Oatman, el pueblo más sorprendente de la Ruta 66

Oatman, un antiguo poblado minero en el que los asnos pasean a sus anchas. 

Las vistas, los sonidos y los sabores de Estados Unidos cobran vida en este pequeño pueblo que combina historia, leyendas y excentricidad. A Oatman se llega sorteando las pendientes más empinadas y las curvas más cerradas de toda la antigua Ruta 66. 

En seguida notarás que es uno de esos destinos especiales, pues los vecinos más famosos de la ciudad son en realidad burros salvajes que pasean tranquilamente junto a residentes y turistas…

Oatman

Oatman representa una de las estampas más curiosas de la Ruta 66 . 

Está situado en la frontera entre Arizona y California, en una antigua sección de la ruta que todavía conserva su aspecto original.

Oatman fue en su día un próspero pueblo minero que, como tantos otros, fue abandonado tras agotarse la mina y condenado a la desaparición después de construirse el desvío por la autopista I-40 en 1953.

Podría haber sufrido el mismo destino que muchas ciudades mineras de Arizona y haberse desvanecido en una ciudad fantasma si no hubiera sido por la nostalgia de la Ruta 66 y el filón turístico que supone tener a un montón de simpáticos asnos salvajes campando a sus anchas a lo largo de la estrecha calle principal.

Así que lo que queda de aquel poblado minero es una pequeña localidad con curiosas tiendas alineadas a lo largo de su única calle y habitada por más burros salvajes que personas.

Historia de Oatman

La historia de Oatman empieza en la década de 1860, cuando se encontró oro en las montañas cercanas. No fue hasta principios del siglo XX cuando el campamento inicial se convirtió en una ciudad que llegó a tener una población de 3.500 habitantes.

Entre 1900 y 1940  fue el hogar de más de 10,000 personas.

Después de que Estados Unidos se involucrara en la Segunda Guerra Mundial, las minas fueron cerrando ya que en ese momento sólo interesaba la extracción de minerales útiles para la guerra. 

La consecuencia directa fue una disminución importante de la población. 

Sin embargo, esta no llegó a desaparecer del todo. Oatman seguía atendiendo a los viajeros de la Ruta 66 antes de que entraran en el desierto de Mojave, ya en California.

Los burros que deambulan libremente por las calles de Oatman son los descendientes de las bestias de carga de los antiguos mineros.

Los asnos fueron abandonados en su día por los mineros y estos son sus auténticos descendientes, que han continuado viviendo por los alrededores del pueblo, al que vienen en busca de alimento.

Oatman, hoy.

Lo mejor de Los Angeles en 48 horas

Lo mejor de Los Angeles en 48 horas  LOS ANGELES, ciudad de mitos y excesosRodeada de playas y montañas, Los Angeles es el paradigma del televisivo y utópico  American way of life. Una megaurbe de más de 1200 km²,  con barrios casi tan famosos como la propia...

Antelope Canyon, una experiencia fascinante en Arizona

Antelope Canyon, una experiencia fascinante en Arizona Antelope Canyon, guía para visitar uno de los cañones de ranura más fotografiados del mundoVisitar el  Antelope Canyon es una experiencia inolvidable y una de las mejores cosas que hacer en Arizona... Cualquier...

El Horseshoe Bend, el enorme meandro con forma de herradura

El Horseshoe Bend, el enorme meandro con forma de herradura Horseshoe BendUna de las etapas imprescindibles en cualquier ruta completa por la Costa Oeste es Page, una pequeña población del norte de Arizona, que no tendría demasiado interés turístico si no fuera porque...

Chloride, el mejor ejemplo de pueblo inclasificable en Arizona

Chloride, el mejor ejemplo de pueblo inclasificable en ArizonaChloride, la histórica ciudad minera donde la basura de un hombre es una oportunidad para un artista. A diferencia de otras ciudades mineras que fueron abandonadas cuando se consumieron los tiempos del oro...

Monument Valley, la mejor guía para descubrir su espectacularidad

La mejor guía para descubrir el espectacular Monument Valley  Monument Valley, uno de los paisajes naturales más famosos de Estados UnidosNinguna ruta por el oeste americano está completa sin una visita a Monument Valley. Con enormes colinas de arenisca, grandes...

Calico, un fascinante pueblo fantasma que te sorprenderá

Calico, un fascinante pueblo fantasma que te sorprenderá.Calico Ghost TownA sólo 5 km de Barstow, California, se encuentra Calico Ghost Town, un viejo pueblo minero a unos 200 km al este de Los Angeles. Es otra de las poblaciones surgidas durante la fiebre del oro que...

Qué ver en el Joshua Tree National Park

Qué ver en el Joshua Tree National ParkJoshua Tree National ParkEl Parque Nacional de los árboles de Joshua está localizado en una zona desértica de California, a unos 200 km al este de Los Angeles y unos 300 al sur de Las Vegas, en un lugar donde coinciden parte de...

Bodie, el emocionante salvaje oeste en un pueblo fantasma

Bodie, el emocionante Salvaje Oeste en un pueblo fantasma.Bodie, el Salvaje Oeste a través de un pueblo fantasma de CaliforniaEntre 1877 y 1882, este antiguo pueblo minero de mala reputación produjo más de 35 millones de dolares en oro y plata, llegando a contar con...

San Francisco, lo mejor de la bonita ciudad del puente carmesí.

San Francisco, lo mejor de la bonita ciudad del puente carmesí   SAN FRANCISCO, La bonita ciudad del puente carmesíSan Francisco te sorprenderá por su carácter multicultural, al que se le une el encanto de sus pendientes imposibles, las casas victorianas que...

El Gran Cañón, una de las maravillas naturales más extraordinarias

El Gran Cañón, una de las maravillas naturales más extraordinariasEl Gran Cañón del Colorado (South Rim)Durante millones de años, el Río Colorado, con la complicidad del viento, la lluvia y el hielo han ido puliendo una de las formaciones geológicas más espectaculares...

Oatman se ubica entre Kingman y el rio Colorado. Durante años, la subida a Oatman  desde Kingman fue uno de los mayores puntos negros de la Ruta 66. El tramo está desfasado, el pavimento está fatal y no hay ni quitamiedos … pero el camino vale la pena.

Booking.com

Seguro de viaje Mondo, con cobertura COVID-19. 

No te tiene por qué pasar nada, pero tienes que saber que las facturas médicas en los Estados Unidos, incluso por el accidente más leve, pueden ser astronómicas, así que es muy recomendable contratar un seguro de viaje que, además, de cubrir eventualidades tipo retraso o pérdida de equipaje, cancelación de vuelos…, incluya una amplia cobertura médica. Aunque sólo sea para viajar tranquilo.

Mondo es una compañía especializada en seguros de viajes que te ofrece, al mejor precio, las coberturas que mejor se adaptan a tus necesidades y al tipo de viaje que tienes planificado.

Ver para creer.

Nada más llegar te darán la bienvenida los habitantes más amigables y pacíficos del pueblo: los asnos, que campean a sus anchas y se acercan simpática y mansamente a los turistas para recibir alguna muestra de cariño y, de paso, mendigar un poco de «burro Chow» , una mezcla de heno y zanahoria que se vende en cualquiera de las tiendas de la calle principal.

Oatman

El nombre del pueblo es un reconocimiento a Olive Oatman, la misteriosa mujer del tatuaje azul en la barbilla, que fue secuestrada por una tribu india y vendida a una tribu local antes de ser liberada cerca de lo que más adelante se convirtiría en Oatman. 

Estamos en 1850,  en los tiempos de la fiebre del oro en California. Familias enteras cruzaban el país con la esperanza de establecerse en el nuevo mundo. Una de esas familias eran los Oatman, que no contaron con que este ya estaba habitado antes de la llegada del hombre blanco.

Guiados por el determinismo de sus líderes espirituales, cruzaron esas tierras de forma imprudente, con la mala suerte de topar con los Yavapai, una tribu india bastante violenta que acabó con la vida de seis de sus miembros.

Olive, de 14 años y su hermana Mary Ann, de 8, fueron capturadas y maltratadas durante casi un año por aquellos nativos, hasta que una tribu vecina decidió rescatar a aquellas niñas blancas a cambio de varios caballos y unas mantas.

Los Mohave  eran mucho más amables que sus vecinos Yavapai, así que la vida de Olive y Mary Ann cambió por completo. Estos acogieron a las niñas blancas y se convirtieron en su nueva familia. Fueron ellos quienes marcaron la barbilla de Olive de por vida con el tatuaje tradicional de su tribu. 

Olive también perdió a Mary Ann, que fue enterrada según el ritual mormón en un pedacito de tierra que los Mohave  le habían regalado.

Cuando Olive tenía casi 20 años, un mensajero del Fuerte Yuma llegó al poblado Mohave. Se habían enterado de la presencia de una mujer blanca y exigían su devolución. El mensaje era del hermano pequeño de Olive, Laurence, al que esta creía muerto en el ataque de los Yavapai.

En ese momento Olive decidió marcharse, una decisión de la que se arrepentiría.

La vistieron con trajes victorianos para borrar su pasado con los indios, aunque no pudieron cubrir el tatuaje que adornaba su barbilla. La llamaron “la mujer del tatuaje azul”. Se escribió un libro sobre su historia, que le sirvió para estudiar una carrera universitaria y pagar la educación de su hermano.

Más adelante, empezó a dar conferencias por todo Estados Unidos para hablar sobre su experiencia con los indios Yavapai y Mohave. 

En realidad, lo que la gente esperaba oír en esas charlas eran anécdotas sobre el salvajismo e ignorancia de los indios. A estas alturas, Olive estaba rota por dentro.  

Ese fue el peor cautiverio de su vida : la depresión. Tener que vivir con el recuerdo de los días en que vivió con los Mohave, donde se sintió verdaderamente libre y feliz.

Olive-Oatman

La historia cuenta que Olive fue rescatada por su hermano, pero eso no fue del todo así. Lo cierto es que la tribu Mohave jamás la tuvo cautiva. Ella fue libre de irse cuando quisiera, pero Olive nunca tuvo especial interés por volver a la civilización.

Oatman
Oatman
Oatman
Oatman
Oatman

Una de las inclasificables casa-tienda en las afueras de Oatman

La ciudad se enorgullece de mantener el vínculo con el salvaje oeste a través de unos cuantos edificios de madera, unos tiroteos que se celebran puntualmente todos los días a las 13:30 y un montón de tiendas kitsch.

Oatman

Uno de los edificios más destacados del pueblo es el antiguo hotel Oatman, un edificio de adobe de dos plantas que data de 1902. Ya no alquila sus habitaciones, pero sigue manteniendo la suite de luna de miel que ocuparon en su día Clark Gable y Carole Lombard cuando se casaron en Kingman el 18 de marzo de 1939. 

Gable regresó allí a menudo para jugar al póker con los mineros locales y disfrutar de la soledad del desierto.

El hotel permanece abierto como museo y bar/restaurante.

Hasta cuenta con su propio fantasma, Oatie the Ghost  que,  según dicen, suele frecuentar los pasillos del hotel. La leyenda dice que es el espíritu de William Ray Flour, un minero que cayó fulminado en el patio trasero del hotel víctima de un consumo excesivo de alcohol.  

No dejes de entrar en el bar. Está, literalmente, empapelado por billetes de dólar firmados por los visitantes.

Oatman
Oatman
Oatman

Muchos de los comerciantes de Oatman fabrican sus propios artículos, así que podrás encontrar productos raros e interesantes hechos a mano. Pueden ser joyas indias o excelentes cuchillos que se venden en las aceras de madera de la calle principal.

Oatman
Oatman

Si te apetece conocer otro de los pueblos-rareza en Arizona, mírate este artículo sobre Chloride.

¿Te ha gustado lo que has leído? Deja tu comentario y cuéntanos lo que piensas. Un abrazo. 

Share This