats, idénticos a los que disfrutaban los burgueses del s.XIX.

EL BOSTON COMMON (1634) Y EL BOSTON PUBLIC GARDEN (1837) SON DOS PARQUES CÉNTRICOS Y POPULARES QUE ESTÁN SEPARADOS TAN SÓLO POR UNA CALLE, CHARLES STREET, POR LO QUE, UNIDOS, SE LES SUELE CONSIDERAR COMO EL PULMÓN VERDE DE LA CIUDAD. 

Boston-Public-Garden
Boston-Public-Garden
Boston-Public-Garden

El Boston Públic Garden, a su entrada por Arlington Street. La estatua del General Washington es una de las imágenes más conocidas de la ciudad.

Boston-Public-Garden

Los jardines del  Public Garden son una delicia

EL INDOMABLE WILL HUNTING (1997)

Una de las escenas más memorables de esta película se sitúa en un banco del Boston Public Garden. En ella Matt Damon y Robin Williams mantienen una profunda conversación filosófica. Hoy en día el banco se ha convertido en una especie de mausoleo dedicado al actor. Y es que tras su muerte en 2014 muchos de sus fans acuden a dejar flores y mensajes escritos con algunas de las frases célebres de la película… 

Public-Garden-Boston-Matt-Damon-Robin-Williams

Matt Damon y Robin Williams frente al lago del Public Garden

Commonwealth Avenue Mall ( 1856 )

ESTA GRAN AVENIDA NACIÓ CON LA PREMISA DE «OBTENER LA UNIFORMIDAD ESENCIAL PARA LA FUTURA BELLEZA Y DIGNIDAD DE LA MEJOR CALLE DE LA CIUDAD».

Commonwealth Avenue no es tanto un parque en el sentido convencional como un vínculo verde entre el Public Garden y el Back Bay Fens. Se podría decir que es la columna vertebral del refinado Back Bay, una gran alameda peatonal que discurre por este vecindario aristocrático en un ambiente de típicos edificios bostonianos, jardines, monumentos y asientos para poder descansar y contemplar las fachadas de algunas de las casas más caras y elegantes de Boston.

Commonwealth-Avenue-Boston

Estatua de John Glover, un soldado de la Revolución

Commonwealth-Avenue-Boston

Fachadas en el aristocrático Bay Bay

Back Bay Fens ( 1879 )

Back Bay Fens fue el primero del sistema de parques de Frederick Law Olmsted en Boston. Un inmenso espacio abierto para que los bostonianos caminen y disfruten entre pequeños y agradables jardines comunitarios, estanques y bonitas vistas de la Prudential Tower y del One Dalton Street .

LOS JARDINES DE LA VICTORIA

Durante la Segunda Guerra Mundial, las demandas de exportación de alimentos a las fuerzas desplegadas en Europa y el Pacífico eran muy altas. Como respuesta a la escasez y el racionamiento, el presidente Roosevelt pidió a los estadounidenses que cultivaran más verduras. La ciudad de Boston creó 49 áreas de cultivo, incluyendo el Boston Common y el Public Garden. Eran los llamado «Jardines de la Victoria».

LOS FENWAY VICTORY GARDENS REPRESENTAN EL ÚLTIMO DE LOS JARDINES DE LA VICTORIA ORIGINALES CREADOS EN TODO EL PAÍS DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. 

Back-Bay-Fens
Back-Bay-Fens

A lo largo del Back Bay Fens, las vistas son excepcionales

Back-Bay-Fens
Back-Bay-Fens

De entre todos los jardines del Fenway Victory Gardens, este es el más bonito.

The Riverway ( 1890 )

Es fácil confundir este parque que discurre junto al río Muddy con un remanente natural del paisaje de Nueva Inglaterra, pero lo cierto es que no lo es. Bajo la dirección de Olsmed el río fue desviado, sus orillas cuidadosamente arregladas, se construyeron estanques donde había pantanos, se diseñaron senderos y se crearon caminos para carruajes. Aunque Fenway Fens fue el pionero en el sistema de parques de Frederick Law Olmsted, aquí es donde se puede ver realmente cuál es la visión original del paisajista.

The-riverway Boston
The-riverway Boston

Olmsted Park ( 1891 )

Nadie mejor que el mismo Olmsted para describirlo como “una cadena de pintorescas lagunas de agua dulce alternadas con atractivos bosques naturales y praderas”.

El Olmsted Park es inmenso. Se puede dividir en dos partes. El sur, que limita con Jamaica Pond, incluye pistas de atletismo y tres estanques: el Ward’s Pond, el pequeño Willow Pond y el mucho más grande Leverett’s Pond. La sección norte del parque es un corredor estrecho a través del cual fluye el río Muddy en su camino hacia el río Charles.

El río Muddy y el Leverett´s Pond conforman el límite entre la ciudad de Boston y la ciudad de Brookline.

Jamaica Pond ( 1891 )

El verdadero protagonista de este parque es el enorme estanque de 2.4 km de perímetro, alrededor del cual conviven paseantes, músicos, pintores, ciclistas y corredores. Los bostonianos también acuden en masa para conciertos, representaciones teatrales o, de abril a octubre, pasear en barca.

Jamaica-Pond

Otoño en Jamaica Pond. El estanque es la fuente de la que se nutre el río Muddy, que desemboca en la parte baja del río Charles.

Arnold Arboretum ( 1872 )

El Arnold Arboretum de la Universidad de Harvard es el segundo mayor eslabón del Collar de Esmeraldas, un vasto jardín botánico de 107 hectáreas donde crecen 15,000 árboles, arbustos y enredaderas, cada uno de los cuales está científicamente documentado y disponible para la enseñanza o la investigación.

Hoy en día, la Old State House es un museo que, además de recordar lo que ocurrió en este lugar, ayuda a preservar y mantener el histórico edificio.

Arnold-Arboretum

Skyline de Boston desde el Arnold Arboretum

Arnold-Arboretum

Banco “tuneado” en el Arnold Arboretum

Franklin Park (1890)

No es muy conocido, pero es el parque público más grande de Boston. Este monumental espacio verde es la pieza final del Collar de Esmeraldas y, para muchos, la joya de la corona de todas las obras de Olmsted, superando incluso al Central Park de Nueva York.

Un detalle sobre su diseño. Olmsted quería que los visitantes del parque se sintieran como si estuvieran en medio de la naturaleza. El arquitecto diseñó todas las rutas de forma curva para que los paseantes tuvieran la curiosidad por saber qué se escondía tras cada una de ellas.

En sus 213 hectáreas ( el Boston Common tiene 20 y el Central Park, en Nueva York, 340 ) encontraréis campos de golf, un estadio de atletismo con capacidad para 10.000 personas, varios parques infantiles, unas ruinas de aspecto místico, casi 25 quilómetros de senderos para caminar o correr e incluso hasta un zoológico. El espacio es tan grande que abarca tres barrios de Boston : Jamaica Plain, Roxbury y Dorchester.

El Freedom Trail. Siguiendo los ladrillos del Sendero de la Libertad

El Freedom Trail. Siguiendo los ladrillos del Sendero de la Libertad

Boston es una ciudad muy agradable si se recorre a pie. Tiene el tamaño de una ciudad grande pero no desmesurada y pasear por sus calles es recorrer una parte decisiva de la historia de Estados Unidos, la de la REVOLUCIÓN AMERICANA. .

EL FREEDOM TRAIL

El centro histórico de Boston es relativamente pequeño y fácilmente abarcable a través del mayor atractivo turístico de la ciudad: el FREEDOM TRAIL, una ruta de adoquines de color rojo que permite conocer a fondo el legado histórico de la ciudad como si de un juego se tratara.

Este recorrido turístico de 3.8 km es la manera más fácil de descubrir la ciudad ya que sólo hay que seguir la ruta señalada para llegar a 16 lugares históricos relacionados con la historia de Boston y la Revolución Americana.

El orden de las paradas no responde a un motivo histórico, sino más bien a criterios orientativos, por lo que cada cual se puede trazar su propio itinerario. Cada una de ellas está perfectamente identificada con un panel informativo.

Massachusetts-State-House

Massachusetts State House, la primera parada del Freedom Trail. Las flamantes escaleras de la entrada sólo se utilizan cuando el edificio recibe las visitas del Presidente de los EEUU, jefes de estado de otros países, soldados que regresan de la guerra o cuando el gobernador deja su puesto.

Quien prefiera compañía también puede contratar el FREEDOM TRAIL WALKING TOUR, una visita guiada teatralizada de 90 minutos, representada por actores guía vestidos con atuendo colonial.

El Freedom Trail es perfecto para quien sólo tiene unas horas para conocer la ciudad, ya que basta con medio día para completarlo, aunque si realmente se quiere profundizar en cada una de las paradas hay que reservar un día entero para explorarlo a fondo.

POR SUPUESTO, NO ES LO ÚNICO QUE HAY QUE VER EN BOSTON, PERO DEDICAR UN TIEMPO A CONOCER LOS ACONTECIMIENTOS QUE MARCARON EL NACIMIENTO DE LOS ESTADOS UNIDOS ES MUY IMPORTANTE PARA QUE CUALQUIER VISITA A BOSTON SEA COMPLETA. 

1. El Boston Common /Freedom Trail Visitors Center

El Freedom Trail arranca oficialmente desde el FREEDOM TRAIL VISITORS CENTER, en el Boston Common.

El BOSTON COMMON es el parque público más antiguo de Norteamérica, mide casi 50 hectáreas y y fue declarado Monumento Histórico Nacional en 1987.

En él se encuentra el Centro de Visitantes del Freedom Trail que, oficialmente, es el punto de partida de la ruta. Aquí te darán toda la información que necesites sobre los tours guiados o para que vayas por tu cuenta.

Recorrer el Freedom Trail es muy fácil, sólo hay que dejarse llevar por la línea de adoquines rojos sobre la calzada.

Freedom-Trail-Boston

2. Massachusetts State House

El Parlamento del Estado de Massachusetts tiene vistas al Boston Common. Su brillante cúpula dorada corona Beacon Hill, uno de los barrios más pintorescos y exclusivos de la ciudad. Paul Revere y Samuel Adams, héroes de la Revolución, colocaron la primera piedra para su construcción el 4 de julio de 1795 y tres años más tarde, la obra se dio por concluida. Es, por tanto, uno de los edificios públicos más antiguos de Estados Unidos.

Inicialmente, la llamativa cúpula fue construida con tejas de manera pero acabó cubierta de cobre para poder evitar así la filtración de agua. El mismo Paul Revere, platero de profesión, fue quien hizo el trabajo. En 1874, fue bañada con láminas de oro de 23 quilates, adquiriendo el característico color dorado que hoy podemos observar.

Uno de los primeros residentes en el edificio fue el Bacalao Sagrado de madera que cuelga del techo de la Cámara de Representantes. El Bacalao, que simboliza la importancia de la industria pesquera en la ciudad de Boston, ha sido testigo de los discursos que han tenido lugar allí desde la primera reunión en 1798.

La cúpula sólo ha perdido ese tono dorado por causas militares. Y es que cambió el dorado por el gris para evitar ser detectada durante unos supuestos bombardeos nocturnos durante la Segunda Guerra Mundial.

LA MASSACHUSETTS STATE HOUSE INDICA EL KILÓMETRO CERO DE MASSACHUSETTS Y SU DISEÑO SUPUSO UN MODELO DE INSPIRACIÓN PARA OTROS CAPITOLIOS EN ESTADOS UNIDOS, ENTRE ELLOS EL DE WASHINGTON. 

3. Park Street Church

Esta iglesia frente al “Common” era lo primero que veían los viajeros en 1809 cuando los barcos se aproximaban a la ciudad. Y es que con sus 66 metros era el edificio más alto de la época en Estados Unidos (dejó de serlo cuando en 1846 se construyó la Trinity Church en Nueva York).

Sus miembros tuvieron una participación activa durante la Revolución Americana y, tras la independencia, en la vida política de la ciudad y en la defensa de los derechos civiles. Su extensa tradición en contra de la segregación racial tuvo su momento el 4 de julio de 1829 cuando William Lloyd Garrison, notable abolicionista y reformador social de la época, pronunció su primer discurso contra la esclavitud.

En su interior, el 4 de julio de 1831, se interpretó por primera vez en público “America” , el que fue himno oficial de Estados Unidos hasta que en 1931 “The Star-Spangled Banner” fue adoptado como himno nacional.

Henry James, autor de Las bostonianas, definió Park Street Church somo “el amasijo de ladrillo y mortero más interesante de América”..

Park-Street-Church

Granary Burying Ground

Granary-Burying-Ground

El Granary Burying Ground, donde descansan unos cuantos personajes ilustres de este país, es una de las paradas más destacables del Freedom Trail. Recibe el nombre del granero que estuvo en el lugar que hoy ocupa la iglesia con la que comparte el terreno.

El Granary Burying Ground se fundó en 1660 y en él están enterrados notables patriotas, como Samuel Adams, John Hancock y Robert Treat Paine, tres de los 56 firmantes de la Declaración de Independencia de Estados Unidos en 1776.

Junto a ellos está la lápida que recuerda a las 5 víctimas de la Masacre de Boston y a Christopher Seider, la primera (y poco recordada) víctima de la Revolución. El pequeño tenía sólo 11 años cuando fue asesinado a tiros por el lealista Ebenezer Richardson en Boston el 22 de febrero de 1770.

El obelisco central marca la tumba de los padres de uno de los más queridos y recordados padres fundadores de los Estados Unidos : Benjamin Franklin.

Pero quizás, la que más llame la atención, precisamente, por lo desapercibida que pasa, es la pequeña lápida que honra a Paul Revere, protagonista de la legendaria cabalgata.

En un principio, el Granary formaba parte del Boston Common, con el que compartía el pastoreo del ganado. Durante la época victoriana se reorganizaron las lápidas en filas ordenadas para dar paso a una innovación de la época : el cortador de césped. A la práctica, eso significa que las lápidas ya no están sobre los cuerpos a los que pertenecen.

CHRISTOPHER SEIDER FUE EL PRIMER MÁRTIR DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA, AUNQUE LA MAYORÍA DE LOS ESTADOUNIDENSES HA OLVIDADO SU NOMBRE.

Su lápida, que no es la original, fue colocada por los Hijos de la Revolución Americana en 1906, agregando el nombre de “Christopher Snider” a las 5 víctimas de la masacre de Boston.

“Snider” es una variación del nombre real que no se corresponde a ninguno de los registros familiares, por lo tanto se considera un error, así como la edad de fallecimiento “12 años” (en realidad murió a los 11).

Tumba de Christopher Seider, cuya lápida reza: “Aquí también está enterrado el cuerpo de Christopher Snider, de 12 años. Asesinado el 22 de febrero de 1770. El inocente, fue la primera víctima de las luchas entre los colonos y la Corona que dio lugar a la Independencia”.

Chirstopher-Seider-tomb

LAS MEJORES TUMBAS

Las de Paul Revere, John Hancock, Robert Treat Paine y Samuel Adams. Justo al lado está la lápida que honra a las cinco víctimas de la Matanza de Boston y a Christopher Seider. El gran cenotafio Franklin, donde están enterrados los padres de Benjamin y la del comerciante y patrocinador Peter Faneuil.

Granary-Burying-Ground

En una de las esquinas delanteras se conmemora a Samuel Adams. Justo al lado está la lápida que honra a las cinco víctimas de la Matanza de Boston y a Christopher Seider.

Tumba de Paul Revere

Paul Revere está enterrado en el fondo posterior del Granary. Una lápida grande colocada en el siglo XIX destaca por encima de una más pequeña y más antigua. Pensaron que esta última no era suficientemente grande para alguien tan importante, así que añadieron otra que destacara más.

Las iglesias puritanas no creían en los iconos o imágenes religiosas, por lo que la gente de Boston usaba las lápidas como expresión artística de sus creencias sobre la vida más allá de la muerte. Uno de los motivos más populares fue “la efigie del alma”, una calavera con un ala a cada lado, que era una representación del alma volando al cielo después de la muerte.

Granary-Burying-Ground-Boston

5. King´s Chapel

Para asegurar la presencia de la iglesia anglicana en los nuevos territorios, el rey Jacobo II de Inglaterra mandó construir la Capilla del Rey, que fue levantada en 1688 sobre los terrenos del cementerio más antiguo de la ciudad (1630), donde están sepultados algunos de los primeros colonos de Estados Unidos.

El edificio original era de madera y se alzó en el mismo lugar que hoy ocupa el actual edificio de piedra y granito, completado en 1754.

Durante la Revolución Americana, la capilla estuvo abandonada y fue renombrada como la “Capilla de Piedra” evitando así la alusión a la monarquía.

Cuando acabó la guerra, los pocos lealistas que permanecieron en Estados Unidos la volvieron a abrir. Eso podría explicar por qué ningún personaje de la Revolución está enterrado aquí, pero la verdad es que desde 1660 el cementerio se encontraba ya al completo.

king´s-Chapel

King´s Chapel. Hoy en día, el clásico edificio ofrece conciertos, a los que se puede asistir prácticamente gratis. Vale la pena, aunque sólo sea para ver el elegante interior y su hermosa capilla.

LA CAPILLA DE LA IGLESIA CONSERVA MUCHOS DETALLES ORIGINALES, COMO LA MESA DE LA COMUNIÓN, QUE DATA DE 1694, LOS BANCOS DE CAJA Y LAS COLUMNAS CORÍNTIAS. EL PÚLPITO DE COPA DE VINO ES DE 1717 Y ES EL MÁS ANTIGUO DE AMÉRICA. LA CAMPANA LA HIZO A MANO PAUL REVERE. 

El hecho de que la Capilla del Rey se edificara sobre un terreno destinado a entierros se debió a que ningún bostoniano quería vender su tierra a una iglesia no calvinista, que era el credo de la mayoría de los primeros habitantes de la ciudad. En otras palabras, no querían ceder sus terrenos a nadie que tuviera que ver con el rey de Inglaterra.

LAS MEJORES TUMBAS

Mary Chilton, la primera mujer europea en desembarcar en el Nuevo Mundo después de cruzar el Atlántico a bordo del Mayflower en 1620 o John Winthrop, el primer gobernador de la colonia.

6. La escuela latina de Boston

UN MOSAICO EN LA ACERA CONMEMORA EL LUGAR QUE ALBERGÓ LA ESCUELA PÚBLICA MÁS ANTIGUA DE ESTADOS UNIDOS.

En 1635, un año antes de la fundación de la Universidad de Harvard se inauguró la Escuela Latina de Boston, que ofrecía educación gratuita a los niños, ricos o pobres. Niños, en sentido literal porque en aquella época las niñas recibían educación privada en sus hogares.

El edificio original de madera se derribó en 1745 para ampliar la King´s Chapel, pero la escuela no desapareció y fue desempeñando su labor en otros lugares (actualmente en el barrio de Fenway).

No fue hasta 1972 que no se decidieron a aceptar niñas.

Donde una vez estuvo la Escuela Latina de Boston está ahora el Old City Hall (1865). El edificio fue la sede del Ayuntamiento de Boston hasta que en 1969 se mudó a la ubicación actual, delante del Faneuil Hall. Frente al viejo Ayuntamiento hay una estatua que recuerda que en la Escuela Latina cursó sus estudios una de los bostonianos más ilustres, Benjamin Franklin (que no se graduó). Además de él, otros 4 firmantes de la Declaración de Independencia asistieron a la escuela: Samuel Adams, Robert Treat Paine. William Hooper y John Hancock.

Hoy en día, el imponente e histórico edificio está ocupado por oficinas y un Steak House.

La-escuela-latina-de-Boston

Estatua de Benjamin Franklin

En el perímetro del edificio hay un burro de bronce frente a dos huellas de elefante. Pues bien, el burro representa a un Partido Demócrata, que debe permanecer en la oposición frente al Partido Republicano, simbolizado por las huellas.

7. Old Corner Book Store

Construido a principios de 1700 como una residencia privada, se convirtió un siglo más tarde en un centro de actividad literaria, atrayendo a ilustres personajes de la época, como Longfellow (el del poema sobre la Cabalgada de Medianoche), Hawthorne o Emerson.

El edificio se libró del derribo gracias a los habitantes de Boston, que crearon una asociación para recaudar dinero y comprar el edificio. De lo que no se libró es del progreso: lo que antes eran viejas estanterías y libros, ahora son sillas y mesas de una cadena de restaurantes

8. Old South Meeting House

Justo al lado, en Washington Street, una de las calles más comerciales de Boston, hay un edificio del 1729 que está considerado como un lugar clave de la historia americana.

En la época colonial, el Old South Meeting House, además de celebrar misas, era un lugar de reunión de patriotas que animaban a las multitudes a la revuelta contra los impuestos británicos.

El 16 de diciembre de 1773, una de esas reuniones desembocó el Motín del Té, el Boston Tea Party, que fue uno de los sucesos que precipitó la revolución por la Independencia.

Actualmente, el Old South Meeting House es un museo y sigue siendo un lugar de celebración de conferencias y eventos.

Old-South-Meeting-House

9. Old State House

Construida en 1713, la Old State House es el edificio público más antiguo de Boston y el mejor ejemplo de arquitectura británica en los Estados Unidos.

Durante los años previos a la Revolución Americana fue la sede del Gobierno Colonial y un símbolo del poder británico, por tanto, un lugar importante en cuanto a las tensiones entre las colonias y la corona británica.

Frente a sus puertas, el 5 de marzo de 1770, tuvo lugar la MASACRE DE BOSTON, la chispa que prendió la mecha de la Revolución.

Desde el balcón de la Old State House, el 18 de julio de 1776, se leyó por primera vez a los ciudadanos de Boston la Declaración de Independencia.

Tras la Revolución el viejo Ayuntamiento continuó como sede del gobierno de Massachusetts hasta que se completó la Massachusetts State House, en 1798.

Hoy en día, la Old State House es un museo que, además de recordar lo que ocurrió en este lugar, ayuda a preservar y mantener el histórico edificio.

Old-State-House

Fachada principal de la Old State House, escenario de uno de episodios que encendieron marcaron el inicio de la Revolución Americana: la Masacre de Boston

10. El lugar de la Masacre de Boston

Frente a la fachada este de la Old State House, un circulo de piedra en el suelo recuerda el lugar exacto donde, en 1770, soldados británicos abrieron fuego contra una multitud desarmada en la que conoce como la MASACRE DE BOSTON.

11. El Faneuil Hall

Este fabuloso edificio, un antiguo mercado de mediados del s. XVIII, fue cedido a la ciudad de Boston por su patrocinador, el rico comerciante Peter Faneuil y tuvo su protagonismo en los acontecimientos que desembocaron en la Revolución Americana, ya que fue sede de las protestas, reuniones y discursos que acabaron por tensar la cuerda de la convivencia entre leales y colonos (desde aquí Samuel Adams animaba a los colonos a unirse a la lucha contra la Corona británica. Es por eso que al Faneuil Hall también se le conoce como la “Cuna de la Libertad”.

Más allá de la guerra por la independencia, abolicionistas, mujeres sufragistas y sindicalistas han realizado sus protestas, reuniones o debates en el Hall del segundo piso.

Faneuil-Hall

Tanto por su historia y como por su ubicación, esta es una de las paradas más interesantes del Freedom Trail.

En la planta baja hay pequeñas paradas de productos relacionados con Boston y la Revolución Americana. Es un poco turístico, pero vale la pena entrar y echar un vistazo.

Actualmente, el edificio forma parte del FANEUIL HALL MARKETPLACE, que se completa con tres edificios alargados de granito : North y South Market, que funcionan como centro comercial exterior, y el Quincy Market, que es un mercado de comida rápida muy popular.

12.  La casa de Paul Revere

Entre 1770 y 1800 este fue el hogar del protagonista de la célebre “Cabalgada de Medianoche“. Está considerada como la casa más antigua de Boston (1680) y es un magnífico ejemplo de la arquitectura popular del XVII.

Este artesano patriota fue uno de los héroes de la Revolución al cabalgar hasta Lexington para avisar a los rebeldes de la inminente llegada de los británicos.

A quien le interese profundizar sobre la historia de su famosa cabalgada, el MUSEO / CASA DE PAUL REVERE ( 19 North Square, North End )exhibe artefactos de la época relacionados con los diversos negocios de Revere.

Casa-de-Paul-Revere

Tanto por su historia y como por su ubicación, esta es una de las paradas más interesantes del Freedom Trail.

LA CABALGATA DE MEDIANOCHE. La tarde del 18 de abril de 1775, Paul Revere, partió de su casa hacia Lexington para avisar a los colonos rebeldes de la llegada de un destacamento de soldados británicos que pretendía atacar las posiciones rebeldes en Lexington y Concord, donde la milicia de Massachussets había estado reuniendo armas. Además, no sólo pretendían adueñarse de las armas, sino también encontrar y detener a los líderes patriotas Sam Adams y John Hancock, que se escondían en Lexington.

Sobre «El paseo de medianoche de Paul Revere»  Henry Wadsworth Longfellow, 1960. Ya hemos dicho que no fue el único que partió hacia Lexington, pero después de la publicación de este poema, Paul Revere se convirtió en una leyenda estadounidense.

13. Old North Church

CONSTRUIDA EN 1723, LA CHRIST CHURCH IN THE CITY OF BOSTON, MÁS CONOCIDA POR OLD NORTH CURCH, ES LA IGLESIA MÁS ANTIGUA DE BOSTON Y ES TAMBIÉN EL SITIO HISTORICO MÁS VISITADO DEL FREEDOM TRAIL.

Durante la tarde del 18 de abril de 1775, el sacristán Robert Newman y el capitán John Pulling entraron silenciosamente en la Old North Church y subieron hasta el campanario para seguir las instrucciones de Paul Revere: “One if by land, two if by sea.”: una lámpara en el caso de que los británicos lleguen desde tierra, dos si lo hacen desde el mar.

Colgaron dos faroles cerca de las ventanas y se marcharon.

Esta señal, proveniente de la que, entonces, era la estructura más alta de la ciudad, sirvió como aviso de que un destacamento del Ejército británico marchaba por mar, a través del río Charles, hacia las ciudades de Lexington y Concord.

Al final de la noche siguiente, la guerra revolucionaria americana había comenzado.

En la Old North Church se guarda una réplica de uno de los farolillos usados para alertar de la llegada de las tropas británica.

14. Coop´s Hill Burying Ground

Situado en distrito de North End, este cementerio es el segundo más antiguo de Boston (el primero es el de King´s Chapel). Las tumbas más antiguas datan de 1659 y, en su suelo descansan varios bostonianos ilustres desde la era colonial hasta la década de 1850.

Hacia 1840 el cementerio cayó en desuso y en 1878 ya estaba muy descuidado. Por eso no formó parte del Freedom Trail cuando este se creó en 1951. En cuanto fue añadido, rápidamente se convirtió en un lugar muy frecuentado por los turistas.

Coop´s-Hill-Burying-Ground

El nombre del cementerio viene del antiguo dueño de las tierras, William Copp, un zapatero de North End.

LAS MEJORES TUMBAS

Robert Newman, el patriota que la noche de la histórica cabalgada de Paul Revere subió a la torre de la Old North Church para avisar de la llegada de las tropas británicas por mar. En la lápida de Daniel Malcom, un comerciante patriota, se pueden ver unos agujeros provocados por unos disparos (hay uno en el ojo de la calavera).. Al parecer, los soldados ingleses, que asentaron aquí su artillería durante la guerra de Independencia, se entrenaban disparando entre las tumbas.

15. Bunker´s Hill Monument

El Monumento de Bunker Hill se levantó entre 1827 i 1843 en Charlestown, a orillas del rio Charles. Se trata de un obelisco de granito, de 77 metros de altura que conmemora la Batalla de Bunker Hill, el mayor conflicto entre las fuerzas británicas y los patriotas.

La contienda tuvo lugar el 17 de junio de 1775, cuando los británicos trataron de romper el asedio que los patriotas habían llevado a cabo en torno a la ciudad de Boston.

Aunque se saldó con victoria de los británicos, estos sufrieron muchas más bajas que los americanos. Además, fue una demostración de que los colonos no pensaban rendirse en su lucha por la independencia.

Son muchas las actividades que se pueden hacer en Boston. Una de ellas es subir los 294 escalones hasta lo más alto del obelisco y gozar de unas espléndidas vista de 360º.

Bunker´s-Hill-Monument

Justo en frente del obelisco está la estatua que honra al Coronel William Prescott, que comandó a las fuerzas patrióticas y al que se le atribuye (erróneamente o no) la famosa orden :

“¡No disparéis hasta que no veáis el blanco de sus ojos!”.

16. USS Constitution

También en Charlestown, la última etapa del Freedom Trail nos lleva a conocer este legendario buque de la armada americana : nada más y nada menos que el barco de guerra en activo más antiguo de Estados Unidos.

En 1794, tras declararse la Independencia, el Congreso autorizó la construcción de las primeras 6 fragatas de la Marina de los Estados Unidos. El USS Constitution era una de ellas.

El mismísimo George Washington quiso llamarlo Constitución, por la que tanto (…y tantos ) lucharon.

USS-Constitution

UNA BREVE HISTORIA DE BOSTON (La Revolución Americana)

UNA BREVE HISTORIA DE BOSTON (La Revolución Americana)

Boston es una de las ciudades más antiguas de EE.UU. Sus orígenes se remontan a 1620, cuando un grupo de puritanos ingleses, que emigraron a América en busca de libertad religiosa y nuevas oportunidades de vida, fundaron PLYMOUTH, en la bahía de Cape Cod…

Lo que sigue es un breve paseo por el tiempo a través de los hechos fundamentales que marcaron el nacimiento de esta nueva nación y el papel que jugaron padres fundadores, futuros presidentes y, sobre todo, aquellos héroes olvidados, agricultores, tenderos, carpinteros o albañiles, que lo arriesgarían todo por luchar por su libertad.

Mayflower

El 15 de agosto de 1620, los Padres Peregrinos partieron del puerto de Plymouth (Inglaterra) a bordo del Mayflower. Su intención era llegar a la colonia de Jamestown, en Virginia, la primera de las colonias inglesas (1607) de lo que luego sería Estados Unidos, pero un temporal se los llevó 800 km más al norte, hasta Cape Cod, donde llegaron el 9 de noviembre. Allí fundaron la segunda colonia, Plymouth.

ANTES DE LA COLONIZACIÓN EUROPEA, EL ÁREA DE BOSTON SE ENCONTRABA HABITADA POR LOS MASSACHUSETT, UNA TRIBU ALGONQUINA.

Diez años más tarde, John Winthrop guió a los Peregrinos hasta la península Shawmut donde el 7 de septiembre fundaron BOSTON. 

Pilgrims-departing-on-Mayflower

Peregrinos embarcando en el Mayflower

Gracias a su próspera actividad portuaria, la ciudad fue creciendo hasta convertirse en la colonia británica más grande en América del Norte.

Con el tiempo, el progresivo aumento los de las tensiones entre colonos y las fuerzas británicas precipitaron la MASACRE DE BOSTON en 1770 y el MOTÍN DEL TÉ en 1773, que tuvieron como consecuencia el fin del autogobierno de Massachusetts.

Pero lo que debería haber servido como ejemplo y advertencia para las demás colonias, no generó más que indignación y solidaridad hacia la ciudad de Boston: lo que pasaba allí podría pasar en todas ellas.

HABÍA COMENZADO LA REVOLUCIÓN POR LA INDEPENDENCIA

Masacre-de-Boston

La Masacre de Boston

LA REVOLUCIÓN AMERICANA

… O sobre cómo un variopinto grupo de rebeldes pudo enfrentarse con éxito a todo un imperio.

Boston desprende historia por los cuatro costados. Aquí se desarrollaron las primeras revueltas de los colonos americanos que acabarían precipitando la Guerra contra la Gran Bretaña y la consecuente independencia de las colonias americanas.

La Revolución de las colonias americanas frente a la poderosa Gran Bretaña marca un punto de inflexión en la historia. Y es que no sólo supuso la creación de una nueva nación sino que supuso el nacimiento de la primera de las democracias occidentales: el primer ejemplo de revolución exitosa basada en el principio de la libertad individual por encima de la intervención del estado. Un modelo que inspiró las luchas revolucionarias de la burguesía en Europa y que sigue siendo el paradigma de modelo de Estado en los países democráticos.

Washington-cruzando-el-Delaware

Washington cruzando el Delaware, de Emmanuel Gottlieb Leutze. Se exhibe en el MET de Nueva York.

Subida de impuestos

Desde la fundación del primer asentamiento británico en Jamestown (1607), la relación entre el Reino Británico y sus trece colonias americanas había sido más o menos buena. Estas habían disfrutado de un cierto grado de autonomía en el desarrollo de sus propias cuestiones políticas y económicas. Se podría decir que la presencia del gobierno británico era poco visible.

Esta relación cambió en 1754, cuando los franceses, con el apoyo de algunas tribus nativas, intentaron hacerse con su propio territorio en norteamérica.

Después de 9 años de guerra, británicos y colonos derrotaron a los franceses y a sus aliados indios, … pero el precio que tuvieron que pagar por ello fue muy alto : al final de la guerra, la Corona estaba muy endeudada. Además, necesitaba cubrir tanto los gastos derivados de la deuda como el mantenimiento de las tropas desplegadas en las colonias.

En este contexto, los grandes perjudicados fueron los colonos ingleses, que «debían pagar su parte de la deuda de guerra» a través de una subida de impuestos que sólo beneficiaba a los británicos.

Así, la Corona británica fue creando nuevos impuestos, provocando las protestas de aquellos que los consideraban injustos y desmesurados. Así, poco a poco, la ciudad de Boston se fue convirtiendo en una ciudad dividida entre leales al rey y aquellos que veían a los británicos como un gobierno extranjero y no como compatriotas.

La adopción de estas nuevas medidas políticas y económicas fueron consideradas abusivas por los colonos, que se resistieron a ese control.

No taxation without representation ! Este fue el lema que utilizaron las 13 colonias para denunciar los impuestos como ilegítimos. Y es que, aunque pagaban sus impuestos, estas no estaban representadas en el Parlamento Británico.

Puerto-de-Boston-1770

Puerto de Boston, alrededor de 1770, con un soldado británico vigilando a los hombres trabajando.

Los Hijos de la Libertad

Frente a este abuso británico, un grupo de patriotas se organizó para defender los derechos de los colonos. Se hicieron llamar los HIJOS DE LA LIBERTAD y se convirtieron en los grandes agitadores de las colonias. Sus líderes eran el político y recaudador de impuestos Samuel Adams, el comerciante John Hancock y el médico Joseph Warren.

Por su parte, la Corona respondió a las crecientes hostilidades con el envío de 4000 soldados adicionales. Lejos de intimidar a los rebeldes, esto sólo sirvió para enfurecerlos y persuadir a muchos bostonianos de que debían unirse a la causa patriota.

EN 1770, BOSTON ERA UNA CIUDAD OCUPADA… y ES QUE 1 DE CADA 5 HABITANTES DE LA CIUDAD ERA UN CASACA ROJA.

El primer mártir de la Revolución Americana

Christopher Seider, fue la primera víctima de la Revolución.

Tenía tan sólo 11 años cuando el 22 de febrero de 1770 se unió a una multitud de colonos que protestaban contra un nuevo impuesto. El chico siguió a la muchedumbre mientras esta perseguía a Ebenezer Richardson, un trabajador de aduanas que protegía a un comerciante leal de las violentas protestas.

Amontonados frente a la casa de Richardson, arrojaron piedras que, además de romper ventanas, golpearon a su esposa. Como represalia, este disparó su arma, hiriendo a Seider en el brazo y en el pecho.

El niño murió esa misma noche.

Su funeral, estratégicamente organizado por Samuel Adams para avivar la indignación patriota, se convirtió en un gran evento al que asistieron mas de 5.000 personas. Su ataúd, marcado con el epitafio “la inocencia en sí misma no es segura”, fue llevado desde Faneuil Hall hasta el Granary Burying Ground, donde fue enterrado. Sam Adams llamó a Christopher: “el primer mártir de la libertad estadounidense”.

Richardson fue declarado culpable de asesinato, pero recibió un indulto real por haber actuado en defensa propia.

Tras la muerte de Seider y el posterior indulto de Richardson, la creciente hostilidad entre el Rey británico y sus súbditos americanos llegó a un nivel insostenible. Once días después, la tensión estalló cuando los soldados que ocupaban militarmente la ciudad dispararon contra simpatizantes de la causa rebelde.

CHRISTOPHER SEIDER FUE EL PRIMER MÁRTIR DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA, AUNQUE LA MAYORÍA DE LOS ESTADOUNIDENSES HA OLVIDADO SU NOMBRE.

Su lápida, que no es la original, fue colocada por los Hijos de la Revolución Americana en 1906, agregando el nombre de “Christopher Snider” a las 5 víctimas de la masacre de Boston.

“Snider” es una variación del nombre real que no se corresponde a ninguno de los registros familiares, por lo tanto se considera un error, así como la edad de fallecimiento “12 años” (en realidad murió a los 11).

Tumba de Christopher Seider, cuya lápida reza: “Aquí también está enterrado el cuerpo de Christopher Snider, de 12 años. Asesinado el 22 de febrero de 1770. El inocente, fue la primera víctima de las luchas entre los colonos y la Corona que dio lugar a la Independencia”.

Chirstopher-Seider-tomb

La Masacre de Boston

El 5 de marzo de 1770, una multitud se reunió para lanzar bolas de nieve a los centinelas que custodiaban la casa de aduana.

El motivo fue una discusión entre un aprendiz y unos soldados por el pago de una peluca que estos debían a su maestro, la cual derivó en una pelea entre un soldado llamado White y dicho aprendiz.

En medio de la agitación del momento, un Casaca Roja disparó con su mosquete, al que siguieron unos cuantos disparos más… Al despejarse el humo, 5 colonos yacían muertos. Los Hijos de la Libertad lo bautizarían como LA MASACRE DE BOSTON.

Los líderes coloniales de Boston juzgaron a los responsables de los disparos por asesinato.

Paradójicamente, el abogado que los defendió fue John Adams, graduado en Derecho en Harvard y una de las principales voces del descontento colonial.

La-Masacre-de-Boston

La Masacre de Boston. Los colonos iban armados con bolas de nieve.

Adams pensó que era esencial respetar los derechos de los acusados para demostrar que el pueblo americano era algo más que una muchedumbre enloquecida. Durante el juicio, argumentó que los soldados habían disparado en defensa propia y al formar un jurado repleto de ciudadanos leales, finalmente inclinó la balanza a su favor.

El veredicto irritó a muchos patriotas, pero sirvió para calmar a los británicos, que eliminaron todos los impuestos aduaneros menos el que pesaba sobre el té.

A PARTIR DE ENTONCES SE VIVIÓ UN PERIODO DE RELATIVA CALMA…

Sobre como una taza de té puede costar un imperio. Boston Tea Party. El inicio de la Revolución Americana.

… hasta que en 1773 el Parlamento británico aprobó la Ley del Té, que permitía a la Compañía Británica de las Indias Orientales vender su té en las colonias eximiéndola de pagar el impuesto aduanero.

Sin impuestos, el monopolio del comercio del té quedaba en manos de esta compañía británica, ya que le permitía vender a un precio mucho más reducido que el resto. Era un duro golpe para los vendedores americanos.

Los Hijos de la Libertad condenaron esta Ley e iniciaron una serie de protestas que culminó con el BOSTON TEA PARTY.

El motín del té de Boston se considera el inicio de la lucha por la independencia de las trece colonias norteamericanas.

Cuando la privilegiada Compañía Británica de las Indias Orientales descargaba una partida de té en el puerto de Boston, más de 100 rebeldes, disfrazados de indios Mohawks, abordaron 3 barcos y echaron por la borda 45 toneladas de té.

Las sanciones que aplicó el Gobierno británico como consecuencia de la revuelta enfurecieron todavía más a los americanos. Entre las medidas adoptadas estaba el cierre de la principal fuente de ingresos de Boston: su bahía. Además, enviaron más soldados, que se unieron a los que ya estaban allí.

El-motín-del-té

El Boston Tea Party. Los rebeldes arrojaron más de 1 millón de dólares (de hoy) por la borda en té.

De pronto, había 6 o 7 mil soldados ingleses en una ciudad de 14 o 15 mil habitantes.

SE HABÍA DECLARADO EL ESTADO DE SITIO

Cuentan que el motivo por el que los estadounidenses toman café y no té es una consecuencia del Motín del Té, cuando, los bostonianos arrojaron al mar todo el cargamento de un barco británico como represalia ante las tasas abusivas que el Imperio cargaba a los cargamentos de té que llegaban a las costas norteamericanas.

El Primer Congreso Continental

Nueve meses después de Motín del té, se celebró el “Primer Congreso Continental”, una asamblea que reunió a los representantes de las colonias en Filadelfia. Su finalidad era reclamar al rey inglés el derecho de las colonias a hacerse cargo de sus propios asuntos sin la intromisión del Imperio.

La petición no fue aceptada por los británicos, cosa que llevó las hostilidades a un nuevo nivel.

El Congreso acordó que la única forma de luchar contra las leyes opresoras era unir a las 13 colonias, así que adoptaron las Resoluciones de Suffolk : boicot a todos los productos británicos, negativa a pagar impuestos y, las más polémica: que cada colonia reclutase su propia milicia.

A LA PRÁCTICA , ERA UNA LLAMADA A LAS ARMAS

Los Minuteros

El autor de esta llamada a la acción fue Joseph Warren un eminente médico de Boston que ayudó a crear una fuerza de milicianos que pudieran responder con rapidez ante cualquier amenaza: Los MINUTEROS, la milicia de Massachussets.

Warren, además, creó una vasta red de espías para suministrar información sobre los movimientos de las tropas británicas.

El 14 de abril de 1775, los espías de Warren descubrieron los planes del ejercito británico para atacar las posiciones rebeldes en Lexington y Concord, en las afueras de Boston, donde la milicia de Massachussets había estado reuniendo armas. Además, no sólo pretendían adueñarse de las armas, sino también encontrar y detener a los líderes patriotas Sam Adams y John Hancock, que se escondían en Lexington.

De ser así, supondría un duro golpe para la rebelión…

… pero cuando las fuerzas británicas intentaron incautar los suministros militares, la milicia colonial impuso resistencia y detuvo a los británicos.

Los Minuteros - Minute Men

Este sello de los minuteros se emitió en 1925. Los minuteros eran una fuerza de despliegue rápido muy eficaz contra las disciplinadas fuerzas británicas.

La Cabalgata de Medianoche

Warren puso en marcha su red secreta de mensajeros para dar la voz de alarma y dar tiempo a la milicia para acudir en defensa de Lexington y Concord.

Había Casacas Rojas por todas partes y las posibilidades de ser apresados eran muy altas, así que envió un par de hombres a caballo. Los dos mensajeros eran William Dawes y Paul Revere, que tomaron direcciones opuestas para aumentar las probabilidades de que el mensaje llegara a su destino.

Mientras corrían la voz del avance de los Casacas Rojas, se les unió un tercer jinete, el doctor Samuel Prescott . Revere y Dawes ya habían dejado su mensaje en Lexington, pero faltaba Concord. Prescott era de allí y formaba parte de su milicia, así que pensó que podrían correr la voz mucho más rápido si él los acompañaba ya que allí todo el mundo lo conocía.

Paul-Revere.-La-cabalgata-de-medianoche

Paul Revere, a su llegada a Lexington.

De camino se toparon con centinelas británicos, que capturaron a Revere. Dawes y Prescott lograron escapar, pero Dawes se cayó del caballo y se lesionó, por lo que no pudo continuar.

EL ÚNICO JINETE QUE LLEGARÍA A CONCORD A TIEMPO PARA ENTREGAR EL MENSAJE FUE SAMUEL PRESCOTT.

Paul Revere, no fue el único héroe aquella noche, aunque el poema «Paul Revere´s ride» de Henry Wadsworth Longfellow en 1860 lo convirtiera en una leyenda. William Dawes y Samuel Prescott también lo fueron.

Lexington y Concord

La madrugada del 19 de abril de 1775, estalló la Guerra.

Decenas de milicianos apostados en las afueras de LEXINGTON, alertados sobre el avance británico, estaban listos para bloquear el avance de los Casacas Rojas hacia Concord. Cientos de curtidos soldados profesionales pertenecientes al ejército más poderoso del mundo se enfrentaban a apenas 70 milicianos mal instruidos y armados con mosquetes, rifles de caza y escopetas de perdigones.

Ambos bandos estaban preparados para el que sería EL PRIMER ENFRENTAMIENTO DIRECTO DE LA REVOLUCIÓN, pero ninguno de ellos quería empezar la Guerra.

Durante un buen rato estuvieron, frente a frente, bajo la orden de ¡NO DISPARAR! … pero alguien lo hizo. Y una lluvia de balas británicas no tardó más de 15 minutos en obligar a los milicianos a batirse en retirada por los bosques cercanos. Ocho patriotas habían caído muertos.

Los británicos continuaron su avance, pero al llegar a CONCORD, la historia fue muy distinta : 2000 minuteros, estaban esperando para enfrentarse a los 700 soldados británicos.

Esta vez, los colonos dominaron el campo de batalla y fueron los británicos los que se vieron obligados a abandonar su posición y a recular desesperadamente hacia Boston.

Tropas-patriotas-en-Lexington

Tropas patriotas en Lexington.

Para su desgracia, la ruta de escape estaba ocupada por 1600 patriotas que, escondidos en los bosques, habían planeado continuas emboscadas a las columnas británicas desde Concord hasta Boston.

Ese día murieron 73 soldados británicos y 174 quedaron heridos. Los americanos perdieron 49 hombres.

LAS COLONIAS Y LA GRAN BRETAÑA ESTABAN OFICIALMENTE EN GUERRA.

Buckman Tavern Lexington

Buckman Tavern. Cuartel General de la milicia colonial en Lexington.

Minute Men Memorial-Lexington

Memorial dedicado a los Minute Men en Lexington.

El asedio de Boston

Estas dos batallas desembocaron en el ASEDIO DE BOSTON.

Enfurecidos por la agresión patriótica en Lexington y Concord, Gran Bretaña decidió aplastar la Revolución de una vez por todas, pero para entonces, Boston ya se había convertido en una ciudad bajo asedio. Y es que, 20.000 milicianos habían rodeado a los 9.000 soldados británicos que ocupaban la ciudad. El plan era asediar la ciudad para que los británicos no pudieran abastecerse, de forma que no tuvieran más remedio que abandonar la ciudad.

El líder patriota Joseph Warren, por esas fechas Presidente del Congreso Provincial de Massachusetts y General Mayor de la milicia, se había enterado que el ejercito británico se estaba preparando para tomar tierra en Charlestown, cerca de Bunker Hill.

WARREN ENVIÓ 1.000 HOMBRES A FORTIFICAR LA COLINA

La Batalla de Bunker´s Hill

A primera hora de la tarde del 16 de junio de 1774, 3.000 soldados de la Armada Británica habían llegado a Charleston, ciudad que arrasaron totalmente. Un día más tarde el escenario estaba listo para la primera batalla de la Revolución Americana.

Los colonos, que habían preparado sus defensas en Breed´s Hill, tenían orden de no abrir fuego hasta que el enemigo no estuviera a menos de 45 metros.

Se desconoce quién dio la orden : “¡No disparéis hasta que no veáis el blanco de sus ojos! … Alguien abrió fuego y los británicos fueron cayendo como moscas hasta que se vieron obligados a reagruparse a los pies de la colina. El problema era que los rebeldes andaban escasos de pólvora.

Historia-de-Boston-Batalla-de-Bunker´s-Hill

The Death of General Warren at the Battle of Bunker’s Hill. John Trumbull, Museum of Fine Arts , Boston

El líder de la defensa patriótica , el ahora General Joseph Warren, irrumpió en la batalla como si se tratara de un soldado raso y ayudó a mantener la posición de las fuerzas rebeldes durante los dos primeros asaltos a Bunker Hill, alentando a los patriotas para que la siguieran defendiendo.

Pero en el tercer asaltó el ejercito británico los superó: 100 Casacas Rojas se colaron entre las defensas de los patriotas, a los que se les había acabado la munición.

En aquel momento, la joven revolución recibió el golpe más duro hasta el momento:

Joseph Warren, de 34 años, murió en el fragor de la batalla de Bunker Hill y se convirtió así en un mártir de la independencia americana. Cuenta la leyenda que sus últimas palabras fueron : “Es justo y apropiado morir por tu país”.

Lejos de doblegarlos, la muerte de Warren estimuló el ánimo de las fuerzas rebeldes. Él fue uno de los 115 patriotas que murió en Bunker Hill, pero a los británicos la victoria les resultó diez veces más costosa, además de insuficiente para romper el dominio continental en los accesos a Boston.

EN TOTAL, 1054 SOLDADOS, LA MITAD DE SU FUERZA DE COMBATE, RESULTARON HERIDOS O MUERTOS.

LA BATALLA DE BUNKER´S HILL FUE LA PRIMERA BATALLA A GRAN ESCALA DE LA REVOLUCIÓN AMERICANA Y LA MÁS SANGRIENTA. Oficialmente se la conoce así, aunque en realidad los británicos desembarcaron en la cercana Breed´s Hill y fue allí donde se desarrolló la mayoría de la batalla.

George Washington

Dos días más tarde, George Washington, el rico dueño de una plantación de Virginia y reputado militar se convirtió en el Comandante en Jefe del Ejercito Continental Americano.

Al mes siguiente empezaron las reuniones del SEGUNDO CONGRESO CONTINENTAL, donde se abordaron estrategias para lograr la organización formal y eficaz de un ejercito, más allá de los milicianos.

La Declaración de Independencia

En plena guerra, el 4 DE JULIO DE 1776, el Segundo Congreso Continental, que reunía a los representantes de las 13 colonias en Filadelfia, aprobó la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, anunciando al mundo que dejaban de ser ingleses y que estaban dispuestos a defender la nueva república con armas frente a uno de los mayores ejércitos que había existido hasta entonces : el ejército del Rey Jorge III.

La DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA fue redactada por Thomas Jefferson, un hombre especialmente reconocido por su calidad intelectual.

Sobre el borrador de Jefferson, también haría correcciones el reputado abogado John Adams y el científico Benjamin Franklin.

Declaración-de-Independencia-de-Estados-Unidos

La Revolución Americana fuera de Boston

El Imperio Británico ya no podía seguir considerando el conflicto como una rebelión temporal, por lo que adoptó estrategias de guerra.

Tras salir de Boston, William Howe, comandante del ejercito británico en américa del norte, reunió a sus tropas en Nueva York. Su estrategia era dividir a las fuerzas enemigas y concentrar la contienda en una batalla decisiva. Pero los americanos evitaron tal concentración y practicaron la guerra de guerrillas.

Expulsados de Nueva York, se trasladaron a Nueva Jersey. Meses más tarde, la noche del 25 al 26 de diciembre de 1776, Washington y su ejército cruzaron el rio Delaware para obtener una victoria en Trenton.

La siguiente victoria continental en Saratoga fue decisiva. Significó un punto de inflexión para decantar los apoyos externos hacia los norteamericanos. Francia y España apoyaron al ejército americano, mientras que el británico seguía desangrándose y sufriendo grandes pérdidas.

EL IMPERIO BRITÁNICO NO PUDO AGUANTAR MÁS LA SITUACIÓN Y EN 1783 FIRMÓ LA PAZ, RECONOCIENDO LA INDEPENDENCIA DE LAS COLONIAS AMERICANAS.

La Constitución Americana 

En 1787, el Congreso redactó la Primera Constitución escrita de la historia. George Washington fue elegido primer Presidente de los Estados Unidos de América. John Adams y Thomas Jefferson serían el segundo y el tercer Presidente respectivamente.

El sistema político de la nueva nación asumió una estructura federal en el que cada Estado tendría un Gobierno propio, con autonomía para tomar decisiones en determinados asuntos. Por encima de ellos habría un Gobierno federal responsable de los asuntos de un nivel superior, como la moneda, la defensa o la política exterior. La forma de gobierno republicana aseguraría la separación de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial y la elección del Presidente del poder ejecutivo cada 4 años.

Constitución-Americana

La Constitución, que fue ratificada en 1788, se completó con una Declaración de Derechos que garantizaba la libertad de religión, de prensa, de expresión, de reunión, de petición y el derecho a ser juzgado por un jurado. Nadie podría ser privado de su vida, de su libertad o de su propiedad, sin un procedimiento judicial adecuado.

LA ESCLAVITUD, SIN EMBARGO, NO FUE ABOLIDA EN LOS ESTADOS DEL SUR

En el origen de la nación americana hay una contradicción. Y no es menor. La esclavitud no fue abolida por los Estados del Sur durante la redacción de la Constitución Americana. Y es que la segregación racial fue asumida como un mal menor para que algunos estados no se separaran de la Unión.

A nadie se le escapa que este asunto ha sido un lastre histórico para Estados Unidos. Ni una Guerra Civil ha podido resolver un asunto que, hoy en día, continua, degradando la moralidad del país frente al mundo.

LA REVOLUCIÓN AMERICANA

La REVOLUCIÓN AMERICANA no es sólo un proceso histórico hacia la independencia sino una auténtica rebelión que causó un gran impacto en el Viejo Mundo. Además de nacimiento de un nuevo país, trajo consigo una serie de innovaciones fundamentales para los futuros modelos de Estado en los países democráticos:

La implantación de una nueva república formada por una agrupación de estados, la división de poderes del Estado, y el reconocimiento de una serie de derechos fundamentales en el ámbito personal.

LA REVOLUCIÓN AMERICANA EN LA TELE

Si quieres recrear la historia de la Revolución Americana a través de la pequeña pantalla, aquí te dejamos algunas películas y series con mucho espíritu patriótico.

LOWER EAST SIDE

LOWER EAST SIDE

Este barrio, ahora lustroso y brillante, ocupa el mismo terreno que antes ocupaban hacinadas casas de vecinos y, más adelante drogadictos atraídos por las rentas baratas y los parques sin vigilancia.

No es uno de los más visitados por los turistas y no siempre ha tenido buena reputación, pero el Lower East Side desprende historia por los cuatro costados y, además, sus calles esconden rincones muy auténticos…

Lower-East-Side

El Lower East Side, localización e historia

El Lower East Side comprende la zona que está situada por debajo de Houston St. y está delimitada, a un lado por el Bowery y al otro por el East River. 

Nada más llegar al barrio, una visita al Centro de Visitantes del Lower East Side (261 de Broome St.) es una buena manera de orientarse. No obstante, no hay problema en caminar por la zona e incluso perderse.

Algunos de los nombres de sus calles recuerdan su pasado colonial. Orchard St., por ejemplo, discurría a través de frutales, y el Bowery, una de las principales avenidas del barrio, conducía hasta la granja (bouwerij) del Gobernador holandés Peter Stuyvesant.

Precisamente, en esa época, algunas de las mejores casas estaban allí, en el Bowery, pero cuando empezó a llegar la inmigración en masa, a finales del s.XIX, el Lower East Side fue sufriendo cambios hasta convertirse en un suburbio prácticamente aislado del resto de la ciudad.

La primera de las oleadas de inmigrantes se produjo a mediados del s.XIX, cuando Nueva York se convirtió en la principal puerta de entrada a EE.UU. En este periodo se produjo un crecimiento demográfico espectacular en la ciudad, que pasó de los 400.000 habitantes en 1840 a los 3.4 millones en 1898.  Muchos  de los que pasaron por Castle Clinton ( el fuerte que, entre 1855 y 1890,  fue utilizado como centro de inmigración, antes de Ellis Island ), siguieron su camino hacia el oeste, pero quienes quisieron probar suerte en Nueva York se dirigieron hacia el Lower East Side.

A pesar de ser el vecindario más pobre de la ciudad, el Lower East Side rebosaba esperanza, energía y optimismo. El objetivo de sus habitantes era el de prosperar y abandonar el lugar lo antes posible. Y mientras eso sucedía, una nueva generación de inmigrantes se apresuraba en ocupar su lugar. Idéntico decorado con distintos personajes. 

En EE.UU, las migraciones en masa empezaron a partir de 1845 con el éxodo de más de un millón de IRLANDESES, que huían de la hambruna provocada por la plaga de la patata. En 10 años, la comunidad irlandesa en Nueva York se convirtió en la más grande del mundo más allá de la propia Irlanda. 

La integración no fue fácil. Fueron los primeros en sufrir acoso y discriminación. La mayoría de los que huían del hambre eran muy pobres, analfabetos y carentes de formación profesional, unas condiciones iniciales bastante precarias. Además, eran católicos y llegaban a una ciudad habitada principalmente por protestantes. 

Lower East Side Hester-Street

Hester Street, la calle más concurrida del Lower East Side. Por aquel entonces, el barrio era un trampolín hacia el norte de la ciudad, una estación de paso hacia una vida mejor…

A la irlandesa, le siguió la comunidad ALEMANA que, en pasó de 24.000 miembros en 1840 a 370.000 en 1880. En Little Germany se abrieron talleres artesanales, pequeñas fábricas, escuelas, periódicos, un teatro, una librería, un hospital y, sobre todo, cervecerías. Los alemanes era grandes consumidores de cerveza y aquí se abrieron muchas de ellas, para disgusto de los puritanos anglosajones, que no veían con buenos ojos las continuas juergas los los recién llegados.

A diferencia de los irlandeses, sus ciudadanos no se veían obligados a competir por los puestos de trabajo peor remunerados. Los alemanes eran buenos artesanos y cotizados sastres, zapateros y ebanistas. 

Callejón-en-el-Lower-East-Side
Lower-East-Side
Lower-East-Side
Lower-East-Side

Viviendas en el Lower East Side. Los recién llegados en seguida entraban en contacto con el lado más descorazonador de Nueva York. Debió de parecerles muy triste empezar su nueva vida americana en una de las zonas más miserables y densamente pobladas del planeta, donde las condiciones de salubridad eran pésimas, los índices de criminalidad eran los más altos de la ciudad y la esperanza de vida era especialmente baja ( en 1875 el índice de mortalidad infantil rondaba el 40%, principalmente a causa del cólera).

Hoy apenas queda rastro de la colonia alemana en el Lower East Side.  

En Tomkins Square Park, una fuente ornamental recuerda a las 1021 personas de la comunidad germana que murieron en el incendio de un barco de vapor en el río East en 1904. Para los supervivientes, este hecho sumado a la trasformación que estaba experimentando el barrio con la masiva llegada de judíos venidos de la Europa oriental, fue uno de los determinantes para abandonar el barrio.

La llegada masiva de inmigrantes agravó la ya existente escasez de viviendas en el Lower East Side.

Los codiciosos propietarios de edificios vieron una oportunidad en ello… Las primeras medidas que adoptaron consistieron en compartimentar los edificios y transformarlos en reducidos habitáculos para poder así alquilarlos a familias numerosas.

Y para cuando empezaron las grandes inmigraciones, los especuladores inmobiliarios levantaron los tenements, bloques de viviendas de alquiler, cuya superficie en planta no excedía de 30 metros de profundidad por 8 de anchura. Con 4 viviendas por planta, sin ventanas ni apenas ventilación esos cubículos se convirtieron en verdaderas ratoneras infames e insalubres.

La falta de equipamientos sanitarios también era un problema. Un lavadero y un único retrete se solían ubicar en el sótano o en el patio interior, y era utilizado por todos los inquilinos del edificio, que muchas veces superaba los 150.

En 1864 ya existían 15.000 de esas casas miserables. 

Pero gran parte de la historia del barrio tiene que ver con su pasado JUDÍO,  ya que desde finales del s.XIX hasta la 1ª Guerra Mundial dio cobijo a miles de inmigrantes de origen judío procedentes de Europa del Este, que llegaron a Ellis Island, la gran puerta de la inmigración en América, buscando una vida mejor

En 1880 vivían 80.000 judíos en la ciudad, la mayoría de origen alemán. Muchos de ellos habían prosperado y se habían convertido en ciudadanos ricos y respetables. Treinta años más tarde, más de 1.2 millones de judíos vivían amontonados en terribles viviendas del Lower East Side en situación de extrema pobreza.

Como en los movimientos migratorios anteriores, el origen se hallaba en el Viejo Mundo: la pobreza y una creciente oleada de actos antisemitas provocaron la huida masiva de los judíos de sus guetos en el este de Europa. Más de 1.5 millones emprendieron la travesía hacia el otro lado del Atlántico a partir de 1881. La mayoría acabaron en el Lower East Side, un barrio que nunca había tenido que hacer frente a semejante avalancha humana. 

Una sucesión interminable de vendedores ambulantes con sus carretillas repletas de mercancía configuraban Hester Street, la arteria principal del barrio.

Otra de las figuras callejeras era la de los porteadores, que corrían de un taller a otro acarreando montones de ropa en diferentes fases de su confección. Y es que quien no se ganaba la vida de esa manera, lo hacía en la industria textil, un sector al que muchos ya se dedicaban, como sastres o costureras, en su tierra natal.  

Y después de las duras jornadas de trabajo, algunos reunían fuerzas suficientes como para asistir a cursos nocturnos. El deseo de progresar era enorme y los padres hacían lo imposible para que, al menos, la siguiente generación lograra ascender en la escala social. 

Taller-en-el-Lower-East-Side

Todos los miembros de la familia, incluidos los niños o los más mayores, tenían que trabajar, ya sea en casa o en talleres sofocantes e insalubres, durante eternas jornadas de hasta 16 horas.

Jacob-A.Riis-Cómo-vive-la-otra-mitad
Jacob-A.Riis-Cómo-vive-la-otra-mitad

Habitaciones en el Lower East Side . Familias enteras se hacinaban frecuentemente en pisos de una sola habitación, soportando penosas condiciones. 

El masivo corriente migratorio se detuvo a partir de los años 20, tras la promulgación de la restrictiva legislación sobre inmigración.

Del antiguo asentamiento judío sólo quedan unas cuantas sinagogas, entre ellas la Eldridge Street Synagogue, la primera de las construidas por los inmigrantes judíos de Europa oriental, y algunos  establecimientos del  sector alimentario, como  el Kat´s Delicatessen, célebre por su salami y sus generosos sandwiches de pastrami. 

El barrio conserva muchos de los edificios construidos para alojar a inmigrantes, y en el LOWER EAST SIDE TENEMENT MUSEUM uno puede hacerse a la idea de las miserables condiciones de vida que se daban en esas habitaciones. 

CÓMO VIVE LA OTRA MITAD

“Edificios viejos y peligrosos, casas de vecindad traseras abarrotadas, construidas en patios sucios, sótanos oscuros y húmedos, buhardillas con goteras, talleres aptos apenas para alojar bestias: ahí es donde habitan miles de seres en esta rica ciudad cristiana”. Así describía, a mediados del s.XIX, un informe de la sociedad filantrópica las condiciones de vida de buena parte de la población de Nueva York.

Cuarenta años después, la situación apenas había cambiado, y Jacob A. Riis, un periodista que había conocido personalmente las vicisitudes de la emigración y la pobreza, decidió dar a conocer,  a través de su libro Cómo vive la otra mitad , las penosas condiciones de vida de los inmigrantes.

Valiéndose de datos estadísticos, técnicas de reportaje y fotografías tomadas con flash (por entonces una innovación), puso al descubierto la variedad de etnias, costumbres, tipos y oficios que albergaban, en el hacinamiento y la explotación, los “barrios bajos” de Manhattan. Cómo vive la otra mitad (1890) no sólo marcó un hito en la historia del periodismo gráfico, sino que, por la influencia que llegó a ejercer en materia de política urbanística, es uno de los pocos libros de los que puede decirse que cambiaron el perfil de una ciudad.

Jacob A. Riis, Cómo vive la otra mitad. Contraportada.

jacob-riis Cómo vive la otra mitad

“El gallinero de los bandidos”. Los artículos y reportajes fotográficos de Jacob A. Riis, además de describir perfectamente las pésimas condiciones de vida de los inmigrantes, propiciaron notables reformas sociales. 

EL SUEÑO DE ELLIS, la otra cara del sueño americano

El sueño de Ellis (2013), es un drama ambientado a principios de los años 20, que narra el lado oscuro de la inmigración a través de las peripecias de Magda (Marion Cotillard), su sufrida protagonista.

Orchard Street

La columna vertebral del Lower East Side, Orchard Street, evoca las imágenes de los residentes de finales del s. XIX. A lo largo de la calle hay varios bloques de viviendas de ladrillo con las escaleras de incendios en la misma fachada. Estas fueron las viviendas principales de la ciudad para los inmigrantes en el siglo XIX. un orgulloso legado de la historia de la inmigración en el Lower East Side, cuando el vecindario era el primer hogar en el país para millones de personas de todo el mundo que quisieron empezar una nueva vida en Estados Unidos.

Los mismos residentes que dieron forma al Lower East Side, cuando instalaron tiendas y “mercados” de venta ambulante a lo largo de Hester y Orchard Street.

De hecho, algunas de las tiendas más icónicas de Orchard Street tienen su origen en las carretas de venta ambulante. 

Dos de los imperios de gafas más conocidos de la ciudad: Moscot y Cohen’s Fashion Optical comenzaron como empresas de carretillas en Orchard. Ahora, ambas son marcas mundiales, pero aún mantienen operaciones físicas en Orchard Street, justo enfrente en 108 y 117 Orchard St.

Pero en Orchard Street realmente se trabajaba la moda y los textiles.

En esos tiempos, muchos de los residentes de Orchard Street eran trabajadores de la confección. Además de las fábricas de ropa (entonces el Lower East Side era la capital de la fabricación de ropa de toda la nación), las viviendas también funcionaban como talleres clandestinos.

Los tiempos han cambiado, pero todavía quedan algunas…  

El icónico edificio Beckenstein, en el 130 de Orchard Street, todavía luce los letreros rojos, blancos, amarillos y azules que exaltaban los valores y los descuentos de Beckenstein Men´s Fabrics, creada en 1919. Hoy en día, el edificio alberga una galería de arte, pero la empresa de telas sigue en funcionamiento, aunque en otra ubicación.

A la vuelta de la esquina, en el 72 de Hester Street, Mendel Goldberg Fabrics, siguen allí desde 1890… 

Lower East Side Tenement Museum

Basta con visitar el Lower East Side Tenement Museum, para retroceder en el tiempo y hacerse una idea de cómo de espantosas eran las condiciones de vida de los inmigrantes que eligieron Nueva York como nuevo hogar desde 1860 hasta la década de 1930... El museo es especialmente emotivo y muestra el desgarrador pero estimulante patrimonio del barrio a través de la recreación de algunas de las viviendas que los acogieron durante ese periodo. 

El Tenement Museum se creó en 1988 en el número 97 de  Orchard St., en cuyo interior se restauraron 7 de sus apartamentos… que hoy se pueden visitar tal y como eran originalmente. 

El edificio, que data de 1863, fue abandonado en la década de 1930, el edificio estuvo vacío durante décadas hasta que se inició un proyecto de restauración que, además de preservar las viviendas, descubrió una gran cantidad de objetos que revelaron cómo era la vida de quienes vivieron y trabajaron allí, incluyendo una rata momificada, una aterradora cabeza de muñeca, fotografías o trozos de periodico. 

Lower-East-Side-Tenement-Museum

El Lower East Side Tenement Museum está instalado en un antiguo bloque de pisos restaurado en el número 103 de Orchard Street.

… o una entrañable carta de amor de principios del s.XX, que revela aspectos importantes de la vida y de las relaciones entre el inquilinato. La carta comienza de la siguiente manera: “La parte trasera de mis pantalones aún está caliente por donde tu encantador papá dejó una marca de sus zapatos brogan. Pero el amor ríe el último”. Los brogan eran un tipo de zapato de cuero popular a principios del siglo XX, por lo que es evidente que el “papá encantador” del destinatario no aprobaba este romance prohibido.

Actualmente, la sede del museo se sitúa unos metros más allá, en el número 103. En este edificio, que se construyó en 1888, malvivieron más de 10.000 personas hasta 1916, cuando se abandonó. Sus apartamentos restaurados revelan la vida de las familias que vivieron allí desde después de la Segunda Guerra Mundial hasta la década de 1980.

VISITAR LOS APARTAMENTOS DEL LOWER EAST SIDE TENEMENT MUSEUM

Los apartamentos sólo se pueden ver contratando una visita guiada, que se puede elegir y contratar aquí.

Grafitis en el Lower East Side

El Lower East Side es muy abarcable a pie, así que descubrir el arte callejero mientras uno se da un paseo por el vecindario es una forma diferente de conocer un poco mejor la ciudad. Y es que en aquí se pueden encontrar algunas de las mayores concentraciones de obras de arte callejero de Nueva York. Hay graffitis en casi todas las calles, y muchos reflejan las identidades de los diferentes grupos de inmigrantes que un día echaron sus raíces en el barrio.

Algunos son de talla mundial. 

KOBE BRYANT Y SU HIJA GIANNA. El artista Madsteez elaboró su particular tributo a Kobe y Gianna Bryant en los límites del complejo que acoge las escuelas secundarias Sun Yat Sen y Emma Lazarus en el número 100 de Hester Street.

STOP GUNS, en el 233 de Eldridge St. es una de las obras, en Nueva York, de Kobra que más llama la atención, ya que se trata de un niño haciéndose un selfie con una pistola, una alusión (crítica) a la polémica de las armas en EE.UU.

Muy cerca, en Rivington con Forsyth St. está EL CLUB DE LOS 27, también de Kobra.

mural of Kobe and Gianna Bryant on the Lower East Side

Mural de homenaje a Kobe y Gianna Bryant en the Lower East Side

EDUARDO KOBRA

Este artista brasileño se hizo famoso en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro en 2016 después de pintar el mural callejero más grande del mundo. En 2018, pasó medio año viviendo en Nueva York pintando una serie de murales por toda la ciudad en un proyecto que pretendía promover la paz a través del arte callejero.

FREEMAN ALLEY GRAFFITI WALL.  Freeman Alley es un magnífico lugar para acoger el arte callejero en Nueva York. No es un callejón demasiado atractivo, ni mucho menos, pero es muy pintoresco. Las paredes, e incluso el pavimento, de esta callejuela escondida, están cubiertas de graffitis y otras obras de arte.

Y como todo lo que tiene que ver con esta ciudad, se renueva constantemente. 

Essex Street Market

¿Indeciso? El Essex Street Market forma parte de la comunidad del Lower East Side desde hace más de 100 años y es el lugar ideal para encontrar muchas y variadas opciones para comer, ya sea para hacerlo dentro o para llevar. También hay varias cafeterías para tomar un té o un café.

Pier 35

El recientemente inaugurado Pier 35 en Nueva York es un parque ecológico ubicado en uno de los extremos del East River Esplanade, que fue diseñado como un espacio recreativo para los locales. Lo que lo convierte en único, además de las vistas, son los con cuatro grandes columpios de madera que,  encarados al Manhattan Bridge, se balancean suavemente mientras se disfruta de unas vistas perfectas sobre el East River.

Los columpios junto con los agradables sonidos de las olas crean un ambiente completamente relajado y agradable, lo que convierte al Muelle 35 en un buen lugar para tomar un descanso al atardecer.

Bares y restaurante en el Lower East Side

La oferta gastronómica del Lower East Side es interminable. Hay muchos bares y restaurantes donde poder sentarse y disfrutar del ambiente durante horas. 

THE BACK ROOM (102 Norforlk St.) es uno de los pocos bares clandestinos en Nueva York que funcionó durante la Ley Seca y que todavía existe. El original de 1920 era conocido como “The Back of Ratner’s” y acogió a muchos actores de teatro y cine así como a gánsteres famosos de la época. Hoy, todavía se puede entrar por la misma puerta secreta por la que entraban Bugsy Siegel y Lucky Luciano para sus “reuniones de negocios”…

Encontrarlo no es fácil.  Al llegar no hay un bar de referencia, sino una pequeña verja con un cartel desgastado que anuncia: The Lower East Side Toy Company” … Hay que traspasar la verja, a ver qué pasa… Tras bajar por las escalera se atraviesa un sucio callejón que da a un pequeño patio. Una vez allí se sube unas escalera hasta llegar a una misteriosa puerta de madera. Atravesarla es viajar en el tiempo hasta los años 20: grandes sofás de terciopelo, tapices, madera, lámparas de época, chimenea…  Y como se hacía en los tiempos de la Ley Seca… los cócteles se sirven en tazas de té y las botellas de cerveza se envuelven en bolsas de papel.

Cuando abrió en 1888, el KAT´S DELICATESSEN ( 205 E Houston Street ) solía ser una de las primeras paradas de los emigrantes recién desembarcados de Europa. Hoy en día, es un restaurante muy concurrido cuya especialidad es el sandwich de pastrami.

Aunque caro y algo sobrevalorado, sigue siendo el local más mítico del barrio, gracias en parte… a un orgasmo. 

Y es que más allá de  sus famosos bocadillos de pastrami (que elaboran ellos mismos) y sus generosas raciones de comida, el local es conocido por haber acogido en 1989, la escena más memorable de “Cuando Harry encontró a Sally”, el delirante “orgasmo” de Sally frente a su atónito amigo…

Sobre la mesa en cuestión, hay un cartel que lo recuerda : “Donde Harry encontró a Sally… Esperamos que tomes lo mismo que ella” (en alusión a la ocurrente petición de la clienta de la mesa de al lado, que pide a la camarera que le sirva lo mismo que ha tomado Sally.

 El Lower East Side es uno de los vecindarios más antiguos y con más historia de Nueva York.  Y aunque muchos inmigrantes de segunda generación se han desplazado a otros lugares  al prosperar económicamente, este sigue siendo un barrio de fuertes contrastes raciales y culturales, donde se puede escuchar, además del inglés,  yiddish, español y, sobre todo Chino.

 

EL EAST VILLAGE

EL EAST VILLAGE

Aparentemente, el East Village resulta bastante diferente a su homólogo occidental, el Greenwich Village.

De pasado radical e inconformista, sus calles han alojado a artistas, músicos, escritores, activistas políticos  o drogadictos desde la década de 1950.

En la actualidad no dispone de ningún gran atractivo turístico, por lo que no suele ser tan frecuentado como otros puntos de la ciudad. Eso lo convierte en un destino agradable para pasear sin rumbo fijo y descubrir interesantes rincones en los que sumergirse, como jardines comunitarios donde tomar un respiro, pequeñas boutiques alternativas o agradables locales para probar un tendempié y disfrutar de un espectáculo en directo…

Trash & Vaudeville East-Village

El magnífico escaparate de Trash & Vaudeville

El East Village, localización e historia

De oeste a este, el East Village comprende  el área situada entre Bowery y el East River y,  de norte a sur, entre la 14th y Houston Street.

En sus orígenes, la zona formaba parte de la finca del gobernador holandés Peter Stuyvesant

A comienzos del s.XIX, al oeste de lo que es hoy la 2nd Avenue se construyeron elegantes mansiones para acoger a la flor y nata de la alta sociedad neoyorquina.

Con la llegada del s.XX, los barrios obreros, donde residían los inmigrantes polacos, ucranianos y alemanes quedaron alejados, más al Este.

Durante los años 50, los arrendamientos baratos y el aire bohemio del barrio atrajeron a los inconformistas miembros de la Generación Beat, que cuando no estaban recorriendo el país en tren, se reunían en el apartamento que compartían Allen Ginsberg, Jack Kerouac y William Borroughs,en el 206 East de 7th St para leer poesía y emborracharse. Y es que la movilidad geográfica y el desmesurado consumo de drogas y alcohol eran dos de las características de la forma de vida de estos jóvenes idealistas.

A finales de la década de 1960, el East Village era uno de los centros neurálgicos de la cultura “hippie” de Estados Unidos.

Con la llegada de los 70 empezaron los años gloriosos de la música “punk” y “rock”, así como de otras vertientes destacadas de la contracultura neoyorquina.  Grupos de música de la talla de los Ramones o Blondie lograron hacerse un nombre en el CBGB o el Fillmore East, mientras que anarquistas, poetas, rebeldes, artistas, un surtido variopinto de Ángeles del Infierno y miembros del hare Krishna llenaban las calles de un barrio absolutamente desmadrado.

Y con la vida nocturna llegaron las drogas y el éxodo de muchos de sus vecinos.

cbgb east village

El CBGB, el antro más legendario del East Village

rante los salvajes años 70, el East Village se convirtió en el epicentro del mundo de la droga en Nueva York, una ciudad que, por otro lado, se encontraba sumida en una profunda crisis económica. En esos años, las avenidas A, B y C eran tierra de nadie. Un territorio donde ni tan siquiera la policía se adentraba.

A principios de los 80 el barrio fue recuperando algo de vitalidad. La llegada de nuevos artistas se sumó a los que no habían abandonado el barrio y se empezaron a abrir nuevas y flamantes galerías de arte al este de 3rd Avenue. 

En un momento en que la marginación, la violencia y la drogadicción coincidieron con una época de una extraordinaria vitalidad artística, no era infrecuente la imagen de las elegantes damas del Upper East Side desfilando de inauguración en inauguración rodeadas de basura y miseria.

A principios de los 90, la ciudad emprendió la remodelación del barrio e invirtió millones de dólares para limpiarlo de vagabundos, ocupas e indigentes. Inevitablemente, el paisaje urbano cambió con el tiempo y los antros de música, la energía popular y los hoteles baratos dejaron paso a las tiendas gourmet, los restaurantes refinados, las boutiques de moda y los hoteles de lujo. 

St. Mark´s Place y alrededores

Para explorar el East Village, lo mejor es utilizar St. Mark´s Place como punto de partida. Y es que entre la 2nd Ave y la Avenida A, la principal arteria del barrio, llamada así por la vecina iglesia de St. Mark´s-in-the-Bowery, conserva parte de su pasado rebelde.

Una muestra es el East Village Books & Records (99 St. Marks Place), un popurrí de libros alternativos que detrás de una apariencia caótica, esconde algunas joyas ocultas. Y es que entre pilas de libros y CDs dispuestos al azar, se pueden encontrar desde una guía (seria) para sobrevivir a una invasión de robots a una copia de un Penthouse de hace veinte años. 

En la acera de enfrente, la fachada de los números 96-98 recordará a los fans de Led Zeppelin la portada del álbum “Physical Graffiti” y,  a los de los Rolling Stones, el lugar donde Mick Jagger espera a su amigo Keith Richards en el ya muy desfasado videoclip de Waiting for a friend, de 1981 ( el bar que aparece en el video musical es el St. Mark’s Bar & Grill, en la esquina con 1st Avenue, pero ya no existe). 

Seventh St. también acoge algunas perlas a las que hay que echar, cuanto menos, un vistazo.  Vale la pena visitar Trash & Vaudeville (95 East 7th St.), una emblemática tienda gótica nacida de la escena rock y punk de la década de 1970 en St. Marks Place y que siempre ha ofrecido una amplia variedad de moda alternativa para rockeros, mods, punks, góticos, rockabilly otros héroes cotidianos de clase trabajadora que querían darse una paseo por el lado salvaje. En este mismo lugar Yoko Ono hizo algunas performance en los años 70. 

En el 15 de East 7th St McSorley´s Old Ale House presume de ser el bar irlandés más antiguo de Nueva York. Está ahí desde 1854.

El serrín en el suelo y las fotos, descoloridas por el paso de los años y el humo, añaden autenticidad a este mítico pub que todavía conserva su esencia original. 

Physical-Graffiti

Una fachada mítica en St. Marks´Place.  En realidad, el edificio tiene 4 plantas y no 3 como aparece en la cubierta del disco. Y es que una de las plantas se eliminó para que cupiera en la portada del álbum. 

McSorley´s Old Ale House

La McSorley´s Old Ale House

Alphabet City

A estas alturas de Manhattan, la isla sobresale más allá de la estructura cuadriculada de la ciudad, por lo que alguien decidió numerar las avenidas que siguen al este de la 1st. Ave con las letras del alfabeto A,B,C y D.

No hace tantos años, Alphabet City era un lugar especialmente inseguro de la ciudad, totalmente dominado por camellos y gansters. Casi todo ello desapareció a partir de 1983, tras una contundente campaña policial a gran escala que, con el tiempo consiguió que las calles volvieran a ser un punto de encuentro para bohemios y gente del barrio.  

En Alphabet City se encuentra el PRIMER APARTAMENTO DE MADONNA EN NUEVA YORK,  un cuarto piso sin ascensor que en 1978 dio cobijo a la entonces joven promesa. El edificio se encuentra en el 230 East 4th St entre las avenidas A y B (en 1978 era el número 232), en el que entonces era un vecindario abandonado a las drogas y delincuencia callejera. Era lo que Madonna podía permitirse en aquel momento. 

Hasta tres veces le entraron a robar: ” Y no se para qué. No tenía nada de valor después de que se llevaran mi radio la primera vez “…

Y aunque hoy en día,  el 230 East 4th St. sigue siendo un edificio apto para rendas bajas, Alphabet City ya no es asequible para ningún artista en apuros o aspirante a Diva del pop. Todo lo contrario, este es uno de los barrios más deseables para los jóvenes neoyorquinos, donde se venden apartamentos por más de $2,000,000.

Otra dirección destacable es el 151 de la Avenue B. Aquí, con vistas a Tompkins Square Park, se encuentra el que fue el hogar de Charlie Parker que murió en 1955 a la temprana edad de 34 años. El gran saxofonista de jazz ocupó el apartamento de la planta baja de esta casa adosada desde 1950 a 1954 con su esposa y sus tres hijos. Desde 1993, su figura cobra vida todos los veranos en Tompkins Square Park durante el Festival de Jazz de Charlie Parker.

Los Jardines Comunitarios del East Village

Aprovechando las parcelas públicas abandonadas en los años 70, los vecinos crearon una extensa red de zonas verdes que, con el tiempo, se fueron conservando como verdaderas joyas muy apreciadas por los muchos vecinos que se daban cita en ellos.

La remodelación del barrio a principio de los 90 incluía la eliminación de estos jardines comunitarios. Al alcalde Giuliani no le pareció buena la idea de reconvertir “espacios libres” en zonas verdes y propuso poner a la venta los jardines y dejar los terrenos libres para su edificación.

Muchos vecinos se opusieron activamente y hasta se llegaron a practicar detenciones. La cantante, actriz y humorista Bette Midler ayudó a recaudar más de 4 millones de dólares (250.000 de ellos de su propio bolsillo) para impedir que muchos de los terrenos cayeran en manos de codiciosos promotores inmobiliarios… 

Finalmente a través de una ordenanza municipal se prohibió la destrucción de aquellos pequeños oasis de vegetación, que hoy se prestan a las barbacoas, dominós o partidas de cartas y  que suelen estar abiertos al público los fines de semana.

JARDINES COMUNITARIOS

El Liz Christy Community Garden (East Houston St. entre la 2nd Ave y Bowery) fue el primer jardín comunitario que abrió en Nueva York, en 1973.

Y en una zona en la que los árboles escasean, los jardines comunitarios de Alphabet City  son una bendición. 

Le Petit Versalles (247 East Second Street). es un proyecto de Allied Productions, una organización sin ánimo de lucro que presenta de mayo a octubre todo tipo de estrafalarios proyectos comunitarios relacionados con el arte, la música, el cine o el  teatro. 

El 6 & B Garden (6th St. esquina Ave B) organiza actuaciones musicales o teatrales gratuitas, sesiones de yoga, eventos culinarios o talleres de horticultura / artesanía.

Tompkins Square Park

En el corazón de Alphabet City se sitúa Tompkins Square Park, reconocible por el amplio historial de manifestaciones en contra de cualquier tipo de injusticia social, del tipo que sea…

En enero de 1874 acogió las insurrecciones  populares contra el paro y la miseria generalizada.

Durante la década de los 60, desde Charlie Parker hasta Jimi Hendrix, pasando por los Ramones, fueron muchos los que interpretaron sus canciones en Tompkins Square. 

En los 70 y 80 la plaza fue la sórdida guarida de toxicómanos, vagabundos y marginales de todo tipo. El acaparador de la extrema violencia en la ciudad, pero también el núcleo neoyorquino de la contestación en contra de la Guerra del Vietnam y del desalojo del campamento de drogadictos y sin techo en 1988.

Tompkins-Square-Park

Tranquilidad en Tompkins Square Park

Tras una profunda renovación, a partir de  1990 se instaló en el barrio una nueva oleada de familias de clase media y  jóvenes con inquietudes artísticas. El parque volvió entonces a ser un lugar tranquilo y seguro, donde la gente se dejaba ver paseando a sus perros o tumbándose en el césped, y en el que coexistían en armonía diferentes clases sociales y grupos étnicos.

Hoy en día ha recuperado parte de su espíritu original, acogiendo festivales musicales y actividades estivales. Sus jardines mucho más agradables, suelen reunir a vecinos para jugar al ajedrez, hacer un picnic cuando llega el buen tiempo, asistir a un concierto improvisado o, simplemente para pasear a sus  bebés o sus perritos.

Uno de sus pocos monumentos es una fuente ornamental que homenajea a los fallecidos en el desastre del General Slocum, en el que murieron 1021 personas, la mayoría vecinos del East Village y del Lower East Side. 

St. Mark´s in the Bowery

La segunda iglesia más antigua de la ciudad, ST. MARK´S IN THE BOWERY (131 E 10th St., entre la 2nd y la 3rd Avenue), fue construida en 1799 y ocupa una parte del  terreno de la granja (bouwerie) del gobernador holandés Peter Stuyvesant.

Históricamente, esta iglesia progresista ha sido un centro de activismo político, abrigando siempre a las voces disidentes, como en los tiempos de la caza de brujas anticomunista de McCarthy, la Guerra de Vietnam o manifestaciones en pro de los derechos civiles donde apoyó sin fisuras a las voces críticas.

También abrió sus puertas a los poetas y al arte, secundó movilizaciones, acogió las primeras citas de los Panteras Negras y albergó el primer centro del país para el asesoramiento a lesbianas.

Junto a ella, hay un pequeño cementerio donde está enterrado Stuyvesant, además de varias generaciones de su familia y otros miembros ilustres de la sociedad neoyorquina de la época.

 

St-mark´s-in-the-bowery

Después de la de St. Paul´s en Broadway, St. Mark´s in the Bowery es la segunda iglesia más antigua de Nueva York.

Cooper Square

Este cruce formado por la intersección de Bowery, Third Avenue y Lafayette St., se encuentra dominado por la omnipresente Cooper Union for the Advancement of Science and Art erigida en 1859 por Peter Cooper,  un rico industrial de origen modesto que quiso proporcionar educación gratuita a los hijos talentosos de los más desfavorecidos.

Entre los logros de este empresario autodidacta está el de construir la primera locomotora de vapor del país.

De los tres centros relacionados con la arquitectura, la ingeniería, el arte, las humanidades y las ciencias sociales, el edificio principal, el de la Cooper Union Foundation, es el más representativo. Tiene la cualidad de poseer la estructura de acero más antigua de los EE.UU, encima de la cual se puede leer el emblema “To Science and Art“.    

Históricamente, también tiene un valor innegable. Este fue el lugar donde, en 1860, Abraham Lincoln pronunció su famoso discurso antiesclavista contra los estados del sur.

EL DERECHO NOS DA EL PODER

El 27 de febrero de 1869, 1500 personas abarrotaron el auditorio del edificio Cooper Union para escuchar el discurso que, Abraham Lincoln, futuro candidato a la presidencia del país, iba a ofrecer acerca de la esclavitud. Con el argumento de que la Constitución permitía al gobierno federal controlar la esclavitud en los territorios federales, acabó su discurso con estas palabras:

“Tengamos fe en que el derecho nos da poder y, con esa fe, cumplamos con nuestro deber tal y como lo entendemos”.

En la actualidad, Cooper Union sigue siendo una prestigiosa escuela de arte y arquitectura en la que se celebran regularmente exposiciones artísticas, espectáculos de danza, veladas literarias y conferencias públicos.

Y sigue ofreciendo educación gratuita. 

Astor Place 

Cuesta creer que en otros tiempos Astor Place fuera uno de los lugares más distinguidos de Nueva York. Colonnade Row, en la hoy insignificante Laffayette Street, es todo lo que queda para que uno pueda hacerse a la idea de lo que fue el barrio en otros tiempos. 

En 1825, John Jacob Astor, entonces el hombre más rico de América ( entre otras cosas, a base de haber conseguido su enorme fortuna traficando con pieles de castor y defraudando a todo el mundo, incluido el Presidente… ), convirtió Laffayette Place (hoy Street) en el hogar de los más ricos e influentes de la ciudad. Aquí se construyó en 1832 el edificio residencial más exclusivo de la ciudad, LaGrange Terrace, también conocido como COLONNADE ROW.

En esas fechas el conjunto constaba de nueve soberbias casas muy codiciadas entre los miembros de la alta sociedad, aunque ahora sólo se conservan cuatro de las nueve casas originales (428-434 Lafayette Street), hoy lamentablemente deterioradas. El mismo John Jacob Astor, algunos de los Vanderbilt y la familia Delano formaron parte del selecto vecindario.

Colonnade-Row

Colonnade Row in Lafayette Place. An old New-York landmark soon to be torn down Retrieved from https://digitalcollections.nypl.org/items/16f1fa80-af14-0132-aa01-58d385a7b928

La élite también atrajo a las iglesias al vecindario. En 1846 se construyó la elegante Grace Church (820 Broadway), una preciosa mini iglesia  con forma de catedral que, hoy en día, ofrece a los visitantes momentos de paz y silencio, conciertos de órgano y un bonito suelo de mosaico complementado con unas exquisitas vidrieras.  

El gigantesco edificio de ladrillos marrones situado frente a Colonnade Row fue, en su día, una biblioteca pública fundada por John Astor en 1854, la primera en Nueva York y embrión de la New York Public Library. De repente, más de 100.000 volúmenes estaban a disposición de los lectores de forma gratuita, una idea revolucionaria en aquel momento. En 1967, el edificio, entonces abandonado, se convirtió en el Public Theater, sede del Festival de Shakespeare de Nueva York y una especie de leyenda del off-Broadway.  Durante años fue el escenario original de los musicales Hair (1967) y A Chorus Line (1975), que adquirieron fama aquí.

Hoy en día, el orgullo de Astor Place es la boca de metro del mismo nombre, que data de 1904. Una lograda restauración le devolvió,  en su momento, su antiguo esplendor. Otro de sus símbolos es una enorme escultura con forma de cubo giratorio, llamada el Álamo.

El Bowery

“Hay muchos lugares en el mundo, ciudades y pueblos donde los desvalidos son más numerosos que en Manhattan. Pero aquí, los indigentes no tienen siquiera con lo que hacer una súplica muda. No son más que lo que parecen. No son más que su indigencia”.  John Berger, en El sentido de la vista.

Desde finales del siglo XIX hasta mediados del XX, los del Bowery fueron los bajos fondos más famosos del mundo. Crecieron al final de la Guerra Civil, en el que entonces era el barrio de las prostitutas de Manhattan, cuyos hoteles baratos acogieron a la multitud de veteranos de vuelta a casa.

Antes de que pasara mucho tiempo, el Bowery se convirtió en la calle de las almas perdidas, “la meca de los que no tenían donde caerse muertos”, como la definieron David Isay y Stacy Abramson en Flophouse. Life on the Bowery. 

En su mayor apogeo, bajo las sombras del tren elevado de la Tercera Avenida, cada noche dormían entre 25.000 y 75.000 indigentes. 

En 1955 se prohibió la construcción de nuevos hoteles cuchitril. Bares, restaurantes baratos y viajas pensiones fueron reemplazados por otros negocios menos sombríos y el valor inmobiliario del Bowery empezó a crecer.

Diez años más tarde, “sólo” quedaban 5.000 indigentes en sus calles.

Hoy, las pensiones de mala muerte y los tugurios de borrachos han desaparecido por completo. No quedan salones de tatuaje, ni oficinas de empleo. Ni siquiera el tren elevado.

Los años dorados del rock y el punk en el East Village

El psicodélico FILLMORE EAST (105 Second Ave), hoy sustituido por una triste sucursal bancaria, vivió durante 3 años 3 meses y 19 días la fiebre del Rock. Y aunque sólo fue un corto periodo de tiempo, dejó una marca imborrable en la escena musical de finales de los 60.

Entre los que allí actuaron hay gigantes como The Doors, The Grateful Dead, Joni Mitchell, Otis Reding,  Elton John, Janis Joplin, Crosby, Stills, Nash and Young, The Allman Brothers… O The Who, quienes presentaron su ópera rock Tommy durante 6 noches seguidas. También acogió los primeros shows de la Velvet Underground, entonces bajo la supervisión creativa de Andy Warhol

En 1971, su propietario y promotor musical Bill Graham consumó el prematuro cierre del Fillmore aludiendo la necesidad de “encontrarse a si mismo”….

Tras 10 años de abandono, el edifico abrió como una discoteca privada gay llamada The Saint, pero con la llegada de la epidemia del SIDA también cerró sus puertas.

En 1996, el teatro y el auditorio fueron demolidos, pero el antiguo vestíbulo del Fillmore permanece como una sucursal de Apple Bank. 

Filmore-East

Aunque el interior ya no exista, la fachada donde se ubicaba el Fillmore East todavía es reconocible.

Existen varios recuerdos del Fillmore East. Uno de ellos es una mini exhibición en el propio vestíbulo de la sucursal bancaria. Fuera del edificio, un curioso mosaico inmortaliza a The Doors en la farola que está fuera del edificio. Por último, la 2nd Avenue en 6th Street lleva el nombre de su propietario “Bill Grahams Way”.

El 16 de agosto de 1974, The Ramones realizaron su primer show en el CBGB (315 Bowery), ante media docena de personas. Casi 50 años más tarde, la esquina de Bowery con 2nd St., la Joey Ramone Place sigue rindiendo homenaje a este ilustre vecino, considerado como uno de los padres del punk. 

Este epiléptico local, con capacidad para 300 personas, abrió sus puertas a finales de 1973, un momento en el que el East Village era un hervidero de artistas jóvenes dispuestos a satisfacer a un público apasionado y con muchas ganas de expresarse.

Lo hizo de la mano de Hilly Kristal, quien antes de abrir el CBGB, ya había regentado un local más orientado al jazz.

El nombre, CBGB, acrónimo de “Country, Bluegrass and Blues”, no es más que un error de cálculo… (que corrigió más adelante rebautizándolo como CBGB OMFUG (Other music for uplifting gormandizers – Otra música para animar a los glotones).

Y prácticamente sin quererlo, Kristal fue decisivo para la aparición y el desarrollo de la emergente escena underground neoyorquina.

Jóvenes desconocidos como Blondie, Patti Smith, Sonic Youth, Television, Andy Warthol, Lou Reed, Talking Heads o The Police,  quienes ofrecieron aquí su primer concierto en Estados Unidos, fueron sólo algunos de los que inflamaron este antro mítico del punk (más tarde, en su evolución, también fue considerado como un templo para la New Wave).

Con el tiempo ( … y los planes de tolerancia cero del alcalde Giulianni), el barrio fue cambiando y adoptando otras costumbres, dejando cada vez menos espacio para locales de estas características.

Así que después de 30 años de decibelios, drogas y agonías económicas a causa de la deuda por el alquiler del local, el 15 de octubre de 2006, el CBGB echó el cerrojo definitivamente.

Ese día, su hizo un emotivo concierto homenaje en el que participaron Blondie y Patt Smith.

Un año más tarde, Kristal falleció.

Hoy, las chaquetas de cuero de 3.000$ de John Varvatos han sustituido a los desaseados melenudos. Eso sí, en su interior todavía se conservan paredes forradas de posters y grafitis originales.

Desde 2013 se celebra en NYC el festival de música CBGB. 

Joe-Ramone-Place-East-Village

Es solo una esquina más en el East Village, pero para un fanático del punk o del rock de los 70, este es un lugar de peregrinación.

CBGB East Village

Se calcula que hasta 50.000 bandas se dejaron ver por el CBGB en sus 33 años de vida. Pink Floyd, Offspring, Red Hot Chili Peppers, Rise Again the Machine, Public Enemy, U2, The Yardbirds, Soundgarden… La lista es interminable.

CBGB

El CBGB era un antro descuidado, con paredes forradas de mugre, grafitis y publicidad, y con unos baños q aunque legendarios, eran infames.

En 2013 se estrenó CBGB, un película sobre la historia del local y de su dueño, Hilly Kristal.  

MURALES DE JOEY RAMONE Y BLONDIE MURAL

Frente al local que ocupaba el CBGB, se ha pintado un mural que recuerda a Jeffrey Hyman, más conocido como Joey Ramone  líder de The Ramones y padre del Punk. Muy cerca, en la esquina de Bleecker St con Bowery, otro enorme mural inmortaliza a Blonddie.

Blondie-Mural

Otros lugares de interés en el East Village

El Merchant´s House Museum data de 1832 y permite introducirse en la vida del siglo XIX. En 2005, el Ukrainian Museum abrió un nuevo edificio que alberga su extensa colección formada por objetos relacionados con la vida en Ucrania.

Inevitablemente, muchas cosas han cambiado en las últimas décadas. El barrio se ha aburguesado bastante. El aumento de los precios ha obligado a muchos a marcharse y, aunque todavía se pueden encontrar algunos vestigios que recuerdan su pasado salvaje, lo cierto es que el East Village ya no es la cuna de la disidencia y la creatividad que fue en otros tiempos.

Aunque muchos de los antiguos habitantes del barrio no admiten esta tendencia e insisten en que, en esencia, el ambiente de su barrio no ha cambiado en nada, la verdad es que las tiendas gourmet, los restaurantes refinados y las boutiques de moda son cada vez más frecuentes en el paisaje urbano del East Village.

Aún así, el barrio sigue siendo uno de los más vibrantes y populares del Downtown de Manhattan.